Ur­ba­ni­za­ción: ¿so­lu­ción o pro­ble­ma?

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - An­drés Baquero y Juan Frei­le

En 2030 se­re­mos 8 mil mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes so­nan­do las alar­mas pla­ne­ta­rias de la de­man­da de re­cur­sos pa­ra man­te­ner a nues­tra es­pe­cie. ¿Hay es­pa­cio pa­ra tan­ta gen­te? Las pro­yec­cio­nes pa­ra 2050 co­lo­can a más de dos ter­cios de la po­bla­ción en ciu­da­des. Vas­tas áreas ru­ra­les han si­do o se­rán ab­sor­bi­das por las ur­bes. Así, el cre­ci­mien­to ur­bano se con­vier­te en una de las prin­ci­pa­les ame­na­zas pa­ra el pla­ne­ta, pe­ro tal­vez sea tam­bién la úni­ca opor­tu­ni­dad de so­lu­cio­nar la po­bre­za sin des­truir­lo. Se pue­de ar­gu­men­tar que, al me­nos des­de la re­vo­lu­ción del Neo­lí­ti­co y la in­ven­ción de la agri­cul­tu­ra, ha­ce unos 10 mil años, nues­tra his­to­ria ha gi­ra­do al­re­de­dor de los cen­tros po­bla­dos, y aun­que el de­ba­te so­bre ciu­da­des bue­nas, ma­las o feas es­té muy le­jos de aca­bar, ne­ce­si­ta­mos ac­tuar aho­ra en ba­se a la reali­dad que ya exis­te: po­ten­ciar las ven­ta­jas de vi­vir en es­tos enor­mes mag­ne­tos de per­so­nas.

Ecua­dor no es ajeno al cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial de la hu­ma­ni­dad. La po­bla­ción del país pa­só de cer­ca de 3 mi­llo­nes a 14 mi­llo­nes en­tre 1950 y 2010, y los ma­yo­res índices de cre­ci­mien­to fue­ron en las ciu­da­des más gran­des. En seis dé­ca­das, Qui­to y Gua­ya­quil se han ex­ten­di­do como man­chas que avan­zan trans­for­man­do cam­pos y cultivos en zo­nas re­si­den­cia­les. Exis­ten po­cos tra­ta­dos so­bre el ur­ba­nis­mo ecua­to­riano, pe­ro pa­re­ce­ría que el mo­de­lo de “ciu­da­des jar­dín” pro­pues­to por el in­glés Ebe­ne­zer Ho­ward a fi­na­les del si­glo XIX –ac­ti­vi­da­des co­mer­cia­les con­cen­tra­das, áreas re­si­den­cia­les pe­ri­fé­ri­cas con es­pa­cios ver­des– es el que im­pe­ró cuan­do em­pe­zó el cre­ci­mien­to ur­bano, y que lue­go fue des­bor­da­do por la mi­gra­ción del cam­po a la ciu­dad.

Aun­que mi­llo­nes de per­so­nas con­fi­na­das en­tre pa­re­des y ca­lles re­pre­sen­tan mi­llo­nes de pro­ble­mas, es ho­ra de en­ten­der por qué, a pe­sar de ellos, las ciu­da­des si­guen sien­do tan atrac­ti­vas pa­ra la gen­te y, a par­tir de allí, bus­car las so­lu­cio­nes. Ed­ward Glae­ser, en El triun­fo de la ciu­da­des, ini­cia su análisis con un enun­cia­do evi­den­te: “no exis­te un país ur­ba­ni­za­do po­bre y tam­po­co un país rural ri­co”. La nue­va vi­sión de ciu­dad se ale­ja del pa­ra­dig­ma de ur­bes dis­per­sas en cin­tu­ro­nes ver­des y apun­ta a que los ciu­da­da­nos pa­sen más tiem­po en ascensores

y me­nos en sus au­tos. Mum­bai y Seúl es­tán en­tre las ciu­da­des de po­bla­ción más den­sa, con 20 y 17 mil per­so­nas por ki­ló­me­tro cua­dra­do, res­pec­ti­va­men­te. Sin em­bar­go, a di­fe­ren­cia de Mum­bai, la ca­pi­tal co­rea­na se des­ta­ca como una ciu­dad mo­de­lo que con­cen­tra las ac­ti­vi­da­des de los ha­bi­tan­tes en la cer­ca­nía de sus vi­vien­das y les ga­ran­ti­za es­pa­cios pú­bli­cos de ca­li­dad.

En 2014, el pre­su­pues­to in­ver­ti­do en es­pa­cios ver­des de Es­ta­dos Uni­dos su­peró los 6 mil mi­llo­nes de dó­la­res. Es­ta ci­fra es en­ten­di­ble si ob­ser­va­mos có­mo en Was­hing­ton la cer­ca­nía de un par­que au­men­ta la plus­va­lía de una vi­vien­da has­ta en 5%. La Gran Man­za­na in­cre­men­tó en un 20% su ma­sa ver­de a tra­vés de la siem­bra de más de un mi­llón de ár­bo­les en ve­re­das y par­ques pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de sus ciu­da­da­nos y no so­lo pa­ra te­ner más ni­dos de pá­ja­ros. Da­tos pro­ve­nien­tes de To­ron­to com­pro­ba­ron que la pre­sen­cia de ár­bo­les re­du­ce el es­trés, in­cre­men­ta la sa­lud y alar­ga la vi­da de los ciu­da­da­nos, ¡has­ta en 7 años!

CIU­DAD DEL FU­TU­RO

Pa­ra ha­blar de las ciu­da­des del fu­tu­ro, ol­vi­de­mos los au­tos vo­la­do­res y en­fo­qué­mo­nos en si­tios sa­lu­da­bles. Áms­ter­dam, Os­lo o San Fran­cis­co se en­cuen­tran en­tre las ciu­da­des más “vi­vi­bles” del mun­do. ¿Cuál es su re­ce­ta? He aquí al­gu­nos ele­men­tos co­mu­nes: den­si­fi­ca­ción de los cen­tros po­bla­dos, re­duc­ción del uso de vehícu­los, ár­bo­les, es­pa­cios pú­bli­cos de ca­li­dad, con­su­mo lo­cal, ba­jo cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal, ex­ce­len­te trans­por­te pú­bli­co, con­trol efec­ti­vo de la con­ta­mi­na­ción, ma­ne­jo in­te­li­gen­te de residuos. Va­le en­fa­ti­zar en la ne­ce­si­dad de una me­jo­ra ra­di­cal de la mo­vi­li­dad. Sin du­da, uno de los prin­ci­pa­les obs­tácu­los ha­cia nues­tras ciu­da­des del fu­tu­ro es el au­to­mó­vil par­ti­cu­lar. Otro es el cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal. No po­de­mos con­ti­nuar con la ten­den­cia ac­tual, cons­ta­ta­da por el fí­si­co Geof­frey West, en que un mi­llón de per­so­nas en­tra a las ciu­da­des del mun­do ca­da se­ma­na.

CIU­DA­DES VER­DES, ¿TO­DOS FE­LI­CES?

A pe­sar de la im­por­tan­cia que pue­den te­ner los es­pa­cios ver­des de una ciu­dad, no es po­si­ble lo­grar ciu­da­des sos­te­ni­bles sin me­jo­rar los sis­te­mas cons­truc­ti­vos. La cons­truc­ción es res­pon­sa­ble de cer­ca del 15% del pro­duc­to in­terno bru­to glo­bal, ocu­pa gran par­te de la su­per­fi­cie de las ciu­da­des y es cen­tral en su me­ta­bo­lis­mo. Du­ran­te la re­cien­te cum­bre so­bre el cam­bio cli­má­ti­co en Pa­rís, se re­sal­tó que, sin cam­bios de fon­do, pa­ra 2050 la con­tri­bu­ción de la cons­truc­ción al cam­bio cli­má­ti­co se tri­pli­ca­rá.

Por eso, la Alian­za pa­ra la Cons­truc­ción Sos­te­ni­ble apun­ta a re­du­cir al me­nos el 50% del cre­ci­mien­to del con­su­mo de ener­gía a tra­vés de nue­vos edi­fi­cios efi­cien­tes y otros re­no­va­dos. De lo­grar­lo, pa­ra 2030 se evi­ta­rían emi­sio­nes equi­va­len­tes a las de 630 mi­llo­nes de au­tos por año.

No hay du­da de que es­tas ciu­da­des ver­des, sos­te­ni­bles, in­te­li­gen­tes o del fu­tu­ro de­ben em­pe­zar a cons­truir­se des­de hoy. y que pue­den apor­tar a la so­lu­ción de la cri­sis am­bien­tal. Si bien Seúl, Nue­va York o Was­hing­ton mar­can un ca­mino al te­ner a sus es­pa­cios pú­bli­cos, hos­pi­ta­les y es­cue­las en la mis­ma es­ca­la de im­por­tan­cia, por otro la­do ve­mos có­mo con­ti­núa el ace­le­ra­do de­te­rio­ro y cre­ci­mien­to des­or­de­na­do de la ma­yo­ría de asen­ta­mien­tos hu­ma­nos. Es cla­ro que las ciu­da­des cau­san gra­ves pro­ble­mas, pe­ro lle­ga­ron pa­ra que­dar­se; aho­ra el re­to es con­ver­tir­las en eco­sis­te­mas ur­ba­nos en lu­gar de ce­men­te­rios eco­ló­gi­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.