en las alas de las ma­ri­po­sas

Ecuador Terra Incognita - - NOTAS - tex­to y fo­tos Se­bas­tián Pa­drón

En Ecua­dor se han des­cri­to 2 mil 700 es­pe­cies de ma­ri­po­sas diur­nas y se es­ti­ma que exis­ten más de 10 mil es­pe­cies de ma­ri­po­sas noc­tur­nas. Sin em­bar­go, más va­ria­dos aún son los pa­tro­nes y co­lo­ra­ción que la evo­lu­ción ha “es­cri­to” en sus alas. Las ma­ri­po­sas, en el idio­ma de los cien­tí­fi­cos, per­te­ne­cen al or­den de los le­pi­dóp­te­ros, de­no­mi­na­ción que alu­de, jus­ta­men­te, a es­tas alas ( pte­ron) cu­bier­tas de es­ca­mas ( le­pis). A vis­ta de le­go po­de­mos dar­nos cuen­ta de que es­ta es la ca­rac­te­rís­ti­ca que las define: ade­más de per­mi­tir­les vo­lar, las alas jue­gan un pa­pel fun­da­men­tal en la pro­tec­ción, ter­mo­rre­gu­la­ción y se­lec­ción de pa­re­jas pa­ra uno de los gru­pos de in­sec­tos más di­ver­sos y eco­ló­gi­ca­men­te im­por­tan­tes del pla­ne­ta. EL ORI­GEN DE LA CO­LO­RA­CIÓN Las alas y cuer­pos de las ma­ri­po­sas es­tán cu­bier­tos por mi­cros­có­pi­cas es­ca­mas uni­ce­lu­la­res. La for­ma de es­tas es­truc­tu­ras y cier­tos com­pues­tos quí­mi­cos que po­seen son la ba­se prin­ci­pal de su es­pec- ta­cu­lar co­lo­ra­ción e iri­dis­cen­cia. No to­dos los co­lo­res se ori­gi­nan de igual ma­ne­ra: unos son pro­du­ci­dos por pig­men­tos quí­mi­cos y otros por ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas y es­truc­tu­ra­les. Los co­lo­res es­truc­tu­ra­les se pro­du­cen por las di­ver­sas for­mas de las es­ca­mas y su ca­pa­ci­dad de ab­sor­ber o re­fle­jar las di­fe­ren­tes on­das de luz. En es­te ti­po de co­lo­ra­ción so­bre­sa­len los to­nos azul, ver­de y tur­que­sa. La co­lo­ra­ción por pig­men­tos, en cam­bio, de­pen­de del al­ma­ce­na­mien­to a par­tir de la ali­men­ta­ción de las lar­vas pa­ra ex­po­ner­los en su ma­yor es­plen­dor en las es­ca­mas del adul­to. En es­te ca­so so­bre­sa­len los co­lo­res ro­jo, ama­ri­llo y blan­co. Ade­más, exis­ten dos ti­pos de es­ca­mas: unas de “ba­se”, en ge­ne­ral de co­lo­res os­cu­ros, y otras de “co­ber­tu­ra”, que son más lar­gas y de dis­tin­tos co­lo­res. La su­per­po­si­ción de es­ca­mas for­ma una mi­cro­ar­qui­tec­tu­ra si­mi­lar a las te­jas de las ca­sas co­lo­nia­les.

Aho­ra bien, la ubi­ca­ción y dis­tri­bu­ción de las es­ca­mas no se da por azar; es­tán de­ter­mi­na­das por ge­nes es­pe­cí­fi­cos. En 2011, por ejem­plo, se iden­ti­fi­có el gen op­tix, res­pon­sa­ble de to­dos los pa­tro­nes de co­lor ro­jo en ma­ri­po­sas del ge­ne­ro He­li­co­nius. La va­ria­ción en la co­lo­ra­ción es el re­sul­ta­do de di­fe­ren­tes ex­pre­sio­nes de es­te gen, las cua­les han si­do re­te­ni­das o eli­mi­na­das por la se­lec­ción na­tu­ral y se­xual a tra

vés del tiem­po.

En­tre al­gu­nos de los men­sa­jes de ad­ver­ten­cia, ca­mu­fla­je y cor­te­jo en las alas de las ma­ri­po­sas se in­clu­yen co­lo­res que los hu­ma­nos no po­de­mos ver por es­tar más allá del es­pec­to que nues­tros ojos per­ci­ben. Pá­gi­nas an­te­rio­res. Des­de la es­qui­na su­pe­rior iz­quier­da, si­guien­do las ma­ne­ci­llas del re­loj: Alas de Pa­ri­des erit­ha­lion, Ca­lli­co­re ly­ca, He­li­co­nius mel­po­men y Pa­ri­des se­sos­tris.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.