Car­ta del Edi­tor

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO -

Tal­vez sea la ubi­cui­dad de las ma­ri­po­sas lo que ha­ce que no se sue­la es­ti­mar­las en to­da su ma­ra­vi­lla. Con la ló­gi­ca fa­laz del economista que apre­cia más al oro que al agua en ba­se a su es­ca­sez re­la­ti­va, “co­mún” se ha­ce si­nó­ni­mo de “vul­gar”. No to­do el mun­do ha caí­do en es­ta tram­pa. Uno de ca­da diez ja­po­ne­ses es un afi­cio­na­do se­rio a la co­lec­ción de es­tos bi­chos, y Vla­di­mir Na­bo­kov de­cía que “la li­te­ra­tu­ra y las ma­ri­po­sas son las dos pa­sio­nes más dul­ces co­no­ci­das por el hom­bre”. El tam­bién es­cri­tor Le­wis Ca­rrol com­par­tía con Na­bo­kov la in­qui­tud por es­tos in­sec­tos (y por las ni­ñas).

En nues­tro me­dio la lep­ti­do­fi­lia, co­mo se lla­ma al in­te­rés por es­tas nin­fas ala­das, no es­tá ex­ten­di­da. Sin em­bar­go, hay aque­llas po­cas per­so­nas que han de­di­ca­do ca­rre­ras a su es­tu­dio y do­cu­men­ta­ción. Aten­dien­do al ob­je­ti­vo prin­ci­pal de es­ta re­vis­ta –re­fres­car la mi­ra­da– he­mos pe­di­do a dos de ellas que nos ex­pli­quen al­gu­nos as­pec­tos asom­bro­sos de es­tas cria­tu­ras. Ma­ría Fer­nan­da Che­ca nos in­tro­du­ce a su fan­tás­ti­co mun­do, ex­po­nien­do ge­ne­ra­li­da­des de su his­to­ria na­tu­ral; mien­tras tan­to, Se­bas­tián Pa­drón pro­fun­di­za en la que tal vez sea su fa­ce­ta más ca­rac­te­rís­ti­ca: las su­ti­les y co­lo­ri­das mem­bra­nas que les sir­ven pa­ra vo­lar. A Se­bas­tián le ha pa­sa­do lo que a mu­chos: se le ha he­cho im­po­si­ble se­pa­rar el in­te­rés cien­tí­fi­co por es­tos ani­ma­les de la fas­ci­na­ción es­té­ti­ca que pro­du­cen; la ma­yo­ría de las for­mi­da­bles fo­to­gra­fías con que ilus­tra­mos es­te nú­me­ro es­pe­cial han si­do tomadas por él.

Al ser abun­dan­tes, di­ver­sas y de una ta­xo­no­mía re­la­ti­va­men­te co­no­ci­da, los es­tu­dio­sos se sir­ven de la di­ver­si­dad de ma­ri­po­sas en un lu­gar co­mo ín­di­ces de su bio­di­ver­si­dad ge­ne­ral. No de­be sor­pren­der, en­ton­ces, que, co­mo pa­ra otros gru­pos, los flan­cos orien­ta­les de la cor­di­lle­ra ecua­to­ria­na sea don­de su di­ver­si­dad es inusual. En es­te nú­me­ro co­no­ce­re­mos uno de es­tos pa­ra­jes, el par­que na­cio­nal San­gay, don­de ade­más de pro­di­gios ala­dos se en­cuen­tran tres de los vol­ca­nes más her­mo­sos del país.

De­ja­mos la edi­ción en sus ma­nos. Que les ha­ga buen pro­ve­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.