El mun­do es una en­sa­la­da

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - Por Ra­fael E. Cár­de­nas

Pa­ra ac­ce­der a la ener­gía so­lar, to­dos los ani­ma­les de­pen­de­mos de que las plan­tas la trans­for­men en com­pues­tos que no­so­tros po­de­mos uti­li­zar. Las hojas, ta­llos, fru­tos y flo­res son almacenes de ener­gía que, a su vez, las plan­tas bus­can de­fen­der. Ra­fael Cár­de­nas ex­pli­ca el asom­bro­so jue­go de en­ga­ños y alian­zas a que re­cu­rren hier­bas y her­bí­vo­ros en la dispu­ta por es­tos re­cur­sos.

Hojas fres­cas, sua­ves, pe­lu­das, gran­des, ru­go­sas, jó­ve­nes, hojas de luz, de som­bra, her­bá­ceas o su­cu­len­tas. To­das son, a los ojos de los ani­ma­les her­bí­vo­ros, una in­men­sa en­sa­la­da. Hay her­bí­vo­ros quis­qui­llo­sos que se­lec­cio­nan una o muy po­cas plan­tas de las cua­les ali­men­tar­se, mien­tras que otros de­gus­tan de una en­sa­la­da mix­ta con todo ti­po de ve­ge­ta­les.

Ser un ve­ge­tal en un pla­ne­ta re­bo­sa­do de her­bí­vo­ros de­be ser di­fí­cil, pues la vida es­tá en ries­go. La her­bi­vo­ría com­pro­me­te la ca­pa­ci­dad de las plan­tas de asi­mi­lar la luz de­bi­do a la pér­di­da de hojas, y es la luz su prin­ci­pal fuen­te de ener­gía pa­ra cre­cer y sub­sis­tir. Por ello, las plan­tas han desa­rro­lla­do un sin­fín de adap­ta­cio­nes de de­fen­sa a las que, en res­pues­ta, a su vez, los her­bí­vo­ros se han ido ha­bi­tuan­do. Es­tas re­la­cio­nes mar­ca­das por el ham­bre y la su­per­vi­ven­cia nos mues­tran de mo­do fas­ci­nan­te los mo­dos en que fun­cio­na la na­tu­ra­le­za y có­mo son los me­ca­nis­mos de la evo­lu­ción. EL PUN­TO DE VIS­TA DE LAS PLAN­TAS sim­ple vis­ta, la in­mo­vi­li­dad de una plan­ta pa­re­ce una in­sal­va­ble des­ven­ta­ja an­te la vo­ra­ci­dad de un her­bí­vo­ro. Sin em­bar­go, una plan­ta con es­pi­nas en tron­cos, ta­llos u hojas es­tá pro­te­gi­da de mo­do efi­caz con­tra ani­ma­les gran­des co­mo mo­nos, ve­na­dos, co­ne­jos o dan­tas. ¿Al­guno se atre­ve­ría a mor­der una or­ti­ga? ¿Un cac­tus? ¿El tron­co de una pal­ma?

Sin em­bar­go, los es­pi­nos no son efec­ti­vos pa­ra bi­chos más pe­que­ños o pa­ra aque­llos que han desa­rro­lla­do es­tra­te­gias pa­ra li­diar con ellos. Pa­ra es­tos ca­sos, exis­ten otros ti­pos de de­fen­sas me­nos ob­vios cu­ya efi­cien­cia es va­ria­ble. La pre­sen­cia de lá­tex, re­si­nas, ta­ni­nos, po­li­fe­no­les, al­ca­loi­des, sa­po­ni­nos y otras sus­tan­cias en cor­te­zas, bro­tes u hojas ha re­sul­ta­do útil pa­ra evi­tar ser de­vo­ra­dos. Es­tas sus­tan­cias quí­mi­cas son tó­xi­cas al in­ge­rir­se en gran­des can­ti­da­des, pro­vo­can­do pro­ble­mas es­to­ma­ca­les y has­ta ner­vio­sos a quie­nes las con­su­men. Por ejem­plo, la yu­ca y las al­men­dras

Acon­tie­nen cia­nu­ro, pe­ro si no se las co­me en abun­dan­cia no ge­ne­ran pro­ble­mas a los ani­ma­les gran­des. Otro ti­po de de­fen­sa quí­mi­ca son los si­li­co­fi­to­li­tos, que no son otra co­sa que sí­li­ce cris­ta­li­za­do –are­na di­mi­nu­ta– al­re­de­dor o den­tro de las cé­lu­las. Son co­mu­nes en las hier­bas, y au­men­tan la abra­sión de sus hojas –las ha­cen co­mo li­jas– y di­fi­cul­tan su di­ges­tión. En cam­bio el oxa­la­to de cal­cio, de lo que tam­bién es­tán he­chos los cálcu­los re­na­les, for­ma cris­ta­les en for­ma de agu­ja (es­ta for­ma es la res­pon­sa­ble de la irri­ta­ción, tras­tor­nos di­ges­ti­vos se­ve­ros e in­clu­so la muer­te que cau­sa en ca­sos ex­tre­mos). Aun­que es­tá pre­sen­te en más de dos­cien­tas fa­mi­lias de plan­tas (es lo que ha­ce mor­dis­quean­te a las hojas de la al­fal­fa, de la es­pi­na­ca o al ki­wi), en al­gu­nas es­pe­cies pue­de al­can­zar has­ta un 80% de su pe­so se­co, co­mo en el cac­tus me­xi­cano lla­ma­do ca­be­za de vie­ji­to ( Cep­ha­lo­ce­reus se­ni­lis) por sus lar­gos pe­los blan­cos. Es­te cac­tus es, qui­zá, una de las po­cas plan­tas del mun­do que es vir­tual­men­te in­co­mi­ble.

Otras tác­ti­cas de de­fen­sa me­nos en­ten­di­das que las es­pi­nas o las to­xi­nas in­vo­lu­cran cam­bios fi­sio­ló­gi­cos de las plan­tas en el tiem­po –es de­cir, su fe­no­lo­gía–; la bio­me­cá­ni­ca de sus hojas, que tie­ne que ver con su es­truc­tu­ra y dis­po­si­ción; o la in­ter­ac­ción con los de­pre­da­do­res de los her­bí­vo­ros, a los que atraen me­dian­te olo­res.al­gu­nas plan­tas, ejem­plos del pri­mer me­ca­nis­mo, son ca­pa­ces de pro­du­cir to­das sus hojas nue­vas en un in­ter­va­lo de tiem­po muy cor­to de ma­ne­ra que los her­bí­vo­ros sa­cien su ham­bre sin aca­bar con to­das las hojas; un al­to por­cen­ta­je de ellas que­da in­tac­to. Los ecó­lo­gos lla­man to­le­ran­cia a es­ta ti­po de es­tra­te­gia en que la plan­ta no evi­ta el con­su­mo, sino que mi­ni­mi­za el da­ño que es­te pue­da cau­sar­le. Otras es­pe­cies pro­du­cen sus hojas nue­vas en la épo­ca del año en que las po­bla­cio­nes ac­ti­vas de her­bí­vo­ros son me­no­res, tí­pi­ca­men­te en épo­ca de se­quía. Y otras más, co­mo se ha des­cu­bier­to en un re­cien­te es­tu­dio en el par­que na­cio­nal Ya­su­ní, al pa­re­cer re­nue­van cons­tan­te­men­te sus hojas –que ma­du­ran y

en­ve­je­cen en­se­gui­da– pa­ra no dar tiem­po a que los her­bí­vo­ros las de­vo­ren, pues es­tos pre­fie­ren siem­pre las hojas jó­ve­nes que son más sua­ves y su­cu­len­tas. Una úl­ti­ma es­tra­te­gia fe­no­ló­gi­ca, co­mún en el bos­que tro­pi­cal, es en­ver­de­cer tar­día­men­te. Es­to sig­ni­fi­ca que las hojas nue­vas ad­quie­ren su ca­rac­te­rís­ti­ca co­lo­ra­ción ver­de so­lo cuan­do han ter­mi­na­do de cre­cer; es de­cir, cuan­do se han en­du­re­ci­do. Es­tas hojas sue­len mos­trar­se la ma­yor par­te de su vida en to­nos ver­de pá­li­dos (po­co ap­tas pa­ra la fo­to­sín­te­sis), ro­ji­zos o in­clu­so azu­la­dos (en am­bos ca­sos por la pre­sen­cia de to­xi­nas).

La bio­me­cá­ni­ca, por su par­te, se re­fie­re a la for­ma en que es­tán cons­trui­dos los di­fe­ren­tes te­ji­dos de una plan­ta, que pue­den con­fi­gu­rar­se pa­ra dar re­sis­ten­cia fí­si­ca al da­ño. Una gran va­rie­dad de es­pe­cies han op­ta­do por pro­du­cir hojas pe­que­ñas o for­ma­das por mu­chas “sub­ho­ji­tas” lla­ma­das fo­lio­los, las cua­les son me­nos ata­ca­das por her­bí­vo­ros que las hojas más gran­des. La ex­pli­ca­ción pa­re­ce sen­ci­lla: las hojas gran­des pue­den so­por­tar más pe­so que las chi­cas, per­mi­tien­do que lar­vas de mariposas o sal­ta­mon­tes se aco­mo­den so­bre ellas y las de­vo­ren po­co a po­co. La di­fi­cul­tad de equi­li­brar­se en una ho­ja chi­ca o an­gos­ta es­ta­ría di­sua­dien­do a es­te ran­go de de­pre­da­do­res.

En aquel es­tu­dio desa­rro­lla­do en el Ya­su­ní se en­con­tró que los te­ji­dos de mu­chas hojas son más re­sis­ten­tes a cor­tes fi­nos que a per­fo­ra­cio­nes o ras­ga­du­ras. Es­ta no­ta­ble adap­ta­ción pue­de es­tar re­la­cio­na­da con el he­cho de que un 75% del da­ño de hojas por her­bi­vo­ría ocu­rre por ac­ción de in­ver­te­bra­dos cor­ta­do­res, co­mo las hormigas o los sal­ta­mon­tes. Por el con­tra­rio, el im­pac­to de los ma­mí­fe­ros, que ras­gan el ma­te­rial ve­ge­tal, es muy in­fe­rior, pues aun­que son mu­cho más gran­des, su abun­dan­cia es me­nor.

Pa­ra ter­mi­nar, es­tán las de­fen­sas por me­dio de in­ter­ac­cio­nes con es­pe­cies “alia­das”. Con­sis­ten en in­vo­lu­crar a ter­ce­ros en sis­te­mas de “alar­mas co­mu­ni­ta­rias” o “guar­dia­nía pri­va­da”. Un ejem­plo fas­ci­nan­te: cuan­do una plan­ta es ata­ca­da li­be­ra al am­bien­te una alar­ma quí­mi­ca que atrae a los de­pre­da­do­res del her­bí­vo­ro. Maes­tras de es­te ar­te del per­fu­me mor­tal son las plan­tas de una va­rie­dad sil­ves­tre del ta­ba­co, Ni­co­tia­na at­te­nua­ta. Cuan­do sus hojas son he­ri­das por lar­vas de la ma­ri­po­sa noc­tur­na man­du­ca (a la que re­co­no­cen por

quí­mi­cos en su sa­li­va), li­be­ran sus­tan­cias que atraen a un chin­che que con­si­de­ra los hue­vos de esa ma­ri­po­sa un man­jar. Aun­que to­da­vía no se co­no­cen bien los de­ta­lles de es­tos me­ca­nis­mos, pa­re­ce que son co­mu­nes en­tre las plan­tas (se los ha en­con­tra­do en el maíz, en el to­ma­te, en el al­go­dón, en­tre otras), y que atraen tan­to a pre­da­do­res de los her­ví­vo­ros (ara­ñas, áca­ros, in­clu­so aves, co­mo se ha vis­to en es­tu­dios he­chos en Fin­lan­dia so­bre el abe­dul) co­mo a sus pá­ra­si­tos (avis­pas que po­nen sus hue­vos en las oru­gas). Co­mo es­tas gue­rras evo­lu­ti­vas no tie­nen fi­nal, aho­ra se co­no­ce que al­gu­nos her­bí­vo­ros han em­pe­za­do a uti­li­zar es­tos com­pues­tos vo­lá­ti­les pa­ra lo­ca­li­zar las plan­tas que se co­me­rán.

Nos que­da por re­vi­sar la “guar­dia­nía pri­va­da”: va­rias es­pe­cies de gua­bas ( In­ga spp.) op­ta­ron por ofre­cer abri­go a co­lo­nias de fe­ro­ces hormigas; tie­nen glán­du­las que se­gre­gan sus­tan­cias azu­ca­ra­das cu­yo fin es ali­men­tar a es­tas efi­ca­ces pro­tec­to­ras con­tra todo ti­po de her­bí­vo­ros, in­clu­yen­do gran­des ma­mí­fe­ros. Otras plan­tas, asi­mis­mo, brin­dan ho­gar a es­pe­cies de áca­ros –unos di­mi­nu­tos pa­rien­tes de las ara­ñas– en unos en­san­cha­mien­tos de sus ta­llos o pe­cio­los, lla­ma­dos do­ma­tia; en re­tri­bu­ción, los áca­ros las pro­te­gen con­tra hon­gos y bac­te­rias pa­tó­ge­nos. El mis­mo tra­to tie­nen al­gu­nas mi­co­nias o aca­cias con di­mi­nu­tas pe­ro be­li­co­sas hormigas que vi­ven en sus ta­llos. EL PUN­TO DE VIS­TA DE LOS HER­BÍ­VO­ROS

Los

mé­to­dos de de­fen­sa de las plan­tas pue­den ser muy va­ria­dos, co­mo vi­mos. Sin em­bar­go, los her­bí­vo­ros pa­re­cen es­tar un pa­so ade­lan­te en es­ta ver­ti­gi­no­sa lu­cha por la su­per­vi­ven­cia. En ge­ne­ral, las hojas cons­ti­tu­yen una die­ta más bien po­bre en nu­trien­tes y, ade­más, al­ta en ele­men­tos tó­xi­cos. ¿Có­mo com­pen­sar es­tos va­lo­res nu­tri­ti­vos ba­jos? ¿Có­mo su­pe­rar la agre­sión quí­mi­ca por par­te de las plan­tas?

La evo­lu­ción de los her­bí­vo­ros ha da­do prio­ri­dad a la in­no­va­ción y la efi­cien­cia. Mu­chas

hojas lo­gran su re­sis­ten­cia fí­si­ca al da­ño a tra­vés de po­lí­me­ros co­mo la lig­ni­na o la ce­lu­lo­sa, que son muy di­fí­ci­les de di­ge­rir. Pa­ra sa­car el ma­yor pro­ve­cho po­si­ble a una ho­ja, al­gu­nos her­bí­vo­ros in­ver­te­bra­dos, pe­ro tam­bién aves co­mo el hoat­zín ( Opist­ho­co­mus hoa­zin) y ma­mí­fe­ros co­mo el mono au­lla­dor ( Alouat­ta pa­llia­ta) o los ru­mian­tes, se han aso­cia­do con co­lo­nias de bac­te­rias en sus pro­pios sis­te­mas di­ges­ti­vos. Me­dian­te fer­men­ta­ción, es­tas bac­te­rias ayu­dan a di­ge­rir es­tos azú­ca­res com­ple­jos y a ex­traer de ellos la ener­gía que ne­ce­si­tan los ani­ma­les.

Un nú­me­ro im­por­tan­te de her­bí­vo­ros in­ver­te­bra­dos han apren­di­do a en­fren­tar el ar­se­nal quí­mi­co de las plan­tas con la in­ve­ro­sí­mil ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­nar sus to­xi­nas y uti­li­zar­las co­mo un coc­tel ve­ne­no­so –o al me­nos vo­mi­ti­vo– con­tra sus pro­pios de­pre­da­do­res. Aun­que los es­tu­dio­sos to­da­vía lo de­ba­ten, es­to su­gie­re que las de­fen­sas quí­mi­cas no son tan efec­ti­vas co­mo se creía, al me­nos no siem­pre. Otros her­bí­vo­ros no han desa­rro­lla­do es­ta ca­pa­ci­dad de asi­mi­la­ción, pe­ro tie­nen sus pro­pias tác­ti­cas. En unos ca­sos, pue­den des­truir to­xi­nas co­mo los ta­ni­nos me­dian­te sis­te­mas di­ges­ti­vos al­ca­li­nos (ph al­to) o pro­du­cien­do en­zi­mas que des­tru­yen las to­xi­nas en sus in­tes­ti­nos o en sus glán­du­las sa­li­va­les.

Otro tan­to de her­bí­vo­ros adop­ta­ron, en cam­bio, com­por­ta­mien­tos par­ti­cu­la­res. Lo­ros, pa­pa­ga­yos, pa­vas de mon­te, ve­na­dos, mo­nos, saí­nos y va­rios ani­ma­les más in­gie­ren cier­tos ti­pos de ar­ci­llas pa­ra neu­tra­li­zar los tó­xi­cos acu­mu­la­dos en las hojas y bro­tes que han co­mi­do. Es­tas ar­ci­llas son ri­cas en mi­ne­ra­les co­mo es­mec­ti­tas, cao­li­ni­tas o mi­cas que reac­cio­nan con las to­xi­nas y las “cap­tu­ran”, per­mi­tien­do su eli­mi­na­ción con las he­ces. EL PUN­TO DE VIS­TA DE LOS IN­VES­TI­GA­DO­RES

Co­mo

siem­pre, los sis­te­mas na­tu­ra­les de­jan más pre­gun­tas que res­pues­tas. ¿Cuán­to con­su­men los her­bí­vo­ros y cuál es su im­pac­to so­bre los or­ga­nis­mos ve­ge­ta­les? ¿Quién co­me qué, en dón­de, cuán­do, cuán­to? ¿En qué eco­sis­te­mas hay más co­me­do­res de plan­tas? ¿Por qué?

Se sa­be que un 90% de la bio­ma­sa ve­ge­tal es­ca­pa a la vo­ra­ci­dad de los her­bí­vo­ros. Es­te va­lor, no obs­tan­te, va­ría se­gún el eco­sis­te­ma don­de nos en­con­tre­mos. En eco­sis­te­mas tro­pi­ca­les hay ma­yor pre­sión so­bre las plan­tas. Por mu­chos años se cre­yó que la ele­va­da bio­di­ver­si­dad de eco­sis­te­mas tro­pi­ca­les, co­mo los ama­zó­ni­cos, de­ri­va­ba en una gran can­ti­dad de her­bí­vo­ros es­pe­cia­lis­tas. Se creía que ca­da es­pe­cie de plan­ta con­ta­ba con sus “pro­pios her­bí­vo­ros” y que ellos a su vez se ali­men­ta­ban de po­cas co­sas más. Aho­ra se co­no­ce que la es­pe­cia­li­za­ción de los her­bí­vo­ros en reali­dad es ba­ja en los tró­pi­cos. Re­sul­ta en­ton­ces que las es­tra­te­gias de de­fen­sa de las plan­tas son de am­plio es­pec­tro, pues una ba­ja es­pe­cia­li­za­ción im­pli­ca que la ma­yo­ría de her­bí­vo­ros pue­de ali­men­tar­se de mu­chos ti­pos de plan­tas.

Co­mo vi­mos, en los bos­ques tro­pi­ca­les, los in­ver­te­bra­dos –en es­pe­cial los in­sec­tos– son los

her­bí­vo­ros más vo­ra­ces. Se ha en­con­tra­do que una so­la es­pe­cie de plan­ta pue­de ser ata­ca­da ¡has­ta por 95 es­pe­cies di­fe­ren­tes de in­sec­tos! Sin em­bar­go, los her­bí­vo­ros gran­des tam­bién jue­gan un rol crí­ti­co en la su­per­vi­ven­cia de las plan­tas. En ex­pe­ri­men­tos don­de se evi­tó el pa­so de ma­mí­fe­ros te­rres­tres ha­cia un área de­li­mi­ta­da se en­con­tró que los bro­tes y plán­tu­las so­bre­vi­vie­ron en­tre 20 y 150% más que en áreas sin ex­clu­sión. ¿Có­mo re­per­cu­ten es­tas in­ter­re­la­cio­nes en los eco­sis­te­mas?

Pa­ra com­pren­der los efec­tos de la her­bi­vo­ría en los eco­sis­te­mas y los ti­pos de de­fen­sa que em­plean las plan­tas, es ne­ce­sa­rio es­tu­diar en de­ta­lle la eco­lo­gía de las plan­tas, de los her­bí­vo­ros y de sus de­pre­da­do­res. ¿Có­mo afec­ta la dis­mi­nu­ción de de­pre­da­do­res de her­bí­vo­ros en el ci­clo de los nu­trien­tes del bos­que? ¿Qué su­ce­de si las po­bla­cio­nes de de­ter­mi­na­dos her­bí­vo­ros cre­cen in­con­tro­la­das? ¿Y qué, si des­apa­re­cen los her­bí­vo­ros? El co­no­ci­mien­to acer­ca de es­tas ca­de­nas tró­fi­cas en los bos­ques tro­pi­ca­les es muy es­ca­so y es, ade­más, muy per­ti­nen­te pa­ra di­se­ñar pro­gra­mas de re­fo­res­ta­ción o res­tau­ra­ción eco­ló­gi­ca en áreas de al­ta vul­ne­ra­bi­li­dad co­mo la Ama­zo­nía, el Cho­có o las is­las Ga­lá­pa­gos.

Las plan­tas mar­ca­ron un an­tes y un des­pués en la vida so­bre la Tie­rra, pues a par­tir de su exis­ten­cia es que el pla­ne­ta co­men­zó a fun­cio­nar co­mo aho­ra lo co­no­ce­mos. El res­to de or­ga­nis­mos de­pen­de­mos por com­ple­to de ellas. Los hu­ma­nos apren­di­mos a cul­ti­var­las y, gra­cias a ello, desa­rro­lla­mos nues­tras com­ple­jas ci­vi­li­za­cio­nes, su cul­tu­ra y sus tec­no­lo­gías. Hoy por hoy, nues­tro pro­pio com­por­ta­mien­to her­bí­vo­ro ha cau­sa­do ca­si la mi­tad de la de­fo­res­ta­ción mun­dial por la trans­for­ma­ción de eco­sis­te­mas na­tu­ra­les en agro­sis­te­mas. El co­no­ci­mien­to em­pí­ri­co, el an­ces­tral y la in­ves­ti­ga­ción, que na­ce de ma­nos de cam­pe­si­nos, cul­tu­ras mi­le­na­rias y cien­tí­fi­cos, nos brin­da ese po­der ho­lís­ti­co pa­ra ma­te­ria­li­zar el “buen vi­vir”. ¿Qué es es­te con­cep­to sino lo­grar un mun­do sano y en equi­li­brio, don­de el sim­ple he­cho de ali­men­tar­se no re­pre­sen­te una ame­na­za pa­ra la con­ti­nui­dad del todo?

Pá­gi­nas an­te­rio­res. Las hojas jó­ve­nes cons­ti­tu­yen en­tre 50 y 75% de la die­ta del mono au­lla­dor ne­gro; pue­de di­ge­rir­las gra­cias a las bac­te­rias en su es­tó­ma­go. De­re­cha. Al­gu­nos in­sec­tos pue­den des­nu­dar ár­bo­les en po­quí­si­mo tiem­po.

Iz­quier­da. Mu­chas es­pe­cies de es­ca­ra­ba­jos bri­llan­tes de la fa­mi­lia Chry­so­me­li­dae son vo­ra­ces her­bí­vo­ras y, en va­rios ca­sos, se­rias plagas agrí­co­las. De­re­cha. Sal­ta­mon­tes de la fa­mi­lia Pyr­go­morp­hi­dae, tam­bién co­no­ci­dos co­mo ca­be­za de lan­za.

Iz­quier­da. La es­tra­te­gia de de­fen­sa más evi­den­te de una plan­ta que no quie­re ser co­mi­da son las es­pi­nas, co­mo en es­ta tu­na ( Opun­tia sp.). De­re­cha. La úni­ca ave que co­me hojas es el in­só­li­to hoat­zín o pa­va he­dion­da de la Ama­zo­nía, cu­yo es­tó­ma­go se ase­me­ja al de las va­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.