San­gay: el par­que de los vol­ca­nes

EL PAR­QUE DE LOS VOL­CA­NES, LAS G NDES BES­TIAS Y LOS PÁ­JA­ROS T STORNADOS

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - Por Pa­tri­cio Me­na

Los re­mo­tos pá­ra­mos del Al­tar y el San­gay, los em­pi­na­dos bos­ques de nie­bla y la fu­ria de dos de los vol­ca­nes más bra­vos del Ecua­dor se guar­dan en el par­que na­cio­nal San­gay: una de las áreas pro­te­gi­das más gran­des, bio­di­ver­sas e inac­ce­si­bles del Ecua­dor. Pa­tri­cio Me­na nos na­rra su re­co­rri­do por las tro­chas que se apro­xi­man al icó­ni­co vol­cán que da nom­bre a es­te par­que.

Es­ta mon­ta­ña mis­te­rio­sa, so­li­ta­ria, si­mé­tri­ca y humean­te da el nom­bre a una de las ma­yo­res áreas pro­te­gi­das del país. El San­gay, uno de los vol­ca­nes más ac­ti­vos del mun­do y, en­tre es­tos, de los más al­tos, se en­cuen­tra fue­ra del co­rre­dor in­ter­an­dino, don­de los An­des se pre­ci­pi­tan ha­cia la Ama­zo­nía. Hay que ver­lo des­de si­tios muy elevados, des­de el avión o so­bre otros montes, co­mo el Chim­bo­ra­zo –su ve­cino no tan cer­cano ha­cia el oc­ci­den­te. So­lo ahí, o ya des­de la lla­nu­ra ama­zó­ni­ca, se pue­de apre­ciar su cono ca­si per­fec­to y de pen­dien­te pro­nun­cia­da, os­cu­ro, a me­nu­do con fu­ma­ro­las. Su nom­bre, que nos sue­na tal vez asiá­ti­co, vie­ne de un vo­ca­blo shuar que sig­ni­fi­ca “es­pan­tar”. En los pá­ra­mos del San­gay, de­sig­na­dos co­mo re­ser­va eco­ló­gi­ca en 1975 y co­mo par­que na­cio­nal en 1979, na­cen las cuen­cas del río Upano, que ali­men­ta al Pas­ta­za, y al Pau­te, en cu­yas re­pre­sas se ge­ne­ra gran par­te de la ener­gía hi­droe­léc­tri­ca del país y que desem­bo­ca en el San­tia­go.

Lle­gar a las fal­das del vol­cán re­quie­re de tra­ve­sías re­la­ti­va­men­te lar­gas y la­bo­rio­sas. Mas el frío y el can­san­cio se com­pen­san con cre­ces an­te un pa­no­ra­ma alu­ci­nan­te. Los pá­ra­mos del San­gay son agres­tes, du­ros, con plan­tas tí­pi­cas de las al­tu­ras an­di­nas pe­ro que se ven ines­pe­ra­da­men­te ma­ti­za­das por plan­tas de ho­jas gran­des que re­cuer­dan a tie­rras más tro­pi­ca­les. Una gra­mí­nea ex­tra­ña for­ma la­be­rin­tos; los ca­ba­llos lu­chan por no en­ma­ra­ñar­se y la gen­te pre­fie­re ca­mi­nar so­bre las pa­re­des y no en los sur­cos que van de­jan­do las bes­tias de car­ga. Hay hu­me­da­les y for­ma­cio­nes gla­cia­res que crean un pa­no­ra­ma sal­va­je y be­llo don­de, aun­que pa­rez­ca increíble, los ani­ma­les más lla­ma­ti­vos a pri­me­ra vis­ta son al­gu­nas ca­be­zas de ga­na­do. Los pá­ra­mos van po­co a po­co dan­do pa­so a bos­ques an­di­nos ex­tra­or­di­na­ria­men­te tu­pi­dos y di­ver­sos, y a la par­te al­ta de las sel­vas orien­ta­les.

Des­de lue­go, las va­cas no son, ni de le­jos, las úni­cas gran­des bes­tias en San­gay. Es­te par­que na­cio­nal es una de las áreas pro­te­gi­das con ma­yor bio­di­ver­si­dad del país, lo que no sor­pren­de al co­no­cer su ta­ma­ño (517 725 hec­tá­reas) y su ran­go al­ti­tu­di­nal: des­de la pun­ta del San­gay –a 5 230 me­tros– has­ta tie­rras en el orien­te a mil me­tros. Po­cas áreas en el país ocu­pan te­rri­to­rios tan ex­ten­sos y va­ria­dos; po­de­mos pen­sar en Ca­yam­be Co­ca, Co­ta­ca­chi Ca­ya­pas y Po­do­car­pus, en­tre otras. La gran bes­tia pro­pia del San­gay es el ta­pir o dan­ta, una de las tres es­pe­cies que hay en Ecua­dor. (La más gran­de de ellas se en­cuen­tra en tie­rras ba­jas ama­zó­ni­cas; otra, po­si­ble­men­te ex­tin­ta en el país, es de la zo­na bos­co­sa de Es­me­ral­das. La ter­ce­ra, en cam­bio, ha­bi­ta en los si­tios de los que ha­bla­mos aquí: el ta­pir la­nu­do o de mon­ta­ña).

La úni­ca ex­pe­rien­cia en vi­vo con un ta­pir de mon­ta­ña se me pre­sen­tó ha­ce al­gu­nos años, cuan­do es­tá­ba­mos en una ex­pe­di­ción con gen­te del pro­yec­to Pá­ra­mo, el mi­nis­te­rio del Am­bien­te, fun­da­ción Na­tu­ra y la co­mu­ni­dad de Guar­gua­llá. A más de co­no­cer pa­ra­jes tan par­ti­cu­la­res y dis­tan­tes, nues­tro ob­je­ti­vo era es­ta­ble­cer cuán­tas va­cas es­ta­ban en el par­que y qué po­si­bi­li­da­des ha­bía de sa­car­las. Co­mo se sa­be, las va­cas y otros ani­ma­les do­més­ti­cos, aje­nos al pá­ra­mo, pue­den cau­sar mu­chos da­ños, es­pe­cial­men­te al sue­lo y sus fun­cio­nes hi­dro­ló­gi­cas, no se di­ga en un si­tio tan hú­me­do e im­por­tan­te en tér­mi­nos de agua co­mo el San­gay. Si bien esas va­cas son mu­chas ve­ces cru­cia­les pa­ra co­mu­ni­da­des que las han man­te­ni­do allí des­de ha­ce mu­cho tiem­po, lo que pro­cu­rá­ba­mos era con­sen­suar en­tre las va­rias par­tes in­tere­sa­das una ma­ne­ra so­cial y am­bien­tal­men­te ade­cua­da de pro­ce­der pa­ra con­se­guir la con­ser­va­ción de los pá­ra­mos.

En esa ex­cur­sión nos to­pa­mos con las ho­jas gi­gan­tes y los la­be­rin­tos de pa­ja. Las la­de­ras agres­tes eran ad­mi­nis­tra­das con sol­tu­ra por las mu­las, no tan­to así por los ca­ba­llos, que se res­ba­la­ban con fre­cuen­cia. A ve­ces, can­sa­dos de las mon­tu­ras rús­ti­cas, ca­mi­ná­ba­mos, aun­que era pre­fe­ri­ble ca­bal­gar so­bre el ani­mal que hu­bie­ra to­ca­do en suer­te pa­ra evi­tar el ca­mino cu­le­bre­ro y las su­ti­les ame­na­zas del so­ro­che. Al ano­che­cer acam­pa­mos en un valle muy plano, ya cer­ca del vol­cán (que, co­mo de cos­tum­bre,

no se de­ja­ba ver). Allí ha­bía, pre­ci­sa­men­te, al­gu­nas ca­be­zas de ga­na­do. La per­noc­ta­da fue más bien in­tran­qui­la, en es­pe­cial por los bra­mi­dos in­ter­mi­ten­tes del gi­gan­te que se cer­nía so­bre no­so­tros un po­co al orien­te.

Al ama­ne­cer por fin fue po­si­ble ver­lo. Ese cono os­cu­ro, agres­te, em­pi­na­do, aho­ra cu­brien­do bue­na par­te del ho­ri­zon­te. Otro ti­po de be­lle­za que la del Co­to­pa­xi. Las fu­ma­ro­las eran cons­tan­tes pe­ro no vi­mos en nin­gún mo­men­to una ex­plo­sión real­men­te gran­de. Nos di­mos cuen­ta de que cuan­do el cie­lo se en­ca­po­ta, los rugidos del vol­cán al­can­zan sus fal­das con ni­ti­dez, mas cuan­do es­tá des­pe­ja­do se ve el hu­mo pe­ro no se oyen los fra­go­res. La par­te al­ta era ne­gra, ca­ren­te de to­da ve­ge­ta­ción, con un bor­de de crá­ter que evo­ca las fau­ces de un dra­gón. Po­co a po­co ha­cia aba­jo se em­pe­za­ban a ver las plan­tas más por­fia­das que he po­di­do ima­gi­nar. Al lle­gar a las mis­mí­si­mas fal­das del San­gay es­tá­ba­mos en un si­tio don­de po­cas per­so­nas ha­bían es­ta­do; don­de, ade­más, la di­ver­si­dad de plan­tas de pá­ra­mo era muy ba­ja. Ha­bía mu­cho sue­lo pe­dre­go­so des­cu­bier­to, plan­tas ex­tra­ñas y asom­bro­sas se­me­jan­tes a llan­te­nes gi­gan­tes y po­cas co­sas más. La teo­ría de que mien­tras me­nos dis­tur­ba­do por la gen­te sea un lu­gar más di­ver­si­dad ten­drá, te­nía aquí una ex­cep­ción, ex­pli­ca­ble por las con­di­cio­nes im­pe­ran­tes en la ba­se de un gi­gan­te ai­ra­do que no pa­ra ca­si nun­ca de bo­tar pie­dras y ce­ni­zas.

En un mo­men­to da­do, al­guien gri­tó “¡ta­pir!”, y to­dos nos quedamos quie­tos y ex­pec­tan­tes. En la par­te al­ta de una la­de­ra, se­gu­ra­men­te una mo­rre­na gla­cial, se veía en efec­to una man­cha os­cu­ra y quie­ta. Con eso hu­bie­ra si­do su­fi­cien­te: ver un ta­pir, aun­que sea a contraluz y a lo le­jos –aun en las pro­pias fal­das del San­gay– era ya co­sa se­ria. Pe­ro uno de los guar­da­par­ques, el más jo­ven y ágil, de­ci­dió que se po­día ha­cer más. De ma­ne­ra fe­li­na tre­pó por la la­de­ra y apa­re­ció por de­trás de la des­pre­ve­ni­da dan­ta, que se asus­tó y em­pe­zó a co­rrer pen­dien­te aba­jo. Yo ha­bía es­ta­do to­man­do fo­tos. Ca­si me ha­bía con­ten­ta­do con aque­lla le­ja­na si­lue­ta del ta­pir la­nu­do. Ja­más pen­sé que aho­ra es­te se

aba­lan­za­ría sin apa­ren­te con­trol di­rec­ta­men­te ha­cia don­de me en­con­tra­ba. Unos po­cos me­tros an­tes de to­par­se de bru­ces con­mi­go y atro­pe­llar­me co­mo ca­mión a bi­ci­cle­ta (¡o al me­nos así lo sen­tí en ese mo­men­to!), el ani­mal –que en reali­dad es gran­de co­mo un to­ro– se des­vió y si­guió co­rrien­do has­ta per­der­se en lon­ta­nan­za. El tu­tu­rud, tu­tu­rud de sus cas­cos so­bre el sue­lo ce­ni­cien­to se fue ha­cien­do ca­da vez más dis­tan­te, así co­mo más cal­mos los la­ti­dos de nues­tros co­ra­zo­nes. To­dos nos mi­rá­ba­mos con una son­ri­si­ta en­tre asus­ta­da y sa­tis­fe­cha, ja­dean­do y sin sa­ber qué mis­mo co­men­tar. Ca­da uno te­nía una ver­sión del even­to, di­fe­ren­te en sus de­ta­lles pe­ro igual de ma­ra­vi­lla­da. Cla­ro: la foto que al­can­cé a to­mar so­lo mues­tra una man­cha bo­rro­sa, aun­que muy cer­ca­na, que re­fle­ja muy mal lo que pa­só.

El vol­cán y los ta­pi­res son so­lo la pun­ta del ice­berg de lo que hay en es­te par­que. A pe­sar de su im­por­tan­cia, no bas­ta­rían pa­ra jus­ti­fi­car la de­cla­ra­to­ria del área co­mo pa­tri­mo­nio na­tu­ral de la hu­ma­ni­dad por la UNES­CO (en 1985). A más del San­gay, el área pro­te­ge dos vol­ca­nes más: el bra­ví­si­mo Tun­gu­rahua (5 016 me­tros de al­ti­tud) y el be­llí­si­mo y apa­ga­do Ka­pak Ur­ku o Al­tar

Pá­gi­nas an­te­rio­res. El San­gay vis­to des­de el An­ti­sa­na, y los con­tra­fuer­tes ama­zó­ni­cos en­tre am­bos. De­re­cha. La ca­rac­te­rís­ti­ca cal­de­ra del Al­tar al­ber­ga a la la­gu­na Ver­de, a su vez ori­gen del río Co­lla­nes, que se pre­ci­pi­ta por el valle que lle­va su nom­bre.

El apa­ci­ble ta­pir de mon­ta­ña, dan­ta o gran bes­tia ( Ta­pi­rus pin­cha­que) es el ma­mí­fe­ro más gran­de de los An­des ecua­to­ria­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.