Nues­tra fau­na: gorrión ame­ri­cano

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO -

jun­to a pa­lo­mas y mir­los, el ave más fa­mi­liar pa­ra los ha­bi­tan­tes de las ciu­da­des an­di­nas. El co­pe­te gris con ban­das ne­gras que pre­sen­ta el ma­cho los ha­ce in­con­fun­di­bles. Tam­bién el co­llar ro­ji­zo, del que vie­ne su nom­bre cien­tí­fi­co (en grie­go, zo­ne es co­llar y th­rix, pluma). Su nom­bre es­pe­cí­fi­co vie­ne de un error: el es­pé­ci­men des­cri­to es­ta­ba mar­ca­do co­mo pro­ve­nien­te del ca­bo de Bue­na Es­pe­ran­za, en Áfri­ca, cuan­do en reali­dad ve­nía de Ca­ye­na.

Pros­pe­ran en há­bi­tats in­ter­ve­ni­dos y abier­tos, por lo que coha­bi­tan bien con los hu­ma­nos. Se los ve en las pla­zas en pa­re­jas o pe­que­ños gru­pos te­rri­to­ria­les, don­de bus­can las se­mi­llas que les sir­ven de ali­men­to. Tam­bién co­men in­sec­tos y ara­ñas cuan­do es­tos son abun­dan­tes. Sus can­tos son va­ria­dos y com­ple­jos. Tie­nen dia­lec­tos pro­pios de ca­da gru­po que se trans­mi­ten por ge­ne­ra­cio­nes, así co­mo una gran va­ria­ción in­di­vi­dual. Can­tan du­ran­te to­do el día. Los so­ni­dos de ba­ja fre­cuen­cia que uti­li­zan via­jan me­jor en lu­ga­res abier­tos que en los bos­ques.

En Ecua­dor, pa­re­ce que se re­pro­du­cen a lo lar­go del in­vierno an­dino. La hem­bra po­ne de dos a tres hue­vi­tos tur­que­sas jas­pea­dos de ca­fé. Lue­go de unos 14 días emer­gen los po­llue­los que hem­bra y ma­cho ali­men­ta­rán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.