Cu’equi: el río ro­ji­zo de los co­fa­nes

el río ro­ji­zo de los co­fa­nes

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - por Ran­dall Bor­man

En el pie­de­mon­te ama­zó­ni­co que com­par­ten Ecua­dor y Co­lom­bia, se re­fu­gió un pue­blo cu­yo te­rri­to­rio ha si­do de­vas­ta­do al me­nos des­de la épo­ca del cau­cho. Uno de sus miem­bros, Ran­dall Bor­man, nos cuen­ta có­mo los co­fa­nes han he­cho de ese es­pa­cio –aho­ra la re­ser­va eco­ló­gi­ca Co­fán Ber­me­jo– un bas­tión pa­ra el flo­re­ci­mien­to de su cul­tu­ra y el man­te­ni­mien­to de la bio­di­ver­si­dad.

La tie­rra em­pe­zó a tem­blar; tem­bló y tem­bló por mu­chos días. Los ríos se des­bor­da­ron con es­truen­do más allá de sus ori­llas y los de­mo­nios dan­za­ron de go­zo so­bre enor­mes ro­cas aca­rrea­das por la co­rrien­te. To­da la gen­te que vi­vía jun­to al río pe­re­ció, ex­cep­to tres per­so­nas que lo­gra­ron es­ca­par ha­cia lo más al­to de las mon­ta­ñas. Cuan­do los tre­mo­res se de­tu­vie­ron y los ríos re­tor­na­ron a sus cau­ces, no que­da­ba más que de­vas­ta­ción –na­da de sel­va, na­da de tie­rra, nin­gún lu­gar don­de vi­vir. To­do era agua y ba­rro.

Dios se acer­có a los tres que se re­fu­gia­ban en la mon­ta­ña. “¿Por qué es­tán tan tris­tes?”, pre­gun­tó. “Por­que se ha per­di­do to­da la tie­rra”, res­pon­die­ron. Dios asin­tió y se fue. Al día si­guien­te re­gre­só con una hoja en la cual re­po­sa­ba una enor­me lom­briz ro­ja. “Llé­ven­la allá aba­jo que ha­rá la tie­rra pa­ra us­te­des”, di­jo. Un día des­pués, sur­gió un par­che de tie­rra en el lu­gar por don­de la lom­briz se en­te­rró en el lo­do; así, ca­da día, la tie­rra cre­ció otro po­co has­ta cuan­do to­do vol­vió a ser suelo fir­me y se­gu­ro.

“¿Por qué si­guen afli­gi­dos?”, pre­gun­tó Dios cuan­do vol­vió a vi­si­tar­los. “Es que tam­po­co te­ne­mos sel­va”, con­tes­ta­ron. En­ton­ces les en­tre­gó una se­mi­lla y les in­di­có que la co­lo­ca­ran en el si­tio don­de la lom­briz se ha­bía so­te­rra­do. A la ma­ña­na si­guien­te, los pri­me­ros ár­bo­les bro­ta­ron en aque­lla tie­rra nue­va: el bos­que vol­vía a la vi­da y la gen­te es­ta­ba fe­liz.

EL SUR­GI­MIEN­TO DE UN PUE­BLO

En los tiem­pos en que em­pe­za­ron a re­tro­ce­der los gi­gan­tes­cos gla­cia­res que cu­brían va­lles y ca­ño­nes de lo que hoy co­no­ce­mos co­mo cor­di­lle­ra Real, un pe­que­ño gru­po hu­mano de ca­za­do­res-re­co­lec­to­res em­pren­dió su des­cen­so ha­cia los in­hós­pi­tos bos­ques de la ver­tien­te orien­tal de los An­des. Era gen­te muy fuer­te que so­bre­vi­vió por ge­ne­ra­cio­nes al mar­gen mis­mo de los gla­cia­res, lu­chan­do con­tra el cli­ma frío y las cons­tan­tes he­la­das; ex­per­tos ca­za­do­res y há­bi­les pa­ra es­ca­par de la me­ga­fau­na que los ace­cha­ba; acos­tum­bra­dos a la mi­gra­ción cons­tan­te en bús­que­da de co­mi­da. Aho­ra se en­con­tra­ban en un cli­ma más cálido y con abun­dan­tes ani­ma­les de pre­sa, co­mo nun­ca an­tes ha­brían ima­gi­na­do. Los co­lo­ri­dos plu­ma­jes de cien­tos de aves ful­gu­ra­ban des­de la flo­res­ta en el mar­gen de los ríos. Dan­tas y ca­pi­ba­ras na­da­ban a pla­cer, mien­tras que los pe­ces col­ma­ban las aguas en can­ti­da­des asom­bro­sas. Por do­quier en­con­tra­ban ma­te­ria­les pa­ra le­van­tar sus vi­vien­das. Las semillas cre­cían fá­cil y rá­pi­do. La ca­li­dez del am­bien­te penetraba las almas de es­tas per­so­nas que aca­ba­ban de lle­gar al pa­raí­so te­rre­nal tras ha­bi­tar mu­chí­si­mos años en las frías al­tu­ras. La fe­li­ci­dad se re­ve­la­ba an­te sus ojos.

Es­te pe­que­ño gru­po de ca­za­do­res dio ori­gen, al­gu­nos mi­le­nios des­pués, al pue­blo Co­fán y a su cul­tu­ra –una de las na­cio­na­li­da­des na­ti­vas más an­ti­guas de Su­da­mé­ri­ca. A me­di­da que la gen­te apren­día más y más a re­la­cio­nar­se con el bos­que, el a’in­gae, el idio­ma co­fán, se tor­nó más ela­bo­ra­do y pre­ci­so en su afán por des­cri­bir al que es, po­si­ble­men­te, el eco­sis­te­ma más bio­di­ver­so de la Tie­rra. El pue­blo Co­fán cre­ció y se ex­pan­dió has­ta cu­brir un te­rri­to­rio su­pe­rior a las 15 mi­llo­nes de hec­tá­reas en las fal­das de los An­des orien­ta­les, des­de el río Gua­múes, en Co­lom­bia, con su alta car­ga de se­di­men­tos, has­ta el río Co­ca, en Ecua­dor, con sus ver­ti­gi­no­sos rá­pi­dos e im­pre­sio­nan­tes cas­ca­das. Sus ru­tas de in­ter­cam­bio y co­mer­cio se dis­per­sa­ron ha­cia te­rri­to­rios ve­ci­nos, si­guien­do sel­va aba­jo ha­cia el río Ama­zo­nas en lo que hoy es Bra­sil, y as­cen­dien­do a tra­vés de los An­des ha­cia la cos­ta del Pa­cí­fi­co. En su épo­ca de ma­yor es­plen­dor, los co­fa­nes eran par­te de una gran co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal que se ex­pan­día por ca­si to­da Su­da­mé­ri­ca.

La lle­ga­da de los eu­ro­peos al Nue­vo Mun­do pre­sa­gió el fin de esos tiem­pos con la in­tro­duc­ción de en­fer­me­da­des que pron­to se dis­per­sa­ron por la Ama­zo­nía y por to­do el con­ti­nen­te. Aque­llos pue­blos que man­te­nían es­tre­chos víncu­los con otras na­cio­na­li­da­des

fue­ron par­ti­cu­lar­men­te vul­ne­ra­bles por­que sus in­ter­ac­cio­nes fa­ci­li­ta­ron la trans­mi­sión de en­fer­me­da­des. No pa­sa­ron mu­chos años, en­ton­ces, pa­ra que los co­fa­nes y mu­chos otros pue­blos ame­rin­dios en­fren­ta­ran la in­mi­nen­cia de su ex­tin­ción.

UN ES­PA­CIO SA­GRA­DO

Una pe­que­ña frac­ción de su otro­ra in­men­so te­rri­to­rio ad­qui­ría gran im­por­tan­cia mien­tras la na­cio­na­li­dad Co­fán ba­ta­lla­ba con­tra los im­pac­tos de un mun­do ex­terno y ajeno. Era un área co­li­na­da con abun­dan­tes que­bra­das y bos­ques en­tre los ríos que aho­ra lla­ma­mos Agua­ri­co y San Mi­guel, cer­ca de la fron­te­ra en­tre Ecua­dor y Co­lom­bia. Un es­pa­cio fá­cil de de­fen­der, pro­di­gio­so en re­cur­sos. Es­te bas­tión del pue­blo Co­fán fue lla­ma­do Ber­me­jo –Cu’equi, en idio­ma co­fán– en ho­nor al pe­que­ño río que lo ba­ña, y que se tor­na ro­jo la­dri­llo ca­da vez que las llu­vias lo des­bor­dan. Un es­pa­cio pe­que­ño que no al­can­za las 100 mil hec­tá­reas en el cual los co­fa­nes sa­bían que per­du­ra­ría su cul­tu­ra.

¡Y qué bas­tión! Es­tá co­ro­na­do por dos ce­rros enor­mes –de­no­mi­na­dos Pax y Sur Pax en es­pa­ñol, o sen­ci­lla­men­te cot­tac­co (las mon­ta­ñas) en a’in­gae. Am­bas se le­van­tan por so­bre los 2 mil 300 me­tros de al­ti­tud, y do­mi­nan el pai­sa­je y la ima­gi­na­ción co­fán. De sus al­tu­ras bos­co­sas sur­gen las ca­be­ce­ras de dos ríos to­tal­men­te dis­tin­tos: el ro­jo y lo­do­so Ber­me­jo, y el cris­ta­lino y vi­go­ro­so Chan­dia Na’e. Los an­ti­guos co­fa­nes pron­to apren­die­ron a do­mi­nar la na­ve­ga­ción en es­tos ríos, aden­trán­do­se en sus in­trin­ca­das cuen­cas pa­ra ca­zar, abrir sus cha­cras y cons­truir sus vi­vien­das. Aun­que sus po­bla­dos se con­cen­tra­ron en las ri­be­ras de los ríos más gran­des, va­rias ge­ne­ra­cio­nes de co­fa­nes bus­ca­ban ex­pe­rien­cias más mís­ti­cas le­jos de la “con­ta­mi­na­ción hu­ma­na”, pa­ra lo cual es­ta­ble­cie­ron si­tios que has­ta hoy se con­si­de­ran sa­gra­dos a lo largo de to­do su te­rri­to­rio an­ces­tral. La

re­gión de Ber­me­jo cons­ti­tu­yó, así, no so­lo una for­ta­le­za y re­fu­gio pa­ra la gen­te, sino ade­más una “ca­te­dral”, en un sen­ti­do prác­ti­co.

Aprendí so­bre la re­gión de Ber­me­jo cuan­do era pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Co­fán, a ini­cios de la década de 1990. Nues­tro tra­ba­jo se con­cen­tra­ba prin­ci­pal­men­te en las co­mu­ni­da­des co­fán del Agua­ri­co. Con nues­tros pa­rien­tes de la cuen­ca del San Mi­guel nos re­la­cio­ná­ba­mos muy po­co y co­no­cía­mos lo mí­ni­mo so­bre ellos. Es así que me to­mó por sor­pre­sa cuan­do re­ci­bí una de­ses­pe­ra­da lla­ma­da te­le­fó­ni­ca des­de un nú­me­ro des­co­no­ci­do. Al otro la­do, una voz con mar­ca­do acen­to co­fán ex­pli­ca­ba que ha­bían lle­ga­do a Qui­to a so­li­ci­tar los tí­tu­los so­bre su te­rri­to­rio, y que es­ta­ban per­di­dos en la ciu­dad. “¿Pue­des ve­nir a en­con­trar­nos?”, ro­ga­ba. El Qui­to de ha­ce vein­te años, aun­que mu­cho más chi­co que el de hoy, no era el lu­gar ade­cua­do pa­ra sa­lir y en­con­trar a al­guien “así no­más”, así que pa­sa­mos gran par­te del día tra­tan­do de ras­trear al ex­tra­via­do clan. Ca­si por azar e in­vir­tien­do mu­cha ener­gía lo­gra­mos res­ca­tar a la cua­dri­lla de tres per­so­nas que se ha­bía tras­la­da­do con­fia­da­men­te a Qui­to a pre­sen­tar el pe­di­do de le­ga­li­za­ción de sus tie­rras en la re­gión del Ber­me­jo.

LA DE­FEN­SA DE UN TE­RRI­TO­RIO

In­ver­ti­mos seis im­pro­duc­ti­vos me­ses li­dian­do con bu­ró­cra­tas po­co cor­dia­les en pro­cu­ra de trans­for­mar un es­tu­dio he­cho por el ex­tin­to ins­ti­tu­to ecua­to­riano de Re­for­ma Agra­ria y Co­lo­ni­za­ción en un tí­tu­lo vá­li­do. En aque­llos años, el es­ta­do veía a es­ta re­gión co­mo un po­ten­cial des­tino pa­ra co­lo­ni­zar y ex­pan­dir la fron­te­ra agrí­co­la. Des­co­no­cía la gran re­le­van­cia de es­ta re­gión neu­rál­gi­ca pa­ra una na­cio­na­li­dad in­dí­ge­na, y pa­sa­ba por al­to que la re­gión era ade­más un pa­tri­mo­nio mun­dial, no so­lo un si­tio im­por­tan­te pa­ra los co­fa­nes. Al fi­nal, nos in­for­ma­ron que se­gún las le­yes de pro­pie­dad de tie­rras de aque­llos años, ca­da familia co­fán po­dría re­cla­mar el de­re­cho so­bre cin­cuen­ta hec­tá­reas, sin dar pa­so a la so­li­ci­tud de le­ga­li­zar un te­rri­to­rio an­ces­tral y mi­le­na­rio.

Es­te ar­duo e in­fér­til pro­ce­so me per­mi­tió desa­rro­llar una fuer­te amis­tad con los lí­de­res co­fán de aque­lla re­gión y, fi­nal­men­te, vi­si­tar el co­ra­zón del te­rri­to­rio co­fán.

Pri­me­ra im­pre­sión: la to­po­gra­fía es mu­cho más ac­ci­den­ta­da que en otras co­mu­ni­da­des co­fán. Los ríos mu­cho más im­pe­tuo­sos –si cae un breve agua­ce­ro en las ca­be­ce­ras, más va­le es­tar a buen res­guar­do pa­ra evi­tar la fe­roz y sú­bi­ta cre­ci­da. Las mon­ta­ñas son de ver­dad em­pi­na­das. Los mu­chos sen­de­ros que cru­zan el bos­que com­par­ten

una ca­rac­te­rís­ti­ca in­sig­ne: ¡suben y ba­jan abrup­ta­men­te! Sin em­bar­go, a los co­fa­nes del sec­tor pa­re­ce no preo­cu­par­les en lo más mí­ni­mo.

En una oca­sión, una pa­re­ja de her­ma­nos de la co­mu­ni­dad de Al­to Ber­me­jo que es­ta­ba de pa­so por La­go Agrio sa­bo­reó unas pa­pas por pri­me­ra vez. Las en­con­tra­ron de­li­cio­sas, así que pre­gun­ta­ron có­mo se ha­ce pa­ra cul­ti­var­las. Cuan­do su­pie­ron que la pa­pa no cre­ce­rá en la sel­va por­que es una plan­ta de las al­tu­ras, sin­tie­ron la ale­gría de lo po­si­ble: a es­pal­das de su te­rri­to­rio te­nían una gran mon­ta­ña. Los si­guien­tes seis me­ses se la pa­sa­ron su­bien­do y ba­jan­do el ce­rro Sur Pax, par­tien­do de sus ho­ga­res en Ber­me­jo (a 450 me­tros so­bre el ni­vel del mar) con la pri­me­ra luz del día y as­cen­dien­do a su cha­cra de pa­pas a 1 950 me­tros. La te­na­ci­dad de su tra­ba­jo dia­rio no te­nía par. Años des­pués, cuan­do rea­li­zá­ba­mos un in­ven­ta­rio bio­ló­gi­co de la re­gión, tar­da­mos un día en­te­ro tan so­lo pa­ra lle­gar a la cha­cra de pa­pas que los her­ma­nos ha­bían aban­do­na­do ya.

Se­gun­da im­pre­sión: ¡qué lu­gar tan di­ver­so! Las aves abun­dan. Los ríos es­tán re­ple­tos de pe­ces. Los bos­ques re­bo­san con ani­ma­les sil­ves­tres. La enor­me can­ti­dad de há­bi­tats per­mi­te una di­ver­si­dad sin igual. Ima­gi­ne una lom­briz que pe­sa dos ki­los y me­dio. Fi­gú­re­se la ma­yor di­ver­si­dad de plan­tas de la familia del ca­fé (Ru­bia­ceae) de to­do el mun­do. Es­tos son so­lo un par de ejem­plos. En es­tas tie­rras, el jaguar, el pe­ca­rí de la­bio blan­co, el oso de an­te­ojos y mu­chas otras es­pe­cies ame­na­za­das son abun­dan­tes y sus po­bla­cio­nes sa­lu­da­bles.

Ter­ce­ra im­pre­sión: es­to no so­lo com­pe­te a los co­fa­nes. Es­to es un te­so­ro na­cio­nal y pla­ne­ta­rio; un te­rri­to­rio don­de se com­bi­na una enor­me bio­di­ver­si­dad y los ser­vi­cios am­bien­ta­les que brin­da, con una cul­tu­ra an­ces­tral ri­ca y vi­bran­te. Una de­li­ca­da red de in­ter­ac­cio­nes que ne­ce­si­ta pro­tec­ción.

Re­to­ma­mos el tra­ba­jo de le­ga­li­za­ción de tie­rras, es­ta vez no so­lo co­mo pue­blo co­fán sino pro­cu­ran­do su es­ta­ble­ci­mien­to co­mo re­ser­va na­cio­nal, con si­mi­la­res pa­rá­me­tros de pro­tec­ción y ma­ne­jo, aun­que con el va­lor aña­di­do de que for­ma par­te fun­da­men­tal en la exis­ten­cia de la cul­tu­ra y la gen­te co­fán. Ha­bía­mos tra­ba­ja­do an­tes con el mi­nis­te­rio del Am­bien­te tan­to en la re­ser­va de pro­duc­ción de fau­na Cu­ya­beno, co­mo en la re­ser­va eco­ló­gi­ca Cayambe Co­ca (aho­ra par­que na­cio­nal). Nues­tra idea, es­ta vez, era com­ple­ta­men­te nue­va: que un área pro­te­gi­da es­ta­tal sea co­ma­ne­ja­da por el mi­nis­te­rio del Am­bien­te y la na­cio­na­li­dad in­dí­ge­na Co­fán. La pro­pues­ta lla­mó la aten­ción de nues­tras co­mu­ni­da­des y del mi­nis­te­rio por igual, y en el año 2000 na­ció la re­ser­va eco­ló­gi­ca Co­fán Ber­me­jo.

Al mis­mo tiem­po, el Field Mu­seum de Chica­go se su­mó al es­fuer­zo de la fundación So­bre­vi­ven­cia Co­fán pa­ra rea­li­zar un in­ven­ta­rio bio­ló­gi­co de la re­gión. En 2001, un gru­po de cien­tí­fi­cos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, jun­to con miem­bros de co­mu­ni­da­des co­fán, per­ma­ne­ció ca­si un mes ex­plo­ran­do el área. En­tre otras sor­pre­sas, en­con­tra­ron la que qui­zá sea la ma­yor con­cen­tra­ción de aves en el mun­do: ¡cer­ca de se­te­cien­tas es­pe­cies en un área de es­tu­dio menor a qui­nien­tas hec­tá­reas! Al­re­de­dor del 10% de las plan­tas que en­con­tra­ron eran es­pe­cies has­ta en­ton­ces des­co­no­ci­das pa­ra la cien­cia. Tam­bién dos ma­mí­fe­ros –una ar­di­lla y un coatí– pa­re­cen ser es­pe­cies nue­vas, así co­mo la lom­briz gi­gan­te que men­cio­né unos pá­rra­fos atrás y un gi­gan­tes­co ilu­lo (un an­fi­bio sin pa­tas, ver ETI 33) ¡que se ali­men­ta de es­ta mag­ní­fi­ca lom­briz! Co­fán Ber­me­jo es, ade­más, ho­gar de po­bla­cio­nes gran­des del oso de an­te­ojos y del ra­ro gua­ca­ma­yo mi­li­tar, y al­ber­ga on­ce es­pe­cies de pri­ma­tes, en­tre los que se in­clu­ye una va­rie­dad an­di­na del mono ca­pu­chino os­cu­ro, re­cién des­cu­bier­ta.

La re­ser­va cu­bre 55 mil hec­tá­reas, a las que se su­man otras 2 mil que los co­fa­nes he­mos ad­qui­ri­do a te­rra­te­nien­tes co­lo­nos. La gen­te co­fán re­si­de en cua­tro co­mu­ni­da­des: Al­to Ber­me­jo, Chan­dia Na’e, Tayo’su Canq­que y So­quie, pe­ro la po­bla­ción to­tal no su­pera las 300 per­so­nas. En la ac­tua­li­dad, los co­fa­nes si­guen vi­si­tan­do sus ma­ra­vi­llo­sos si­tios sa­gra­dos, mag­ní­fi­cas mon­ta­ñas y to­rren­to­sos ríos que for­man par­te de su he­ren­cia te­rri­to­rial. Es­pe­ra­mos que con el tiem­po em­pie­cen a lle­gar más y más vi­si­tan­tes de otras la­ti­tu­des del Ecua­dor a dis­fru­tar de nues­tra re­gión, aho­ra que los con­flic­tos po­lí­ti­cos en la fron­te­ra co­lom­bia­na es­tán dis­mi­nu­yen­do.

Pa­ra en­ten­der a ca­ba­li­dad a la re­ser­va eco­ló­gi­ca Co­fán Ber­me­jo ne­ce­si­ta­mos vol­ver las pá­gi­nas a sus raí­ces sa­gra­das. To­dos so­mos des­cen­dien­tes de aque­llos tres co­fa­nes que vie­ron des­apa­re­cer el mun­do a sus pies. Ne­ce­si­ta­mos nues­tra tie­rra y nues­tro bos­que co­mo nun­ca an­tes. Aquel re­ga­lo de Dios a los hu­ma­nos a tra­vés de la mí­ti­ca lom­briz y la pri­me­ra se­mi­lla si­gue sien­do tan im­por­tan­te co­mo fue­ron en el ini­cio de los tiem­pos. La re­ser­va eco­ló­gi­ca Co­fán Ber­me­jo es ese re­ga­lo, y no so­lo pa­ra la gen­te co­fán sino pa­ra to­do el Ecua­dor y pa­ra el mun­do que ha­bi­ta­mos

40

Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por el Field Mu­seum de Chica­go y la fundación So­bre­vi­ven­cia Co­fán, la re­ser­va Co­fán Ber­me­jo pue­de su­pe­rar las se­te­cien­tas es­pe­cies de aves, en­tre el tu­cán dios­te­dé ( Ramp­has­tos tu­ca­nus) que des­plie­ga sus alas en la fo­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.