Com­bus­ti­bles fó­si­les y cam­bio cli­má­ti­co

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - An­drés Va­lle­jo

El au­men­to de la dis­po­ni­bi­li­dad de ener­gía en la bios­fe­ra sue­le pro­vo­car cam­bios dra­má­ti­cos en la his­to­ria de la vi­da. Ha­ce 2,45 mil mi­llo­nes de años, la can­ti­dad de oxí­geno en la at­mós­fe­ra dio un sal­to enor­me, lo que mul­ti­pli­có la can­ti­dad de ener­gía dis­po­ni­ble pa­ra los pro­ce­sos or­gá­ni­cos. Es­te cam­bio coin­ci­de con el apa­re­ci­mien­to de las cé­lu­las com­ple­jas. El oxí­geno ex­pe­ri­men­tó otro in­cre­men­to ha­ce 600 mi­llo­nes de años, y per­mi­tió así el apa­re­ci­mien­to de los gran­des ani­ma­les.

A me­dia­dos del si­glo XVIII se ini­ció otra trans­for­ma­ción que dis­pa­ró la can­ti­dad de ener­gía en los pro­ce­sos pla­ne­ta­rios. Con la ge­ne­ra­li­za­ción del car­bón como com­bus­ti­ble tras la Re­vo­lu­ción In­dus­trial, una es­pe­cie, la hu­ma­na, pu­so a su ser­vi­cio vas­tas re­ser­vas de ener­gía acu­mu­la­das por plan­tas y ani­ma­les du­ran­te mi­llo­nes de años.

Los com­bus­ti­bles fó­si­les se ori­gi­na­ron en gran me­di­da du­ran­te el Car­bo­ní­fe­ro, ha­ce unos 300 mi­llo­nes de años. Enor­mes ár­bo­les y he­le­chos gi­gan­tes po­bla­ban las ma­ris­mas que cu­brían bue­na par­te del pla­ne­ta; en las cá­li­das aguas ma­ri­nas pro­li­fe­ra­ban las al­gas. A tra­vés de la fo­to­sín­te­sis, es­tos or­ga­nis­mos trans­for­ma­ban la ener­gía so­lar en ener­gía or­gá­ni­ca, to­dos los días, por mi­llo­nes de años. Al de­po­si­tar­se sus ca­dá­ve­res en los fon­dos ma­ri­nos y pan­ta­no­sos, po­bres en oxí­geno, no se des­com­po­nían, por lo que su ener­gía no se di­si­pó. Se fue acu­mu­lan­do en for­ma de tur­bas, que so­me­ti­das a la pre­sión de los ul­te­rio­res se­di­men­tos, se trans­for­ma­ron en car­bón, gas o pe­tró­leo.

Es­to es lo pri­me­ro pa­ra com­pren­der nues­tra uti­li­za­ción de com­bus­ti­bles fó­si­les en tér­mi­nos pla­ne­ta­rios: es una ex­plo­sión en la que se di­si­pa, en el ins­tan­te geo­ló­gi­co de dos si­glos, la ener­gía acu­mu­la­da por la vi­da du­ran­te cien­tos de mi­llo­nes de años. De es­te ca­rác­ter ex­plo­si­vo se de­ri­van dos se­cue­las del uso de los hi­dro­car­bu­ros: el enor­me po­der que con­fie­re y la na­tu­ra­le­za de­vas­ta­do­ra de sus efec­tos no desea­dos.

Ant­hony Gid­dens res­pon­sa­bi­li­za a dos ele­men­tos de la mo­der­ni­dad de la mo­di­fi­ca­ción a gran es­ca­la de la na­tu­ra­le­za: la di­ná­mi­ca ca­pi­ta­lis­ta, cu­ya re­pro­duc­ción es siem­pre re­pro­duc­ción “ex­pan­di­da”, y la for­mi­da­ble ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­zar re­cur­sos y ener­gía del in­dus­tria­lis­mo. Bue­na par­te de es­te se­gun­do ele­men­to –la ca­pa­ci­dad de trans­for­mar el mun­do– po­dría­mos atri­buir­lo al do­mi­nio de la ener­gía de los com­bus­ti­bles fó­si­les. Se­gún al­gu­nos cálcu­los, so­lo el pe­tró­leo nos pro­vee ca­da día con el equi­va­len­te ener­gé­ti­co del tra­ba­jo de 22 mil mi­llo­nes de per­so­nas, como te­ner de es­cla­vos a tres ve­ces la po­bla­ción mun­dial. Gra­cias a los hi­dro­car­bu­ros po­de­mos apla­nar mon­ta­ñas, cam­biar el cur­so de los ríos y en­viar con­te­ne­do­res a las an­tí­po­das.

La de­vas­ta­ción que cau­san tam­bién se de­ri­va de es­te enor­me po­de­río. Como enor­mes múscu­los de­ma­sia­do vi­go­ro­sos pa­ra nues­tra ca­pa­ci­dad ra­cio­nal. Al me­nos has­ta la era nu­clear, to­das las es­fe­ras de la cri­sis am­bien­tal pue­den ras­trear­se has­ta las fa­cul­ta­des que nos con­fie­ren los hi­dro­car­bu­ros: la ex­pan­sión ur­ba­na des­con­tro­la­da, la am­plia­ción de la frontera agrí­co­la, la ace­le­ra­ción pa­to­ló­gi­ca del co­mer­cio y el con­su­mo, la per­sis­ten­cia de los desechos, el desafue­ro de la cons­truc­ción...

La aten­ción es­tá aho­ra en­fo­ca­da en un sub­pro­duc­to de es­ta ex­plo­sión: la acu­mu­la­ción de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro y su se­cue­la, el ca­len­ta­mien­to glo­bal. No es pa­ra me­nos. La que­ma de com­bus­ti­bles ha dis­lo­ca­do el ci­clo na­tu­ral del car­bono. La con­cen­tra­ción at­mos­fé­ri­ca de CO2 ha au­men­ta­do en 30% des­de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial, y es hoy ma­yor que en cual­quier mo­men­to des­de la apa­ri­ción del li­na­je hu­mano ha­ce 2,8 mi­llo­nes de años.

Hay tres ci­fras que ilus­tran la re­la­ción en­tre nues­tro fu­tu­ro y los com­bus­ti­bles fó­si­les: 2 ºc, el in­cre­men­to má­xi­mo de tem­pe­ra­tu­ra pa­ra evi­tar una ca­tás­tro­fe ci­vi­li­za­cio­nal; 565 gi­ga­to­ne­la­das, el car­bono que po­de­mos ver­ter a la at­mós­fe­ra sin so­bre­pa­sar los 2 ºc; y 2 795 gi­ga­to­ne­la­das, el car­bono que con­tie­nen las re­ser­vas pro­ba­das de hi­dro­car­bu­ros del mun­do, lis­tas pa­ra que­mar. Te­ne­mos en nues­tras ma­nos cin­co ve­ces más com­bus­ti­bles fó­si­les de los que po­de­mos usar. ¿Cuá­les son las im­pli­ca­cio­nes? La gran ma­yo­ría de esos ya­ci­mien­tos de­be­rán per­ma­ne­cer in­to­ca­dos si as­pi­ra­mos a un mun­do más o me­nos es­ta­ble. El pro­ble­ma es que mu­chas de esas re­ser­vas ya es­tán en nues­tra eco­no­mía como pre­ven­tas, co­la­te­ral de cré­di­tos o in­ver­sio­nes en fu­tu­ros. Re­nun­ciar a ellas sig­ni­fi­ca­ría un des­plo­me fi­nan­cie­ro que los afec­ta­dos –las com­pa­ñías ener­gé­ti­cas y los es­ta­dos pe­tro­le­ros– in­ten­ta­rán evi­tar.

Tam­po­co pa­re­ce fá­cil re­em­pla­zar a los com­bus­ti­bles fó­si­les. Si bien las ener­gías al­ter­na­ti­vas se vie­nen desa­rro­llan­do más rá­pi­do que lo pre­di­cho y cier­tos cálcu­los es­ti­man fi­nan­cie­ra y tec­no­ló­gi­ca­men­te po­si­ble que la pro­vi­sión de to­da la ener­gía sea re­no­va­ble pa­ra 2050, los obs­tácu­los po­lí­ti­cos y so­cia­les si­guen sien­do enor­mes. Aun si lo lo­gra­mos, ¿es­ta­ría­mos a tiem­po? Y to­da­vía más, ¿de­be­ría­mos bus­car re­em­pla­zar to­da la ener­gía que aho­ra uti­li­za­mos?

Si es co­rrec­to nues­tro su­pues­to –que el ca­len­ta­mien­to glo­bal es un sín­to­ma de un pro­ble­ma más am­plio: nues­tra ca­pa­ci­dad de mo­di­fi­car el ambiente y los arre­glos ins­ti­tu­cio­na­les que nos em­pu­jan a ha­cer­lo–, la so­lu­ción tec­no­ló­gi­ca que eli­mi­ne emi­sio­nes so­lo des­pla­za­rá el pro­ble­ma. Un mun­do de ener­gía ili­mi­ta­da, aun­que sea lim­pia, exa­cer­ba­ría otras es­fe­ras de la cri­sis si no vie­ne acom­pa­ña­do de la ju­bi­la­ción de la ló­gi­ca ex­pan­si­va que ri­ge nues­tra eco­no­mía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.