Los orí­ge­nes agrí­co­las del Antropoceno

los orí­ge­nes agrí­co­las del Antropoceno

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - Javier Ca­rre­ra

El Antropoceno ini­ció en el pa­leo­lí­ti­co. Por su­pues­to, la re­du­ci­da po­bla­ción hu­ma­na no te­nía en ese en­ton­ces la ca­pa­ci­dad de mo­di­fi­car el pla­ne­ta en­te­ro, pe­ro las raí­ces es­tán allí, cuan­do un cam­bio cli­má­ti­co glo­bal pu­so a nues­tros an­ces­tros fren­te a una dis­yun­ti­va: cam­biar o mo­rir. Du­ran­te dos­cien­tos mil años como Ho­mo sa­piens, do­ta­dos de cul­tu­ra y len­gua­je, nues­tros an­ces­tros se dis­per­sa­ron por el pla­ne­ta. Vi­vían en gru­pos que in­cluían re­co­lec­to­ras y ca­za­do­res con mu­chas va­rian­tes en su die­ta y adap­ta­cio­nes lo­ca­les. Evo­lu­cio­na­ron en un mun­do di­fí­cil, al que se adap­ta­ron a la per­fec­ción. Des­de los ca­za­do­res de ma­muts de la Si­be­ria a los na­ve­gan­tes pes­ca­do­res del sud­es­te asiá­ti­co, ca­da gru­po hu­mano apren­dió a en­con­trar lo que ne­ce­si­ta­ba en su en­torno, y sus pro­pios cuer­pos ter­mi­na­ron por adap­tar­se a los am­bien­tes de la Edad del Hie­lo. Cuan­do es­ta lle­gó a su fin, ha­ce unos 12 mil años, las con­di­cio­nes cam­bia­ron ra­di­cal­men­te pa­ra to­das las es­pe­cies, in­clui­da la hu­ma­na.

Pa­ra en­ten­der el Antropoceno, hay que em­pe­zar por sa­ber lo que son las gla­cia­cio­nes. No son pe­río­dos en los que el pla­ne­ta se en­fría pa­ra lue­go vol­ver a la nor­ma­li­dad. Al con­tra­rio. Des­de que la vi­da co­men­zó en la Tie­rra, nues­tro Sol ha cre­ci­do, y el ca­lor ra­dian­te que re­ci­bi­mos de él ha au­men­ta­do en un enor­me 30%. Sin em­bar­go, la tem­pe­ra­tu­ra en la Tie­rra se ha man­te­ni­do sor­pren­den­te­men­te re­gu­lar, tes­ti­mo­nio pa­ra los de­fen­so­res de la hi­pó­te­sis Gaia ( ETI 68) de la ca­pa­ci­dad de la bios­fe­ra pa­ra au­to­rre­gu­lar­se. A me­di­da que el ca­lor re­ci­bi­do au­men­ta­ba, la bios­fe­ra iba en­frian­do el pla­ne­ta y las re­gio­nes tem­pla­das se cu­brían de hie­lo, que a su vez re­fle­ja­ba par­te del ca­lor re­ci­bi­do. En el res­to del glo­bo los océa­nos se re­du­cían y au­men­ta­ba la su­per­fi­cie cu­bier­ta de flo­res­tas y sa­ba­nas. Es­ta nue­va con­di­ción fría y es­ta­ble, que se ini­ció ha­ce unos 40 mi­llo­nes de años, se rom­pía irre­gu­lar­men­te en epi­so­dios de “fie­bre pla­ne­ta­ria” a los que lla­ma­mos in­ter­gla­cia­res, y que tu­vie­ron una du­ra­ción pro­me­dio de 10 mil años.

Al fi­nal del Pleis­to­ceno una de es­tas fie­bres arran­có. Nues­tros an­ces­tros se vie­ron atra­pa­dos en con­di­cio­nes que cam­bia­ban muy rá­pi­do. Los pri­me­ros po­bla­do­res del Ecua­dor, pes­ca­do­res de li­to­ral que lle­ga­ron has­ta la pe­nín­su­la de San­ta Ele­na, veían a los ríos cam­biar de cur­so, man­gla­res con­quis­tar nue­vas tie­rras y pla­yas des­apa­re­cer a me­di­da que el ni­vel del mar subía. Los ca­za­do­res que lle­ga­ron po­co des­pués a la sierra aún pu­die­ron ob­ser­var los in­men­sos gla­cia­res que for­ma­ron la la­gu­na de Iña­qui­to y que des­cen­dían has­ta la que­bra­da de Guan­go­po­lo, a 2 300 me­tros de al­ti­tud, pe­ro los hie­los se re­ti­ra­ron rá­pi­da­men­te y las sa­ba­nas que ali­men­ta­ban al mas­to­don­te y al pe­re­zo­so gi­gan­te se cu­brie­ron con el den­so bos­que mon­tano que so­bre­vi­vió has­ta el si­glo XX.

El cam­bio cli­má­ti­co for­zó la adap­ta­ción. Los ha­bi­tan­tes de San­ta Ele­na se ex­ten­die­ron po­co a po­co ha­cia el bos­co­so in­te­rior y desa­rro­lla­ron sis­te­mas pro­duc­ti­vos muy efi­cien­tes

y sos­te­ni­bles que man­tu­vie­ron po­bla­cio­nes al­tas y es­ta­bles por mi­les de años. El sis­te­ma ali­men­ta­rio tro­pi­cal y an­dino se ba­só en huer­tas fa­mi­lia­res, bos­ques co­mes­ti­bles y cam­pos de cul­ti­vo ma­ne­ja­dos de for­ma co­mu­ni­ta­ria, en ca­me­llo­nes, ca­ta­co­chas y te­rra­zas. La al­te­ra­ción del pai­sa­je va­rió de re­gión a re­gión, pe­ro gra­cias a la in­ven­ti­va hu­ma­na y a las po­si­bi­li­da­des del cli­ma ecua­to­rial, los ci­clos na­tu­ra­les y la abun­dan­cia de vi­da sil­ves­tre se man­tu­vie­ron. Al pun­to que cuan­do los in­va­so­res lle­ga­ron de Es­pa­ña, no pu­die­ron iden­ti­fi­car lo que veían como sis­te­mas cul­ti­va­dos, y los lla­ma­ron mon­tes y sel­vas.

Otras la­ti­tu­des no co­rrie­ron con la mis­ma suer­te. En la Me­so­po­ta­mia, ago­ta­da por si­glos de ga­na­de­ría tras­hu­man­te de ca­bras y bo­rre­gos, sur­gió un sis­te­ma agrí­co­la muy pro­duc­ti­vo pe­ro arries­ga­do, ba­sa­do en el cul­ti­vo de gra­nos anua­les, prin­ci­pal­men­te ce­rea­les, con po­ca o nu­la di­ver­si­dad. Se prac­ti­ca rom­pien­do el sue­lo con el ara­do e irri­gán­do­lo.

La prin­ci­pal ven­ta­ja de es­te sis­te­ma es que per­mi­te el al­ma­ce­na­mien­to y acu­mu­la­ción del grano. Y fue es­te grano al­ma­ce­na­do, es­ta acu­mu­la­ción de re­cur­sos que po­dían usar­se pa­ra el co­mer­cio, arre­ba­tar­se con vio­len­cia o a los que se po­día ta­sar, lo que per­mi­tió la di­vi­sión so­cial de cla­ses, la apro­pia­ción del tra­ba­jo ajeno y el as­cen­so de lo que lla­ma­mos ci­vi­li­za­ción.

Su prin­ci­pal des­ven­ta­ja es que des­tru­ye el sue­lo, tar­de o tem­prano. Tar­de, en lla­nu­ras que fue­ron gla­cia­res como la fér­til Bor­go­ña fran­ce­sa. Tem­prano, en zo­nas más se­cas como la Me­so­po­ta­mia o el sur de Es­pa­ña. Y el co­lap­so de la agri­cul­tu­ra de gra­nos en una re­gión sig­ni­fi­ca el fin de la pros­pe­ri­dad lo­cal o el co­lap­so de la ci­vi­li­za­ción en­te­ra, como ocu­rrió en Me­so­po­ta­mia, pri­me­ro, y des­pués en la In­dia, Gre­cia, par­tes de Eu­ro­pa, el te­rri­to­rio Ma­ya o el sud­oes­te de Nor­tea­mé­ri­ca.

Con el pa­so de los si­glos la po­bla­ción hu­ma­na au­men­tó y nue­vas tec­no­lo­gías le per­mi­tie­ron ex­traer ma­yo­res re­cur­sos del en­torno. El im­pac­to am­bien­tal ya era fuer­te en la Eu­ro­pa me­die­val. Si­mi­lar era el ca­so de la In­dia y al­gu­nas re­gio­nes de Chi­na, don­de los pa­tro­nes cli­má­ti­cos sí que fue­ron al­te­ra­dos por la ac­ti­vi­dad hu­ma­na, con re­duc­ción de llu­vias, au­men­to de vien­tos y ero­sión de sue­los. Pe­ro en el res­to del mun­do, a ex­cep­ción de los de­sier­tos, los eco­sis­te­mas lo­ca­les se man­te­nían y la bios­fe­ra sos­te­nía sus ci­clos.

En el si­glo XVI, un en­fria­mien­to glo­bal cau­só lo que se co­no­ce como la Pe­que-

ña Edad del Hie­lo. Se ex­ten­dió has­ta la pri­me­ra mi­tad del si­glo XIX, cuan­do los ex­plo­ra­do­res aún di­bu­ja­ron a las cor­di­lle­ras ecua­to­ria­nas cu­bier­tas de gla­cia­res.

Se­gún al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res, es­te en­fria­mien­to glo­bal fue cau­sa­do por la de­fo­res­ta­ción, pe­ro no pre­sen­tan prue­bas con­clu­yen­tes. Pa­ra otros, se tra­tó del ini­cio na­tu­ral de un nue­vo pe­río­do gla­ciar que ha­bría si­do abor­ta­do por la lle­ga­da de la in­dus­tria­li­za­ción y la des­truc­ción ma­si­va de los bos­ques. Re­cor­de­mos que al ini­cio de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial, en el si­glo XVIII y du­ran­te ca­si cien años, la le­ña mo­vió las má­qui­nas y ca­len­tó las ciu­da­des. So­lo en el si­glo XIX, cuan­do la le­ña em­pe­zó a ago­tar­se, la in­dus­tria em­pe­zó a ex­plo­tar el car­bón mi­ne­ral.

A ini­cios del si­glo XX se ex­pan­dió la ex­plo­ta­ción del pe­tró­leo y, gra­cias a ella, la hu­ma­ni­dad au­men­tó de me­nos de 2 mil mi­llo­nes a más de 7 mil mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes en tan so­lo un si­glo. La de­fo­res­ta­ción y la agri­cul­tu­ra de gra­nos se ex­ten­die­ron a to­do el pla­ne­ta. Y con es­to sí, en­tra­mos de lleno en lo que aho­ra se de­no­mi­na el Antropoceno.

El cam­bio cli­má­ti­co en el país no es de los úl­ti­mos años; pa­ra com­pro­bar­lo bas­ta con leer las des­crip­cio­nes que ha­cen de la se­rra­nía ecua­to­ria­na los via­je­ros has­ta me­dia­dos del si­glo XX. La hu­me­dad era mu­cho ma­yor, al pun­to que el re­zo co­mún de los cam­pe­si­nos era “San Isi­dro La­bra­dor, qui­ta las aguas y pon el sol”. En el trans­cur­so del si­glo XX, el 90% de la co­ber­tu­ra fo­res­tal de la Sierra y la Cos­ta –de don­de pro­ve­nía bue­na par­te de es­ta hu­me­dad– fue des­trui­do. Re­vi­se­mos el pai­sa­je ecua­to­riano de hoy: co­li­nas re­se­cas en la Cos­ta, ki­ku­yo y eu­ca­lip­to en los va­lles in­ter­an­di­nos, are­na­les ro­tos por el vien­to en las la­de­ras an­di­nas, pas­ti­za­les mo­ri­bun­dos en la Ama­zo­nía. Es­tos pai­sa­jes no son de ayer; la ma­yo­ría de quie­nes vi­vi­mos hoy cre­ci­mos ya en ellos. Sin em­bar­go, en la última dé­ca­da los cam­bios en el cli­ma se han ace­le­ra­do, con pi­cos de se­quía y ca­lor en la ma­yor par­te del país.

Es­te fe­nó­meno es glo­bal y ame­na­za los sis­te­mas ali­men­ta­rios del mun­do. Nos pa­re­ce­mos mu­cho a la pri­me­ra ci­vi­li­za­ción me­so­po­tá­mi­ca, que desa­rro­lló un sis­te­ma de cul­ti­vo muy pro­duc­ti­vo, pe­ro in­sos­te­ni­ble. Abu­só de él has­ta so­bre­pa­sar su ca­pa­ci­dad de car­ga y lue­go co­lap­só con él.

Quie­nes pi­den más de lo mis­mo sos­tie­nen que la agri­cul­tu­ra in­dus­tria­li­za­da, mo­der­na ver­sión del sis­te­ma me­so­po­tá­mi­co que aña­de mecanización, agro­quí­mi­cos y se­mi­llas al­te­ra­das a la vie­ja fór­mu­la, es la úni­ca op­ción pa­ra ali­men­tar a to­da la hu­ma­ni­dad. Mas, como di­ría Eins­tein, no se pue­de re­sol­ver un pro­ble­ma con la mis­ma men­ta­li­dad que lo creó: el sis­te­ma ali­men­ta­rio de ti­po in­dus­trial ha des­trui­do el 40% de los sue­los fér­ti­les del mun­do en los úl­ti­mos se­sen­ta años, ha lle­va­do a la ex­tin­ción a más del 70% de las va­rie­da­des he­re­da­das de

se­mi­llas y, en con­jun­to con el trans­por­te de ali­men­tos, es res­pon­sa­ble de ca­si la mi­tad de las emi­sio­nes de efec­to in­ver­na­de­ro. Con la aña­di­du­ra de que el pe­tró­leo, fuen­te de ener­gía de es­te sis­te­ma agrí­co­la, es un re­cur­so no re­no­va­ble cu­ya uti­li­za­ción fu­tu­ra no es via­ble (ver página 34).

Es de­cir, la agri­cul­tu­ra in­dus­trial no es sos­te­ni­ble, lo que sig­ni­fi­ca que tam­po­co po­drá ali­men­tar a la cre­cien­te hu­ma­ni­dad en el fu­tu­ro.

La for­ma en que nos ali­men­ta­mos ha si­do des­de ha­ce mi­les de años la prin­ci­pal cau­sa de des­truc­ción y cam­bio cli­má­ti­co. Nues­tra co­mi­da es la cau­sa fi­nal del Antropoceno. Y así, al ca­bo de so­lo 10 mil años des­de la in­ven­ción de la agri­cul­tu­ra, nos en­con­tra­mos fren­te a la mis­ma dis­yun­ti­va: cam­biar o mo­rir. O desa­rro­lla­mos for­mas sos­te­ni­bles de ali­men­tar­nos que per­mi­tan a la bios­fe­ra re­ge­ne­rar­se –de las que hay mu­chos ejem­plos en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, in­clu­so en nues­tro país–, o de­ja­re­mos so­lo rui­nas que al­guien, con suer­te nues­tro des­cen­dien­te, vi­si­ta­rá pa­ra ma­ra­vi­llar­se de nues­tra in­ca­pa­ci­dad pa­ra com­pren­der lo evi­den­te: pa­ra co­se­char vi­da hay que sem­brar vi­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.