La Mi­sión Geo­dé­si­ca fran­ce­sa

EN­TRE LA FRUS­TRA­CIÓN Y LA GLO­RIA

Ecuador Terra Incognita - - NOTAS - Por Ber­nard Fran­cou

La Mi­sión Geo­dé­si­ca en­via­da por la Aca­de­mia de Cien­cias de Pa­rís al te­rri­to­rio del ac­tual Ecua­dor de­bía me­dir la lon­gi­tud del me­ri­diano y así de­ter­mi­nar la for­ma de la Tie­rra. No sir­vió pa­ra cum­plir su ob­je­ti­vo ma­ni­fies­to: los re­sul­ta­dos de la ex­pe­di­ción pa­ra­le­la a Laponia, en el nor­te de Suecia, lle­ga­ron an­tes a Pa­rís y zan­ja­ron el de­ba­te. La ex­pe­di­ción nos le­gó, en cam­bio –ade­más de otros co­no­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos y asom­bro­sas his­to­rias hu­ma­nas– un ejem­plo de me­ticu­losi­dad y per­se­ve­ran­cia con po­cos pa­ran­go­nes en la his­to­ria de la cien­cia.

LA FOR­MA DE LA TIE­RRA

Des­de la an­ti­güe­dad grie­ga sa­be­mos que la Tie­rra es un es­fe­roi­de. Era­tós­te­nes (284-192 a. C.) dio por pri­me­ra vez una es­ti­ma­ción muy cer­ca­na de la cir­cun­fe­ren­cia real (apro­xi­ma­da­men­te 40 mil ki­ló­me­tros) gra­cias a su in­ge­nio­sa me­di­da rea­li­za­da en Egipto en­tre Sie­na (Asuán) y Ale­jan­dría. Es­ta se ba­sa en la di­fe­ren­cia de la in­cli­na­ción del sol en el sols­ti­cio de ve­rano en­tre es­tas dos ciu­da­des ali­nea­das nor­te-sur. La dis­tan­cia que las se­pa­ra fue es­ti­ma­da por el nú­me­ro de días que un ca­me­llo tar­da en re­co­rrer­la, ¡ejer­ci­cio bas­tan­te com­pli­ca­do to­man­do en cuen­ta que en­tre ellas hay una dis­tan­cia de ocho­cien­tos ki­ló­me­tros y que no hay nin­gu­na ra­zón pa­ra que los cua­drúpe­dos se di­ri­jan en lí­nea recta! El uso de la teo­ría geo­mé­tri­ca (án­gu­los al­ter­nos e in­ter­nos igua­les) per­mi­tió es­ta ha­za­ña. Sin em­bar­go, la Tie­rra era con­si­de­ra­da has­ta fi­na­les del si­glo XVI co­mo una es­fe­ra per­fec­ta. Crea­ción de Dios, no po­día ser de otra ma­ne­ra. Isaac New­ton (1642-1727) no fue el pri­me­ro en pre­sen­tir que la Tie­rra era en reali­dad un elip­soi­de acha­ta­do en los po­los. Ch­ris­tiaan Huy­gens (1629-1695), un po­co an­tes, teo­ri­zó los efec­tos de la fuer­za cen­trí­fu­ga pro­vo­ca­da por la ro­ta­ción de la Tie­rra y cal­cu­ló el abul­ta­mien­to ecua­to­rial que pro­du­ci­ría. Do­me­ni­co Cas­si­ni (1625-1712) ob­ser­vó en el te­les­co­pio, per­fec­cio­na­do po­co tiem­po an­tes por Galileo, la for­ma acha­ta­da de los po­los de Jú­pi­ter, pla­ne­ta que gi­ra en po­co me­nos de diez ho­ras so­bre él mis­mo, mien­tras que Ro­bert Hoo­ke (16351703), el prin­ci­pal com­pe­ti­dor de New­ton, su­pu­so que, por efec­to de su ro­ta­ción, to­dos los planetas son más o me­nos acha­ta­dos en sus po­los y, en con­se­cuen­cia, la gra­ve­dad es más dé­bil en el Ecua­dor. El fran­cés Jean Ri­cher (16301696) fue el pri­me­ro en de­mos­trar en 1673 que en Ca­ye­na el pén­du­lo os­ci­la más len­to que en Pa­rís, lo que su­po­nía que en Ca­ye­na la fuer­za de gra­ve­dad era más dé­bil por es­tar más le­jos del cen­tro de la Tie­rra. New­ton to­mó en cuen­ta es­ta ob­ser­va­ción, pe­ro su prin­ci­pal mé­ri­to es ha­ber cal­cu­la­do el apla­na­mien­to po­lar de la Tie­rra uti­li­zan­do su teo­ría de la gra­vi­ta­ción uni­ver­sal. Pa­ra una Tie­rra con­si­de­ra­da co­mo un flui­do en equi­li­brio, cal­cu­ló en sus Prin­ci­pia mat­he­ma­ti­ca (1687) un acha­ta­mien­to po­lar de 1/230. Los fran­ce­ses de la Aca­de­mia de Cien­cias de Pa­rís du­da­ron de es­tos re­sul­ta­dos y qui­sie­ron po­ner­los a prue­ba mi­dien­do el me­ri­diano en dos la­ti­tu­des le­ja­nas. So­lo así va­li­da­rían o no la for­ma de la Tie­rra pro­pues­ta por New­ton.

Es­ta va­li­da­ción era mu­cho más ne­ce­sa­ria de­bi­do a que mu­chos sa­bios de la épo­ca, co­mo Des­car­tes, per­sis­tían en la idea de que la Tie­rra es oblon­ga, es de­cir más bien alar­ga­da se­gún su eje po­lar. A es­ta hi­pó­te­sis, que no es­tá fun­da­da en una teo­ría tan ela­bo­ra­da co­mo la de New­ton, las me­di­das efec­tua­das a lo lar­go del me­ri­diano fran­cés en­tre Dun­ker­que y Co­lliou­re por Jac­ques Cas­si­ni en­tre 1700 y 1718 pa­re­cían ofre­cer un so­por­te ex­pe­ri­men­tal: mues­tran que el ar­co del gra­do del me­ri­diano se acor­ta cuan­do se di­ri­ge ha­cia el nor­te. Ba­jo la hi­pó­te­sis de un elip­soi­de acha­ta­do en el po­lo, se ne­ce­si­ta­ría, al con­tra­rio, que el ar­co del me­ri­diano se acor­te en di­rec­ción al ecua­dor.

LAS ME­DI­DAS DEL ME­RI­DIANO EN DI­VER­SAS LA­TI­TU­DES

Los de­ba­tes en­tre new­to­nia­nos y car­te­sia­nos pa­re­cen ha­ber in­tere­sa­do a los círcu­los cien­tí­fi­cos europeos en los pri­me­ros de­ce­nios del si­glo XVIII y pron­to se con­vir­tie­ron en un asun­to de es­ta­do en­tre Fran­cia e In­gla­te­rra. Así, la Aca­de­mia de Pa­rís de­ci­de en­viar dos ex­pe­di­cio­nes, la una al Pe­rú en 1735 so­bre el ecua­dor, y la otra a Laponia en 1736 al 66° nor­te. La pri­me­ra es­tá com­pues­ta por jó­ve­nes y bri­llan­tes aca­dé­mi­cos co­mo Louis Go­din (17041760), je­fe de la ex­pe­di­ción; Pie­rre Bou­guer (1698-1758) y La Con­da­mi­ne (1701-1774). La se­gun­da, por sa­bios no me­nos pres­ti­gio­sos, co­mo Pie­rre-louis Mau­per­tuis (1698-1759), je­fe de ex­pe­di­ción; Ale­xis Clai­raut (17131765) o el sue­co An­ders Cel­sius (1701-1744), in­ven­tor de la es­ca­la de ter­mó­me­tros que lle­va su nom­bre. Es­tas dos ex­pe­di­cio­nes tie­nen co­mo mi­sión me­dir la lon­gi­tud de un gra­do del me­ri­diano –su ar­co– a dis­tin­tas la­ti­tu­des. La ex­pe­di­ción de Laponia tra­ba­ja fá­cil­men­te en­tre Kit­tis y Tor­ne Tor­neå, en pla­ni­cies y so­bre la­gos con­ge­la­dos en in­vierno, to­man­do el lar­go de un me­ri­diano bas­tan­te cor­to, ya que no lle­ga al gra­do. Por otra par­te, mi­de so­lo una ba­se de 7406,86 toe­sas (ca­da toe­sa equi­va­le a 1,95 me­tros), y omi­te me­dir una ba­se “de ve­ri­fi­ca­ción”, al otro la­do de los trián­gu­los, lo que le se­rá re­pro­cha­do a su re­gre­so. Trae los re­sul­ta­dos al año si­guien­te, en 1737; es­ta­ble­ce pa­ra el gra­do 66° de la­ti­tud nor­te el lar­go de 57 438 toe­sas (111 948 me­tros), es de­cir un seg­men­to más gran­de que el me­di­do en Fran­cia a 48° de la­ti­tud en­tre Pa­rís y Amiens por el Abad Pi­card en 1670. Es­to prue­ba que la Tie­rra es acha­ta­da en los po­los y que el acha­ta­mien­to tie­ne un va­lor de 1/178, un po­co su­pe­rior al ob­te­ni­do por New­ton pe­ro com­pa­ti­ble con él. Es­te re­sul­ta­do aca­ba con los car­te­sia­nos y Cas­si­ni, quien de­be dis­mi­nuir sus pre­ten­sio­nes y vol­ver a me­dir el me­ri­diano fran­cés. Los new­to­nia­nos triun­fan y uno de los más en­tu­sias­tas, Vol­tai­re, es­cri­be so­bre ello: “Han con­fir­ma­do con mu­cha trans­pi­ra­ción lo que New­ton des­cu­brió sin sa­lir de su ha­bi­ta­ción”.

ME­DI­DAS CA­SI PER­FEC­TAS, DE­MA­SIA­DO TAR­DE

Es­ta no­ti­cia es un gol­pe ba­jo pa­ra los “pe­rua­nos”, quie­nes aún si­guen mi­dien­do su ba­se de Ya­ru­quí, en las afue­ras de Qui­to. De­bían aban­do­nar la ex­pe­di­ción, re­sig­nán­do­se a re­co­no­cer los re­sul­ta­dos del equi­po del nor­te, o re­do­blar sus es­fuer­zos pa­ra lle­gar al más pre­ci­so re­sul­ta­do po­si­ble en un te­rreno mu­cho más di­fí­cil. Su ge­nia­li­dad fue de­ci­dir con­ti­nuar mien­tras que otros hu­bie­ran to­ma­do el ca­mino de re­gre­so. La his­to­ria de es­ta me­di­ción de los tres pri­me­ros gra­dos del me­ri­diano a par­tir del ecua­dor es co­no­ci­da; se tra­ta de una de las epo­pe­yas cien­tí­fi­cas más im­por­tan­tes de la his­to­ria. Ade­más de los tres aca­dé­mi­cos ci­ta­dos arri­ba, se en­cuen­tra el fu­tu­ro aca­dé­mi­co Jus­sieu, un re­lo­je­ro (Hu­got), un ayu­dan­te geó­gra­fo (Cou­plet), un ci­ru­jano (Sé­nier­gue), un in­ge­nie­ro (Ver­guin) y dos asis­ten­tes (Mo­rain­vi­lle y Go­din des Odo­nais). Se pue­de su­po­ner que la op­ción del Pe­rú, co­lo­nia es­pa­ño­la, ha­ya si­do dic­ta­da en par­te por los in­tere­ses geo­es­tra­té­gi­cos de la Co­ro­na fran­ce­sa. De igual for­ma, la es­col­ta im­pues­ta por Es­pa­ña de dos ofi­cia­les es­pa­ño­les, Jor­ge Juan (1713-1773) y An­to­nio de Ulloa (1716-1795), no fue com­ple­ta­men­te de­sin­te­re­sa­da. Si ve­mos los as­pec­tos téc­ni­cos, to­do co­mien­za en la ba­se de Ya­ru­quí, si­tio más o me­nos plano si­tua­do cer­ca de la lí­nea ecua­to­rial. Es­co­gie­ron me­dir un seg­men­to de más de 12 200 me­tros, uti­li­zan­do va­ras. Ha­bía que ser muy pre­ci­sos, a una frac­ción de me­tro, ya que to­do lo de­más de­pen­día de eso. Pa­ra es­to, dos

Pri­me­ra edi­ción del re­por­te oficial de las ope­ra­cio­nes cien­tí­fi­cas ela­bo­ra­do por La Con­da­mi­ne, so­bre quien re­ca­yó to­da la glo­ria de la Mi­sión Geo­dé­si­ca. Las me­di­cio­nes fue­ron he­chas por Louis Go­din, Pie­rre Bou­guer, La Con­da­mi­ne y los ofi­cia­les es­pa­ño­les Jor­ge Juan y An­to­nio de Ulloa. La pre­ci­sión cien­tí­fi­ca de La Con­da­mi­ne le lle­vó a re­pe­tir va­rias ve­ces las mis­mas me­di­cio­nes pa­ra mi­ni­mi­zar el efec­to de va­ria­bles cli­má­ti­cas y geo­grá­fi­cas so­bre los da­tos ob­te­ni­dos. Es­ta obra se pu­bli­có en 1751.

equi­pos par­tían en di­rec­ción con­tra­ria, se cru­za­ban y com­pa­ra­ban los re­sul­ta­dos. “Em­plea­mos vein­ti­séis jor­na­das de un tra­ba­jo du­ro”, co­men­ta La Con­da­mi­ne. Lue­go, a par­tir de 1737, co­mien­zan a cons­truir sus trián­gu­los. Pa­ra me­dir le­jos ne­ce­si­ta­ban su­bir a si­tios al­tos, con fre­cuen­cia acom­pa­ña­dos por el vien­to y la nie­ve: ca­tor­ce es­ta­cio­nes so­bre­pa­sa­ban los 3800 me­tros de al­ti­tud, y cua­tro los 4000 me­tros. El po­si­cio­na­mien­to con el cuar­to de círcu­lo (ins­tru­men­to uti­li­za­do pa­ra me­dir los án­gu­los) se rea­li­za en va­rias jor­na­das; tres se­ma­nas les to­mó ha­cer­lo cer­ca de la cum­bre del Pi­chin­cha, a 4700 me­tros de al­tu­ra, pues apar­te de la ne­bli­na que di­fi­cul­ta­ba las me­di­cio­nes, de­bían con­si­de­rar los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra que di­la­tan los ins­tru­men­tos.

Pa­ra po­der me­dir a la dis­tan­cia, en ge­ne­ral usa­ban co­mo se­ña­les pi­rá­mi­des de ma­de­ra re­ves­ti­das de una te­la blan­ca. Es co­mún que los ha­bi­tan­tes del lu­gar, atraí­dos por los ma­te­ria­les de es­tas se­ña­les, las des­mon­ten ba­jo la mi­ra­da des­con­cer­ta­da de los to­pó­gra­fos. La Con­da­mi- ne en su dia­rio de via­je (1751) es­cri­be con fal­ta de hu­mor (y de hu­ma­ni­dad):

Es­tos pas­to­res in­dios, cu­ya fi­gu­ra ape­nas se dis­tin­gue de los ani­ma­les, mes­ti­zos, es­pe­cie de hom­bres que tie­nen úni­ca­men­te los vi­cios de las na­cio­nes de las cua­les es la mez­cla, to­ma­ban las cuer­das, los pi­cos, etc., cu­yo trans­por­te a es­tos lu­ga­res le­ja­nos nos ha­bía cos­ta­do tan­to tiem­po y es­fuer­zo; y por el más vil in­te­rés, nos cau­sa­ban un gran per­jui­cio.

Can­sa­dos de la si­tua­ción, ter­mi­na­ron por to­mar co­mo se­ña­les sus pro­pias car­pas. Co­mo mues­tra de la ex­tre­ma me­ticu­losi­dad de es­tos cien­tí­fi­cos, quie­nes hu­bie­ran po­di­do de­du­cir el ter­cer án­gu­lo del triángulo gra­cias a la su­ma de los otros dos, de­ci­die­ron me­dir el án­gu­lo res­tan­te, cons­cien­tes de que la re­don­dez de la Tie­rra po­dría ge­ne­rar una di­fe­ren­cia ín­fi­ma que se de­bía to­mar en cuen­ta.

En 1738, hay un pro­ble­ma con el ba­ró­me­tro, pues arro­ja al­ti­tu­des va­ria­bles pa­ra un mis­mo lu-

Iz­quier­da. Las me­di­cio­nes de los me­ri­dia­nos he­chas por los geo­dé­si­cos fran­ce­ses y sus pos­te­rio­res co­rrec­cio­nes y ajus­tes de­ri­va­ron en que se pro­cla­me al me­tro co­mo me­di­da uni­ver­sal, que equi­va­le a una diez­mi­llo­né­si­ma par­te de la dis­tan­cia en­tre el po­lo y la lí­nea ecua­to­rial. La me­di­da ori­gi­nal fue in­mor­ta­li­za­da en pla­tino. Arri­ba. An­to­nio de Ulloa, jun­to con Jor­ge Juan, fue­ron co­mi­sio­na­dos por la Co­ro­na es­pa­ño­la pa­ra acom­pa­ñar a los geo­dé­si­cos fran­ce­ses. Am­bos tra­ba­ja­ron de cer­ca con Go­din.

Los es­tu­dios de la for­ma de la Tie­rra si­guen vi­gen­tes. Ac­tual­men­te se sa­be que su for­ma no es ho­mo­gé­nea y que ase­me­ja, más bien, a una pa­pa. Los co­lo­res en es­ta re­pre­sen­ta­ción de la Tie­rra, he­cha por la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea, re­pre­sen­tan dis­tin­tos gra­dos de des­via­ción res­pec­to a la es­fe­ra ca­si per­fec­ta que su­po­nía­mos que era nues­tro pla­ne­ta.

gar; pa­ra ca­li­brar­lo, no du­dan en es­ca­lar el Co­ra­zón, de 4816 me­tros (al­tu­ra me­di­da por ellos):

...en el pi­co mis­mo del Co­ra­zón cu­ya cum­bre es­tá siem­pre cu­bier­ta de nie­ve y so­bre­pa­sa con 40 toe­sas el lí­mi­te por en­ci­ma del cual la nie­ve nun­ca se de­rri­te […]. Na­die ha vis­to el ba­ró­me­tro tan aba­jo al ai­re li­bre, & apa­ren­te­men­te na­die ha subido más al­to […].” (La Con­da­mi­ne, 1751).

El gla­ció­lo­go de hoy apren­de con es­ta ob­ser­va­ción que el lí­mi­te de las nie­ves per­ma­nen­tes de esa épo­ca era tres­cien­tos me­tros más ba­jo de lo que es hoy, lo que con­fir­man otras fuen­tes.

En to­tal van a jun­tar al­re­de­dor de trein­ta trián­gu­los en­tre Ya­ru­quí y Tar­qui. En Tar­qui, al sur de Cuen­ca, es­tán a 340 ki­ló­me­tros a vue­lo de pá­ja­ro de Ya­ru­quí. Allí mon­tan otra ba­se, lla­ma­da de ve­ri­fi­ca­ción, se­gún la mis­ma téc­ni­ca que en Ya­ru­quí, la cual tie­ne un lar­go de 10 218 me­tros. Si el en­sam­bla­je de los trián­gu­los es co­rrec­to, el lar­go de es­ta ba­se ob­te­ni­do me­dian­te el cálcu­lo de­be ser el mis­mo que el que se mi­de di­rec­ta­men­te en el te­rreno. Es­tu­vie­ron sa­tis­fe­chos de en­con­trar una di­fe­ren­cia de tan so­lo un me­tro. En agos­to de 1739 las me­di­das geo­dé­si­cas se ter­mi­nan.

Sin em­bar­go, aún fal­ta­ba de­ter­mi­nar la la­ti­tud de sus me­di­cio­nes del me­ri­diano me­dian­te la as­tro­no­mía. Des­de Ya­ru­quí y Tar­qui fi­jan ε, una estrella de la cons­te­la­ción de Orión, y mi­den el án­gu­lo que for­ma con res­pec­to al ce­nit. De­ci­die­ron me­dir tres gra­dos a par­tir del ecua­dor ha­cia el sur pa­ra au­men­tar la pre­ci­sión, aun­que hu­bie­ran po­di­do ha­cer­lo con un gra­do, co­mo Mau­per­tuis en Laponia. Ade­más, pa­ra evi­tar po­si­bles erro­res pro­vo­ca­dos por una di­fe­ren­cia en el tiem­po, apun­tan si­mul­tá­nea­men­te du­ran­te las no­ches de va­rias se­ma­nas a la estrella des­de Ya­ru­quí y des­de Tar­qui, sin po­der co­mu­ni­car­se en­tre los dos equi­pos. En 1743, lue­go de más de seis años en el cam­po y de tres años de ha­ber em­pe­za­do las ob­ser­va­cio­nes as­tro­nó­mi­cas, ter­mi­nan, al fin, las me­di­cio­nes.

Co­mo si las di­fi­cul­ta­des pa­ra ob­te­ner tal pre­ci­sión en un te­rreno hos­til no fue­ran su­fi­cien­tes, las au­men­ta­ron con los ma­len­ten­di­dos. Go­din, lue­go de un tiem­po, tra­ba­jó so­lo, mu­chas ve­ces cer­ca de los es­pa­ño­les, y al final has­ta La Con­da­mi­ne y Bou­guer de­ja­ron de in­ter­cam­biar información. De re­gre­so a Pa­rís, se pro­du­jo en­tre ellos un odio que so­lo ter­mi­na­ría con la muer­te de Bou­guer en 1758. Pe­se a to­do, los va­lo­res encontrados por ca­da uno de los equi­pos re­sul­tan muy cer­ca­nos: en los tres gra­dos de la­ti­tud, es de­cir en cer­ca de 330 ki­ló­me­tros de me­ri­diano, los ofi­cia­les es­pa­ño­les en­con­tra­ron 56 768 toe­sas (en 1748) pa­ra el gra­do, Bou­guer (en 1749) 56 763 toe­sas y La Con­da­mi­ne (en 1751) 56 768 toe­sas. Se de­be­rá es­pe­rar has­ta 1924 pa­ra que la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Geo­de­sia atri­bu­ya al gra­do de me­ri­diano en el ecua­dor 110 576 me­tros, es de­cir, 56 733 toe­sas de la épo­ca. ¡El error es ín­fi­mo, al­re­de­dor de 0,05 %!

Así, la aven­tu­ra ter­mi­na con un ex­ce­len­te re­sul­ta­do pe­se a las con­di­cio­nes del te­rreno, la po­ca coo­pe­ra­ción de la po­bla­ción lo­cal, el ca­si to­tal aban­dono por par­te de las au­to­ri­da­des fran­ce­sas que les de­jan sin di­ne­ro, los re­pe­ti­dos pro­ble­mas con las au­to­ri­da­des, y el es­pí­ri­tu be­li­co­so y mez­quino que se creó en­tre los equi­pos. Sin em­bar­go, el cos­to hu­mano es exor­bi­tan­te: Bou­guer re­gre­sa en­fer­mo, La Con­da­mi­ne ca­si sor­do y con reu­ma­tis­mos, Jus­sieu pre­coz­men­te se­nil, ha­bien­do per­di­do to­do su ma­te­rial de ob­ser­va­ción en Li­ma (un gran her­ba­rio, en­tre otras co­sas). Cou­plet mue­re con fie­bre; Sé­nier­gue es ase­si­na­do por un aman­te ce­lo­so en Cuen­ca; Hu­got mue­re al caer del cam­pa­na­rio del cual re­pa­ra­ba el re­loj; Mo­rain­vi­lle, al pa­re­cer, des­apa­re­ció en la sel­va.

En cuan­to a Jean Go­din des Odo­nais, ba­ja por el río Ama­zo­nas has­ta Ca­ye­na, si­guien­do el ca­mino de re­gre­so de La Con­da­mi­ne. De­ja a su es­po­sa Isa­bel en­cin­ta, en Rio­bam­ba, su ciu­dad de ori­gen; le ha­ce sa­ber des­de Ca­ye­na que pue­de ir a en­con­trar­se con él por el mis­mo ca­mino. Jean e Isa­bel se vuel­ven a ver vein­te años des­pués de su se­pa­ra­ción, lue­go de que ella su­frie­ra un fa­tal nau­fra­gio en el río Bo­bo­na­za, en el cual mue­ren su so­brino, sus dos her­ma­nos y la ma­yo­ría de sus sir­vien­tes. Es sal­va­da por dos in­dí­ge­nas lue­go de ha­ber va­ga­do so­la al­re­de­dor de vein­te días en la sel­va. Louis Go­din fue ex­clui­do de la Aca­de­mia por ha­ber­se to­ma­do li­ber­ta­des con los fon­dos de la ex­pe­di­ción, y tu­vo que que­dar­se en Es­pa­ña. En Fran­cia, to­da la glo­ria de es­ta epo­pe­ya re­cae so­bre La Con­da-

mi­ne, mien­tras que los ofi­cia­les es­pa­ño­les son re­co­no­ci­dos en su país.

Ha­bien­do re­gre­sa­do en 1744, es de­cir sie­te años des­pués de Mau­per­tuis, la ex­pe­di­ción del Pe­rú apun­ta un gra­do de me­ri­diano de 110 613 ki­ló­me­tros, es de­cir 1 % más cor­to en el ecua­dor que en Laponia. Sin em­bar­go, la pre­ci­sión ob­te­ni­da por el equi­po fran­co-es­pañol es ne­ta­men­te ma­yor que la ob­te­ni­da en Laponia. Mau­per­tuis co­me­tió un error de 200 toe­sas (390 me­tros), sin du­da a cau­sa de sus cálcu­los as­tro­nó­mi­cos erra­dos. Por suer­te, la fa­lla apun­ta en el sen­ti­do co­rrec­to (un gra­do de me­ri­diano más lar­go cer­ca del po­lo); de lo con­tra­rio ¡hu­bie­ran con­fir­ma­do los re­sul­ta­dos de Cas­si­ni! En Fran­cia, el me­ri­diano se­rá co­rre­gi­do en no­viem­bre de 1798 por De­lam­bre y Mé­chain, en ple­na Re­vo­lu­ción, lo que per­mi­ti­rá al Di­rec­to­rio, en ju­nio de 1799, pro­cla­mar el me­tro co­mo me­di­da uni­ver­sal. La nue­va uni­dad de me­di­da va­le 1/10 000 000 de la dis­tan­cia en­tre el po­lo y el ecua­dor, es de­cir el cuar­to del me­ri­diano. La ex­pe­di­ción del Pe­rú con­tri­bu­yó di­rec­ta­men­te a es­te re­sul­ta­do, y es­to a pe­sar de ella, ya que La Con­da­mi­ne mi­li­tó has­ta su muer­te, en 1774, pa­ra que la me­di­da uni­ver­sal sea el lar­go del pén­du­lo que ba­tía el se­gun­do en el ecua­dor. Por otro la­do, la me­di­ción de un acha­ta­mien­to de 1/200 va­li­da­ría los cálcu­los de New­ton (de 1/230), pe­ro se es­ta­ba le­jos del acha­ta­mien­to co­no­ci­do ac­tual­men­te, bas­tan­te más pe­que­ño (1/298).

¿CUAN­DO SE CO­NO­CIÓ LA VER­DA­DE­RA FOR­MA DE LA TIE­RRA?

Las me­di­das geo­dé­si­cas se mul­ti­pli­can en otras la­ti­tu­des, se co­rri­gen los va­lo­res de Mau­per­tuis, se mi­de la va­ria­ción la­ti­tu­di­nal de la gra­ve­dad me­dian­te el pén­du­lo. Pie­rre-si­mon La­pla­ce (1749-1827) com­pa­ra al­gu­nas de es­tas me­di­das geo­dé­si­cas y pen­du­la­res y anun­cia en 1825 el acha­ta­mien­to que es­ti­ma co­mo el co­rrec­to: 1/310.

Sin em­bar­go, la fi­gu­ra de la Tie­rra si­gue evo­lu­cio­nan­do du­ran­te el si­glo XIX. Pri­me­ro, ya no se con­si­de­ra a nues­tro pla­ne­ta co­mo un flui­do ho­mo­gé­neo en equi­li­brio, co­mo lo ha­cía New­ton, sino co­mo una ma­sa só­li­da do­ta­da de cier­ta vis­co­si­dad y con ma­yor den­si­dad en su cen­tro. Lue­go, se dis­tin­guen va­rias for­mas de la Tie­rra: una ca­pa re­gu­lar y li­sa que es el elip­soi­de de re­vo­lu­ción cu­yos pa­rá­me­tros (acha­ta­mien­to y ra­dio ecua­to­rial) son de­ter­mi­na­dos a par­tir de me­di­das de ar­cos de me­ri­diano pa­ra acer­car­se lo más po­si­ble a la su­per­fi­cie real (es el va­lor que dan los ac­tua­les GPS); y un geoi­de, que es la su­per­fi­cie que coin­ci­de con el ni­vel me­dio de los océa­nos, lo que re­sul­ta en una Tie­rra con una su­per­fi­cie irre­gu­lar (es la al­ti­tud por en­ci­ma o por de­ba­jo del ni­vel del mar que dan los ma­pas). En efec­to, la Tie­rra no es ho­mo­gé­nea. Las he­te­ro­ge­nei­da­des de las ma­sas in­ter­nas, co­mo las que es­tán aso­cia­das a la tec­tó­ni­ca de las pla­cas, per­tur­ban la di­rec­ción de la gra­ve­dad. Hoy en día, los sa­té­li­tes que mi­den la gra­ve­dad nos en­vían la ima­gen de una Tie­rra “abo­lla­da”, en for­ma de pa­pa, con hue­cos y jo­ro­bas. No­te­mos que Bou­guer ha­bía ya mos­tra­do en el te­rreno que una gran mon­ta­ña co­mo el Chim­bo­ra­zo des­via­ba, por su ma­sa, el pén­du­lo.

En re­su­men, la pri­me­ra Mi­sión Geo­dé­si­ca al ecua­dor fue, des­de un pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co, un gran éxi­to de me­tro­lo­gía: la pre­ci­sión a la que se lle­gó fue sor­pren­den­te to­man­do en cuen­ta los me­dios e ins­tru­men­tos de la épo­ca. Es­te éxi­to se acom­pa­ña de des­cu­bri­mien­tos im­por­tan­tes gra­cias al con­tac­to con las cul­tu­ras ame­rin­dias, co­mo el cau­cho, la qui­ni­na o el pla­tino. El tra­ba­jo geo­dé­si­co me­jo­ra de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble la car­to­gra­fía de es­te te­rri­to­rio an­dino, que per­te­ne­ce hoy al Ecua­dor, y la del cur­so del río Ama­zo­nas, gra­cias a La Con­da­mi­ne, quien mul­ti­pli­ca las me­di­das as­tro­nó­mi­cas des­cen­dien­do el río en bal­sa. En cam­bio, pa­ra la for­ma de la Tie­rra la con­tri­bu­ción fue me­nos de­ci­si­va, ya que el acha­ta­mien­to po­lar ha­bía si­do pro­ba­do –con me­di­das im­per­fec­tas– an­tes del re­torno de Bou­guer y de La Con­da­mi­ne a Pa­rís. Pe­ro no se de­be que­dar, co­mo era la ten­den­cia de los con­tem­po­rá­neos, con una im­pre­sión de fra­ca­so; por el con­tra­rio, hay que re­sal­tar la ca­li­dad ex­cep­cio­nal (y ejem­plar to­da­vía hoy) de las me­di­das y las ob­ser­va­cio­nes rea­li­za­das por es­tos cien­tí­fi­cos

El pro­li­jo Char­les Ma­rie de la Con­da­mi­ne for­mó par­te de l a ex­pe­di­ción geo­dé­si­ca, li­de­ra­da por Louis Go­din, que en­vió la Co­ro­na fran­ce­sa en 1735 ha­cia el vi­rrei­na­to del Pe­rú con el fin de me­dir un gra­do del me­ri­diano en tie­rras ecua­to­ria­les. Es­ta ex­pe­di­ción es reconocida has­ta hoy co­mo una de las epo­pe­yas cien­tí­fi­cas más im­por­tan­tes de la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.