Nues­tra fau­na: Anolis ecua­to­riano

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO -

Su­nom­bre no vie­ne de los “oce­los” que pin­tan su piel; vie­ne, por un error, de oce­lotl, que en nahual sig­ni­fi­ca “ja­guar”. Al­gu­nos lo lla­man “ti­gri­llo”, pe­ro ese es L. ti­gri­nus, su pa­rien­te me­nor. Con un me­tro de lon­gi­tud, el oce­lo­te es el más gran­de de los pe­que­ños ga­tos. Don­de ocu­rre, sue­le ser el fe­lino más co­mún. Su as­pec­to es el de un ga­to do­més­ti­co con ma­ci­zas ma­nos. Ha si­do mas­co­ta de ex­cén­tri­cos, co­mo Salvador Da­lí.

Ori­na pa­ra mar­car su te­rri­to­rio y lo de­fien­de con la vida. Ca­za por la no­che, de ol­fa­to, aun­que su visión noc­tur­na es ex­cep­cio­nal. Co­me pe­que­ñe­ces, co­mo roe­do­res, ranas o pá­ja­ros, aun­que ha ma­ta­do ba­ri­zos e in­clu­so pe­que­ños ve­na­dos. Ca­da ma­cho se apa­rea con va­rias hem­bras, que tie­nen uno o dos ga­ti­tos, pa­san­do un año. Na­cen in­de­fen­sos, con los ojos ce­rra­dos por dos se­ma­nas, y per­ma­ne­cen con la ma­dre por un año o dos. Su ba­ja ta­sa de re­pro­duc­ción y el trá­fi­co de su piel ame­na­za­ron sus po­bla­cio­nes, que se han re­cu­pe­ra­do. La pér­di­da de há­bi­tat es hoy su pro­ble­ma ma­yor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.