Alli­mi­cu­na: de pal­me­ras y de co­cos

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - Por Ju­lio Pa­zos Ba­rre­ra

En la al­tu­ra don­de vi­vía no cre­cían sino unas lar­gas y es­cuá­li­das pal­me­ras que en­tre las ho­jas de sus co­pas mos­tra­ban sus co­cos cum­bis o pe­que­ños fru­tos dis­pues­tos en sar­tas. El vien­to de agos­to ti­ra­ba los fru­tos al sue­lo, en­ton­ces se los re­co­gía y nin­gu­na pie­dra era bue­na pa­ra rom­per las ver­duz­cas cor­te­zas. Los adul­tos, co­mo siem­pre, se de­sen­ten­dían, aun­que no por eso ol­vi­da­ban sus es­fuer­zos in­fan­ti­les. El sa­bor del co­co cum­bi cuan­do se ati­na­ba a ex­traer la pul­pa no era pa­ra ce­le­brar.

Otra co­sa eran los co­cos chi­le­nos. Su­pon­go que es­tos lle­ga­ban de are­nas pró­xi­mas a la sal del mar y de­bie­ron tam­bién des­col­gar­se en ris­tras. Tres o cua­tro de es­tos co­cos ocu­pa­ban la pal­ma de la mano. Sus du­ras cor­te­zas de co­lor par­do os­cu­ro te­nían un lunar ne­gro. Días an­tes del 2 de No­viem­bre se los en­con­tra­ba en las tien­das y se los ven­día por do­ce­nas. Sus usua­rias fue­ron mu­je­res ma­du­ras sol­te­ras y has­ta viu­das con­for­mes que se ci­ta­ban en al­gu­na ca­sa pa­ra en­tre­te­ner­se con el jue­go de la pe­ri­no­la, ar­te­fac­to de ta­gua con nú­me­ros en los cua­tro la­dos; la pe­ri­no­la se des­ma­ya­ba en uno de sus la­dos y la se­ño­ra o se­ño­ri­ta que la hi­zo bai­lar se ga­na­ba un nú­me­ro de co­cos. En oca­sio­nes se in­vi­ta­ba a hom­bres pa­ra es­tos jue­gos, cir­cuns­tan­cia que me­jo­ra­ba el pa­no­ra­ma, da­da la na­tu­ral y di­si­mu­la­da atrac­ción de los se­xos. To­do se hu­me­de­cía con ju­go de na­ran­ji­lla y ca­ne­la­zos mien­tras los muer­tos des­can­sa­ban pa­ra siem­pre en sus tum­bas ilu­mi­na­das y ati­bo­rra­das con tar­je­tas de pa­rien­tes y ami­gos. Des­pués los co­cos iban a pa­rar a las ma­nos de ni­ños ávi­dos por sa­bo­rear su del­ga­da pul­pa. En reali­dad, el sa­bor de esos co­cos pue­de ca­li­fi­car­se co­mo in­de­fi­ni­do y ca­rras­po­so.

Quie­nes va­ga­ban por esos par­ques y pla­zas de Que­ro, Guano, Alau­sí, Chun­chi, Bi­blián y San­ta Isa­bel, ato­si­ga­dos por la fre­né­ti­ca luz so­lar de un me­dio­día de ve­rano, to­ma­ban agua de co­co muy fres­ca y sa­lu­da­ble. Los ven­de­do­res ha­cían ga­la de, con afi­la­do ma­che­te, des­ca­be­zar los ver­des y gran­des co­cos. Ha­cían un ori­fi­cio y ver­tían su agua en va­sos de cris­tal; tiem­po des­pués, se die­ron en in­tro­du­cir sor­be­tes en los ori­fi­cios. Co­sa sin­gu­lar era ver un ni­ño afe­rra­do al co­co que re­sul­ta­ba del mis­mo ta­ma­ño que la ca­be­za. To­dos sa­bían que es­tos co­cos ver­des ve­nían de las cos­tas hú­me­das y are­no­sas del nor­te de Ma­na­bí y, pro­pia­men­te, de las cos­tas de Es­me­ral­das. So­lo allí cre­cían los co­co­te­ros ( Co­cos nu­ci­fe­ra).

Quie­nes va­ga­ban por el Pu­yo, Te­na o Ar­chi­do­na po­dían ob­ser­var gran­des re­ci­pien­tes col­ma­dos de chon­ta­du­ros ro­jos y ama­ri­llos. Los ofre­cían co­ci­dos y su car­ne de am­bi­guo sa­bor sor­pren­día por su tex­tu­ra are­no­sa. La chi­cha de chon­ta­du­ro se aco­mo­dó muy pron­to en el gus­to de los co­lo­nos. La pal­ma de los chon­ta­du­ros es una ex­po­nen­te de las nu­me­ro­sas va­rie­da­des y es­pe­cies de pal­me­ras.

Por cier­to, no to­dos los fru­tos de las pal­me­ras son co­mes­ti­bles ni to­dos tie­nen la uti­li­dad muy dis­cu­ti­da de la pal­ma afri­ca­na; no obs­tan­te, el acei­te que se ex­trae de los fru­tos de al­gu­nas pal­me­ras se apli­ca al inú­til es­me­ro de em­be­lle­cer la piel y de agra­ciar el ca­be­llo. Pe­ro hay una pal­me­ra en los cam­pos de la Cos­ta y en los bor­des de las ca­rre­te­ras que des­pi­de a los via­je­ros. Quie­nes la mi­ran no la ol­vi­dan ja­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.