En­tre dos mun­dos

Ecuador Terra Incognita - - PARQUE NACIONAL MACHALILLA - Por Cris­ti­na Mi­ran­da

Es un ex­tra­ño ro­man­ce la vi­da y su fin. Es­tas cir­cuns­tan­cias, opues­tas pe­ro im­bri­ca­das, pro­du­cen un sen­ti­mien­to de pro­fun­da co­ne­xión con lo esen­cial. To­dos lo sen­ti­mos al­gu­na vez, es­te ro­man­ce, que nos en­fren­ta a lo bá­si­co y nos co­nec­ta con la Tie­rra, los an­ces­tros y los ci­clos; to­dos ve­mos có­mo la vi­da en­gen­dra nue­vas cria­tu­ras y tam­bién có­mo, lle­ga­do el mo­men­to, las aban­do­na. Exis­ten lu­ga­res don­de es­te ro­man­ce se sien­te en el ai­re, lu­ga­res don­de la lí­nea en­tre la vi­da y la muer­te es tan fi­na que las raí­ces se aga­rran con ne­ce­dad in­clu­so de las pie­dras pa­ra evi­tar lo ine­vi­ta­ble, lu­ga­res don­de las con­di­cio­nes son tan ex­tre­mas que, a sim­ple vis­ta, to­do es frá­gil y apa­ren­ta bo­rrar­se, pe­ro que al mis­mo tiem­po son cu­nas de di­ver­si­dad, cul­tu­ra y vi­da. Pa­ra mí, Ma­cha­li­lla es uno de es­tos si­tios y es­to nun­ca se ha­ce más pa­ten­te que du­ran­te el cam­bio de es­ta­cio­nes.

En la pro­vin­cia de Ma­na­bí, a una ho­ra y me­dia al sur de Man­ta por la cos­ta­ne­ra, en­tre los ver­des oa­sis de Pa­co­che y Ayam­pe, se en­cuen­tra es­te lu­gar de con­tras­tes. La mi­tad del año, en­tre di­ciem­bre y ma­yo, los bos­ques se tor­nan ver­des, hin­cha­dos de hu­me­dad y de­co­ra­dos de flo­res, el agua es cá­li­da y el cli­ma ca­lien­te, muy tro­pi­cal. Pe­ro cuan­do las llu­vias pa­ran, en­tre ju­nio y no­viem­bre, y la tie­rra se se­ca, cuar­teán­do­se co­mo la piel de las igua­nas que allí vi­ven, el es­ce­na­rio mu­da de co­lor: las ho­jas caen y lo que era ver­de y fron­do­so que­da des­nu­do y pardo, co­mo si la vi­da se hu­bie­ra dre­na­do con las úl­ti­mas go­tas de agua. El mar se en­fría y el ca­lor­ci­to se es­pan­ta. Pa­re­ce in­creí­ble que es­te no sea el fin: den­tro de las arru­gas des­hi­dra­ta­das de los al­ga­rro­bos, pa­lo­san­tos y bar­bas­cos, y en­tre las que­bra­das y pe­ñas que se acan­ti­lan al mar, se gua­re­ce la vi­da y la di­ver­si­dad, es­pe­ran­do pa­cien­tes la si­guien­te llu­via pa­ra des­pe­re­zar ho­jas, fru­tos y flo­res.

El par­que nacional Ma­cha­li­lla fue, en 1979, la pri­me­ra área de­cla­ra­da co­mo pro­te­gi­da en la Cos­ta ecua­to­ria­na. Abar­ca más de 70 mil hec­tá­reas de bos­que se­co, bos­que de ga­rúa y el agua ma­ri­na que gol­pea en sus pe­ñas­cos, is­lo­tes, is­las y pla­yas. De tal im­por­tan­cia ha si­do es­ta zo­na que, se­gún cuen­tan, in­clu­so an­tes de ser un par­que nacional ya ha­bía guar­da­par­ques, y mu­chí­si­mo an­tes de eso, en épo­cas pre­co­lom­bi­nas, las cul­tu­ras lo

ve­ne­ra­ban co­mo un lu­gar es­pe­cial, cu­na de vi­da y mo­ra­da pa­ra los muer­tos.

La par­te con­ti­nen­tal –unas 56 mil hec­tá­reas– in­clu­ye las ári­das is­las de La Pla­ta y Sa­lan­go; los bos­ques se­cos del con­ti­nen­te, ame­na­za­dos por la ex­pan­sión de los cam­pos ga­na­de­ros y por la ex­trac­ción de sus fi­nas ma­de­ras, aho­ra ca­si inexis­ten­tes, y de las no tan fi­nas tam­bién pa­ra com­bus­tión y car­bón; y las zo­nas al­tas y hú­me­das –San Se­bas­tián y la cor­di­lle­ra de Chon­gón y Co­lon­che– don­de se con­den­sa la ne­bli­na que lle­ga del mar. La otra por­ción del par­que, la ma­ri­na, abri­ga la zo­na de ma­yor im­por­tan­cia y di­ver­si­dad acuá­ti­cas y bor­dea las 14 mil hec­tá­reas. Las aflo­ra­cio­nes de nu­trien­tes y eco­sis­te­mas ma­ri­nos que aquí se en­cuen­tran atraen a las es­pe­cies ma­ri­nas más in­tere­san­tes, tam­bién ame­na­za­das por el abu­so hu­mano, co­mo es la pes­ca “in­ci­den­tal” de tor­tu­gas ma­ri­nas, ti­bu­ro­nes o man­tas gi­gan­tes.

Ma­cha­li­lla es, sin du­da, el área pro­te­gi­da de ma­yor va­lor en nues­tra cos­ta, por su ta­ma­ño y ade­más por su in­creí­ble atrac­ti­vo bio­ló­gi­co y eco­ló­gi­co. Es­tos atri­bu­tos no eran del to­do apre­cia­dos al mo­men­to de su de­cla­ra­ción co­mo área pro­te­gi­da y, po­co a po­co, han ido sa­lien­do a la luz gra­cias al tra­ba­jo que en re­cien­tes años han rea­li­za­do in­ves­ti­ga­do­res na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. El par­que, a pe­sar de con­tar con el in­can­sa­ble tra­ba­jo de miem­bros de su per­so­nal y de ONG que bus­can su pre­ser­va­ción, no es­tá exen­to de pro­ble­mas; tie­ne va­rias po­bla­cio­nes en­cap­su­la­das en su te­rri­to­rio y, por des­gra­cia, las con­cep­cio­nes de pro­gre­so que im­pe­ran en nues­tro país no siem­pre van de la mano con la con­ser­va­ción: me­ga­in­fra­es­truc­tu­ras, desechos y con­ta­mi­na­ción tan­to quí­mi­ca co­mo vi­sual, que aten­tan con­tra las es­pe­cies, sus lu­ga­res de vi­da y su apro­ve­cha­mien­to a tra­vés de ac­ti­vi­da­des sos­te­ni­bles, co­mo el tu­ris­mo de na­tu­ra­le­za. Es in­con­ce­bi­ble, por ejem­plo, que en Puerto López, que es la “ca­pi­tal” del par­que y es­tá en su zo­na de amor­ti­gua­mien­to, se es­tén desa­rro­llan­do ma­le­co­nes que in­va­den las zo­nas de pla­ya con enor­mes fun­di­cio­nes de con­cre­to en lu­ga­res don­de anidan las tor­tu­gas, y que se pre­ten­da cons­truir gi­gan­tes mue­lles pes­que­ros que des­tro­za­rán el fon­do ma­rino que con­tie­ne arre­ci­fes y si­tios de agre­ga­ción de tor­tu­gas, co­ra­les y mu­chí­si­mas es­pe­cies de pe­ces y aves.

En­tre lo ver­de y lo se­co de es­tas co­mar­cas se mue­ven las es­pe­cies, yen­do y vi­nien­do al son de las es­ta­cio­nes im­pues­tas por las co­rrien­tes ma­ri­nas. Du­ran­te el in­vierno in­ci­de la co­rrien­te cá­li­da de Pa­na­má que suel­ta co­mo “bal­da­zos” de agua que lue­go vol­ve­rán a caer co­mo llu­via. El ver­de re­vi­ve tras un lar­go sue­ño. Las aves te­rres­tres aman es­ta épo­ca, las que nun­ca se van co­mo el hal­cón reidor o val­di­via ( Her­pe­tot­he­res ca­chin­nans) o el mos­que­ri­to gris y blan­co ( Pseu­de­lae­nia leu­cos­po­dia), pe­ro so­bre to­do las que de otros la­dos vie­nen a dis­fru­tar de la abun­dan­cia de fru­tos, co­mo el pe­ti­rro­jo o pá­ja­ro bru­jo ( Py­ro­cep­ha­lus ru­bi­nus). El ca­lor­ci­to tam­bién lla­ma a las tor­tu­gas ma­ri­nas a ani­dar. Es­tas zo­na y épo­ca son es­pe­cial­men­te im­por­tan­tes por­que han si­do es­co­gi­das con cui­da­do por las tor­tu­gas ca­rey ( Eret­mo­chelys im­bri­ca­ta), lo que ha­ce a Ma­cha­li­lla el úni­co lu­gar con­fir­ma­do de anida­ción cons­tan­te en el Pa­cí­fi­co sudamericano pa­ra es­ta es­pe­cie en pe­li­gro crí­ti­co de ex­tin­ción.

En el ve­rano, en cam­bio, la co­rrien­te fría de Hum­boldt em­pu­ja a la de Pa­na­má y ga­na te­rreno la se­quía, la ga­rúa, a la que aquí se le lla­ma tam­bién “bri­sa”, y el frío. Aun­que pa­rez­ca una épo­ca más hos­til, hay es­pe­cies que la pre­fie­ren, co­mo las ba­lle­nas jo­ro­ba­das ( Me­gap­te­ra no­vaean­gliae), que vie­nen con sus cantos a en­con­trar el amor y a traer al mar sus crías, ofre­cién­do­nos es­pec­tácu­los im­pre­sio­nan­tes. Las aves ma­ri­nas tam­bién se in­cli­nan por el frío y la se­quía; ade­más de la abun­dan­cia de pes­ca, el ra­leo de la ve­ge­ta­ción en lu­ga­res co­mo la is­la de la Pla­ta les fa­ci­li­ta la cons­truc­ción de sus ni­dos. Así lo ha­cen los pi­que­ros pa­tas-azu­les, pa­tas-ro­jas y de Naz­ca ( Su­la ne­bou­xii, S. su­la y S. gran­ti res­pec­ti­va­men­te) y los enor­mes y be­llos al­ba­tros de Ga­lá­pa­gos ( Phoe­bas­tria irro­ra­ta), sien­do es­te el úni­co lu­gar en el mun­do, apar­te de las mis­mas “En­can­ta­das”, don­de anida es­ta ave.

Y así, pa­sa el año y el ver­de re­gre­sa con las llu­vias y el ca­lor, y to­do da otra vuel­ta; de la se­quía que man­tie­ne el ai­re in­ha­la­do y pau­sa los co­lo­res, al res­pi­ro del nue­vo in­vierno.

Ma­cha­li­lla es un lu­gar pa­ra com­pren­der los ci­clos, la di­ná­mi­ca de la vi­da en­tre el co­mien­zo, el ama­ne­cer, y el oca­so, el des­pren­di­mien­to del cuer­po. Un mis­mo lu­gar se­rán dos dis­tin­tos si lo co­no­ce­mos en in­vierno o en ve­rano, pin­ta­dos por otra mano y otro pin­cel y ha­bi­ta­dos por cria­tu­ras di­fe­ren­tes, unas que vie­nen a na­cer y otras a mo­rir. Ma­cha­li­lla es un lu­gar pa­ra sen­tir el ro­man­ce pu­ro que car­ga la vi­da y que en al­gún mo­men­to ex­pe­ri­men­ta­re­mos to­dos

Iz­quier­da. Is­lo­te de El Ahor­ca­do, fren­te a Ayam­pe, en la zo­na de in­fluen­cia del par­que. Aba­jo. Los cei­bos ( Cei­ba tri­chis­tan­dra) va­rían su co­lor con el pai­sa­je. Ver­des, par­dos o rojos.

Iz­quier­da. La tan­ga­ra de ve­rano ( Pi­ran­ga ru­bra) vi­si­ta Ma­cha­li­lla en el in­vierno (de oc­tu­bre a abril). Aba­jo. Puerto López, la ca­pi­tal tu­rís­ti­ca del par­que.

Có­mo lle­gar. La en­tra­da prin­ci­pal es Puerto López, en el km 632 de la ru­ta Spondy­lus. Puerto López es­tá a 8 ho­ras en bus des­de Quito y 3 ho­ras des­de Gua­ya­quil. Des­de Puerto López se ac­ce­de a los si­tios más em­ble­má­ti­cos del par­que: pla­ya Los Frai­les (10 km al nor­te), is­la de la Pla­ta (1 ho­ra de na­ve­ga­ción), Agua Blan­ca (6,5 km al oes­te), Sa­lan­go (6 km al sur), San Se­bas­tián (9 km arri­ba de Agua Blan­ca) y El Pi­tal (15 mi­nu­tos al su­r­oes­te de Puerto López). Qué lle­var. Cá­ma­ra de fo­tos, bi­no­cu­la­res, go­rra, pro­tec­tor so­lar, re­pe­len­te, im­permea­ble (zo­na al­ta), bo­tas de cau­cho (zo­na al­ta), za­pa­tos pa­ra ca­mi­nar, snor­kel, tra­je de ba­ño, ga­fas, can­tim­plo­ra, agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.