Los man­gla­res de Chu­ru­te

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - Por Mar­tín Bus­ta­man­te

A me­nos de una ho­ra de la aje­trea­da Gua­ya­quil se en­cuen­tran los man­gla­res de Chu­ru­te, la ma­yor ex­ten­sión de es­te eco­sis­te­ma en el Ecua­dor. Jun­to a Mar­tín Bus­ta­man­te re­co­rre­mos sus ca­na­les lle­nos de pi­ra­tas, sus bos­ques se­cos ha­bi­ta­dos por mo­nos au­lla­do­res y los hu­me­da­les don­de pro­li­fe­ran aves co­lo­ri­das y ex­tra­ñas.

Hur­gan­do en­tre la li­te­ra­tu­ra ecua­to­ria­na en pos de re­fe­ren­cias al man­glar en Ecua­dor fui a dar con la so­bre­sa­lien­te no­ve­la Don Go­yo, es­cri­ta por De­me­trio Agui­le­ra Mal­ta en 1933. Pu­bli­ca­da en Ma­drid, fue la obra que con­sa­gró el com­pro­mi­so del rea­lis­mo so­cial del vi­go­ro­so gru­po de Gua­ya­quil. En es­ta no­ve­la se re­la­ta, qui­zá por vez pri­me­ra en un tex­to mo­derno, la vi­da de la gen­te del man­glar. El gol­fo de Gua­ya­quil apa­re­ce co­mo per­so­na­je-es­ce­na­rio. Se re­sal­ta la vi­da pro­pia del man­glar, el arrai­go que él tie­ne en la iden­ti­dad y la cul­tu­ra, y el pro­ta­go­nis­mo de es­te eco­sis­te­ma en las re­la­cio­nes de la ciu­dad pu­jan­te y su entorno ru­ral. Ochen­ta años des­pués to­da­vía se aplau­de a Don Go­yo por­que acer­có el man­glar a la gen­te de la ciu­dad. Hay quie­nes la ca­ta­lo­gan, no sin ra­zón, co­mo una no­ve­la ro­mán­ti­co-eco­lo­gis­ta que pro­mue­ve la pre­ser­va­ción del entorno.

El man­glar es la puer­ta de en­tra­da a Gua­ya­quil don­de se mez­clan las aguas dul­ces del río Gua­yas con las ma­ri­nas del Pa­cí­fi­co. Es­te gol­fo, des­de Gua­ya­quil has­ta Jam­be­lí, re­pre­sen­ta la ma­yor ex­ten­sión con­ti­nua de man­gla­res en la cos­ta del Pa­cí­fi­co sud­ame­ri­cano, con más de 121 mil hec­tá­reas de las 148 mil con las que to­da­vía con­ta­mos en el país. La ma­yor por­ción de man­glar del gol­fo es­tá en la pro­vin­cia de Gua­yas (105 mil), mien­tras que al­re­de­dor de 20 mil es­tán en el li­to­ral oren­se. En el res­to de la Cos­ta ecua­to­ria­na ape­nas se sos­tie­nen las res­tan­tes 27 mil hec­tá­reas que han lo­gra­do eva­dir la vo­ra­ci­dad que las pis­ci­nas ca­ma­ro­ne­ras tie­nen por sus

sue­los im­permea­bles, ba­se de un ne­go­cio ra­paz. En Gua­ya­quil, el man­glar ha­ce par­te del pai­sa­je y sus ma­le­co­nes lo re­co­rren; la me­tró­po­li se afe­rra al con­tac­to con su entorno fan­go­so y las re­la­cio­nes de la gen­te se pro­fun­di­zan a tra­vés de aque­llos ali­men­tos va­lo­ra­dos por la cul­tu­ra gua­ya­ca: can­gre­jos, jai­bas, os­tio­nes y otras for­mas de con­chas que pro­vie­nen del man­glar.

Des­de 2010, la vi­da me lle­vó a re­co­rrer ca­da año los la­be­rín­ti­cos ca­na­les de los man­gla­res del gol­fo. En ca­da nue­va vi­si­ta, mis ojos se abrie­ron un po­qui­to más pa­ra po­der en­ten­der a qué se re­fie­ren los cien­tí­fi­cos cuan­do hablan de la no­ta­ble bio­di­ver­si­dad del man­glar y de la ne­ce­si­dad de con­ser­var es­te es­tra­té­gi­co eco­sis­te­ma. Las pá­gi- nas de los tex­tos que leí en las au­las cuen­tan que el man­glar es un ti­po de bos­que que cre­ce en las zo­nas don­de las aguas flu­via­les se mez­clan con las ma­ri­nas. Que en sus aguas se con­cen­tra gran can­ti­dad de or­ga­nis­mos ma­ri­nos pa­ra re­pro­du­cir­se y cre­cer. Que allí mis­mo se con­gre­gan las aves pa­ra apro­ve­char la abun­dan­cia de nu­trien­tes. Que sus ori­llas lo­do­sas se anegan con la ma­rea al­ta y, al va­ciar­se, se inun­dan de agu­je­ros de don­de emer­gen crus­tá­ceos y mo­lus­cos. Sin em­bar­go, esas pá­gi­nas no al­can­zan pa­ra ex­pre­sar la com­ple­ji­dad y be­lle­za de los man­gla­res reales. La con­tem­pla­ción de la na­tu­ra­le­za so­bre­co­ge y el chi­rri­do de las aves ma­ri­nas obli­ga a le­van­tar la mi­ra­da, des­pe­jan­do el so­por que cau­sa el mo­nó­tono rui­do de la ca­noa so­bre el agua.

Mi pri­me­ra vi­si­ta a la re­ser­va eco­ló­gi­ca Man­gla­res Chu­ru­te la hi­ce jun­to a va­rios bió­lo­gos, lle­van­do co­mo acom­pa­ñan­te a un ami­go grin­gui­to muy que­ri­do, con quien re­co­rre­ría­mos los eco­sis­te­mas gua­ya­sen­ses más re­pre­sen­ta­ti­vos en un sa­fa­ri fo­to­grá­fi­co de seis días. Desa­yu­na­mos en Mi­la­gro y to­ma­mos rum­bo, des­de muy tem­prano, ha­cia el sur por la ca­rre­te­ra E-25. Jun­to a la mis­ma ca­rre­te­ra es­tá el cen­tro ad­mi­nis­tra­ti­vo de la re­ser­va, en el ki­ló­me­tro 49 en­tre Gua­ya­quil y Ma­cha­la. Es­ta re­ser­va fue crea­da en 1979 (en la mis­ma tan­da que otras áreas pro­te­gi­das co­mo Ma­cha­li­lla, Bo­li­che, Cu­ya­beno y Ya­su­ní). Pro­te­ge 55 212 hec­tá­reas que, al igual que el gol­fo, es­tán do­mi­na­das por el man­glar (35 mil hec­tá­reas), aun­que tam­bién abar­can al­gu­nos par­ches de bos­ques se­cos y hú­me­dos (5 500 hec­tá­reas) y

unas 8 mil hec­tá­reas de her­ba­za­les y hu­me­da­les aso­cia­dos a la la­gu­na de El Can­clón.

Tras una cor­ta y de­ta­lla­da ex­pli­ca­ción en el cen­tro de in­ter­pre­ta­ción res­pec­to a qué com­pren­de la re­ser­va, nos di­ri­gi­mos por la mis­ma ca­rre­te­ra ha­cia el re­cin­to La Flo­ra. Des­de ahí to­ma­mos un ca­mino de se­gun­do or­den jun­to al río Chu­ru­te de­jan­do atrás los arro­za­les pa­ra lle­gar has­ta la pa­sa­re­la pea­to­nal de ma­de­ra, de re­cien­te cons­truc­ción, que atra­vie­sa en­tre man­gla­res has­ta lle­gar al em­bar­ca­de­ro. Por de­ba­jo se ve el lo­do lleno de agu­je­ros con can­gre­jos mi­núscu­los aso­man­do y pro­pá­gu­los de man­gle –los gua­gua man­gles, di­ga­mos– re­cién caí­dos. El mue­lle con ca­noas va­cías nos vio zar­par en bus­ca de aves.

–¡Ahí es­tá la quin­cea­ñe­ra! –di­ce Klé­ber, el mo­to­ris­ta. Po­quí­si­mo sé de aves, en­ton­ces le pre­gun­té por qué lo de quin­cea­ñe­ra. –¿No ve que es­tá to­da ro­sa­di­ta? –fue su res­pues­ta. Nun­ca me ha­bían ex­pli­ca­do con tan­ta cla­ri­dad un nom­bre co­mún. El co­lor rosado, igual que los fla­min­gos, se de­be a los pig­men­tos de los ca­ma­ro­nes que le sir­ven de ali­men­to. Des­de ahí, la gar­za pi­co de es­pá­tu­la, cu­cha­re­ta o es­pá­tu­la ro­sa­da ( Pla­ta­lea aja­ja) no tu­vo otro nom­bre pa­ra mí. Des­pués de la quin­cea­ñe­ra, agu­za­mos la mi­ra­da, pues que­ría­mos ver cuán­tas más aves pu­dié­ra­mos de las tres­cien­tas es­pe­cies que los or­ni­tó­lo­gos han re­por­ta­do en es­ta área pro­te­gi­da. La na­ve­ga­ción se­guía y otras aves ele­gan­tí­si­mas co­mo la gar­za real ( Ar­dea co­coi), la ga­lli­ni­ta de man­gle ( Ara­mi­des axi­lla­ris) o el ga­vi­lán can­gre­je­ro ne­gro ( Bu­teo­ga­llus anth­ra­ci­nus) se cru­za­ban por de­lan­te de la ca­noa. La más

es­pec­ta­cu­lar de to­das fue un águi­la pes­ca­do­ra ( Pan­dion ha­liae­tus) en de­ci­di­da acro­ba­cia pa­ra pro­cu­rar­se su ali­men­to. Los ca­na­les del man­glar son uno de los lu­ga­res pre­fe­ri­dos por avi­tu­ris­tas por­que en­tre el cal­ma­do pai­sa­je es muy fá­cil ob­ser­var gran can­ti­dad de es­pe­cies.

De Klé­ber apren­di­mos, ade­más, que los pro­pios ca­na­les que na­ve­ga­mos se pier­den po­co a po­co en­tre el man­glar; son vías sin sa­li­da. Es­te eco­sis­te­ma se ca­rac­te­ri­za por su len­ta for­ma­ción y cre­ci­mien­to; en­tre las raí­ces en­ma­ra­ña­das de sus ár­bo­les se acu­mu­lan se­di­men­tos sa­li­nos que cam­bian pro­gre­si­va­men­te su fi­so­no­mía. El man­glar re­tie­ne se­di­men­tos que dre­nan des­de eco­sis­te­mas te­rres­tres, pe­ro tam­bién los que lle­gan des­de el mar.

De re­gre­so ha­cia el mue­lle, aca­lo­ra­dos y un po­co cha­mus­ca­dos, nos en­con­tra­mos con un gru­po de cua­tro can­gre­je­ros hun­di­dos en el fan­go en bus­ca de esos crus­tá­ceos que se ven­den es­pe­cial­men­te en Gua­ya­quil, pe­ro que lle­gan tam­bién a la Sie­rra. En va­rias re­gio­nes del gol­fo de Gua­ya­quil los man­gle­ros (con­che­ros y can­gre­je­ros) son par­te de los es­fuer­zos por pre­ser­var es­te eco­sis­te­ma. Su mo­do de vi­da de­pen­de de los ma­ris­cos, fi­bras ve­ge­ta­les, tin­tes y le­ña que pro­du­ce el man­glar. Así, el eco­sis­te­ma se man­tie­ne en pie y la re­co­lec­ción de pro­duc­tos na­tu­ra­les sos­tie­ne la vi­da de la gen­te jun­to al man­glar, dan­do sen­ti­do a la lu­cha por evi­tar la des­truc­ción de es­te bos­que pa­ra usu­fruc­to de la in­dus­tria ca­ma­ro­ne­ra (ver ETI 67). Mien­tras re­fle­xio­ná­ba­mos so­bre la di­fe­ren­cia en la mag­ni­tud del im­pac­to que tie­nen las ac­ti­vi­da­des tra­di­cio­na­les y las des­truc­ti­vas pis­ci­nas, nos vi­mos in­mer­sos en el co­ra­zón de la re­ser­va. Des­de los ca­na­les del man­glar, se aso­mó en­tre nu­bes la cor­di­lle­ra po­co ele­va­da de Chu­ru­te mos­tran­do los ce­rros Pan­cho Dia­blo y Mas­va­le, cu­yas fal­das al­ber­gan otro ti­po de bos­que.

Las ga­nas de se­guir na­ve­gan­do per­sis­tían, in­clu­so cuan­do se aca­bó la ex­cur­sión en

ca­noa por el man­glar. So­lo se di­si­pa­ron cuan­do Klé­ber nos re­cor­dó que, al sa­lir, pa­sa­ría­mos por el ce­rro Mas­va­le vi­si­tan­do el sen­de­ro de los mo­nos au­lla­do­res ( Alouat­ta pa­llia­ta). Te­nía años sin ver­los y nun­ca ima­gi­né que en­con­trar­se con ellos se­ría tan ri­dí­cu­la­men­te fá­cil. No hu­bo tiem­po de apa­gar el au­to­mó­vil y el au­lli­do de los mo­nos ya nos es­tre­me­cía. Nos quedamos quie­ti­tos con ca­ra de du­da, pe­ro po­co a po­co el in­cre­men­to en la fuer­za de los au­lli­dos nos tra­jo la cer­te­za de su pre­sen­cia. Bos­que hú­me­do con ho­ja­ras­ca abun­dan­te y lia­nas con es­pi­nos, de esos que rom­pen los pan­ta­lo­nes, brác­teas de pal­ma caí­das don­de el agua acu­mu­la­da per­mi­te cre­cer a los re­na­cua­jos. Tras una su­da­da ho­ra de ca­mi­na­ta con los cue­llos es­ti­ra­dos, en ape­nas dos­cien­tos me­tros de sen­de­ro con­ta­mos un to­tal de ocho mo­nos. El sen­de­ro ‘au­lla­do­res’ ra­ti­fi­có su fa­ma co­mo uno de los me­jo­res lu­ga­res pa­ra el avis­ta­mien­to de es­te pri­ma­te en nues­tro país. Su com­por­ta­mien­to fa­mi­lia­ri­za­do con los se­res hu­ma­nos pa­re­ce res­pon­der al he­cho de que des­de ha­ce al­gu­nos años ya no hay ca­ce­ría.

Po­cos so­ni­dos en la na­tu­ra­le­za son tan so­bre­co­ge­do­res co­mo el pro­du­ci­do por una ban­da de au­lla­do­res. No ha­bía ma­ne­ra de de­jar de imi­tar a los mo­nos – uuh, uuh, uuggh, –íba­mos re­pi­tien­do aden­tro del ca­rro. Cru­za­mos ha­cia el otro la­do de la ca­rre­te­ra pa­ra apro­xi­mar­nos a la la­gu­na de El Can­clón. Nue­va­men­te en­tre arro­za­les, bus­ca­mos los ce­rros de ba­ja ele­va­ción (en­tre 300 y 450 me­tros so­bre el ni­vel del mar) que es­tán jun­to a ese gran es­pe­jo de agua (unas 8 mil hec­tá­reas en­tre el hu­me­dal y sus zo­nas ale­da­ñas). La la­gu­na es am­plia en épo­cas de llu­via, y sus ori­llas no tie­nen lí­mi­tes cla­ros; su pro­fun­di­dad au­men­ta en­tre los her­ba­za­les. Con el agua so­bre los to­bi­llos y los za­pa­tos de aven­tu­re­ro mo­ja­dos sur­ca­mos el há­bi­tat del can­clón ( An­hi­ma cor­nu­ta), ave de gran ta­ma­ño y ra­ra apa­rien­cia da­da por el cuerno car­no­so que os­ten­ta en su fren­te. En­con­tra­mos al­gu­nas do­ce­nas de can­clo­nes es­con­di­das en­tre la ve­ge­ta­ción de la ori­llas. Los di­ver­sos hu­me­da­les de Man­gla­res Chu­ru­te (man­gla­res, la­gu­nas y es­tua­rios) son re­co­no­ci­dos por la con­ven­ción RAM­SAR co­mo hu­me­da­les de im­por­tan­cia in­ter­na­cio­nal: son há­bi­tat pa­ra aves acuá­ti­cas re­si­den­tes y mi­gra­to­rias, al­ber­gan una no­ta­ble di­ver­si­dad de in­ver­te­bra­dos y pres­tan in­gen­tes ser­vi­cios am­bien­ta­les a las po­bla­cio­nes ale­da­ñas.

Un día com­ple­to de vi­si­ta a la re­ser­va eco­ló­gi­ca Man­gla­res Chu­ru­te no fue su­fi­cien­te. Nos fal­tó re­co­rrer ca­da uno de sus di­ver­sos sec­to­res más a fon­do y con más tran­qui­li­dad. Sin em­bar­go, nos quedamos con la sa­tis­fac­ción de ha­ber des­cu­bier­to la an­te­sa­la de sus mu­chos mis­te­rios

Pá­gi­na 35. La es­pá­tu­la ro­sa­da, co­no­ci­da en la zo­na co­mo quin­cea­ñe­ra, es una de las aves más atrac­ti­vas de los man­gla­res de Chu­ru­te. Iz­quier­da. La­gu­na El Can­clón. Aba­jo. En­tre la den­sa ve­ge­ta­ción acuá­ti­ca de la la­gu­na El Can­clón se es­cu­rre una de­ce­na de es­pe­cies, co­mo es­ta ja­ca­na ca­run­cu­la­da ( Ja­ca­na ja­ca­na).

Có­mo lle­gar: La ca­rre­te­ra Gua­ya­qui­lMa­cha­la atra­vie­sa es­ta re­ser­va eco­ló­gi­ca; el prin­ci­pal ac­ce­so y cen­tro de información se en­cuen­tra en el km 49 de es­ta ca­rre­te­ra. Pa­ra vi­si­tar la zo­na de man­gla­res es ne­ce­sa­rio con­tac­tar a los guar­da­par­ques en el pues­to de con­trol.

Qué lle­var: ro­pa li­ge­ra de man­gas y bas­tas lar­gas, bo­tas de cau­cho o za­pa­tos pa­ra ca­mi­nar, im­permea­ble, som­bre­ro, ga­fas, bi­no­cu­la­res, cá­ma­ra de fo­tos, can­tim­plo­ra, co­mi­da su­fi­cien­te, re­pe­len­te de in­sec­tos bio­de­gra­da­ble, pro­tec­tor so­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.