Car­ta del Edi­tor

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO -

Es nues­tra edi­ción cien. Nos em­bar­ga el en­tu­sias­mo –vis­to bien, irra­cio­nal y vano– que pro­du­cen los nú­me­ros re­don­dos. Si al­go sig­ni­fi­can, se­rá por brin­dar un pre­tex­to pa­ra el ba­lan­ce y la pro­yec­ción. Ha­ce die­ci­sie­te años bus­cá­ba­mos, por so­bre to­do, ce­rrar la bre­cha en­tre el Ecua­dor que vis­lum­brá­ba­mos en nues­tros re­co­rri­dos y el que re­fle­ja­ba la mi­ra­da ofi­cial. Ha­bía un país no re­co­no­ci­do –con fre­cuen­cia, de plano re­cha­za­do– en las gran­des de­ci­sio­nes na­cio­na­les: el país de las di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les y la me­ga­di­ver­si­dad, el de la fi­li­gra­na del artesano y el re­co­do arro­ba­dor, el de la eru­di­ción y pe­ri­cia que vie­nen con el queha­cer co­ti­diano, la ob­ser­va­ción mo­ro­sa y la reite­ra­ción oral, cor­dón um­bi­li­cal de los sa­be­res ver­nácu­los.

Al po­co tiem­po, el fe­ria­do ban­ca­rio se nos vino en­ci­ma. Po­cas re­vis­tas que apa­re­cie­ron en esa épo­ca –re­cuer­do tres so­bre reali­da­des mar­gi­na­das o en ges­ta­ción: Co­nec­ta­dos, Fan­ci­ne y la trans­gre­so­ra Man­go– re­sis­tie­ron las tur­bu­len­cias. Si no­so­tros lo hi­ci­mos fue por el fer­vor de los que em­pie­zan y el pres­ta­ma­nos de los ami­gos. Pres­taim­pren­tas, en el ca­so del dia­rio Hoy, cu­ya ro­ta­ti­va es­tam­pó las pri­me­ras edi­cio­nes, y de la Ma­ris­cal, que nos aguan­ta­ban has­ta que con­si­ga­mos anun­cian­tes. Tam­bién tu­vi­mos el apo­yo, que con­ti­núa, de gran par­te de los fo­tó­gra­fos de na­tu­ra­le­za que ha­bían en ese mo­men­to.

El país ha cam­bia­do des­de en­ton­ces. Por un la­do, el in­te­rés am­bien­tal ha cre­ci­do enor­me­men­te. Nos da­mos por jus­ti­fi­ca­dos si al­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad nos to­ca en ello. Los do­ce mi­llo­nes de ecua­to­ria­nos pa­sa­mos a ser quin­ce, con dos mi­llo­nes más dis­per­sos por el mun­do. Nues­tra eco­no­mía se mul­ti­pli­có por cua­tro, y jun­to con los be­ne­fi­cios que es­to ha traí­do tam­bién cre­ció el con­su­mis­mo y sus ma­les. Des­de 1998, he­mos per­di­do más de 20 mil ki­ló­me­tros cua­dra­dos de bos­ques na­tu­ra­les, el te­rri­to­rio de la pro­vin­cia de Ore­lla­na.

La ra­pi­ña ex­trac­ti­vis­ta se ha pro­fun­di­za­do y ex­ten­di­do a lu­ga­res que nos pa­re­cían sa­gra­dos y re­mo­tos, como la cor­di­lle­ra del Cón­dor. Y es, otra vez, pa­ra pa­gar una cri­sis, que en nues­tro país es otro nom­bre pa­ra el chu­cha­qui. La ex­pe­rien­cia, sin em­bar­go, con­fir­ma el lu­gar co­mún: las cri­sis sue­len sa­car­nos lo me­jor: te­són, so­li­da­ri­dad, in­ge­nio, áni­mo de co­la­bo­ra­ción... Que nos im­bu­ya ese es­pí­ri­tu pa­ra la si­guien­te cen­te­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.