Ga­lá­pa­gos, ¿el fin del en­can­to?

Ecuador Terra Incognita - - CORREO - Por Da­niel Ore­lla­na fo­tos An­drés Va­lle­jo

Las Ga­lá­pa­gos no fue­ron bau­ti­za­das co­mo “Is­las En­can­ta­das” por sus ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les o co­mo gan­cho tu­rís­ti­co. Se lla­man así por la ma­la repu­tación que te­nían en­tre los bu­ca­ne­ros del si­glo XVII, quie­nes las veían apa­re­cer y des­apa­re­cer en­tre la ne­bli­na; mu­chos afir­ma­ban que no exis­tían, que eran so­lo la som­bra de las nu­bes. Cua­tro si­glos des­pués, si­guen en­vuel­tas en el mi­to, el des­co­no­ci­mien­to y las con­tra­dic­cio­nes, en es­pe­cial pa­ra los afue­re­ños que in­clu­yen a la ma­yo­ría de quie­nes to­man las de­ci­sio­nes de­ter­mi­nan­tes pa­ra el fu­tu­ro de las is­las. En las úl­ti­mas se­ma­nas, las Ga­lá­pa­gos han apa­re­ci­do otra vez en los ti­tu­la­res, en­tre las bru­mas de la pug­na po­lí­ti­ca. Lo que po­dría in­ter­pre­tar­se co­mo me­ras ré­pli­cas lo­ca­les de la co­yun­tu­ra nacional, en reali­dad re­fle­ja la di­fi­cul­tad pa­ra en­con­trar un mo­de­lo que con­ci­lie las as­pi­ra­cio­nes de la po­bla­ción lo­cal con la con­ser­va­ción de un lu­gar úni­co.

Pa­ra po­der de­ba­tir asi­dos a reali­da­des más con­cre­tas, de­be­mos com­pren­der que el “asun­to Ga­lá­pa­gos” es un pro­ble­ma glo­bal y com­ple­jo. Glo­bal, por­que sus pro­ce­sos so­cio­am­bien­ta­les es­tán muy li­ga­dos no so­lo a lo que pa­sa en el res­to del país, sino en to­do el mun­do. Es, tam­bién, com­ple­jo, pues al ser un sis­te­ma di­ná­mi­co, los efec­tos de las de­ci­sio­nes pue­den ser (y han si­do) di­fe­ren­tes a los es­pe­ra­dos. Es­tos as­pec­tos plan­tean al­gu­nas pre­gun­tas que de­ben en­mar­car cual­quier dis­cu­sión so­bre el fu­tu­ro de las is­las: ¿es Ga­lá­pa­gos un pa­raí­so inal­te­ra­do por el ser hu­mano? ¿Cuál es el im­pac­to del tu­ris­mo? ¿Es­tá en ries­go el fu­tu­ro de las is­las y quié­nes son res­pon­sa­bles de ve­lar por él? Más

que con­tes­tar­las, es­te ar­tícu­lo bus­ca ofre­cer ele­men­tos pa­ra un de­ba­te abier­to e in­for­ma­do.

¿ES GA­LÁ­PA­GOS UN PA­RAÍ­SO INAL­TE­RA­DO?

Ca­si to­do lo que va­lo­ra­mos de las Ga­lá­pa­gos pro­vie­ne de su ais­la­mien­to geo­grá­fi­co: el al­to en­de­mis­mo, la sin­gu­la­ri­dad de sus eco­sis­te­mas, sus re­cur­sos pes­que­ros, la ma­gia de sus pai­sa­jes, el vi­gor de sus pro­ce­sos evo­lu­ti­vos... La his­to­ria de Ga­lá­pa­gos des­de el si­glo XVII es la de la rup­tu­ra de ese ais­la­mien­to: los bu­ca­ne­ros que cap­tu­ra­ban tor­tu­gas y de­ja­ban ra­tas; los pro­yec­tos agrí­co­las y ex­trac­ti­vos des­de el si­glo XIX, in­clu­yen­do la ca­ña de azú­car o el acei­te de ba­lle­na y tor­tu­ga con que se alum­bra­ba Gua­ya­quil; des­de me­dia­dos del XX, la in­dus­tria de la que aho­ra de­pen­den las is­las: el tu­ris­mo de na­tu­ra­le­za.

La su­ce­sión y acu­mu­la­ción de es­tos víncu­los han au­men­ta­do la co­nec­ti­vi­dad de las is­las con el res­to del mun­do, re­du­cien­do, por tan­to, su sin­gu­la­ri­dad. El geó­gra­fo fran­cés Christophe Gre­nier ha lla­ma­do a es­te pro­ce­so, que es ca­da vez más rá­pi­do, la “con­ti­nen­ta­li­za­ción de Ga­lá­pa­gos”. La ba­rre­ra de mil ki­ló­me­tros que pro­te­gía las is­las hoy es in­sig­ni­fi­can­te fren­te a los cin­co

avio­nes dia­rios o las 5 mil to­ne­la­das de car­ga se­ma­na­les que lle­gan al ar­chi­pié­la­go. La hue­lla hu­ma­na es evi­den­te: in­clu­so en las is­las más ale­ja­das, co­mo Dar­win o Wolf, has­ta el 12% de las es­pe­cies son in­tro­du­ci­das (pa­ra una vi­sua­li­za­ción in­ter­ac­ti­va de la di­ver­si­dad, en­de­mis­mo y al­te­ra­ción en las di­fe­ren­tes is­las, se pue­de vi­si­tar la apli­ca­ción desa­rro­lla­da por el au­tor en www.dar­win­foun­da­tion.org/ da­ta­zo­ne/vi­sua­li­za­tion-analy­sis).

A pe­sar de to­do, Ga­lá­pa­gos es aún uno de los ar­chi­pié­la­gos tro­pi­ca­les me­jor con­ser­va­dos del mun­do; el man­te­ner­lo así de­pen­de en gran me­di­da de lo­grar re­ver­tir su ace­le­ra­da con­ti­nen­ta­li­za­ción.

¿CÓ­MO IM­PAC­TA ELTURISMO?

La in­dus­tria tu­rís­ti­ca en Ga­lá­pa­gos tu­vo su ini­cio en los años se­sen­ta. El sec­tor cien­tí­fi­co la pro­mo­vió co­mo una po­ten­cial fuen­te de in­gre­sos pa­ra in­ves­ti­ga­ción y con­ser­va­ción. En su con­cep­ción ori­gi­nal, es­ta­ba di­ri­gi­da a una éli­te in­ter­na­cio­nal, y las es­ta­días eran li­mi­ta­das a los ya­tes pa­ra pre­ve­nir el im­pac­to a las áreas te­rres­tres. Las vi­si­tas a tie­rra se ha­cían en gru­pos pe­que­ños en com­pa­ñía de guías es­pe­cia­li­za­dos, pro­mo­vien­do la ex­pe­rien­cia de es­tar en un lu­gar re­mo­to y pri­vi­le­gia­do.

Acer­ta­da des­de lo am­bien­tal, es­ta ló­gi­ca no li­dia­ba con los as­pec­tos so­cio­eco­nó­mi­cos a cor­to ni lar­go pla­zo. La po­bla­ción lo­cal em­pe­zó a per­ci­bir co­mo una in­jus­ti­cia que los be­ne­fi­cios del tu­ris­mo es­ca­pa­ran con la mis­ma ce­le­ri­dad con la que lle­ga­ban; aún hoy, so­lo en­tre el 15 y el 20% de es­tos in­gre­sos se que­da en las is­las.

La con­so­li­da­ción del tu­ris­mo du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das del si­glo XX atra­jo a mi­les de tra­ba­ja­do­res afec­ta­dos por la cri­sis eco­nó­mi­ca en el con­ti­nen­te. Los cen­tros ur­ba­nos cre­cie­ron y, jun­to con ellos, el tu­ris­mo ba­sa­do en tie­rra que vi­si­ta atrac­ti­vos ale­da­ños a los pue­blos; por su me­nor cos­to de ope­ra­ción, es­ta mo­da­li­dad aten­dió a un mer­ca­do nue­vo, de me­no­res in­gre­sos. En 2009, los tu­ris­tas “en tie­rra” su­pe­raron en nú­me­ro a los de “a bor­do” y son los que más au­men­tan en Ga­lá­pa­gos. No exis­te un sis­te­ma de ma­ne­jo –cu­pos, me­di­ción

de im­pac­tos, vin­cu­la­ción en­tre la ofer­ta y la de­man­da– pa­ra es­ta nue­va reali­dad. Hoy la plan­ta ho­te­le­ra en las is­las tie­ne una ocu­pa­ción pro­me­dio del 26%, lo que ha em­pu­ja­do los pre­cios del hos­pe­da­je a la ba­ja. Por eso es in­com­pren­si­ble la re­cien­te de­ci­sión del con­se­jo de Go­bierno de Ga­lá­pa­gos de le­van­tar la mo­ra­to­ria a nue­va in­fra­es­truc­tu­ra y aco­ger la apli­ca­ción de vein­te nue­vos pro­yec­tos que au­men­ta­rían las pla­zas dis­po­ni­bles en un 25%.

El tu­ris­mo es el mo­tor de las is­las y sin sus re­cur­sos se­ría in­con­ce­bi­ble su con­ser­va­ción y el bie­nes­tar de la po­bla­ción. Sin em­bar­go, su cre­ci­mien­to des­con­tro­la­do sig­ni­fi­ca que, hoy día, los pro­ble­mas que cau­sa su­pe­ran los be­ne­fi­cios que trae. El vi­si­tan­te ac­tual es­pe­ra que le re­ci­ban “co­mo­di­da­des” que, si en don­de vi­ve son es­ca­sa­men­te sos­te­ni­bles, en Ga­lá­pa­gos son de plano des­truc­ti­vas: pis­ci­na, lar­gas du­chas, ai­re acon­di­cio­na­do, gran­des con­su­mos de ener­gía, co­mi­da in­ter­na­cio­nal con in­gre­dien­tes im­por­ta­dos, trans­por­te ve­loz... Ade­más de la pre­sión so­bre los li­mi­ta­dos re­cur­sos de las is­las, es­tos nue­vos es­ti­los de ha­cer tu­ris­mo aca­rrean otro ries­go: es­tán trans­for­man­do un des­tino “es­pe­cial” que ofre­cía una ex­pe­rien­cia úni­ca a quien lo vi­si­ta­ba, en un des­tino glo­ba­li­za­do, ca­da vez más in­di­fe­ren­cia­do de otros lu­ga­res en Ecua­dor o el mun­do. Pa­re­ce cla­ro que el tu­ris­mo a Ga­lá­pa­gos se ha de­gra­da­do, tan­to en la ca­li­dad pro­me­dio de los ser­vi­cios co­mo en la ex­pe­rien­cia de vi­si­ta. Es­ta mu­ta­ción pue­de te­ner con­se­cuen­cias ca­tas­tró­fi­cas in­clu­so pa­ra la mis­ma in­dus­tria tu­rís­ti­ca, co­mo evi­den­cia la his­to­ria de si­tios co­mo Ha­wai y otros en el Ca­ri­be. Ga­lá­pa­gos no es via­ble (por los cos­tos, por las dis­tan­cias, has­ta por la tem­pe­ra­tu­ra del agua) co­mo uno más de cien­tos de des­ti­nos va­ca­cio­na­les in­di­fe­ren­cia­dos. Es im­pres­cin­di­ble, por tan­to, re­cu­pe­rar los va­lo­res fun­da­men­ta­les de las is­las que, co­mo vi­mos, se sus­ten­tan en el ais­la­mien­to y en la ca­pa­ci­dad de Ga­lá­pa­gos de pro­du­cir ex­pe­rien­cias au­tén­ti­cas y sin­gu­la­res.

¿ES­TÁ GA­LÁ­PA­GOS EN RIES­GO?

En 2007, la UNES­CO in­clu­yó a Ga­lá­pa­gos en la lis­ta de “pa­tri­mo­nio en ries­go” de­bi­do, en­tre

otras, a tres ra­zo­nes: el au­men­to de es­pe­cies in­va­so­ras, el au­men­to in­con­tro­la­do del tu­ris­mo y el au­men­to po­bla­cio­nal por la mi­gra­ción. En 2010, de­ci­dió qui­tar­lo de la lis­ta to­man­do en cuen­ta un plan del go­bierno con va­rias me­di­das de con­trol. Cin­co años des­pués, so­lo el ter­cer fac­tor se ha vis­to re­du­ci­do, al me­nos de for­ma par­cial, gra­cias al in­cre­men­to de con­tro­les mi­gra­to­rios. Por otro la­do, los pro­ble­mas con el tu­ris­mo y las es­pe­cies in­va­so­ras se han pro­fun­di­za­do.

To­dos es­tos fac­to­res es­tán en­tre­la­za­dos de for­ma di­ná­mi­ca: el cre­ci­mien­to del tu­ris­mo pro­vo­ca ma­yor can­ti­dad de desechos só­li­dos y lí­qui­dos; con­ta­mi­na­ción; y de­man­da de re­cur­sos, ser­vi­cios e in­fra­es­truc­tu­ra. Su­plir es­ta de­man­da re­quie­re más mano de obra que mi­gre des­de el con­ti­nen­te, tra­yen­do a su vez ne­ce­si­dad de bie­nes im­por­ta­dos. Los flu­jos de es­tos pro­duc­tos son los prin­ci­pa­les vec­to­res pa­ra las es­pe­cies in­va­so­ras. Tam­bién hay una fa­ce­ta cul­tu­ral en es­to: quie­nes vie­nen del con­ti­nen­te exi­gen las mis­mas “co­mo­di­da­des” a las que es­ta­ban acos­tum­bra­dos, au­men­tan­do

Iz­quier­da arri­ba. Se­lec­ción (no)na­tu­ral y evo­lu­ción adap­ta­ti­va de los pin­zo­nes de Dar­win al trá­fi­co vehi­cu­lar. Iz­quier­da aba­jo. Ce­men­te­rio a las afue­ras de Puerto Vi­lla­mil. Arri­ba. A pe­sar de que en Isa­be­la po­cos tie­nen ca­rro (hay po­co más de cien, la ma­yo­ría in­ne­ce­sa­rios), la ciu­dad se cons­tru­ye pa­ra ellos y pa­ra los que es­te ur­ba­nis­mo in­du­ci­rá. Las ca­lles tie­nen en­tre diez y ca­tor­ce me­tros de an­cho, mien­tras las ve­re­das, en­tre uno y dos.

Arri­ba. Tu­ris­tas en el aba­rro­ta­do sec­tor de Las Tin­to­re­ras, Isa­be­la. Aba­jo. Ma­ra­ñas de dis­tin­ta ín­do­le en Puerto Vi­lla­mil y al­re­de­do­res.

los desechos y la pre­sión por los re­cur­sos. Es­ta po­bla­ción pron­to quie­re tam­bién par­ti­ci­par del ne­go­cio del tu­ris­mo, por lo que ini­cia em­pren­di­mien­tos que atrae­rán más vi­si­tan­tes.

En di­ná­mi­ca de sis­te­mas, es­to se co­no­ce co­mo ci­clos de retroalimentación po­si­ti­va. Tie­nen dos ca­rac­te­rís­ti­cas im­por­tan­tes: por un la­do, son muy di­fí­ci­les de de­te­ner, pues ca­da ele­men­to re­fuer­za a los de­más. Por otro la­do, no pue­den du­rar pa­ra siem­pre; nin­gún cre­ci­mien­to es ili­mi­ta­do y tar­de o tem­prano lle­ga un “pun­to de quie­bre” que em­pu­ja al sis­te­ma a un nue­vo es­ta­do. Es­te pue­de to­mar tres for­mas: 1) la es­ta­bi­li­za­ción en un pun­to me­nor al má­xi­mo cre­ci­mien­to; 2) ci­clos pe­rió­di­cos de cre­ci­mien­tos y de­cre­ci­mien­tos; o, lo que es fre­cuen­te, 3) el des­bor­de del sis­te­ma y su con­se­cuen­te co­lap­so. El pri­mer es­ce­na­rio es el ideal, pe­ro es el más di­fí­cil de lo­grar en Ga­lá­pa­gos por­que re­quie­re de un con­trol es­tric­to de las va­ria­bles que más re­fuer­zan el cre­ci­mien­to, co­mo la in­ver­sión tu­rís­ti­ca. El se­gun­do es­ce­na­rio evi­ta el co­lap­so pe­ro las re­pe­ti­ti­vas cri­sis afec­tan a la po­bla­ción y al am­bien­te. El ter­ce­ro es el más pe­li­gro­so, y Ga­lá­pa­gos ya pre­sen­ta sín­to­mas que lo ha­cen pro­ba­ble.

¿QUIÉ­NES SON RES­PON­SA­BLES DEL FU­TU­RO DE LAS IS­LAS?

Es fá­cil de­le­gar cul­pas en Ga­lá­pa­gos, y los de­dos apun­tan en fun­ción de a quién se

pre­gun­te. Así, la po­bla­ción lo­cal, los tu­ris­tas, los con­ser­va­cio­nis­tas, el go­bierno, se se­ña­lan unos a otros. En lu­gar de re­par­tir cul­pas, es más in­tere­san­te pen­sar en el po­ten­cial que ca­da sec­tor tie­ne pa­ra crear un sis­te­ma de res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da.

El ac­tor más im­por­tan­te y con ma­yor po­ten­cial es sin du­da la di­rec­ción del par­que nacional Ga­lá­pa­gos y sus guar­da­par­ques. Pe­se a sus mu­chas li­mi­ta­cio­nes, tie­ne cin­cuen­ta años de ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to acu­mu­la­dos. El for­ta­le­ci­mien­to de es­ta ins­ti­tu­ción es la pie­dra an­gu­lar del fu­tu­ro de Ga­lá­pa­gos.

Tam­bién es­tán los ga­la­pa­gue­ños, en el sen­ti­do más am­plio: to­dos los ha­bi­tan­tes de las is­las. La po­bla­ción de Ga­lá­pa­gos es di­ver­sí­si­ma en tér­mi­nos de ori­gen, et­nia, in­tere­ses, va­lo­res y as­pi­ra­cio­nes. A di­fe­ren­cia de otras áreas pro­te­gi­das, la ma­yo­ría no tie­ne una co­ne­xión an­ces­tral con su en­torno (las tres cuar­tas par­tes na­cie­ron fue­ra del ar­chi­pié­la­go), y tie­ne que apren­der a vi­vir ba­jo los lí­mi­tes que im­pli­ca una geo­gra­fía in­su­lar y pro­te­gi­da. Las opor­tu­ni­da­des son in­men­sas pa­ra que aquí apa­rez­ca una cul­tu­ra a tono con los re­tos de la era del ca­len­ta­mien­to glo­bal, pe­ro las con­di­cio­nes no son las idea­les. Por ejem­plo, la ma­yo­ría de ha­bi­tan­tes de Ga­lá­pa­gos so­lo co­no­cen los al­ba­tros o los ti­bu­ro­nes de las fo­tos en afi­ches de tu­ris­mo, y po­cos son los ni­ños que van con re­gu­la­ri­dad al mar.

En ter­cer lu­gar es­tá el go­bierno. Su pa­pel de­be ser re­cu­pe­rar el de­ba­te par­ti­ci­pa­ti­vo, la to­ma de de­ci­sio­nes ba­sa­das en evi­den­cias y la bús­que­da de con­sen­sos. So­lo así se­rá po­si­ble in­ter­pre­tar e in­cor­po­rar en la ecua­ción to­dos los ele­men­tos de la com­ple­ji­dad de las is­las.

Tam­bién es­tán los tu­ris­tas. Sus ac­ti­tu­des y ex­pec­ta­ti­vas tie­nen un im­pac­to di­rec­to en los eco­sis­te­mas. La so­lu­ción no es au­men­tar los pre­cios y con­ver­tir a Ga­lá­pa­gos en un des­tino eli­tis­ta; se ha vis­to que es­tos mo­de­los tie­nen un

enor­me im­pac­to por los re­cur­sos que ne­ce­si­tan y por las di­ná­mi­cas so­cia­les que ge­ne­ran. Una al­ter­na­ti­va más ade­cua­da es reorien­tar la ofer­ta ha­cia vi­si­tan­tes más cons­cien­tes de las li­mi­ta­cio­nes a que tie­nen que es­tar su­je­tos en las is­las y que dis­fru­ten de su vi­si­ta co­mo una ex­pe­rien­cia de vi­da ex­cep­cio­nal.

Hay mu­chos otros ac­to­res im­por­tan­tes: la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca que fue quien pu­so a Ga­lá­pa­gos en el ma­pa, los go­bier­nos lo­ca­les, las or­ga­ni­za­cio­nes de apo­yo y, en ge­ne­ral, to­dos los ciu­da­da­nos de un mun­do glo­ba­li­za­do que afec­tan y son afec­ta­dos por el des­tino del ar­chi­pié­la­go. La cla­ve es­tá en ge­ne­rar un sis­te­ma de co­rres­pon­sa­bi­li­da­des ca­paz de ge­ne­rar res­pues­tas pro­pias y efec­ti­vas.

¿LA NUE­VA LEY DE GA­LÁ­PA­GOS ASE­GU­RA SU CON­SER­VA­CIÓN?

Es­ta es tal­vez la pre­gun­ta más di­fí­cil de res­pon­der, de­bi­do a la am­bi­güe­dad con la que el ar­ti­cu­la­do de la ley tra­ta te­mas cla­ve, co­mo los lí­mi­tes del área pro­te­gi­da o la re­gu­la­ción de la ac­ti­vi­dad pes­que­ra y de la in­dus­tria tu­rís­ti­ca, que aho­ra per­mi­ti­rá la in­ver­sión ex­ter­na. Va­rias de­fi­ni­cio­nes cru­cia­les que­dan re­le­ga­das a re­gla­men­tos que aún no exis­ten o a de­ci­sio­nes de fun­cio­na­rios, lo que per­mi­te una gran dis­cre­cio­na­li­dad en el ma­ne­jo de las is­las y lo ha­ce vul­ne­ra­ble a co­yun­tu­ras eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas. Por otra par­te, al­gu­nos ar­tícu­los in­tere­san­tes en la ley pro­mue­ven por pri­me­ra vez una vin­cu­la­ción más fuer­te de la co­mu­ni­dad con su en­torno y su par­ti­ci­pa­ción en la to­ma de de­ci­sio­nes (aun­que sin plan­tear có­mo lo­grar­lo).

Ga­lá­pa­gos es un si­tio úni­co en el mun­do, no so­lo por su ma­ra­vi­llo­sa bio­di­ver­si­dad o sus pai­sa­jes de en­sue­ño. El re­ma­nen­te de su ais­la­mien­to geo­grá­fi­co lo con­vier­te en uno de los po­cos lu­ga­res don­de po­de­mos “to­mar el pul­so” a la Tie­rra, por ejem­plo so­bre los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co. Las de­ci­sio­nes y el rum­bo que to­me­mos en los pró­xi­mos años se­rán de­ter­mi­nan­tes en el des­tino de Ga­lá­pa­gos

Inmuebles a me­dio aca­bar y a me­dio usar (por años) en Puerto Vi­lla­mil, Isa­be­la. De­re­cha. Ban­ca en una pla­ya a las afue­ras del pue­blo. El es­lo­gan del mu­ni­ci­pio en­car­na los di­le­mas en­tre desa­rro­llo ex­pan­si­vo y con­ser­va­ción.

Puerto Vi­lla­mil, Isa­be­la.

Or­na­to vial en Puerto Vi­lla­mil.

De­re­cha. La con­ta­mi­na­ción vi­sual en las áreas ha­bi­ta­das es ubi­cua y ago­bian­te, la ma­yor par­te a car­go de en­tes es­ta­ta­les. Par­que cen­tral de Vi­lla­mil. Aba­jo. El área ur­ba­ni­za­da de Puerto Vi­lla­mil se ex­pan­de ha­cia los eco­sis­te­mas de sus pe­ri­fe­rias, en par­te pa­ra ais­lar al tu­ris­mo del caos ur­bano del cen­tro, y con el in­cen­ti­vo de dis­pa­ra­tes co­mo la au­to­pis­ta de cua­tro ca­rri­les que se cons­tru­ye en­tre el pue­blo y el mue­lle nue­vo, se­pa­ra­dos por ocho­cien­tos me­tros.

IN­DI­CA­DO­RES DE CO­NEC­TI­VI­DAD Y CAR­GA DEL ECO­SIS­TE­MA DE GA­LÁ­PA­GOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.