mu­je­res ama­zo­ni­cas

la voces del Ca­bu­yal | An­ti­sa­na

Ecuador Terra Incognita - - PORTADA - por Juan Frei­le fo­tos Ale­jan­dro Rei­no­so

Nos re­ci­be una luz la­te­ral que do­ra el es­tre­cho ca­mino que des­cien­de ha­cia la pla­ya. Es­ta es ex­ten­sa y es­tá ape­nas ocu­pa­da por un re­gue­ro de ca­sas sen­ci­llas que se em­pi­nan en­tre la ve­ge­ta­ción de­ci­dua y la are­na. Re­co­rre­mos a pa­so len­to los dos ki­ló­me­tros fi­na­les, con el sol ca­yen­do so­bre un océano im­per­tur­ba­ble que ter­mi­na por tra­gár­se­lo en­te­ro. Con la pla­ci­dez del ano­che­cer y un mar su­su­rran­te nos de­te­ne­mos en un des­cam­pa­do de Puer­to Ca­bu­yal.

Trans­cu­rren lar­gos mi­nu­tos –co­mo si tal co­sa exis­tie­se– has­ta que al­guien ba­je a en­con­trar­nos. Otea­mos las po­cas lu­ces de un Puer­to Ca­bu­yal que no tie­ne pla­za cen­tral, ni ca­lles ni igle­sia, y que ape­nas un año atrás ca­re­cía de elec­tri­ci­dad. DON SIX­TO Y SUS HE­RE­DE­ROS Una luz si­mi­lar ha­brá re­ci­bi­do dé­ca­das atrás a un Fe­li­pe In­tria­go del­ga­do y ágil. A sus nue­ve años, ha­bía acom­pa­ña­do a pa­pá Six­to ha­cia los re­cin­tos del in­te­rior a tro­car la car­ga de pes­ca­do por ma­ní, maíz, agua­ca­tes y plá­ta­nos.

Don Six­to fue uno de los pri­me­ros en po­blar Puer­to Ca­bu­yal. O en re­po­blar­lo, por­que esas tie­rras ha­bían si­do ocu­pa­das unos seis si­glos an­tes por la cul­tu­ra Ja­ma Coaque. Lle­gó jun­to con otros ve­ci­nos de re­cin­tos pró­xi­mos, tie­rra aden­tro, don­de sus fa­mi­lias es­ta­ban asen­ta­das des­de tiem­pos que es­ca­pan a la me­mo­ria.

En esas co­mar­cas, que li­mi­ta­ban al un la­do con el es­te­ro Pa­sa­bo­rra­cho y al otro con el mar, na­cie­ron los hi­jos de Six­to. En esos tiem­pos, la pro­pie­dad so­bre los “bal­díos” montes se ad­qui­ría por po­se­sión y uso. Allí Fe­li­pe se hi­zo gran­de, co­no­ció a Co­lom­bia Va­len­cia y for­ma­ron una fa­mi­lia. Eran tiem­pos en que el mar, la tie­rra de cul­ti­vo, el mon­te y los ve­ci­nos eran ge­ne­ro­sos. En la pla­ya se va­ra­ban to­yos más gran­des que un ti­bu­rón, en los es­pi­ne­les se en­re­da­ban sie­rras, ca­mo­ti­llos y ca­be­zu­dos que pe­sa­ban más de vein­te li­bras; los ca­mo­tes, ma­me­yes, za­pa­llos y za­po­tes fruc­ti­fi­ca­ban en abun­dan­cia; los ve­na­dos y sahi­nos pro­li­fe­ra­ban en el bos­que. De afue­ra traían man­te­ca, azú­car, arroz y sal pa­ra pre­ser­var la pes­ca.

Des­de en­ton­ces, po­cas co­sas cam­bia­ron, con una im­por­tan­te ex­cep­ción. En una ne­go­cia­ción po­co cla­ra pa­ra los he­re­de­ros de Six­to, ca­si to­da la tie­rra de­jó de ser su­ya. San­tos An­dra­de, ve­ni­do de San Vi­cen­te, se con­vir­tió en 1961 en el nue­vo due­ño. Al­gu­nos to­da­vía sos­tie­nen que la ven­ta nun­ca se con­su­mó por com­ple­to, y que don An­dra­de se apro­ve­chó de la bue­na fe de In­tria­go. LA LLE­GA­DA DE LAS PAN­GAS Tras los de­ci­be­les del te­le­vi­sor se es­cu­cha ron­car un mo­tor. —Es la pan­ga de los pre­si­den­tes —anun­cia Ma­ri­nelly, mien­tras gui­sa los pes­ca­dos. En­tre su ca­sa y la pla­ya hay

dos­cien­tos me­tros, y aun así ella sa­be que no es la pan­ga que espera. Gio­van­ni, su ma­ri­do, y su hi­jo Dou­glas han de en­trar pron­to des­de el mar. Trae­rán co­mi­da su­fi­cien­te pa­ra va­rios días y oja­lá tam­bién una bue­na car­ga de ca­ma­rón.

Los cua­tro hi­jos chi­cos ba­jan co­rrien­do a la pla­ya cuan­do la ma­má anun­cia que lle­gó Gio­van­ni. En­tre to­dos em­pu­jan la pan­ga has­ta la are­na blan­da. La al­ga­ra­bía de ver­los lle­gar sa­nos y sal­vos, y la cu­rio­si­dad por sa­ber qué traen, ha­cen que es­ta ta­rea dia­ria no re­sul­te ago­bian­te. Unos me­tros más allá, la fa­mi­lia de Oc­ta­vio Va­len­cia, pre­si­den­te de la co­mu­ni­dad, se jun­ta an­te su pan­ga. Acá, la fa­mi­lia de Gio­van­ni ha­ce lo pro­pio. Unos alum­bran con la lin­ter­na. Otros des­en­re­dan el ca­ma­rón y los pe­ces pa­ra el sus­ten­to. Mien­tras, Jen­ni­fer, la hi­ja más chi­ca, se me­ce en una ha­ma­ca cer­ca­na.

Es­ta vez fue­ron so­lo tre­ce li­bras de ca­ma­ro­nes gran­des y un bal­de de ma­ris­cos pa­ra la ca­sa. El com­pra­dor, que lle­gó des­de Pe­der­na­les en una ca­mio­ne­ta, pa­ga­rá a lo su­mo seis dó­la­res por li­bra de ca­ma­rón. Tam­po­co es mu­cho lo que ga­nan por los pes­ca­dos. La li­bra de al­ba­co­ra, por ejem­plo, ape­nas re­pre­sen­ta un dó­lar y me­dio. Sin em­bar­go, los ma­los pre­cios o aque­llas jor­na­das de tras­ma­llos ca­si va­cíos no los des­alien­tan. Siem­pre ven­drán tiem­pos me­jo­res, di­cen.

Des­pués de re­co­ger la pes­ca y si a la tar­de le res­ta luz, al­gu­nos ni­ños se que­da­rán ju­gan­do en la pla­ya. Qui­zá se ar­me un pi­ca­di­to de fút­bol o una par­ti­da de bin­go en la que se mez­cla­rán adul­tos y jó­ve­nes. O tal vez se sen­ta­rán ba­jo los te­cha­dos de to­qui­lla a char­lar del mar, de la es­cue­la, de las tie­rras y de la gen­te que vie­ne y que va. UNA NE­CE­SI­DAD IM­POS­TER­GA­BLE Ha­ce un tiem­po, pa­ra los ni­ños de Puer­to Ca­bu­yal ir a la es­cue­la era una odi­sea que im­pli­ca­ba ca­mi­nar dos ho­ras por una guar­da­rra­ya que atra­vie­sa el mon­te, in­tran­si­ta­ble en in­vierno. Va­rios ni­ños nun­ca fue­ron y otros de­ser­ta­ron pron­to.

Mu­cha gen­te de­bió ir­se pa­ra po­der edu­car a sus hi­jos. Quie­nes te­nían po­si­bi­li­da­des se tras­la­da­ron a Pe­der­na­les, Ja­ma o más allá. Quie­nes no las te­nían, de­bían re­sig­nar­se a la lar­ga ca­mi­na­ta o a no es­tu­diar. Du­ran­te el se­ve­ro El Ni­ño de 1998 la pes­ca se pu­so ma­la y la tie­rra don­de se asen­ta­ban las ca­sas se em­pe­zó a des­li­zar. Al­gu­nos es­ca­pa­ron de Puer­to Ca­bu­yal, mien­tras otros tras­la­da­ron sus ca­sas a te­rre­nos más fir­mes, cer­ca de la pla­ya.

Un buen día, los pa­dres de fa­mi­lia de­ci­die­ron re­sol­ver el pro­ble­ma de la educación. Pa­ra en­ton­ces ha­bía lle­ga­do des­de Qui­to un nue­vo ha­bi­tan­te que “pa­re­cía pro­fe­sor” –re­cuer­da Te­re­sa Mo­ra­les–, “así que le pro­pu­si­mos que se ha­ga car­go”. Al po­co tiem­po, em­pe­za­ron a le­van­tar la es­cue­la: una ca­si­ta de ca­ña de cua­tro por tres me­tros en un re­llano pró­xi­mo al mar, ini­cian­do así tiem­pos nue­vos pa­ra la co­mu­ni­dad. LA FRON­TE­RA EX­PAN­SI­VA La am­plia­ción del ca­rre­te­ro que une Pe­der­na­les y San Vi­cen­te ha ex­ten­di­do la fron­te­ra del de­sa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio ha­cia el nor­te de Ma­na­bí, y abrió las puer­tas pa­ra in­ver­sio­nis­tas tu­rís­ti­cos que ron­dan en bus­ca de nue­vos des­ti­nos, le­jos de los pa­raí­sos pla­ye­ros de­te­rio­ra­dos en otras re­gio­nes (ver ETI 69). La su­ce­si­va ocu­pa­ción de nue­vas pla­yas por cen­tros tu­rís­ti­cos que en po­co

tiem­po se su­mer­gen en el caos, y el con­se­cuen­te des­pla­za­mien­to de las po­bla­cio­nes lo­ca­les, pa­re­cen par­te “na­tu­ral” del mo­de­lo in­sa­cia­ble que he­mos adop­ta­do: Ata­ca­mes, Same, Mon­ta­ñi­ta, Mom­pi­che... El en­gen­dro ame­na­za con ex­ten­der­se a Ga­lá­pa­gos, tras el re­cien­te le­van­ta­mien­to de la mo­ra­to­ria ho­te­le­ra.

En me­dio de es­te pro­ce­so, a po­co de ini­ciar el año 2000, la fa­mi­lia Wat­tel Or­ma­za fir­ma­ba dos con­tra­tos de com­pra ven­ta por los pre­dios que los An­dra­de An­dra­de ha­bían ad­qui­ri­do en Ca­bu­yal. El uno, es­ti­ma­do en 204,5 hec­tá­reas, lo ha­bía com­pra­do Ed­mun­do An­dra­de pa­dre a su pri­mo San­tos en 1967. El otro, de 41 hec­tá­reas, ha­bía si­do ad­ju­di­ca­do por el ex­tin­to Ins­ti­tu­to Ecua­to­riano de Re­for­ma Agraria y Co­lo­ni­za­ción (IERAC) a Ed­mun­do hi­jo en 1987. Los Wat­tel Or­ma­za pro­yec­ta­ban cons­truir en sus fla­man­tes tie­rras un pro­yec­to tu­rís­ti­co, pe­ro pron­to se per­ca­ta­ron de que aque­llas hec­tá­reas que se­gún do­cu­men­tos pú­bli­cos les per­te­ne­cían es­ta­ban en reali­dad ha­bi­ta­das.

Tras una se­gui­di­lla de con­flic­tos de tie­rras con cier­tos ve­ci­nos, quien fue­ra por en­ton­ces di­rec­tor pro­vin­cial del tam­bién ex­tin­to Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de De­sa­rro­llo Agra­rio (INDA) su­gi­rió una so­lu­ción: 158,4 hec­tá­reas que apa­re­cie­ron co­mo excedente tras un le­van­ta­mien­to to­po­grá­fi­co po­dían ser so­li­ci­ta­das en ad­ju­di­ca­ción por los Wat­tel. Cua­tro años des­pués de la com­pra de los dos pre­dios, los Wat­tel se con­ver­tían en pro­pie­ta­rios de más de 400 hec­tá­reas.

La su­per­fi­cie ad­qui­ri­da y los tres ki­ló­me­tros de pla­ya im­po­lu­ta pa­re­cían idea­les pa­ra en­ca­mi­nar un pro­yec­to que, a de­cir de sus pro­mo­to­res, ge­ne­ra­ría em­pleo, be­ne­fi­cia­ría a los po­bla­do­res del sec­tor y apun­ta­la­ría la in­ver­sión. No obs­tan­te, un “de­ta­lle” se­guía des­aten­di­do: la opi­nión de los re­si­den­tes del lu­gar, cu­ya pre­sen­cia an­te­ce­día por dé­ca­das al pro­yec­to de tu­ris­mo. LA SE­MI­LLA La es­cue­la em­pe­zó con ocho ni­ños, pe­ro su lo­ca­li­za­ción cén­tri­ca y la au­sen­cia de puer­tas per­mi­tían la en­tra­da y sa­li­da de im­pre­vis­tos vi­si­tan­tes. Si no eran pa­dres o ma­dres con al­gún re­ca­do pa­ra sus hi­jos, eran los ni­ños más chi­cos, o los pe­rros, que en Puer­to Ca­bu­yal se mue­ven con to­da li­ber­tad.

Pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción edu­ca­ti­va, pri­me­ro se pen­só en so­li­ci­tar una es­cue­la pú­bli­ca, pa­ra lo que in­clu­so se con­ta­ba con un te­rreno do­na­do por el ve­cino Ro­ber­to Pin­cay. Mas es­to im­pli­ca­ba re­sig­nar­se a con­fi­nar a los ni­ños en una (j)au­la de hie­rro y con­cre­to.

En 2009, du­ran­te la bús­que­da de op­cio­nes, el pro­fe­sor Fe­li­pe lle­vó el men­sa­je a unos ar­qui­tec­tos ami­gos: “in­ven­te­mos al­go pa­ra que la es­cue­la crez­ca”. El cre­ci­mien­to tam­bién de­bía ser pe­da­gó­gi­co. No se po­día con­ce­bir una educación sin li­ber­tad y res­pe­to, que mo­ti­ve a in­te­rro­gar­se y a desa­rro­llar las ha­bi­li­da­des de ca­da uno. En un entorno co­mo el de Puer­to Ca­bu­yal ha­bría si­do un aten­ta­do edu­car a los ni­ños sin vis­ta al mar, me­ta­fó­ri­ca y li­te­ral.

Con dos­cien­tos dó­la­res pa­ra ma­te­ria­les y una se­ma­na de tra­ba­jo, co­mu­ne­ros y ar­qui­tec­tos le­van­ta­ron la nue­va es­cue­la en un so­lar fren­te a la pla­ya. —El di­se­ño de­bía acom­pa­ñar al pro­ce­so edu­ca­ti­vo —di­ce Da­vid Ba­rra­gán, uno de los ar­qui­tec­tos. Con­ve­nía apro­ve­char los co­no­ci­mien­tos lo­ca­les, in­no­var so­bre la mar­cha

y usar lo que se te­nía a mano. —Y re­sul­tó el pro­yec­to más lin­do del mun­do —con­clu­ye.

Cuan­do la es­cue­la, que tie­ne for­ma de bar­co, ne­ce­si­tó am­pliar­se –pues en dos años au­men­ta­ron los ni­ños y la par­ti­ci­pa­ción co­mu­ni­ta­ria– op­ta­ron por mó­du­los sen­ci­llos que se con­ci­bie­ron en asam­bleas en­tre co­mu­ne­ros y ar­qui­tec­tos.

La es­cue­la Nue­va Es­pe­ran­za, ins­cri­ta co­mo es­ta­ble­ci­mien­to par­ti­cu­lar tras cua­tro años de trá­mi­tes, fue el pri­mer pro­yec­to co­mu­ni­ta­rio de Puer­to Ca­bu­yal. An­te­ce­dió, in­clu­so, a la ins­crip­ción le­gal de la co­mu­na. Las ma­dres, va­rios ado­les­cen­tes, al­gu­nos pa­pás y los ni­ños se han apro­pia­do de su es­cue­la, al pun­to que, se­gún Fe­li­pe, en torno a ella gi­ra la con­so­li­da­ción de la co­mu­ni­dad. Su ar­qui­tec­tu­ra, su pe­da­go­gía y los re­co­no­ci­mien­tos in­ter­na­cio­na­les que ha re­ci­bi­do son mo­ti­vo de or­gu­llo pa­ra to­dos. —Ese or­gu­llo in­clu­ye los ma­te­ria­les que se uti­li­za­ron, pues son jus­ta­men­te los que ellos usan en sus ca­sas —ex­pli­ca Es­te­ban Be­na­vi­des, otro ar­qui­tec­to. Ca­ña, ma­de­ra, to­qui­lla y cade sue­len aso­ciar­se con po­bre­za y de­ca­den­cia, y por eso los pro­gra­mas es­ta­ta­les de vi­vien­da apun­tan a re­em­pla­zar­los por la sor­di­dez del con­cre­to.

Al prin­ci­pio, va­rios pa­dres y ma­dres mi­ra­ban con re­ce­lo esa nue­va educación. Car­los y Reinaldo Del­ga­do creían que los chi­cos no ha­cían na­da, mas no tar­da­ron en ad­ver­tir, co­mo Te­re­sa Mo­ra­les, que “es­ta­ban desa­rro­llan­do su pro­pia in­te­li­gen­cia, creatividad e ini­cia­ti­va”. —Aquí uno pue­de ha­cer las co­sas por sí mis­mo —ex­pli­ca Ros­sa­na, que es­tu­dia ocho años en la Nue­va Es­pe­ran­za.

El día ini­cia a las ocho de la ma­ña­na. Uno de los vein­ti­cua­tro ni­ños da los bue­nos días y

pro­po­ne un jue­go co­lec­ti­vo. Mi­nu­tos des­pués se anun­cian las ac­ti­vi­da­des pa­ra el día y los ni­ños se re­par­ten en los di­fe­ren­tes am­bien­tes: unos al área del co­no­ci­mien­to, otros al ta­ller de car­pin­te­ría, otros tra­ba­jan afue­ra. Los pro­fes y los chi­cos ma­yo­res acom­pa­ñan a los pe­que­ños en su apren­di­za­je, no los di­ri­gen.

El ob­je­ti­vo de aquel día era bus­car mo­nos mon­go­nes y pin­tar­los. El gru­po avan­za­ba dis­per­so. Los ni­ños más gran­des ha­bla­ban de las mon­ta­ñas y de lo que han apren­di­do con sus pa­dres o abue­los. Al­gu­nos se en­ca­ra­ma­ban a co­se­char ovos, que re­par­tían lue­go en­tre to­dos. Na­die dic­ta­ba ór­de­nes, na­die lla­ma­ba la aten­ción a gri­tos.

Al vol­ver, to­ma­mos la co­la­da que una de las ma­dres de­jó pre­pa­ra­da. Ca­da cual la­vó su va­so y se di­ri­gió al rin­cón de su pre­fe­ren­cia. Es­tuar re­for­za­ba su lec­tu­ra con fi­chas de le­tras e imá­ge­nes. Moi­sés y el Pa­tu­cho se apun­ta­ron a los jue­gos de su­mar. Otros ni­ños op­ta­ron por el aje­drez o un jue­go de me­mo­ria.

La ma­ña­na ter­mi­nó en asam­blea. Le co­rres­pon­dió di­ri­gir­la a Ye­li­ta (ca­da vez lo ha­ce un ni­ño di­fe­ren­te). Ba­jo su tu­te­la, se dis­cu­tió la ela­bo­ra­ción del dul­ce de ovos pro­gra­ma­da pa­ra la tar­de. —No se va a po­der —anun­ció Ye­la. Es que en la ma­ña­na, va­rios ni­ños se ade­lan­ta­ron del gru­po en una ca­mio­ne­ta, con­tra­vi­nien­do la idea pac­ta­da de ir to­dos jun­tos y vol­ver igual. —Que no se va­yan a co­se­char los ovos, esa es mi que­re­lla —sub­ra­yó, con una de­ter­mi­na­ción sor­pren­den­te pa­ra una ni­ña de on­ce años. Tras clau­su­rar la se­sión, se fue a los brin­cos rum­bo a ca­sa, don­de se­gu­ro le es­ta­ría es­pe­ran­do un arroz con pes­ca­do. DOS CA­MI­NOS HA­CIA LA SA­LI­DA La gen­te de Puer­to Ca­bu­yal es­tá con­ven­ci­da de que las tie­rras don­de vi­ven son su­yas. —De aquí no nos pue­den sa­car, por­que so­mos de aquí —ar­gu­men­ta Án­ge­la In­tria­go,

La pes­ca se apren­de tem­prano en­tre los ha­bi­tan­tes de Puer­to Ca­bu­yal y con­ti­núa a lo lar­go de to­da su vi­da.

El mó­du­lo pa­ra ni­ños pe­que­ños de la es­cue­la Nue­va Es­pe­ran­za; más aba­jo, las otras edi­fi­ca­cio­nes de la es­cue­la. Si­guien­te pá­gi­na. Ni­ños ba­jo la som­bra de un sa­man­go enor­me en las tie­rras en dispu­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.