¿CIU­DA­DES SUS­TEN­TA­BLES?

Ecuador Terra Incognita - - URBANIZACIÓN - por Juan Frei­le

Una ciu­dad mo­der­na, cual­quie­ra, pue­de ocu­par en­tre tres­cien­tas y mil ve­ces su ex­ten­sión. Por ejem­plo, trein­ta ciu­da­des no­reu­ro­peas re­quie­ren de una su­per­fi­cie qui­nien­tas ve­ces más gran­de de la que ocu­pan pa­ra pro­veer­se de la co­mi­da, ma­te­ria­les, ener­gía y agua que de­man­dan, y pa­ra de­po­si­tar sus desechos só­li­dos y aguas re­si­dua­les. Vancouver, la ciu­dad ca­na­dien­se que mu­chos con­si­de­ran “ver­de”, ocu­pa 390 ve­ces su ex­ten­sión. New York, más de seis­cien­tas ve­ces. To­kio re­quie­re de dos ja­po­nes en­te­ros. Las ciu­da­des ho­lan­de­sas, cua­tro ho­lan­das. Los da­tos si­guen. Un 70% de las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono se ge­ne­ran en las ciu­da­des; 60% del agua de uso do­més­ti­co, 75% de la ma­de­ra de uso co­mer­cial y un cuar­to de la pes­ca mun­dial se con­su­men allí. To­das jun­tas ocu­pan aho­ra me­nos del 2% –es de­cir, ca­si na­da– de la su­per­fi­cie te­rres­tre. Y jun­tas de­vo­ran la ma­yo­ría de los re­cur­sos de la Tie­rra. En esa mí­ni­ma frac­ción del pla­ne­ta es­tá el co­ra­zón de la cri­sis am­bien­tal glo­bal.

Aun­que nor­mal­men­te lo pa­se­mos por al­to, la ciu­dad no ter­mi­na don­de ter­mi­na. Qui­to, por ejem­plo, trae par­te del agua que con­su­me des­de los pá­ra­mos de la cor­di­lle­ra Orien­tal. Su co­mi- da, que dé­ca­das atrás cre­cía en bue­na me­di­da en los va­lles ve­ci­nos, aho­ra vie­ne de to­do el ca­lle­jón an­dino, de las pla­ni­cies cos­te­ras, del mar; mu­chí­si­ma es im­por­ta­da… Ca­si to­do lo que Qui­to ne­ce­si­ta vie­ne de afue­ra. Al tiem­po, nues­tra ba­su­ra (el tri­ple de la que pro­du­cen las de­más ciu­da­des ecua­to­ria­nas, ex­cep­to Gua­ya­quil) se acu­mu­la fue­ra de la ciu­dad. Las cua­tro­cien­tas mil dos­cien­tas hec­tá­reas que abar­ca Qui­to se trans­for­man en una su­ma de tie­rras do­ce ve­ces su­pe­rior, o más.

Las ciu­da­des cre­cen fre­né­ti­ca­men­te, en ta­ma­ño y en po­bla­ción. Se­gún es­ti­ma Na­cio­nes Uni­das (NU), aho­ra hay más gen­te en las ciu­da­des que en el cam­po, y su po­bla­ción au­men­ta en ca­si un mi­llón ca­da se­ma­na. Un gen­tío sub­sis­tien­do en un eco­sis­te­ma que es di­fí­cil que nos va­ya a pro­veer de to­do lo que ne­ce­si­ta­mos pa­ra vi­vir, don­de las po­si­bi­li­da­des de con­tac­to con la na­tu­ra­le­za o la sim­ple in­ha­la­ción de ai­re lim­pio (por no ha­blar de un cie­lo po­bla­do de es­tre­llas o una at­mós­fe­ra li­bre de rui­dos) es­ta­rán ve­ta­das pa­ra quie­nes no

pue­dan tras­la­dar­se a la na­tu­ra­le­za ex­tra­mu­ros o es­ta­rán con­den­sa­das en ex­clu­si­vos par­ques edi­fi­ca­dos, te­chos ver­des y jar­di­nes verticales.

Al mis­mo rit­mo que cre­cen las ciu­da­des, cre­ce la de­sigual­dad en­tre ellas y en­tre los po­bla­do­res de ca­da una. Se ur­ba­ni­zan la po­bre­za y la ex­clu­sión. A ini­cios de si­glo, un ter­cio de la po­bla­ción ur­ba­na mun­dial era po­bre (en los paí­ses po­bres eran ca­si tres cuar­tos). Pa­ra 2020, es­ti­ma NU, se­rá po­bre la mi­tad de los ha­bi­tan­tes ur­ba­nos del mun­do. El cre­ci­mien­to de las ba­rria­das po­bres en ciu­da­des como Mé­xi­co, Lagos o Ya­kar­ta (y en su res­pec­ti­va es­ca­la, Gua­ya­quil) es tan ver­ti­gi­no­so como la ex­pan­sión de las ba­rria­das ri­cas en los paí­ses desa­rro­lla­dos. En lu­gar de ser fo­cos de pros­pe­ri­dad, las ciu­da­des se han con­ver­ti­do en ver­te­de­ros de una po­bla­ción ex­ce­den­te, mal pa­ga­da y des­pro­te­gi­da. ¿Sa­nea­mien­to y agua po­ta­ble en esos abis­mos de la po­bre­za? ¿Par­ques de di­se­ño, trans­por­te efi­cien­te, re­ci­cla­je, edi­fi­cios eco­in­te­li­gen­tes? ¿Sus­ten­ta­bi­li­dad? Es­tos con­cep­tos flo­tan­do so­bre el ma­pa de me­gá­po­lis po­bres y des­or­de­na­das re­sul­tan per­ver­sos.

Es­te cre­ci­mien­to no es sus­ten­ta­ble ni eco­ló­gi­ca ni so­cial­men­te, y su cos­to am­bien­tal ha si­do de­ma­sia­do gran­de ya sea pa­ra con­ti­nuar o pa­ra re­tro­ce­der. Se­gún cier­tos cálcu­los, la po­bla­ción ur­ba­na más ri­ca de­be­rá re­du­cir su hue­lla eco­ló­gi­ca (es de­cir, el área ne­ce­sa­ria pa­ra pro­du­cir to­do lo que con­su­me y ab­sor­ber sus desechos) en un 80% pa­ra al­can­zar ni­ve­les sus­ten­ta­bles. El he­cho de vi­vir muy jun­tos en las com­pac­tas ciu­da­des del fu­tu­ro no ga­ran­ti­za­rá que cam­bien los pa­tro­nes ac­tua­les de pro­duc­ción, con­su­mo y des­per­di­cio.

Las ciu­da­des no son bur­bu­jas. Ciu­dad y cam­po no es­tán des­co­nec­ta­dos en tér­mi­nos fí­si­cos, fun­cio­na­les, ins­ti­tu­cio­na­les y cul­tu­ra­les. ¿Pue­de so­bre­vi­vir la ciu­dad sin el cam­po?

No hay ma­ne­ra en que una me­gá­po­lis (diez o más mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes) pue­da pro­du­cir sus bie­nes y ma­ne­jar sus desechos lo­cal­men­te. Si aca­so una ciu­dad chi­ca en paí­ses que pue­den com­prar tec­no­lo­gía avan­za­da. Frank­furt, en Ale­ma­nia, hoy por hoy es­tá ca­ta­lo­ga­da como la ciu­dad más sus­ten­ta­ble. Pa­ra 2030, to­da su ener­gía se­rá re­no­va­ble; un ter­cio de su su­per­fi­cie se­rá ver­de; su trans­por­te pú­bli­co se­rá efi­cien­te; abun­da­rán las bi­ci­cle­tas. Sin em­bar­go, se pro­yec­ta que su po­bla­ción ape­nas su­pe­rará los se­te­cien­tos mil ha­bi­tan­tes.

¿Có­mo ha­cer pa­ra que la crea­ción de ciu­da­des atrac­ti­vas y efi­cien­tes pa­ra vi­vir y tra­ba­jar no de­ri­ve en un enor­me im­pac­to am­bien­tal? Los pa­la­di­nes de la ciu­dad sus­ten­ta­ble ar­gu­men­tan que es­to se re­suel­ve en el mo­do en que las ciu­da­des sean pla­ni­fi­ca­das. Que de­ben cre­cer ha­cia arri­ba y no ha­cia los la­dos. Que de­ben te­ner sis­te­mas efi­cien­tes de trans­por­te, ase­gu­rar fuen­tes de agua lim­pia, evi­tar la po­lu­ción at­mos­fé­ri­ca, crear es­truc­tu­ras so­cia­les fir­mes. Que de­ben ser com­pac­tas y fun­cio­na­les por­que ne­ce­si­ta­mos re­du­cir las dis­tan­cias de mo­vi­li­za­ción de bie­nes, per­so­nas e ideas. Mo­ver­se po­co im­pli­ca gas­tar me­nos ener­gía y emi­tir me­nos ga­ses de in­ver­na­de­ro. Vi­vir muy jun­tos im­pli­ca me­nos gas­to en in­fra­es­truc­tu­ra pú­bli­ca. Pe­ro efi­cien­cia ener­gé­ti­ca y re­duc­ción de emi­sio­nes de in­ver­na­de­ro no es to­do lo que una ciu­dad ne­ce­si­ta pa­ra ser sus­ten­ta­ble.

El sue­ño de ciu­da­des sus­ten­ta­bles se en­raí­za en las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce la tec­no­lo­gía (que es cos­to­sa en tér­mi­nos ener­gé­ti­cos). Sin em­bar­go,

no hay cer­te­za al­gu­na de que las so­lu­cio­nes a la cri­sis am­bien­tal glo­bal sean tec­no­ló­gi­cas.

Se ha es­ti­ma­do que el cos­to en in­fra­es­truc­tu­ra (vías, al­can­ta­ri­lla­do, re­des de agua, elec­tri­fi­ca­ción, te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, trans­por­te) pa­ra sos­te­ner el cre­ci­mien­to ur­bano pro­yec­ta­do pa­ra 2030 su­pera los vein­ti­cin­co tri­llo­nes de dó­la­res. Un tri­llón, pa­ra po­ner­nos en con­tex­to, equi­va­le al uno se­gui­do de die­ci­ocho ce­ros. Esa in­fra­es­truc­tu­ra es­ta­rá allí pa­ra siem­pre, con­fi­gu­ran­do un nue­vo pai­sa­je, una nue­va ca­pa geo­ló­gi­ca pa­ra el fu­tu­ro. Se pro­yec­tan tam­bién po­ten­cia­les in­cre­men­tos en la tem­pe­ra­tu­ra lo­cal y glo­bal por la ex­pan­sión ur­ba­na. La tem­pe­ra­tu­ra su­per­fi­cial en las ciu­da­des y sus al­re­de­do­res pue­de au­men­tar de uno a dos gra­dos cen­tí­gra­dos por un efec­to lla­ma­do “is­las de ca­lor”. Se­gún un es­tu­dio, ha­cia 2100 las ciu­da­des de Es­ta­dos Uni­dos ocu­pa­rán un área ca­si igual a to­do el Ecua­dor. El im­pac­to de es­tas “is­las” po­drá ser ma­yúscu­lo pa­ra el pla­ne­ta.

La sus­ten­ta­bi­li­dad de­be ser so­cial y am­bien­tal en par­tes igua­les. Las ciu­da­des se­rán sus­ten­ta­bles so­lo cuan­do to­dos sus ha­bi­tan­tes ten­gan con­di­cio­nes de vi­da fa­vo­ra­bles. En las ciu­da­des es­tá la so­lu­ción a la cri­sis am­bien­tal glo­bal pe­ro no por­que sean eco­sis­te­mas sus­ten­ta­bles per se, sino por­que en ellas es­ta­rá la ma­yo­ría de gen­te, ca­si to­da la pla­ta y el po­der de to­mar las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas.

No es la pri­me­ra vez que la hu­ma­ni­dad se lan­za en una cru­za­da mun­dial por sub­sis­tir. Con el do­lor to­da­vía la­ten­te de ha­ber per­di­do la lu­cha con­tra el ham­bre (dos mil mi­llo­nes de per­so­nas ham­brien­tas; dos mi­llo­nes de ni­ños ur­ba­nos muer­tos ca­da año por mal nu­tri­ción), aho­ra ba­ta­lla­mos con­tra el cam­bio cli­má­ti­co. La iner­cia ha­cia una fu­tu­ra derrota pa­re­ce irre­ver­si­ble. ¿O no?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.