Nues­tra fau­na: boa pig­mea de Bou­len­ger

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO -

es una cu­le­bra ro­bus­ta y pe­que­ña (de má­xi­mo 40 cen­tí­me­tros de lar­go). La qui­lla en sus es­ca­mas les da la apa­rien­cia de “plu­mas”, co­mo las de las ví­bo­ras ve­ne­no­sas, aun­que las tra­qui­boas no ino­cu­lan ve­neno. La ma­yo­ría de in­di­vi­duos son de co­lor ca­fé uni­for­me. El úni­co co­lor bri­llan­te que pre­sen­tan es el ama­ri­llo en la pun­ta de su co­la que pue­de ser­vir co­mo se­ñue­lo pa­ra atraer a sus pre­sas (es­te es un ras­go co­mún en­tre cu­le­bras que co­men an­fi­bios, aun­que se cree que es­ta se es­pe­cia­li­za en pe­ces).

La his­to­ria na­tu­ral de es­ta cu­le­bra no es muy co­no­ci­da. Otros miem­bros de la fa­mi­lia per­ma­ne­cen en­te­rra­dos o ba­jo la ve­ge­ta­ción, y so­lo sa­len en la no­che o cuan­do llue­ve. Al­gu­nas es­pe­cies son ar­bó­reas y uti­li­zan a las bro­me­lias co­mo re­fu­gio.

Pa­ra pro­te­ger­se de sus de­pre­da­do­res pue­den cam­biar de co­lor se­gún es­tén ac­ti­vas o inac­ti­vas (cuan­do se vuel­ven más os­cu­ras). Se ha vis­to que pre­sen­tan cu­rio­sos me­ca­nis­mos de de­fen­sa, co­mo san­grar a vo­lun­tad por bo­ca y ojos cuan­do se ven ame­na­za­das, o “con­ge­lar­se” cuan­do se las co­ge. Pa­ren de dos a seis cu­le­bri­tas ya for­ma­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.