Alli­mi­cu­na: En­ca­mo­ta­do

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - Por Ju­lio Pa­zos Ba­rre­ra

Ade­más

En­ca­mo­ta­do es una de­ri­va­ción de ca­mo­te y sig­ni­fi­ca, en las provincias cen­tra­les de la Sie­rra ecua­to­ria­na, es­tar muy enamo­ra­do, es de­cir, es­tar adherido al su­je­to del amor co­mo el ca­mo­te pren­di­do fuer­te­men­te a la tie­rra. Tam­bién una mu­jer pue­de en­con­trar­se en­ca­mo­ta­da.

La pa­la­bra ca­mo­te pro­vie­ne del náhuatl ca­mohtli y su di­fu­sión se de­be a los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les. En la len­gua taí­na, des­apa­re­ci­da, es ba­ta­ta, tér­mino que los es­pa­ño­les apli­ca­ron a pa­pa y que por con­fu­sión die­ron lu­gar a pa­ta­ta. No se usa el vo­ca­blo ay­ma­ra ku­ma­ra, qui­zá por lo di­cho an­tes, de la di­fu­sión pro­ta­go­ni­za­da por los es­pa­ño­les de las pa­la­bras me­xi­ca­nas ta­les co­mo ta­mal o to­ma­te.

Es co­mún en­tre no­so­tros de­cir ca­mo­te y no ba­ta­ta ni bo­nia­to ni pa­pa dul­ce; en fin, ya no se usa ca­mo­ti­llo que, se­gún Ma­rio Ci­ca­la S. J., en el si­glo XVIII de­sig­na­ba a una va­rie­dad alar­ga­da de ca­mo­te. El je­sui­ta es­cri­bió que los me­jo­res ca­mo­ti­llos se da­ban en Ba­ños de Agua San­ta –se los en­te­rra­ba en el res­col­do y lue­go se los ex­pri­mía por una de las pun­tas y su ma­sa era de­li­cio­sa. Aun­que, en la ac­tua­li­dad, ca­mo­ti­llo es un pez de la cos­ta de Ma­na­bí, de car­ne sin­gu­lar­men­te de­li­cio­sa.

Exis­ten ca­mo­tes de sal, de dul­ce, ama­ri­llos y de co­lor cao­ba (pe­rua­nos). Se los co­me con gran pla­cer cuan­do, los dul­ces, apa­re­cen en tor­tas, quim­bo­li­tos y fri­tos en la man­te­ca que trans­pi­ra la fri­ta­da. Los de sal se pre­pa­ran en “en­te­ras” ba­ña­das con sal­sa de ma­ní o de pan con ce­bo­lla, se acom­pa­ñan con car­ne fri­ta o asa­da. Una va­rie­dad de ma­sa ama­ri­lla pre­pa­ra­da en for­ma de pu­ré no ne­ce­si­ta aña­di­du­ra de ye­ma de hue­vo.

Cuan­do la glo­ba­li­za­ción to­da­vía no ha­bía he­cho de las su­yas, los cam­pe­si­nos se­rra­nos de cli­mas sub­tro­pi­ca­les al­mor­za­ban ca­mo­tes mon­da­dos y co­ci­dos, ali­ña­dos con ají di­rec­ta­men­te sa­ca­do de la pie­dra de mo­ler, ají con sal. Un lu­jo era dis­po­ner de car­ne de res asa­da o de po­llo fri­to en pai­la de bron­ce. No se ha­bla­ba de va­lo­res nu­tri­ti­vos del ca­mo­te por­que to­da­vía no se co­no­cían la bu­li­mia ni la ano­re­xia, me­nos mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.