Las hue­llas fó­si­les de la ba­su­ra

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - Ga­brie­la Ta­ma­riz

Pa­ra plan­tear la re­fle­xión bas­ta una ca­mi­na­ta por una pla­ya tu­rís­ti­ca an­tes de que el mar la­ve la are­na. Jun­to a las hue­llas que de­ja el pa­so de hu­ma­nos, aves, pe­rros, tor­tu­gas, ca­ra­co­les… es­tán bo­te­llas de vi­drio, fun­das de plás­ti­co, ta­pas de me­tal, pa­pel hi­gié­ni­co… Y es que, a lar­go pla­zo, la prin­ci­pal di­fe­ren­cia en el im­pac­to que te­ne­mos los hom­bres res­pec­to a los ani­ma­les que ha­bi­tan (o ha­bi­ta­ron) el pla­ne­ta, pue­de que jus­to sea la ba­su­ra que ge­ne­ra­mos.

Un cam­bio de épo­ca geo­ló­gi­ca sue­le es­tar mar­ca­do por he­chos como la trans­for­ma­ción de la to­po­gra­fía (ma­ci­zos que se unen, se se­pa­ran, se hun­den o emer­gen) y la vi­da (es­pe­cies que apa­re­cen, se di­ver­si­fi­can, se ex­tin­guen o evo­lu­cio­nan). La ba­su­ra ya ha pro­vo­ca­do cam­bios de es­tas mag­ni­tu­des. Es por eso que se lo to­ma como uno de los ele­men­tos que sos­tie­nen la hi­pó­te­sis de que la Tie­rra en­tró en el Antropoceno. OTRO PAI­SA­JE, OTRO SUB­SUE­LO ¿Sa­bías que el com­ple­jo de is­las más gran­de de Ve­ne­cia (Ita­lia) no es na­tu­ral y que sus más de on­ce ki­ló­me­tros cua­dra­dos se cons­tru­ye­ron con cer­ca de 20 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos de es­com­bros ex­traí­dos pa­ra abrir un ca­nal en el si­glo XX? ¿Y que la mon­ta­ña pla­na que se ve des­de el ae­ro­puer­to de Tel Aviv (Israel) es el re­sul­ta­do de la acu­mu­la­ción de 25 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ba­su­ra?

Cuan­do el hom­bre prehis­tó­ri­co de­ci­dió ex­traer pie­dras pa­ra ha­cer uten­si­lios en lu­gar de to­mar las que ha­lla­ba suel­tas, la hu­ma­ni­dad em­pe­zó a mo­di­fi­car el pai­sa­je de la Tie­rra. Las mo­di­fi­ca­cio­nes con­ti­nua­ron cuan­do de­ci­dió sem­brar su ali­men­to en lu­gar de re­co­lec­tar­lo y edi­fi­car una vi­vien­da pa­ra de­jar atrás una vi­da nó­ma­da. Con la apa­ri­ción de la minería, la in­dus­tria y la cons­truc­ción de me­ga­obras, es­tas al­te­ra­cio­nes se ex­ten­die­ron de la su­per­fi­cie a las pri­me­ras ca­pas del sue­lo. En con­cor­dan­cia, un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do por The Ro­yal So­ciety en 2011 se­ña­la que los se­res hu­ma­nos so­mos “uno de los fac­to­res más im­por­tan­tes en la evo­lu­ción del pai­sa­je de la Tie­rra”. Pa­ra sus au­to­res, el re­gis­tro de es­tos cam­bios “pro­por­cio­na un mar­ca­dor pa­ra ca­rac­te­ri­zar el Antropoceno”.

Se es­ti­ma que el des­pla­za­mien­to in­ten­cio­nal de se­di­men­tos bor­dea las 57 mil mi­llo­nes de to­ne­la­das anua­les en to­do el mun­do, ca­si tres ve­ces lo que mo­vi­li­zan to­dos los fe­nó­me­nos na­tu­ra­les com­bi­na­dos. Como los ci­clos de ex­plo­ta­ción, cons­truc­ción, de­mo­li­ción y de­pó­si­to de tie­rra crean sue­lo ar­ti­fi­cial com­pues­to por es­com­bros, fo­sos, só­ta­nos o desagües (cu­yo es­pe­sor bor­dea los diez me­tros en al­gu­nos lu­ga­res con más de 2 mil años de ocupación) no es des­ca­be­lla­do pen­sar que al­gu­nos hu­ma­nos ya vi­vi­mos so­bre una ca­pa de desechos.

Es­to se evi­den­cia cuan­do, al ha­cer un ta­jo en la tie­rra, ade­más de las ca­pas de co­lo­res que re­fle­jan los dis­tin­tos com­po­nen­tes mi­ne­ra­les del sue­lo, apa­re­cen pe­da­zos de plás­ti­co y con­cre­to. La in­te­gra­ción del sue­lo con

es­tos nue­vos ma­te­ria­les lle­ga al pun­to de que se ha re­por­ta­do el ha­llaz­go en al­gu­nas pla­yas de plas­ti­glo­me­ra­dos: ro­cas for­ma­das por una mez­cla de plás­ti­co, are­na, con­chas y co­ral.

Con is­las fa­bri­ca­das, mon­ta­ñas cons­trui­das y que­bra­das re­lle­na­das, es in­ne­ga­ble que los se­res hu­ma­nos he­mos crea­do (o ace­le­ra­do la for­ma­ción) ac­ci­den­tes geo­grá­fi­cos con la ba­su­ra. Y así como la to­po­gra­fía cam­bia con la mo­di­fi­ca­ción de la dis­tri­bu­ción de los ele­men­tos de la Tie­rra, tam­bién lo ha­cen los se­res que ha­bi­tan esos pai­sa­jes y sub­sue­los. IN­CLU­SO DEN­TRO DEL CUER­PO El mar pue­de la­var la are­na de la pla­ya, pe­ro esa ba­su­ra no des­apa­re­ce. Des­de ha­ce tres dé­ca­das se ha­bla de

una gran is­la de ba­su­ra en el océano Pa­cí­fi­co, com­pues­ta por desechos que flo­tan atra­pa­dos por las co­rrien­tes en un re­mo­lino. En 2009, la re­vis­ta Se­ma­na es­ti­mó que su ta­ma­ño su­pe­ra­ba en dos ve­ces al es­ta­do de Te­xas, en Es­ta­dos Uni­dos. En es­ta zo­na, la con­cen­tra­ción de plás­ti­co pue­de ser tan al­ta que se ha­bla de la plas­tis­fe­ra pa­ra re­fe­rir­se a los eco­sis­te­mas que al­ber­ga.

Y es que la ba­su­ra al­te­ra el rit­mo de los pro­ce­sos na­tu­ra­les. Por ejem­plo, un arre­ci­fe de co­ral tar­da mi­les de años en for­mar esas “sel­vas de mar” que son tan atrac­ti­vas pa­ra el bu­ceo y pa­ra la vi­da ma­ri­na, pe­ro en la is­la de Aru­ba han lo­gra­do eco­sis­te­mas si­mi­la­res hun­dien­do na­ves que en po­cos años se lle­nan de pe­ces, mo­lus­cos y crus­tá­ceos.

El plás­ti­co es cla­ve al ana­li­zar el im­pac­to de la ba­su­ra. Re­cien­te­men­te, The Guar­dian es­ti­mó que ca­da año los se­res hu­ma­nos in­tro­du­ci­mos 300 mi­llo­nes de to­ne­la­das mé­tri­cas de es­te ma­te­rial en el ambiente. Se cal­cu­la que si el plás­ti­co pro­du­ci­do en las úl­ti­mas dé­ca­das se con­vir­tie­ra en una lá­mi­na, es­ta al­can­za­ría pa­ra em­pa­que­tar la Tie­rra. Como se es­ti­ma que tar­da­rá si­glos o mi­le­nios en de­gra­dar­se, el Gru­po de Tra­ba­jo so­bre el Antropoceno de la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal de Es­tra­ti­gra­fía con­si­de­ra al plás­ti­co “un in­di­ca­dor geo­ló­gi­co cla­ve del Antropoceno”.

Fuen­tes: Ban­co Mun­dial y Uni­ver­si­dad An­di­na Si­món Bo­lí­var

PRO­ME­DIO DE BA­SU­RA ANUAL POR PER­SO­NA EN KI­LOS (2012-2013)

COM­PO­SI­CIÓN DE BA­SU­RA SÓ­LI­DA EN EL MUN­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.