El Ni­ño y la bio­di­ver­si­dad

Pin­güi­nos y cor­mo­ra­nes de Ga­lá­pa­gos:

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - fo­tos: Pe­te Ox­ford y Re­neé Bish

En Ecua­dor, los efec­tos más drás­ti­cos de El Ni­ño sue­len dar­se en la Cos­ta y en las is­las Ga­lá­pa­gos. Mien­tras la dis­cu­sión se cen­tra, no sin ra­zón, en los efec­tos eco­nó­mi­cos y hu­ma­ni­ta­rios, los im­pac­tos en la bio­di­ver­si­dad pue­den ser dra­má­ti­cos. Den­tro del ba­lan­ce de las po­si­bles afec­ta­cio­nes, no se des­car­ta la des­apa­ri­ción de es­pe­cies em­ble­má­ti­cas co­mo el pin­güino o el cor­mo­rán de Ga­lá­pa­gos.

Ca­da diez o do­ce años El Ni­ño ame­na­za con tra­se­gar las cos­tas de nues­tro país. Se en­cien­den los de­ba­tes so­bre los da­ños hu­ma­nos y eco­nó­mi­cos que nos de­ja­rá. Me­nos se ha­bla de lo que se po­dría lle­var. Un fe­nó­meno El Ni­ño in­ten­so pue­de te­ner efec­tos dra­má­ti­cos so­bre los sis­te­mas na­tu­ra­les, y si even­tos co­mo los de 1982-1983 y 1997-1998 se re­pi­ten con ma­yor fre­cuen­cia (que es uno de los pro­nós­ti­cos por el cam­bio cli­má­ti­co), po­drían aca­bar con es­pe­cies ca­ris­má­ti­cas y sim­bó­li­cas co­mo el pin­güino de Ga­lá­pa­gos o su pai­sano, el cor­mo­rán no vo­la­dor. An­tes de en­trar en an­gus­tias, qui­zá de­be­ría­mos es­ta­ble­cer si El Ni­ño ex­cep­cio­nal que se ha pre­sa­gia­do lle­ga­rá con el anun­cia­do vi­gor.

¿TEN­DRE­MOS UN NI­ÑO IN­TEN­SO?

Des­de me­dia­dos de es­te año se es­cu­chan va­ti­ci­nios de un El Ni­ño ex­cep­cio­nal, si no de la in­ten­si­dad del de 1998 que es el más fuer­te que se ha re­gis­tra­do, sí, al me­nos, co­mo el de 1983. Los mo­de­los lo pre­veían. El au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra del agua en el cen­tro del océano Pa­cí­fi­co con res­pec­to a su pro­me­dio nor­mal, que es el in­di­ca­dor más uti­li­za­do pa­ra ta­sar los Ni­ños, ve­nía rom­pien­do mar­cas y vol­vió a ha­cer­lo a fi­na­les de no­viem­bre. Sin em­bar­go, al cie­rre de es­ta edi­ción esos pro­nós­ti­cos aún no se han cum­pli­do. Co­mo opi­na el ocea­nó­gra­fo Fran­klin Or­ma­za en una en­tre­vis­ta pa­ra Gkill­city, “No hay pun­to de com­pa­ra­ción de El Ni­ño de 19971998 con el ac­tual”. Es que una co­sa son las con­di­cio­nes en el cen­tro del Pa­cí­fi­co y otra có­mo esas con­di­cio­nes se trans­mi­ten a nues­tras cos­tas. Esa trans­mi­sión no se ha da­do en su to­ta­li­dad, cree Or­ma­za, por­que hay otro pa­trón cli­má­ti­co-at­mos­fé­ri­co a to­mar en cuen­ta: el Pa­ci­fic De­ca­dal Os­ci­lla­tion (PDO). “En­tre 1979 y 2000 el PDO fue, pre­do­mi­nan­te­men­te, cálido. Des­de 2001, el PDO ha si­do frío la ma­yo­ría del tiem­po, con­tra­rres­tan­do el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra” pro­ve­nien­te del Pa­cí­fi­co oc­ci­den­tal.

De to­das for­mas, co­mo ex­pli­can otros es­tu­dio­sos, nin­gún El Ni­ño es igual a otro. Si

bien las pro­ba­bi­li­da­des de que se pre­sen­te un even­to ex­cep­cio­nal han dis­mi­nui­do, la enor­me ma­sa de ca­lor en el océano Pa­cí­fi­co si­gue ahí, y su aco­pla­mien­to con el cli­ma de nues­tras cos­tas po­dría ha­ber­se re­tra­sa­do y pre­sen­tar­se en di­ciem­bre o enero.

Mo­de­ra­do, fuer­te o ex­cep­cio­nal, el he­cho es que El Ni­ño es­tá aquí. Si lle­ga­se a ser de los dos úl­ti­mos ti­pos, su im­pac­to en los eco­sis­te­mas se­ría con­si­de­ra­ble. Sus efec­tos se sen­ti­rán in­clu­so en la Sie­rra (don­de sue­le pro­du­cir in­vier­nos más se­cos) o en la Ama­zo­nía (don­de al­gu­nas lo­ca­li­da­des re­ci­ben gran­des pre­ci­pi­ta­cio­nes y otras ex­pe­ri­men­tan se­quías e in­cen­dios; ver ma­pa).

Co­mo ca­bría es­pe­rar, los im­pac­tos en el mar, don­de se ori­gi­na el fe­nó­meno, son los más drás­ti­cos. Cuan­do el agua se ca­lien­ta ex­pul­sa los ga­ses que tie­ne di­suel­tos, en­tre ellos el oxí­geno que ne­ce­si­ta la fau­na ma­ri­na. Los ha­bi­tan­tes de las re­ca­len­ta­das ca­pas su­per­fi­cia­les –en­tre los que se en­cuen­tran la ma­yo­ría de pe­ces– bus­can aguas más oxi­ge­na­das y frías en las pro­fun­di­da­des o a ma­yo­res la­ti­tu­des. El zoo­planc­ton y el fi­to­planc­ton, del que de­pen­den en úl­ti­mo tér­mino el res­to de to­da ca­de­na ali­men­ti­cia, tam­bién su­fren al­te­ra­cio­nes. Es así que aguas más ca­lien­tes sig­ni­fi­ca aguas más po­bres en nu­trien­tes, y to­dos los or­ga­nis­mos que de­pen­den de es­tos nu­trien­tes em­pie­zan a pa­sar pe­nu­rias, ma­yo­res mien­tras más ri­gu­ro­so sea El Ni­ño. Co­mo su­ce­de con otros por­ten­tos de la Bio­lo­gía, nin­gún la­bo­ra­to­rio ilus­tra me­jor es­tos cam­bios que las is­las Ga­lá­pa­gos.

EL IM­PAC­TO EN LAS ES­PE­CIES

La ma­yo­ría de es­tu­dios so­bre El Ni­ño se ha he­cho en Ga­lá­pa­gos. A par­tir de las in­ves­ti­ga­cio­nes pio­ne­ras com­pen­dia­das por Gary Ro­bin­son y Eu­ge­nia del Pino en los ochen­ta, te­ne­mos in­for­ma­ción de­ta­lla­da de la res­pues­ta de las po­bla­cio­nes de mu­chas es­pe­cies fren­te a even­tos cli­má­ti­cos. Co­mo se es­pe­ra­ría de or­ga­nis­mos que han evo­lu­cio­na­do du­ran­te mi­les de años so­me­ti­dos a los ri­go­res pe­rió­di­cos de El Ni­ño, cuan­do ex­pe­ri­men­tan mer­ma po­bla­cio­nal, es­ta sue­le ser pa­sa­je­ra, y lue­go de pa­sa­do el fe­nó­meno sue­le ve­nir una re­cu­pe­ra­ción vi­go­ro­sa del nú­me­ro de in­di­vi­duos. Al­gu­nos ca­sos, sin em­bar­go, son más alar­man­tes: des­ta­can en­tre ellos los pin­güi­nos y los cor­mo­ra­nes de Ga­lá­pa­gos, pa­ra quie­nes Ni­ños más fre­cuen­tes e in­ten­sos co­mo se es­pe­ran por el cam­bio cli­má­ti­co con­lle­van el se­rio ries­go de des­apa­re­cer.

Pe­ro an­tes, vea­mos cuá­les son l os me­ca­nis­mos que in­ci­den en que una u otra es­pe­cie sea be­ne­fi­cia­da o per­ju­di­ca­da y en qué me­di­da. Lo pri­me­ro que sa­le a re­lu­cir es que no hay un so­lo ca­mino de afec­ta­ción. Los cam­bios son tan in­te­gra­les que es muy di­fí­cil es­ta­ble­cer cau­sa­li­da­des y pre­de­cir re­sul­ta­dos, aun­que la evi­den­cia acu­mu­la­da ya nos per­mi­te ex­plo­rar cier­tos pa­tro­nes. Una re­gla ge­ne­ral, por ejem­plo, es que los or­ga­nis­mos te­rres­tres sue­len be­ne­fi­ciar­se por el au­men­to de ve­ge­ta­ción y re­cur­sos, mien­tras que a los se­res ma­ri­nos o a los que de­pen­den del mar les sue­le ir peor.

Una de las se­cue­las del re­ca­len­ta­mien­to ma­rino que trae El Ni­ño es la aci­di­fi­ca­ción del agua. En­tre los ani­ma­les muy sen­si­bles a es­ta va­ria­ble es­tán los co­ra­les y, de he­cho, son uno de los or­ga­nis­mos que más se es­pe­ra que su­fran con el ca­len­ta­mien­to glo­bal. De­pen­den pa­ra su sus­ten­to de la ac­ti­vi­dad fo­to­sin­té­ti­ca de un al­ga que vi­ve en­tre­ve­ra­da en sus te­ji­dos (que ade­más les con­fie­re sus par­ti­cu­la­res co­lo­res). Por cau­sas po­co en­ten­di­das, cuan­do el agua se ca­lien­ta el co­ral pier­de la ca­pa­ci­dad de re­te­ner al al­ga y se que­da sin su fuen­te de ali­men­to y sin co­lor (por lo que al fe­nó­meno se lo lla­ma blea­ching o “blan­quea­mien­to”). Si la tem­pe­ra­tu­ra ba­ja, las al­gas vuel­ven, pe­ro si el blan­quea­mien­to per­du­ra, vas­tas y cen­te­na­rias co­lo­nias de co­ra­les pue­den mo­rir. Ni­ños fuer­tes han

traí­do even­tos de blan­quea­mien­to si­mul­tá­neo en va­rias re­gio­nes del mun­do: en 1983, y en 1998 cuan­do fue se­ve­ro y ex­ten­di­do. En es­tos úl­ti­mos me­ses se ha re­por­ta­do otro si­mi­lar, so­lo el ter­ce­ro de ca­rac­ter pla­ne­ta­rio del que se tie­ne re­gis­tro. En Ga­lá­pa­gos, El Ni­ño de 1983 fue de­vas­ta­dor; ma­tó al 95% de los co­ra­les y lle­vó al­gu­nas es­pe­cies cer­ca de la ex­tin­ción. El que en 1998 la afec­ta­ción no fue­ra tan se­ve­ra lle­va a los cien­tí­fi­cos a es­pe­cu­lar si el sim­bion­te co­ral-al­ga se es­ta­ría adap­tan­do a las tem­pe­ra­tu­ras más al­tas. Es­te Ni­ño se­rá un cam­po de prue­bas ideal pa­ra pro­bar es­ta hi­pó­te­sis.

Otro de los cam­bios no­ta­bles pa­ra las es­pe­cies li­ga­das al mar es la fal­ta de ali­men­to. En años nor­ma­les, las aguas ri­cas en oxí­geno y nu­trien­tes que aflo­ran con la co­rrien­te de Crom­well sos­tie­nen abun­dan­tes po­bla­cio­nes de pe­ces, la ba­se de la die­ta de mu­chas aves y ma­mí­fe­ros ma­ri­nos de las is­las. El Ni­ño in­te­rrum­pe la cir­cu­la­ción de es­te aflo­ra­mien­to y los pe­ces que sue­len abun­dar en es­ta zo­na mi­gran en busca de co­mi­da, o mue­ren.

Los lo­bos ma­ri­nos es­tán en­tre los ani­ma­les que más acu­san es­tos cam­bios. Ha­bi­tua­dos a ali­men­tar­se de pe­ces y crus­tá­ceos en­tre las ro­cas don­de ha­bi­tan, du­ran­te El Ni­ño de 19971998 tu­vie­ron que ex­ten­der sus te­rri­to­rios de pes­ca a aguas más pro­fun­das. Aún así, la com­bi­na­ción de una epi­de­mia vi­ral, la muer­te de in­di­vi­duos (de ca­si to­dos los re­cién na­ci­dos y los ma­chos gran­des, en 1983) y la mi­gra­ción, cau­só que la po­bla­cion de­crez­ca en 40%.

El al­ba­tro de Ga­lá­pa­gos tam­bién re­sul­ta per­ju­di­ca­do, aun­que por otras ra­zo­nes. Es­tas aves no pa­san tan­tas ham­bres; son es­pe­cia­lis­tas en vo­lar lar­gas dis­tan­cias (pue­den “blo­quear” la ar­ti­cu­la­ción de sus enor­mes alas y pla­near con el vien­to sin uti­li­zar sus múscu­los), lo que les per­mi­te ir a ali­men­tar­se has­ta las cos­tas de Pe­rú (ver ETI 59). Su anate­ma es, en cam­bio, la pro­li­fe­ra­ción de ve­ge­ta­ción que las llu­vias trae. No de­ja es­pa­cio pa­ra sus “ni­dos”, que no son más que un pe­da­zo de suelo des­nu­do. Los po­cos que se ani­man a aco­mo­dar su úni­co hue­vo en­tre las ra­mas, lo sue­len ver po­drir­se por el ex­ce­so de hu­me­dad o lo aban­do­nan an­te el ase­dio de los abun­dan­tes mos­qui­tos. Así, du­ran­te El Ni­ño 1982-1983 nin­gu­na pa­re­ja se re­pro­du­jo,

lo que es gra­ve si se con­si­de­ra que la is­la Es­pa­ño­la es el úni­co si­tio don­de anidan en el mun­do (apar­te de las po­cas pa­re­jas que lo ha­cen en la is­la de La Pla­ta, fren­te a Ma­na­bí).

Un ca­so pe­cu­liar es el de las igua­nas ma­ri­nas, que se ali­men­tan de al­gas ro­jas y verdes en la zo­na en­tre­ma­reas. Cuan­do el agua se ca­lien­ta, es­tas al­gas son rem­pla­za­das por al­gas par­das, que las igua­nas co­men pe­ro de las que su sis­te­ma di­ges­ti­vo no pue­de ex­traer nu­trien­tes. Igua­nas con es­tó­ma­gos lle­nos em­pie­zan a mo­rir de ina­ni­ción. En los Ni­ños de 1983 y 1998 has­ta el 90% de las igua­nas su­cum­bió a la ham­bru­na y sus ca­dá­ve­res se api­la­ban en las ro­cas. Es­te año ya se ha re­por­ta­do un au­men­to de mor­ta­li­dad en la is­la Ge­no­ve­sa.

A pe­sar del re­vés que sig­ni­fi­can es­tos even­tos pa­ra las po­bla­cio­nes de igua­nas, pa­re­ce que es­tán adap­ta­das a so­bre­lle­var­los. Ade­más de que pros­pe­ran con ím­pe­tu en los pe­rio­dos que si­guen a El Ni­ño (co­no­ci­dos co­mo La Ni­ña), lue­go

del even­to 1997-1998 se en­con­tró que igua­nas in­di­vi­dua­les dis­mi­nuían su ta­ma­ño has­ta en 20% tras la ham­bru­na, ami­no­ran­do así su ne­ce­si­dad de ener­gía. No so­lo adel­ga­za­ban; re­du­cían el ta­ma­ño de sus hue­sos. Cuan­do las con­di­cio­nes se nor­ma­li­zan, vuel­ven a cre­cer. Son los úni­cos ver­te­bra­dos en que se ha re­por­ta­do es­ta pro­di­gio.

Co­mo ilus­tran es­tos ca­sos, pa­ra mu­chas es­pe­cies en­dé­mi­cas de las is­las, el El Ni­ño sig­ni­fi­ca dis­mi­nu­cio­nes po­bla­cio­na­les en mag­ni­tu­des que po­drían ha­cer te­mer por su des­apa­ri­ción. Sin em­bar­go, la in­for­ma­ción acu­mu­la­da pa­re­ce in­di­car que a tra­vés de di­fe­ren­tes me­ca­nis­mos

–mi­gra­ción, sub­se­cuen­te au­men­to de la na­ta­li­dad, ex­ten­sión de te­rri­to­rios de ali­men­ta­ción, ¡has­ta la di­ges­tión de los pro­pios hue­sos!– al­gu­nas de ellas es­tán equi­pa­das pa­ra li­diar con es­tos even­tos cíclicos. Mas, ¿qué pue­de pa­sar con las que no lo es­tán tan­to? Re­vi­se­mos los dra­má­ti­cos ca­sos de pin­güi­nos y cor­mo­ra­nes.

¿EL OCA­SO DE SE­RES FA­BU­LO­SOS?

Cuan­do ha­bla­mos de los pin­güi­nos y cor­mo­ra­nes de Ga­lá­pa­gos, es­ta­mos ha­blan­do de dos de las aves más pe­cu­lia­res so­bre la faz de la Tie­rra. Am­bas es­pe­cies es­tán res­trin­gi­das a la pe­que­ñí­si­ma zo­na don­de el aflo­ra­mien­to fre­cuen­te de la co­rrien­te de Crom­well crea inusua­les con­di­cio­nes de abun­dan­cia: las fran­jas cos­te­ras de is­la Fer­nan­di­na y del flan­co oc­ci­den­tal de Isa­be­la (al­gu­nos pin­güi­nos ha­bi­tan otras is­las, pe­ro so­lo son el 5%). Es­tas es­pe­cí­fi­cas con­di­cio­nes son las que han en­gen­dra­do cria­tu­ras tan im­pro­ba­bles.

Por una par­te, te­ne­mos al cor­mo­rán: aún sin men­cio­nar sus ojos tur­que­sa; es el más gran­de del mun­do y el úni­co que no pue­de vo­lar. La au­sen­cia de pre­da­do­res te­rres­tres y mu­cha

co­mi­da al al­can­ce de un cha­pu­zón (no sue­le pes­car a más de 230 me­tros de la ori­lla) le han per­mi­ti­do pres­cin­dir del ener­gé­ti­ca­men­te cos­to­so apa­ra­ta­je de avia­ción. ¿Y qué pue­de ser más pa­ra­dó­ji­co que un pin­güino tro­pi­cal? El de Ga­lá­pa­gos es el úni­co. Ade­más es el de menor ran­go de dis­tri­bu­ción y el más ra­ro: su po­bla­ción es la más pe­que­ña en­tre las de to­das las aves con frac. Por ra­zo­nes que se in­fie­ren, el bie­nes­tar de es­tos dos irre­me­dia­bles se­den­ta­rios ne­ce­si­ta de aguas frías, muy pro­duc­ti­vas.

El Ni­ño trae es­ca­sez de ali­men­tos. En el me­jor de los ca­sos, pin­güi­nos y cor­mo­ra­nes eli­gen no re­pro­du­cir­se o aban­do­nar sus ni­dos, pues no tie­nen ener­gía su­fi­cien­te. En even­tos ri­gu­ro­sos, ade­más mu­chos mue­ren de ham­bre. Cuan­do se com­bi­nan las dos si­tua­cio­nes las po­bla­cio­nes se des­plo­man. En los cen­sos que se rea­li­za­ron en 1983 pa­ra de­ter­mi­nar el efec­to de El Ni­ño en las es­pe­cies (ver grá­fi­co), se en­con­tró que el 77% de los pin­güi­nos y el 50% de los cor­mo­ra­nes ha­bía muer­to. En am­bos ca­sos, so­lo al­go co­mo cua­tro­cien­tos in­di­vi­duos que­da­ron pa­ra ini­ciar la re­po­bla­ción. En 1997 se re­pi­tió la de­ba­cle, y en el ca­so de los pin­güi­nos so­bre una po­bla­ción que no ha­bía lo­gra­do re­cu­pe­rar­se to­da­vía.

De he­cho, pa­re­ce que tan­to pin­güi­nos co­mo cor­mo­ra­nes en con­di­cio­nes idea­les sí tie­nen ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­ra­ción –en años de abun­dan­cia los pin­güi­nos pue­den te­ner has­ta tres puestas y la po­bla­ción de cor­mo­ra­nes hoy es­tá en su má­xi­mo re­gis­tro. Sin em­bar­go, apar­te de los nú­me­ros lí­mi­te a los que los re­du­cen es­tos even­tos, hay cier­tos de­ta­lles de las res­pec­ti­vas his­to­rias na­tu­ra­les que di­fi­cul­tan los pro­nós­ti­cos op­ti­mis­tas. Por ejem­plo, el he­cho de que los pin­güi­nos for­men pa­re­jas de por vi­da, ro­tas ca­si to­das en 1983 por la muer­te de la hem­bra o el ma­cho, pue­de ha­ber len­ti­fi­ca­do la re­cu­pe­ra­ción has­ta que se es­ta­ble­cie­ron nue­vas pa­re­jas. Más aún, los pe­rio­dos La Ni­ña, en que las po­bla­cio­nes sue­len pros­pe­rar, se es­tán ha­cien­do me­nos fríos y me­nos mar­ca­dos. Y es­tán los ele­men­tos an­tro­po­gé­ni­cos: no so­lo el ase­dio de las ra­tas y los ga­tos, sino que ya se ha en­con­tra­do en es­tas aves la pre­sen­cia de pa­tó­ge­nos (ma­la­ria y gri­pe aviar en pin­güi­nos y toxoplasmosis en am­bas) que po­drían vol­ver­se epi­de­mia en una si­tua­ción de es­trés.

Na­da es­tá di­cho, pe­ro es­tos fac­to­res com­bi­na­dos ha­cen más pro­ba­ble que un even­to ca­tas­tró­fi­co (un de­rra­me de dié­sel, una erup­ción vol­cá­ni­ca, un Ni­ño vi­go­ro­so o ade­lan­ta­do) pon­ga el pun­to fi­nal. La pla­ya que­da­ría de­sola­da sin la des­va­li­da fi­gu­ra que se­ca su ter­cio de alas al sol. ¿Y qué pa­la­bras po­drían po­ner me­di­da a la des­apa­ri­ción pa­ra siem­pre del pin­güino, el ser más en­can­ta­dor de las En­can­ta­das? ( AV)

10

Un in­ves­ti­ga­dor in­co­mo­da a un cor­mo­rán pa­ra es­ca­near el mi­cro­chip que tie­ne ba­jo la piel y que pro­veé in­for­ma­ción vi­tal pa­ra los es­fuer­zos de con­ser­va­ción de es­ta es­pe­cie.

Aun­que el pin­güino de Ga­lá­pa­gos pa­sa gran par­te del tiem­po en el agua, pa­ra ali­men­tar­se, to­do su ci­clo re­pro­duc­ti­vo su­ce­de en tie­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.