Los jar­di­ne­ros de la no­che

Ecuador Terra Incognita - - NOTAS -

Es­te nom­bre lle­va la ex­hi­bi­ción so­bre los murciélagos que se pre­sen­ta en el Jar­dín Bo­tá­ni­co de Qui­to. Jun­to al Pro­gra­ma pa­ra la Con­ser­va­ción de los Murciélagos de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Ecua­dor, el Jar­dín Bo­tá­ni­co ha mon­ta­do es­ta mues­tra pa­ra pre­sen­tar a los úni­cos ma­mí­fe­ros vo­la­do­res tal co­mo son. El pú­bli­co apren­de­rá so­bre las ex­cep­cio­na­les adap­ta­cio­nes de es­tos ani­ma­les –cu­yo sen­ti­do ma­yor es el olfato– co­mo la de ser las úni­cas cria­tu­ras te­rres­tres ca­pa­ces de emi­tir ul­tra­so­ni­dos que “re­em­pla­zan” su li­mi­ta­dí­si­ma vi­sión. Las on­das de so­ni­do cho­can con­tra los obs­tácu­los en el ca­mino, o con­tra las fru­tas, flores o pre­sas de las cua­les se ali­men­tan, y re­tor­nan a los oí­dos del mur­cié­la­go, in­di­cán­do­le su ubi­ca­ción. Sus ore­jas, usual­men­te gran­des, ac­túan co­mo an­te­nas re­cep­to­ras.

Otro ob­je­ti­vo de la ex­hi­bi­ción es aca­bar con mi­tos y pre­jui­cios que in­clu­si­ve han lle­va­do a las au­to­ri­da­des a em­pren­der ma­tan­zas ma­si­vas de murciélagos, a pre­tex­to de pre­ve­nir la ra­bia.

Qui­zá por sus há­bi­tos noc­tur­nos, nues­tra cul­tu­ra te­me a los murciélagos; tie­nen repu­tación de pe­li­gro­sos, aun­que no lo son. De 171 es­pe­cies que ha­bi­tan en Ecua­dor, ape­nas una re­pre­sen­ta al­gún ries­go pa­ra la gen­te por su inusual há­bi­to de ali­men­tar­se de san­gre. En con­di­cio­nes na­tu­ra­les, es­ta es­pe­cie –el vam­pi­ro– muer­de a los gran­des ma­mí­fe­ros del bos­que, co­mo ve­na­dos, saí­nos o tapires. En am­bien­tes de­gra­da­dos busca a los ani­ma­les do­més­ti­cos y, en ca­sos even­tua­les, a la gen­te. El ries­go es la trans­mi­sión de la ra­bia. Sin em­bar­go, co­mo de­mues­tran va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes, los ca­sos de ra­bia trans­mi­ti­dos por vam­pi­ros al ga­na­do o al ser hu­mano son tan po­cos que de nin­gún mo­do jus­ti­fi­can las reac­cio­nes des­pro­por­cio­na­das que sue­len te­ner las au­to­ri­da­des. In­clu­so se sue­len ex­ter­mi­nar murciélagos de es­pe­cies inofen­si­vas, sin dis­cri­mi­na­ción.

La mues­tra es­ta­rá abier­ta has­ta fi­na­les de fe­bre­ro y la en­tra­da no tie­ne cos­to. Si la vi­si­tas, se te ha­rá evi­den­te: el úni­co pe­li­gro que re­pre­sen­tan los murciélagos es que em­pie­cen a gus­tar­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.