Los man­gla­res de Puer­to El Mo­rro

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO -

Es­te re­fu­gio de vida sil­ves­tre se es­con­de en un re­co­ve­co en­tre Po­sor­ja y la is­la Pu­ná. Qui­zá por eso, una bue­na pro­por­ción de sus man­gla­res so­bre­vi­vie­ron a la de­vas­ta­ción del boom ca­ma­ro­ne­ro. Co­mo nos cuen­ta Jés­si­ca Zam­brano, esos man­gles hoy es­tán pro­te­gi­dos por la ini­cia­ti­va de quie­nes an­tes los ta­la­ban.

Don Fran­cis­co Ve­ra ta­la­ba man­glar ro­jo con su ha­cha. De ca­da es­pe­cie ne­ce­si­ta­ba tres me­tros y cin­cuen­ta cen­tí­me­tros. Ta­la­ba des­de la raíz. La ma­de­ra era co­ti­za­da en Gua­ya­quil pa­ra cons­truir ca­sas en los su­bur­bios. La lla­ma­ban ‘ma­de­ra cu­ra’. Ca­da ma­ña­na sa­lía de su ca­sa en Puer­to El Mo­rro y subía a una pe­que­ña lan­cha pa­ra ini­ciar su re­co­rri­do por los man­gla­res. En­ton­ces, avan­za­ba des­de Ce­rri­to de los Mo­rre­ños ha­cia los man­gla­res de Chu­ru­te.

Han pa­sa­do más de quin­ce años des­de que la ta­la de man­gla­res em­pe­zó a re­du­cir­se y ser apa­ren­te­men­te con­tro­la­da. Todo lo que yo ta­la­ba –cuen­ta don Fran­cis­co– vol­vía a cre­cer, por­que en la ta­la caían cien­tos de se­mi­llas que se desa­rro­lla­ban de nue­vo. Lo que des­truían las ca­ma­ro­ne­ras, eso sí se per­día, por­que en­tra­ban con má­qui­na y aca­ba­ban con todo.

En 2007, Puer­to El Mo­rro, la tie­rra don­de na­ció y cre­ció don Fran­cis­co, fue de­cla­ra­da par­te del Sis­te­ma Na­cio­nal de Áreas Pro­te­gi­das. Des­de en­ton­ces, la ru­ti­na de don Fran­cis­co ha cam­bia­do: los que fue­ron ta­la­do­res de man­gla­res co­mo él, aho­ra re­co­rren Puer­to El Mo­rro co­mo guías tu­rís­ti­cos y dan tes­ti­mo­nio de có­mo la ve­ge­ta­ción dis­mi­nu­yó. Pre­ser­var el man­glar es el pun­to de par­ti­da de su tra­ba­jo.

Pa­ra lle­gar has­ta Puer­to El Mo­rro, des­de Gua­ya­quil, pa­sa­mos pri­me­ro por Ge­ne­ral Vi­lla­mil (Pla­yas) en un bus blan­co con fran­jas ro­jas, de esos que pa­re­cen sa­li­dos de los años se­sen­ta. Atra­ve­sa­mos una zo­na ári­da con al­gu­nos cac­tus a la ve­ra del ca­mino has­ta lle­gar al ba­rrio Las Pe­ñas, don­de per­sis­ten al­gu­nas ca­sas si­mi­la­res a las que cons­tru­ye­ron los in­gle­ses que ex­plo­ta­ron pe­tró­leo en An­cón a inicios del si­glo pa­sa­do. Lue­go, el ca­mino si­gue de­re­cho ha­cia el es­te­ro, cru­za jun­to a la pin­to­res­ca igle­sia ver­de de ma­de­ra y ter­mi­na jun­to al man­glar.

Cuan­do el bus se de­tie­ne, em­pie­za la com­pe­ten­cia en­tre las dos ope­ra­do­ras tu­rís­ti­cas co­mu­ni­ta­rias y las dos pri­va­das que fun­cio­nan en el sec­tor. Su ofer­ta cen­tral es la ob­ser­va­ción de del­fi­nes, los re­si­den­tes más po­pu­la­res del puer­to cu­ya apa­ri­ción de­pen­de del ni­vel de la ma­rea y de la ru­ti­na pro­pia de es­tos ma­mí­fe­ros: pue­den es­tar co­mien­do, to­man­do una sies­ta o ju­gan­do. Em­pe­za­mos el via­je con una guía lo­cal a bor­do. La lan­cha es de ma­de­ra y es­tá te­cha­da pa­ra pro­te­ger del sol a los quin­ce tu­ris­tas. Pa­ra suer­te de los guías, al­guien ol­vi­dó la ma­trí­cu­la en el puer­to. Al re­tor­nar por ella, otros vein­te tu­ris­tas lle­na­ron la lan­cha: aho­ra so­mos trein­ta y cin­co. ¿Po­de­mos po­ner­nos ade­lan­te cuan­do vea­mos a los del­fi­nes? –pre­gun­ta una de las pa­sa­je­ras– So­lo si no es­tá la em­bar­ca­ción del mi­nis­te­rio del Am­bien­te –res­pon­de el res­pon­sa­ble del mo­tor.

Avan­za­mos flan­quean­do los man­gla­res ro­jos, ha­cia el nor­te. En­tre sus ra­mas pro­li­fe­ra el os­tión, ba­jo la raíz la con­cha prieta y en su en­torno el can­gre­jo; so­bre ellos se po­san pe­lí­ca­nos adul­tos y jó­ve­nes, las úni­cas aves ca­pa­ces de tra­gar agua sa­la­da y con­ver­tir­la en dul­ce en su gar­gan­ta. De­trás de ellos cre­cen el man­glar blan­co, el ne­gro y el je­lí. Es­tos úl­ti­mos son me­nos co­ti­za­dos que el man­gle ro­jo por­que en sus in­me­dia­cio­nes no cre­cen tan­tas es­pe­cies y su ma­de­ra tam­po­co es tan fir­me pa­ra la cons­truc­ción.

A nues­tra de­re­cha hay bom­bas de agua. Su po­si­ción se ex­pli­ca por­que ab­sor­ben el agua cuan­do la ma­rea sube y ali­men­tan a las pis­ci­nas ca­ma­ro­ne­ras que pros­pe­ran de­trás del man­glar. A lo lar­go del ma­le­cón hay bar­cos y lan­chas con hom­bres tra­ba­jan­do en su man­te­ni­mien­to. En el mar, an­cla­dos, cam­bian la ma­de­ra vie­ja y vuel­ven a pin­tar la bar­ca con los nom­bres fe­me­ni­nos que pre­su­men cuan­do se ale­jan de la pla­ya. A de­cir de los guar­da­bos­ques del mi­nis­te­rio del Am­bien­te, par­te de su tra­ba­jo es man­te­ner el es­te­ro lim­pio, ta­rea que re­sul­ta di­fí­cil por la pre­sen­cia de los bar­cos es­ta­cio­na­dos. En oca­sio­nes, sus res­pon­sa­bles y tri­pu­lan­tes “se ol­vi­dan del man­te­ni­mien­to del bra­zo de mar: se les cae una bro­cha, un ta­rro de pin­tu­ra, y allí lo de­jan”.

Avan­za­mos ha­cia el es­te­ro Ol­mos, un bra­zo de mar que desem­bo­ca en el río Gua­yas. Cer­ca del ca­nal de El Mo­rro, los pe­lí­ca­nos se abs­traen en su ta­rea: se lan­zan al mar en pi­ca­da, pro­cu­ran atra­par al­gún pez ba­jo el agua, vuel­ven a le­van­tar sus alas y a po­ca dis­tan­cia de la su­per­fi­cie se de­jan caer de nue­vo. Una y otra vez. El cru­ce

de de­ce­nas de aves en el ai­re anun­cia nues­tra lle­ga­da al há­bi­tat de las gar­zas es­pá­tu­la ro­sa­da, las fra­ga­tas y los pi­que­ros de pa­tas azu­les. Unas se po­san so­bre las ra­mas, fi­jas co­mo en una ga­le­ría, otras con­ti­núan con su vue­lo por so­bre la lan­cha. Los man­gla­res de El Mo­rro son una im­por­tan­te zo­na de re­fu­gio y anida­ción de aves acuá­ti­cas y ma­ri­nas, en par­ti­cu­lar fra­ga­tas y gar­zas, que se cuen­tan por cien­tos.

El re­fu­gio de vida sil­ves­tre Man­gla­res El Mo­rro abar­ca 10 130 hec­tá­reas. De ellas, al­go más de 1 300 co­rres­pon­den a man­gla­res, 700 a ba­jos de se­di­men­to y 8 010 son es­pe­jos de agua. Es­ta área pro­te­gi­da tie­ne al­re­de­dor de ca­tor­ce es­te­ros. Re­co­rrer­los to­ma unas dos ho­ras has­ta aguas abier­tas, don­de es po­si­ble ob­ser­var a los del­fi­nes.

Ve­mos los pri­me­ros de es­tos ce­tá­ceos en nues­tro re­co­rri­do: son ne­gros, po­de­mos ver sus ale­tas, son los del­fi­nes mu­la­res ( Tur­siops trun­ca­tus), aque­llos que se dis­tin­guen por su bo­ca en for­ma de pi­co de bo­te­lla. Ca­si siem­pre an­dan en pa­re­ja; cuan­do via­jan lo ha­cen por do­ce­nas. A pe­sar de los gri­tos holly­woo­den­ses de los tu­ris­tas, los del­fi­nes no sa­len. Con­tra­ten a Flip­per –gri­ta uno de los pa­sa­je­ros, alu­dien­do al fa­mo­so del­fín del ci­ne. Dos lan­chas más los es­tán bus­can­do. De acuer­do a los guar­da­bos­ques, pue­den es­tar en el mar has­ta tres em­bar­ca­cio­nes por ca­da gru­po de del­fi­nes.

El del­fín no tie­ne tem­po­ra­da de avis­ta­mien­to. –Si es que no es­tán en un si­tio, es­tán en otro, pe­ro no­so­tros siem­pre los en­con­tra­mos –di­ce Don Fran­cis­co. –Allá es­tá uno–. Nos acer­ca­mos to­dos a la bor­da y los del­fi­nes no vuel­ven a sa­lir. La ma­rea es­tá al­ta y es­ta vez los del­fi­nes no acom­pa­ñan a la em­bar­ca­ción. So­mos ma­mí­fe­ros bus­can­do a otros que pa­re­cen más tier­nos y más sus­pi­ca­ces que nues­tra es­pe­cie hu­ma­na. No­so­tros usa­mos cha­le­cos sal­va­vi­das pa­ra pro­te­ger­nos de su há­bi­tat. Ellos per­ma­ne­cen en­tre el mar y el es­te­ro pa­ra co­mer, des­can­sar y re­pro­du­cir­se, y no se mues­tran, qui­zá si­guien­do su ins­tin­to de pre­cau­ción.

Las lan­chas de las ope­ra­do­ras, co­mo la de don Fran­cis­co, sa­len ca­da ho­ra del mue­lle. Quie­nes se de­di­can aho­ra al turismo ne­ce­si­tan ade­más tra­ba­jar en va­rias ta­reas pa­ra jun­tar

ca­da se­ma­na los in­gre­sos que an­tes ob­te­nía con la ta­la del man­gle ro­jo. Por ello, don Fran­cis­co, co­mo más de la mi­tad de la gen­te de El Mo­rro, tam­bién tra­ba­ja en la pes­ca y re­co­lec­ción de ma­ris­cos en el man­glar, mis­mos que se sir­ven al car­bón en los co­me­do­res cer­ca­nos al ma­le­cón. En Puer­to El Mo­rro se co­me ba­gre, li­sa y cor­vi­na con en­sa­la­das y pa­ta­co­nes.

De acuer­do con uno de los guar­da­bos­ques del mi­nis­te­rio, las ca­ma­ro­ne­ras es­tán re­gu­la­ri­zán­do­se; al­gu­nas bus­can ob­te­ner su fi­cha y per­mi­so am­bien­tal, en un pro­ce­so que im­pli­ca una eva­lua­ción pa­ra su even­tual re­fo­res­ta­ción. Se­gún in­for­ma­ción del mi­nis­te­rio del Am­bien­te, en los al­re­de­do­res de Puer­to El Mo­rro exis­ten 4 419 hec­tá­reas de pis­ci­nas ca­ma­ro­ne­ras, pro­pie­dad de al me­nos quin­ce em­pre­sas pe­que­ñas. A pe­sar de no ser de las gran­des, las ca­ma­ro­ne­ras del sec­tor ocu­pan más te­rri­to­rio que los man­gla­res en el área pro­te­gi­da. Se cree que es­to es fru­to de la in­va­sión ha­cia es­te sec­tor des­de las dé­ca­das de 1960 y 1970.

Pa­ra fre­nar es­ta si­tua­ción, des­de 2004 los po­bla­do­res de Puer­to El Mo­rro bus­ca­ron la de­cla­ra­to­ria de sus es­te­ros y man­gla­res co­mo área pro­te­gi­da. El tra­ba­jo ini­ció con ayu­da de la fun­da­ción Na­tu­ra y el aus­pi­cio del pro­gra­ma de Pe­que­ñas Do­na­cio­nes de Na­cio­nes Uni­das. Todo em­pe­zó con un es­que­ma de for­ma­ción de lí­de­res co­mu­ni­ta­rios en eco­tu­ris­mo y ges­tión am­bien­tal. El ob­je­ti­vo era me­jo­rar las con­di­cio­nes de vida en el re­cin­to y for­ta­le­cer la con­ser­va­ción del man­glar. Cua­tro años an­tes, don Fran­cis­co y va­rios de sus ve­ci­nos ta­la­do­res ha­bían ini­cia­do su tra­ba­jo co­mo ope­ra­do­res tu­rís­ti­cos co­mu­ni­ta­rios. Pu­sie­ron sus lan­chas a dis­po­si­ción de los vi­si­tan­tes, a quie­nes des­de en­ton­ces lle­van a re­co­rrer el man­glar y di­vi­sar aves y del­fi­nes.

En Gua­yas, has­ta ju­lio de 1987, se con­ta­ba con 203 590 hec­tá­reas de man­glar, una de las zo­nas más ex­ten­sas de es­te eco­sis­te­ma en el país. La in­ten­si­dad de la de­fo­res­ta­ción ha re­du­ci­do el man­glar a al­go co­mo 50 mil hec­tá­reas en la ac­tua­li­dad. Ce­ci­lia He­rre­ra, di­rec­to­ra de ges­tión me­dioam­bien­tal del go­bierno pro­vin­cial del Gua­yas, ex­pli­ca que la de­fo­res­ta­ción en­tre 1987 y 1995 ori­gi­nó la pér­di­da de ca­si 1 800 hec­tá­reas por año. Pa­ra don Fran­cis­co, la abun­dan­cia de can­gre­jos y con­chas en Puer­to El Mo­rro era no­ta­ble an­tes de que la ta­la sea ex­ce­si­va. Hoy, tras ha­ber ce­sa­do la de­fo­res­ta­ción del man­glar, las po­bla­cio­nes de es­tos ma­ris­cos es­tán re­cu­pe­rán­do­se. El 80% de las es­pe­cies ma­ri­nas de­pen­den del eco­sis­te­ma del man­glar co­mo re­si­den­cia, lu­gar de re­pro­duc­ción o fuen­te de ali­men­to. Cien­tos de per­so­nas que se be­ne­fi­cia­ban del man­glar a tra­vés de su ta­la, hoy lo ha­cen de los re­cur­sos pes­que­ros que pro­vie­nen de él.

El re­co­rri­do ter­mi­na. Vol­ve­mos al mue­lle con la ex­pec­ta­ti­va de que los del­fi­nes sal­ten fren­te a no­so­tros. Aban­do­na­mos la lan­cha con re­ti­cen­cia, pen­san­do que qui­zá los vea­mos en una si­guien­te vi­si­ta. Don Fran­cis­co nos des­pi­de y se que­da en es­pe­ra del si­guien­te gru­po pa­ra ha­blar­les del man­glar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.