No­tas: el olin­gui­to

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO -

En los bos­ques de ne­bli­na del no­roc­ci­den­te del país hay un ani­mal ar­bo­rí­co­la que al­gu­nos lla­man cu­sum­bí. Es pe­que­ño, la­nu­do, con co­la lar­ga, ca­be­za re­don­dea­da, ojos gran­des y ore­jas pe­que­ñas; ideal pa­ra pe­ren­ni­zar­lo en mu­ñe­co de pe­lu­che. Otros lo lla­man tu­ta­mono, nom­bre kich­wa que sig­ni­fi­ca mono noc­turno (no con­fun­dir­lo con el otro tu­ta­mono, Ao­tus vo­ci­fe­rans, un pri­ma­te pro­pio de la Ama­zo­nía).

Es­te cu­sum­bí se hi­zo cé­le­bre ha­ce al­gu­nas se­ma­nas, cuan­do un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res del Ins­ti­tu­to Smith­so­niano de Es­ta­dos Uni­dos anun­cia­ra al mun­do su des­cu­bri­mien­to cien­tí­fi­co. Los me­dios ma­si­vos de co­mu­ni­ca­ción hi­cie­ron eco de es­ta no­ti­cia, que ocu­pó pri­me­ras pla­nas en los dia­rios más im­por­tan­tes del país y re­ci­bió co­ber­tu­ra es­te­lar en no­ti­cie­ros na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. Sus des­cu­bri­do­res acu­ña­ron el nom­bre de olin­gui­to ( Bas­sa­ric­yon ne­bli­na, su nom­bre cien­tí­fi­co en la­tín). No era pa­ra me­nos: des­cri­bir una nue­va es­pe­cie de ma­mí­fe­ro, que no fue­ra pe­que­ño y es­cu­rri­di­zo co­mo una mu­sa­ra­ña o un mur­cié­la­go, no es co­sa de to­dos los días. De he­cho, es el pri­mer car­ní­vo­ro des­cri­to pa­ra las Amé­ri­cas en 35 años.

Va­le la pe­na re­vi­si­tar la his­to­ria tras la no­ti­cia, que es al­go más com­ple­ja de lo que apa­re­ce a pri­me­ra vis­ta. Ha­ce ca­si diez años, Kris Hel­gen hur­ga­ba en­tre más de 600 mil es­pe­cí­me­nes ani­ma­les en el mu­seo de his­to­ria na­tu­ral del men­cio­na­do ins­ti­tu­to, cuan­do en­con­tró unos ejem­pla­res cu­yo as­pec­to no cal­za­ba con las es­pe­cies de car­ní­vo­ros sud­ame­ri­ca­nos des­cri­tas pa­ra en­ton­ces. Allí em­pe­zó la in­ves­ti­ga­ción que de­ri­vó en el re­co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co del olin­gui­to o cu­sum­bí. Mi­guel Pin­to, zoó­lo­go ecua­to­riano que par­ti­ci­pó en la in­ves­ti­ga­ción, lo­gró las pri­me­ras to­mas en ví­deo de la nue­va es­pe­cie en la re­ser­va Oton­ga, al ex­tre­mo nor­te de la pro­vin­cia de Co­to­pa­xi. Lo cu­rio­so es que otros na­tu­ra­lis­tas, en­tre los que me in­clu­yo, ha­bía­mos vis­to a es­te ani­mal en la mis­ma re­ser­va y en otras lo­ca­li­da­des en Pi­chin­cha, sin

que su­pié­ra­mos que se tra­ta­ba de se­me­jan­te no­ve­dad. De he­cho, los es­pe­cí­me­nes que es­tu­dia­ron Hel­gen, Pin­to y sus co­le­gas ha­bían si­do co­lec­ta­dos ca­si cin­cuen­ta años atrás.

Lo que su­ce­de es que lo que aho­ra co­no­ce­mos co­mo olin­gui­to an­tes se con­si­de­ra­ba lo mis­mo que el olin­go de la Cos­ta ( B. gab­bii). Lo que Hel­gen y sus co­la­bo­ra­do­res des­cu­brie­ron, en­ton­ces, es que olin­gui­to y olin­go son es­pe­cies di­fe­ren­tes. Co­mo su­gie­re su di­mi­nu­ti­vo, el olin­gui­to es la es­pe­cie más chi­ca del gé­ne­ro Bas­sa­ric­yon (de he­cho, es la más pe­que­ña de la fa­mi­lia Proc­yo­ni­dae, a la que per­te­ne­cen ma­pa­ches, cu­sum­bos y coatíes). Es, ade­más, la que vi­ve a ma­yor al­ti­tud, ya que lo ha­ce en bos­ques nublados (de ahí que lo ha­yan nom­bra­do ne­bli­na) has­ta ca­si 2 800 de al­ti­tud. El olin­go de la Cos­ta vi­ve muy cer­ca, en bos­ques más cá­li­dos, a me­nor al­ti­tud. ( Juan Frei­le)

po­si­ble dis­tri­bu­ción ob­ser­va­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.