Alli­mi­cu­na: su­pli­ca­cio­nes

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - Por Ju­lio Pa­zos Ba­rre­ra

Se ha de con­ve­nir que se em­pa­re­jan muy bien las su­pli­ca­cio­nes o bar­qui­llos con he­la­dos de pai­la o con he­la­dos de cre­ma he­chos con téc­ni­cas di­ver­sas. Apa­re­ce la de­li­ca­da ma­sa de bar­qui­llo en for­ma de ca­nu­tos, tal co­mo ano­ta don Mi­guel de Cervantes en su fa­mo­sa no­ve­la.

Aun­que los bar­qui­llos fue­ron mues­tras de re­pos­te­ría muy an­ti­gua, se­gún di­cen in­ves­ti­ga­do­res es­pa­ño­les de la co­ci­na, pa­re­ce que los bar­qui­llos o co­nos he­chos en má­qui­na fue­ron in­ven­ción es­ta­dou­ni­den­se del si­glo XIX. No pu­do ser de otro mo­do por­que la mo­der­ni­dad así exi­gía, pues es­to fa­ci­li­ta­ba el in­cre­men­to de la in­dus­tria. Des­de lue­go que los bar­qui­llos ar­te­sa­na­les pa­ra con­te­ner he­la­do que se ofre­cen en las ca­lles de Qui­to son de­li­cio­sos. Al­go grue­sos y con fi­los tos­ta­dos car­ga­dos con he­la­do de mo­ra ha­cen un con­jun­to que na­da tie­ne que ver con los in­sí­pi­dos co­nos de má­qui­na. Por es­ta ra­zón, en cier­ta heladería de Cum­ba­yá, los he­la­dos ser­vi­dos en co­nos tra­di­cio­na­les, co­mo allí los nom­bran, cues­tan unos cen­ta­vos más.

Sa­ber con pre­ci­sión por qué es­ta de­li­ca­da ma­sa to­mó los nom­bres, pri­me­ro, de su­pli­ca­ción y lue­go de bar­qui­llo, no es muy sen­ci­llo. ¿Le da­ban for­ma de bar­co? ¿De cuá­les bar­cos? Ter­mi­na­ron con­fi­gu­ran­do la ma­sa en for­ma de cono y por úl­ti­mo en la de ca­nu­to. No hay acla­ra­ción pues­to que mu­chas co­sas que nos ro­dean son pro­duc­tos de la men­ta­li­dad co­lec­ti­va.

¿Có­mo los ha­cen? Los bar­qui­llos ar­te­sa­na­les de ha­ri­na de trigo, azú­car im­pal­pa­ble y agua se ha­cen en plan­chas de hie­rro ca­lien­tes, an­tes so­me­ti­das a las bra­sa, hoy eléc­tri­cas. El pro­ce­di­mien­to es el que se apli­có pa­ra ha­cer hos­tias, tra­ba­jo que fue del sa­cris­tán en lu­ga­res don­de no ha­bía con­ven­tos de mon­jas en­claus­tra­das. So­bra de­cir que co­nos y bar­qui­llos in­dus­tria­les son el re­sul­ta­do de com­ple­jas fór­mu­las.

La re­fe­ren­cia más an­ti­gua de los bar­qui­llos se en­cuen­tra en el li­bro de Ca­bil­dos de Qui­to, en ac­ta del 10 de ma­yo de 1754. El pre­si­den­te de la Au­dien­cia, Juan Pío Mon­tú­far y Fras­so, y el De­po­si­ta­rio Ge­ne­ral, con mo­ti­vo de una ce­le­bra­ción, de­bie­ron or­ga­ni­zar tres días de to­ros y ame­ni­zar con “golosina”, es de­cir, ofre­cer a las au­to­ri­da­des re­fri­ge­rios, di­ría­mos hoy. El Re­gi­dor Perpetuo fue el en­car­ga­do de “dis­tri­buir los ex­qui­si­tos he­la­dos y bar­qui­llos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.