Bio­di­ver­si­dad: la sex­ta ola de ex­tin­ción

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - Pa­tri­cio Me­na y Ros­sa­na Ma­no­sal­vas

Ha­ce 14 mil mi­llo­nes de años no ha­bía na­da, ab­so­lu­ta­men­te na­da. O ca­si… Lo úni­co que ha­bía –una sin­gu­la­ri­dad in­fi­ni­ta­men­te den­sa que con­te­nía to­do lo que se­ría el uni­ver­so– es­ta­lló en la Gran Ex­plo­sión. Al prin­ci­pio, un ma­re­mág­num de ener­gías y ma­te­rias; lue­go, par­tí­cu­las subató­mi­cas y áto­mos sen­ci­llos. Des­de en­ton­ces el uni­ver­so no ha ce­sa­do de cre­cer y cam­biar. Aun­que hay aún mu­cho que re­sol­ver acer­ca de la his­to­ria y des­tino del cos­mos, lo cier­to es que en un mo­men­to da­do apa­re­cie­ron las es­tre­llas, y no de­mo­ra­ron mu­cho en lle­gar los pla­ne­tas.

La Tie­rra tie­ne 4 mil 500 mi­llo­nes de años y es un pla­ne­ta muy par­ti­cu­lar: apar­te de te­ner car­bono y otros ele­men­tos he­re­da­dos de es­tre­llas an­ti­guas, nues­tra dis­tan­cia al Sol ha­ce que no sea­mos ni un horno ni un con­ge­la­dor; te­ne­mos más agua lí­qui­da que lo tí­pi­co en los cuer­pos ce­les­tes; po­see­mos un cam­po mag­né­ti­co que evi­ta la lle­ga­da de ra­dia­cio­nes pe­li­gro­sas, po­see­mos un sa­té­li­te que ge­ne­ra ma­reas y ma­ris­mas don­de co­men­zó la vi­da…

Sa­ber exac­ta­men­te có­mo sur­gió el pri­mer ser vi­vien­te ha­ce 3 mil 500 mi­llo­nes de años es com­pli­ca­do y con­tro­ver­ti­do. Los pri­me­ros se­res vi­vos eran como las bac­te­rias. Por el pro­ce­so de se­lec­ción na­tu­ral dar­wi­nia­na evo­lu­cio­na­ron y se di­ver­si­fi­ca­ron has­ta for­mar el fron­do­so árbol de la vi­da que co­no­ce­mos. Los se­res

hu­ma­nos so­mos una ra­mi­ta en es­te árbol que, jun­to a otras, for­ma una más grue­sa (los ma­mí­fe­ros), lue­go otra (los ver­te­bra­dos), y así has­ta lle­gar al tron­co prin­ci­pal de esa bac­te­ria pri­mi­ge­nia.

Pe­ro el árbol no se desa­rro­lla so­lo con nue­vas ra­mas. Mu­chas, al­gu­nas muy grue­sas, se se­can. La ex­tin­ción es tan par­te del dra­ma evo­lu­ti­vo como las adap­ta­cio­nes y la es­pe­cia­ción. Ya sea por even­tos ca­tas­tró­fi­cos o por­que un gru­po no pu­do adap­tar­se a un medio cam­bian­te, el árbol fue po­dán­do­se. Hu­bo ca­sos en los que el des­mo­che fue dra­má­ti­co, y la cien­cia nos ha­bla de cin­co ex­tin­cio­nes má­si­vas (ver in­fo­gra­fía). Tras una de ellas, la del Pér­mi­co, ha­ce unos 250 mi­llo­nes de años, so­lo que­dó un 5% de la bio­di­ver­si­dad. Es­to, en­tre otras co­sas, nos lle­va a pen­sar en lo pri­vi­le­gia­dos que fui­mos de que nues­tros an­te­pa­sa­dos es­tu­vie­ran en­tre los so­bre­vi­vien­tes.

En efec­to, las ex­tin­cio­nes han si­do siem­pre par­te de la evo­lu­ción. Apar­te de los even­tos ca­tas­tró­fi­cos, que son como olas gi­gan­tes que apa­re­cen de vez en cuan­do en un mar re­la­ti­va­men­te cal­mo, siem­pre ha ha­bi­do una ex­tin­ción

na­tu­ral “de fon­do”. En los úl­ti­mos tiem­pos –los úl­ti­mos se­gun­dos del calendario uni­ver­sal– va­rios su­ce­sos re­la­cio­na­dos con una de las ra­mi­tas –la nues­tra– han cau­sa­do que es­te fe­nó­meno se vuel­va mu­cho más rá­pi­do, fre­cuen­te e im­pac­tan­te.

Nues­tra es­pe­cie con­vi­vió en cier­to equi­li­brio con el res­to de la na­tu­ra­le­za has­ta el ad­ve­ni­mien­to de even­tos como el desa­rro­llo de la agri­cul­tu­ra, avan­ces en na­ve­ga­ción y co­mu­ni­ca­ción, des­cu­bri­mien­to de cu­ras con­tra en­fer­me­da­des, ge­ne­ra­ción de tec­no­lo­gías pa­ra trans­for­mar el pai­sa­je. Más y más gen­te pu­do lle­gar a los con­fi­nes del pla­ne­ta e im­pac­tar so­bre los eco­sis­te­mas, de­jan­do atrás ese equi­li­brio di­ná­mi­co que ha­bía exis­ti­do. Es­tos avan­ces –evi­den­te­men­te po­si­ti­vos– mos­tra­ron una ca­ra muy os­cu­ra cuan­do se des­bo­ca­ron. La ex­tin­ción de­jó de ser de fon­do y se vol­vió ca­tas­tró­fi­ca.

Me­dir la ta­sa de ex­tin­cio­nes es com­pli­ca­do por­que, por ejem­plo, no sa­be­mos exac­ta­men­te cuán­tas es­pe­cies exis­tie­ron y exis­ten. Pe­ro

al­gu­nos da­tos de­mues­tran

que los se­res hu­ma­nos he­mos au­men­ta­do es­ta ta­sa dra­má­ti­ca­men­te: en­tre mil y 100 mil ve­ces la ta­sa de ex­tin­ción na­tu­ral. En­tre las víc­ti­mas re­cien­tes más em­ble­má­ti­cas es­tán el do­do, el ti­gre de Ja­va, el ri­no­ce­ron­te viet­na­mi­ta y nues­tro pro­pio jam­ba­to, so­lo po­cos ejem­plos de una­lis­ta lar­ga y cre­cien­te.

Es­tos even­tos so­bre­sa­lien­tes de im­pac­to hu­mano so­bre la bio­di­ver­si­dad –que co­men­za­ron ha­ce unos 10 mil años– son un fe­nó­meno de es­ca­la glo­bal, pe­ro con gra­ví­si­mas con­se­cuen­cias lo­ca­les. El cam­bio cli­má­ti­co no es la úni­ca cau­sa de la ace­le­ra­ción de las ex­tin­cio­nes, ni es­ta es su úni­ca se­cue­la. Más bien, es­te fe­nó­meno se re­la­cio­na con la in­dus­tria­li­za­ción vo­raz, la su­per­po­bla­ción, el con­su­mis­mo de­sen­fre­na­do, el avan­ce de la frontera agrí­co­la, la con­ta­mi­na­ción de sue­lo, ai­re y agua, la mi­gra­ción for­za­da (de gen­te y ani­ma­les) y otros mu­chos fac­to­res que afec­tan la bio­di­ver­si­dad.

Al ha­cer­lo, no so­lo cor­tan un pro­ce­so cós­mi­co y des­tru­yen la com­ple­ji­dad na­tu­ral. Las con­se­cuen­cias tras­cien­den las con­si­de­ra­cio­nes fi­lo­só­fi­cas y éti­cas (ra­zo­nes ya más que su­fi­cien­tes). Ade­más, se des­va­ne­cen los in­nu­me­ra­bles be­ne­fi­cios que la mul­ti­pli­ci­dad na­tu­ral siem­pre ha te­ni­do pa­ra el ser hu­mano y que se­gui­mos sin apre­ciar del to­do. Al­gu­nas es­pe­cies por sí mis­mas son muy im­por­tan­tes; pen­se­mos en lo que pa­sa­ría si se ex­tin­guen las abe­jas po­li­ni­za­do­ras. Mu­chas es­pe­cies sil­ves­tres guar­dan ge­nes que pue­den ser­vir pa­ra me­jo­rar las va­rie­da­des agrí­co­las. En con­jun­to, las es­pe­cies fun­cio­nan en eco­sis­te­mas. Si una fa­lla, to­do el sis­te­ma fla­quea y así se pier­den be­ne­fi­cios so­cia­les cru­cia­les re­la­cio­na­dos con agua, ali­men­ta­ción y sa­lud.

Las ac­cio­nes de la hu­ma­ni­dad con­tem­po­rá­nea son, en efec­to, otro de los even­tos ca­tas­tró­fi­cos que ace­le­ran las ex­tin­cio­nes a pro­por­cio­nes épi­cas: se ha­bla de la Sex­ta Ex­tin­ción Ma­si­va, la del Antropoceno. La di­fe­ren­cia con las an­te­rio­res es que na­die po­día pre­ve­nir ni en­fren­tar la caí­da de me­teo­ri­tos o la ex­plo­sión de su­per­no­vas. Pe­ro aho­ra esa ra­ma –que nun­ca ha de­ja­do de ser par­te del árbol– no so­lo es la que cau­sa es­ta nue­va gran ola de ex­tin­ción, sino la úni­ca con el po­ten­cial de lo­grar el nue­vo equi­li­brio. Ha­cer­lo no es una al­ter­na­ti­va sino una obli­ga­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.