Me­jía: el va­lle de los 9 vol­ca­nes

el va­lle de los 9 vol­ca­nes

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - por Cé­sar Ló­pez

Es im­pro­ba­ble en­con­trar en un so­lo can­tón la di­ver­si­dad de cli­mas y pai­sa­jes de Me­jía, en el cen­tro de la se­rra­nía ecua­to­ria­na. A tra­vés del re­co­rri­do al que nos lle­va Cé­sar Ló­pez, co­no­ce­re­mos es­te te­rri­to­rio que in­clu­ye des­de las cum­bres de ca­si to­dos los vol­ca­nes que se ven des­de Qui­to ha­cia el sur, has­ta los bos­ques nu­bla­dos de Tan­da­pi.

De to­da la di­ver­si­dad que ha­ce al Ecua­dor un país úni­co, es­te ar­tícu­lo se ocu­pa de un rin­cón al ex­tre­mo sur de la ho­ya del río Guay­lla­bam­ba. El can­tón Me­jía es par­te de Pi­chin­cha, y li­mi­ta con otras pro­vin­cias al sur (Cotopaxi), es­te (Napo) y oes­te (San­to Do­min­go de los Tsá­chi­las). Se asien­ta en uno de los va­lles más ca­rac­te­rís­ti­cos de la Sie­rra ecua­to­ria­na, don­de pre­do­mi­nan el ver­de y el en­can­to. Se en­mar­ca en un pai­sa­je an­dino que ya ha si­do elo­gia­do por pro­pios y fo­ras­te­ros.

Po­dría­mos aquí re­dun­dar en si­mi­la­res mues­tras de ad­mi­ra­ción, mas so­lo ha­re­mos un so­me­ro re­co­rri­do por su geo­gra­fía y de­ja­re­mos que las fo­to­gra­fías sean las que ha­blen con el po­der tes­ti­mo­nial que tie­ne la ima­gen. A tra­vés de ellas, el lec­tor ca­si sen­ti­rá el frío de las ás­pe­ras cum­bres. O pal­pa­rá la hu­me­dad que se con­den­sa al­re­de­dor de ellas pa­ra con­ver­tir­se en ria­chue­los y, más aba­jo, em­be­ber los cam­pos, so­lo pa­ra se­guir des­cen­dien­do y vol­ver a va­po­ri­zar­se en las cá­li­das tar­des de los bos­ques oc­ci­den­ta­les.

El agua se ele­va, se jun­ta, bai­la con el vien­to; se de­ja caer y se re­tuer­ce por fi­su­ras, ace­quias y que­bra­da; pe­ne­tra el xi­le­ma de las plan­tas y las en­tra­ñas de bes­tias y hu­ma­nos. Es­te jue­go co­ti­diano crea y re­crea la oro­gra­fía del can­tón Me­jía y vin­cu­la en una red vi­va sus nue­ve vol­ca­nes y sus ocho pa­rro­quias.

De en­tre las pa­rro­quias, la más jo­ven es Cu­tu­gla­gua, al pie del vol­cán Ata­ca­zo, que se con­fun­de ya con el en­tra­ma­do ur­bano de Qui­to. Es­ta si­tua­ción con­fie­re una iden­ti­dad hí­bri­da a sus em­pren­de­do­res ha­bi­tan­tes. Ha­cia el orien­te es­tá Uyum­bi­cho, pa­rro­quia en la que aún se dis­fru­ta un ai­re de pue­blo. Fa­mo­sos son su fuer­te y sus are­pas. Las cró­ni­cas de la Co­lo­nia ce­le­bran sus bos­ques –los “bos­ques de Pan­za­leo”– de los que se ex­tra­jo la ma­de­ra pa­ra edi­fi­car los san­tua­rios de Qui­to. Tam­bién sir­vie­ron pa­ra eri­gir la igle­sia lo­cal, des­de la que se pue­de ver la cal­de­ra del Pa­so­choa, al­ber­gue de uno de los úl­ti­mos re­ma­nen­tes de las afa­ma­das flo­res­tas.

Tam­bi­llo lle­va ins­cri­ta en su nom­bre la con­di­ción de si­tio de pa­so y po­sa­da. Qui­zá la de­no­mi­na­ción pro­ven­ga de que fue el úl­ti­mo

cam­pa­men­to de Be­nal­cá­zar an­tes de su en­tra­da a la Ki­tu in­ca, pe­ro la tra­di­ción hos­pi­ta­la­ria per­sis­te has­ta el pre­sen­te. Siem­pre ha si­do si­tio de trans­fe­ren­cia y con­fluen­cia vial: to­da­vía hay ves­ti­gios del Ca­mino del In­ca o Qha­paq Ñan, y por aquí pa­só en la Co­lo­nia el Ca­mino Real que años más tar­de se con­ver­ti­ría en el ca­rre­te­ro de Gar­cía Mo­reno. Aquí se em­pla­zó una tra­ji­na­da es­ta­ción de tre­nes que hoy cum­ple fun­cio­nes tu­rís­ti­cas, y aquí se unen la vía Pa­na­me­ri­ca­na, des­de el sur de Qui­to, con la vía que lle­va al va­lle de Los Chi­llos y, des­de ha­ce po­co, con la ave­ni­da Si­món Bo­lí­var que trae a la gen­te des­de el nor­te de la ca­pi­tal.

Si se­gui­mos ha­cia el sur en­con­tra­re­mos el des­vío a la Cos­ta. Aquí es­tá la pa­rro­quia prós­pe­ra y an­ti­gua de Alóag. La es­tra­té­gi­ca po­si­ción que la ha­ce pa­so obli­ga­do no qui­ta que sea tam­bién mag­ní­fi­co des­tino: su cen­tro co­lo­nial es en­can­ta­dor; la re­ser­va de bos­que an­dino Bom­bo­lí es in­com­pa­ra­ble pa­ra ver or­quí­deas; y sus ha­cien­das, hoy con­ver­ti­das en hos­te­rías, son al­ber­gue apro­pia­do pa­ra des­de allí ca­bal­gar en torno al ce­rro La Viu­di­ta.

Si de Alóag des­cen­de­mos por la pendiente, pron­to es­ta­re­mos en la pa­rro­quia Ma­nuel Cor­ne­jo As­tor­ga, más co­no­ci­da co­mo Tan­da­pi. Se asien­ta –tam­bién po­dría­mos de­cir que se cuel­ga– en una de las ver­tien­tes oc­ci­den­ta­les del Ata­ca­zo y de su ve­cino es­con­di­do: el vol­cán Ni­nahuil­ca (en kich­wa, “fue­go sa­gra­do”). Aquí pros­pe­ra la ga­na­de­ría de le­che y de car­ne, y tam­bién lo ha­ce la di­ver­si­dad de la vi­da.

Si vol­ve­mos a as­cen­der y re­to­ma­mos la Pa­na­me­ri­ca­na ha­cia el sur, lle­ga­re­mos a Aloa­sí. Su an­ti­güe­dad com­pi­te con la de los nom­bres del vol­cán en cu­yas fal­das des­can­sa: Co­ra­zón, y an­tes pa­ra los in­cas An­cha­sit (el res­plan­de­cien­te), y an­tes pa­ra los pan­za­leos Gua­lla­nat­zo. En sus pas­ti­za­les y se­men­te­ras en­con­tra­re­mos la pla­ci­dez de las pos­ta­les; con­tra es­te fon­do pas­to­ril se le­van­tan las ful­gu­ran­tes to­rres del san­tua­rio de Nues­tra Se­ño­ra de los Do­lo­res. Po­co más al nor­te, el frío nos anun­cia la pa­rro­quia de El Chau­pi, la an­te­sa­la de dos mon­ta­ñas en abrazo eterno. Los Ili­ni­zas es­tán cus­to­dia­dos por la re­ser­va eco­ló­gi­ca que lle­va su nom­bre.

Por úl­ti­mo, cru­zan­do la ca­rre­te­ra y ha­cia el nor­te, es­tá Ma­cha­chi, la ca­be­ce­ra can­to­nal.

Su nom­bre, ade­más de so­no­ro es cer­te­ro: al­gu­nas eti­mo­lo­gías lo equi­pa­ran a “gran te­rri­to­rio ac­ti­vo”. Bas­ta al­zar la vis­ta ha­cia los vol­ca­nes que lo ro­dean pa­ra no te­ner que es­pe­cu­lar por qué po­dría lla­mar­se así. La pla­ni­cie de la que na­ce uno de los ríos que pa­san por Ma­cha­chi –el Pe­dre­gal– tam­bién ates­ti­gua ese pa­sa­do vol­cá­ni­co: no hay hu­me­dal, ma­nan­tial o pá­ra­mo que no es­té lleno de los pi­ro­clas­tos que ha ex­pul­sa­do el Cotopaxi en al­gu­na de sus erup­cio­nes. La ca­be­za des­pe­da­za­da del Sin­cho­la­gua tam­bién ha­bla de la vio­len­cia geo­ló­gi­ca del pa­sa­do. Esa te­lú­ri­ca y el pa­cien­te em­pe­ño del agua y el vien­to es­cul­pie­ron la “ca­ra de pie­dra” del Rumiñahui, su per­fil ase­rra­do y desafian­te.

Ma­cha­chi, a pe­sar de ha­ber su­pe­ra­do los 25 mil ha­bi­tan­tes, pro­cla­ma su rai­gam­bre agrí­co­la. Su memoria tam­bién in­clu­ye una tra­di­ción ho­te­le­ra, sur­gi­da de su con­di­ción de pa­so obli­ga­do y del atrac­ti­vo de sus fuen­tes mi­ne­ra­les. Los ofi­cios ma­nua­les for­man par­te del acervo ma­cha­chen­se: cur­ti­do­res, car­pin­te­ros, ho­ja­la­te­ros, ta­la­bar­te­ros, som­bre­re­ros, sas­tres, ocu­pa­cio­nes que se man­tie­nen a pe­sar de la pre­sión que so­bre ellos ejer­ce la vo­rá­gi­ne mo­der­na.

Pe­ro no to­do es tra­ba­jo o in­dus­tria. La ciu­dad se pre­cia de sus si­tios de re­creo y en­cuen­tro y del buen uso que le dan sus ha­bi­tan­tes. En el par­que cen­tral cru­zan iti­ne­ra­rios pa­ra la con­ver­sa o el des­can­so a la som­bra de sus año­sos ár­bo­les. Más aje­trea­da, más con­fu­sa y co­lo­ri­da es la es­ce­na de los do­min­gos en la pla­za cu­bier­ta, don­de los ma­ti­ces de los ata­víos de moda com­pi­ten, en un mano a mano me­mo­ra­ble, con el de las fru­tas y le­gum­bres an­di­nas.

En oca­sio­nes es­pe­cia­les la dis­trac­ción se trans­for­ma en fes­te­jo. Es el ca­so de los car­na­va­les, que aquí se bau­ti­zan “cas­ca­ro­na­zos” por la re­to­ma­da cos­tum­bre de ju­gar­los con cas­ca­ro­nes de ce­ra re­lle­nos de agua perfumada.

Mo­men­tos más so­lem­nes pe­ro no me­nos co­lo­ri­dos son las pro­ce­sio­nes re­li­gio­sas. La más con­cu­rri­da es la del Se­ñor de la San­ta Es­cue­la. Cuen­ta una le­yen­da que una mu­la se des­plo­mó en el pa­tio de la es­cue­la pa­rro­quial, y que su car­ga con­te­nía la efi­gie en­vuel­ta en un man­to blan­co. La de­vo­ción por la ima­gen au­men­tó cuan­do la ciu­dad fue li­bra­da de la de­vas­ta­ción que tra­jo a los va­lles cir­cun­dan­tes la erup­ción del Cotopaxi en 1877. En agra­de­ci­mien­to, se hi­zo una pro­ce­sión y una mi­sa con la pre­sen­cia del Cris­to en el pá­ra­mo.

La fiesta prin­ci­pal de Ma­cha­chi –el pa­seo pro­ce­sio­nal del cha­gra que se lle­va a ca­bo des­de 1983– con­me­mo­ra es­ta pro­ce­sión pa­ra­me­ra (ade­más de la can­to­ni­za­ción de Me­jía, el 23 de ju­lio de 1883). Sus fi­gu­ras cen­tra­les son el cha­gra –el ji­ne­te del pá­ra­mo, sím­bo­lo mes­ti­zo del cam­pe­sino la­bo­rio­so y va­lien­te– y su com­pa­ñe­ra, la warmi. Du­ran­te una se­ma­na se ha­ce alar­de de la jer­ga, ves­ti­men­ta, gas­tro­no­mía y ha­bi­li­da­des de la cul­tu­ra cha­ca­re­ra, y los fes­te­jos atraen co­men­sa­les de to­do el país

El tex­to y las fo­tos de es­te ar­tícu­lo son un ex­trac­to del li­bro Me­jía, el va­lle de los 9 vol­ca­nes, pro­du­ci­do por Ecua­dor Te­rra In­cog­ni­ta pa­ra la mu­ni­ci­pa­li­dad de Me­jía. In­tere­sa­dos en ad­qui­rir una co­pia pue­den es­cri­bir a dir­tur­me­jia@hot­mail.com

24

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.