Reac­cio­nes lo­ca­les fren­te a la mi­ne­ría

Ecuador Terra Incognita - - EDITORIAL -

En los úl­ti­mos me­ses, au­to­ri­da­des gu­ber­na­men­ta­les han vi­si­ta­do los prin­ci­pa­les fo­ros mi­ne­ros al­re­de­dor del mun­do pa­ra ofer­tar los pro­yec­tos que el ré­gi­men tie­ne en car­pe­ta. Su an­he­lo es ins­ta­lar al país “en el ma­pa de la gran mi­ne­ría”. Es­te ma­pa des­ta­ca cier­tos sec­to­res don­de se pre­su­me la exis­ten­cia de enor­mes ya­ci­mien­tos mi­ne­ra­les. El pro­ble­ma es que la im­por­tan­cia que se da a es­tos de­pó­si­tos ha­ce que no fi­gu­ren en la car­to­gra­fía pue­blos en­te­ros, ríos, zo­nas pro­duc­ti­vas y áreas pro­te­gi­das. No to­dos los que vi­ven so­bre aque­llos sub­sue­los ri­cos en me­ta­les com­par­ten el en­tu­sias­mo es­ta­tal por ex­plo­tar­los. Sa­be­mos muy po­co de có­mo per­ci­be la gen­te lo­cal la lle­ga­da de la mi­ne­ría. En di­ver­sas re­gio­nes del país la gen­te ha reac­cio­na­do an­te los pro­yec­tos mi­ne­ros en sus te­rri­to­rios o in­me­dia­cio­nes. En una lu­cha dis­par, han con­se­gui­do ha­cer­le un es­pa­cio a su voz. En los montes, la con­vi­ven­cia en­tre la gran mi­ne­ría y la vi­da de cam­po no es tan fe­liz co­mo su­po­ne la pro­pa­gan­da oficial. Los cam­pe­si­nos de Ju­nín y otras co­mu­ni­da­des del valle de Ín­tag, en Im­ba­bu­ra, se en­fren­tan a los pro­yec­tos de ex­trac­ción des­de ha­ce dos dé­ca­das. Lo­gra­ron des­alo­jar a una em­pre­sa mi­ne­ra ja­po­ne­sa y a otra ca­na­dien­se, y con­so­li­da­ron va­rias ini­cia­ti­vas de sus­ten­ta­bi­li­dad, con­ser­va­ción y par­ti­ci­pa­ción pú­bli­ca. Aho­ra pug­nan con la Em­pre­sa Na­cio­nal Mi­ne­ra (ENAMI) y su con­tra­par­te chi­le­na, CO­DEL­CO, que pa­re­cen dis­pues­tas a to­do pa­ra echar mano del co­bre sub­te­rrá­neo. Tras el con­tro­ver­ti­do en­car­ce­la­mien­to de Ja­vier Ra­mí­rez, pre­si­den­te de Ju­nín, en abril de 2014, y en el con­tex­to de una agre­si­va pro­pa­gan­da so­bre los be­ne­fi­cios de una mi­ne­ría su­pues­ta­men­te res­pon­sa­ble, la uni­dad co­mu­ni­ta­ria se res­que­bra­jó. En tiem­pos de re­vo­lu­ción, Ra­mí­rez fue acu­sa­do de re­bel­día. Tres me­ses des­pués de su li­be­ra­ción y en me­dio de in­ten­tos de vol­ver­lo a en­car­ce­lar por dos me­ses más, en Ju­nín y sus al­re­de­do­res pri­ma el si­len­cio. No es un si­len­cio cóm­pli­ce. La ma­yo­ría de ju­ni­nen­ses que to­da­vía se re­sis­ten a la mi­ne­ría te­men ir a la cár­cel y se sien­ten ob­ser­va­dos. La po­bla­ción de po­li­cías en la zo­na se ha mul­ti­pli­ca­do por sie­te en los úl­ti­mos me­ses. ¿Pro­te­gen o vi­gi­lan? No muy le­jos de allí sur­gió otro mo­do de re­sis­ten­cia: la de­mo­cra­cia. En la pa­rro­quia de Pac­to, al no­roc­ci­den­te de Pi­chin­cha, la ENAMI pre­ten­de ex­plo­tar oro y otros me­ta­les en dos blo­ques de re­cien­te con­ce­sión, des­oyen­do el cla­mor de los ha­bi­tan­tes del área. An­te es­tos pro­pó­si­tos, los cam­pe­si­nos lla­ma­ron a una con­sul­ta co­mu­ni­ta­ria pa­ra pre­gun­tar­se si que­rían o no mi­ne­ría en sus tie­rras. El es­ta­do in­ten­tó des­acre­di­tar la con­sul­ta por no ha­ber pa­sa­do por ma­nos del Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral, mas no pu­do con­tra el le­gí­ti­mo de­re­cho de la gen­te a de­ci­dir so­bre sus vi­das. 92% de los vo­tan­tes, por li­bre elec­ción di­jo que no a la ex­plo­ta­ción mi­ne­ra. Es­te re­sul­ta­do for­ta­le­ce y le­gi­ti­ma la re­sis­ten­cia cam­pe­si­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.