Las áreas pro­te­gi­das: ¿nue­vas ar­cas de Noé?

Ecuador Terra Incognita - - EXTINCIONES - por Ros­sa­na Ma­no­sal­vas

Las áreas pro­te­gi­das son –o pre­ten­den ser– los úl­ti­mos pai­sa­jes na­tu­ra­les en la Tie­rra don­de las ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas no han de­ja­do aún una hue­lla pro­fun­da. ¿Po­drán es­tas ar­cas de Noé con­tem­po­rá­neas ser nues­tra opor­tu­ni­dad pa­ra so­bre­vi­vir a la cri­sis am­bien­tal?

La pri­me­ra área pro­te­gi­da mo­der­na se creó a fi­na­les del si­glo XIX. Se em­pe­za­ban a sen­tir las con­se­cuen­cias de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial de una ma­ne­ra dra­má­ti­ca en las pla­ni­cies nor­te­ame­ri­ca­nas; los ca­za­do­res las ha­bían des­po­bla­do de bi­son­tes y los co­lo­nos em­po­bre­ci­dos pre­sio­na­ban por más tie­rras ha­cia el oes­te. La res­pues­ta fue la crea­ción del par­que na­cio­nal Ye­llows­to­ne en 1872. La crea­ción de Ye­llows­to­ne se hi­zo ba­jo una vi­sión pro­tec­cio­nis­ta que con­ce­bía a la na­tu­ra­le­za como se­pa­ra­da de la so­cie­dad, al­go va­lio­so que ha­bía que man­te­ner in­to­ca­do. Su le­ma era pro­te­ger los “gran­des pai­sa­jes sal­va­jes”, con­ce­bi­dos como es­pa­cios prís­ti­nos.

De ahí pa­ra acá, se han de­cla­ra­do al­re­de­dor de 100 mil áreas pro­te­gi­das, lo que re­pre­sen­ta en­tre 10 y 15% de la su­per­fi­cie te­rres­tre y 1,17% del área ma­ri­na. Hay con­ta­dos paí­ses con más del 40% de su te­rri­to­rio pro­te­gi­do, como Co­lom­bia y Ve­ne­zue­la. El Ecua­dor, con 51 áreas de­cla­ra­das que ocu­pan 5 mi­llo­nes de hec­tá­reas (17,9% del te­rri­to­rio), es­tá tam­bién en­tre los paí­ses con ma­yor pro­tec­ción no­mi­nal.

Sin em­bar­go, la can­ti­dad de su­per­fi­cie pro­te­gi­da no ga­ran­ti­za los ob­je­ti­vos de con­ser­va­ción. La for­ma, el ta­ma­ño y la ma­triz –es de­cir, el es­pa­cio al­re­de­dor del área– im­por­tan tan­to como la su­per­fi­cie to­tal. Mien­tras más ex­ten­sa es un área, me­jor, por­que en ella po­drán

so­bre­vi­vir ani­ma­les gran­des que ne­ce­si­tan mu­cho te­rri­to­rio, como osos, pumas o ja­gua­res. Igual, mien­tras más uni­for­me y re­don­da sea el área, me­no­res se­rán los im­pac­tos de las ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas que la ro­dean por un fe­nó­meno que se co­no­ce como efec­to de bor­de. Fi­nal­men­te, el éxi­to de un área de­pen­de mu­cho de la ma­triz en que es­tá in­mer­sa: zo­nas al­go in­ter­ve­ni­das, cam­pos agrí­co­las o en medio de una ciu­dad.

La reali­dad mues­tra, ade­más, que no hay áreas en el mun­do que no ha­yan te­ni­do in­ci­den­cia hu­ma­na; in­clu­so al­gu­nas áreas con­si­de­ra­das “na­tu­ra­les”, como el bos­que ama­zó­ni­co, son el efec­to de si­glos de mo­di­fi­ca­ción an­tró­pi­ca, es de­cir, son pro­duc­tos cul­tu­ra­les. En con­se­cuen­cia, la prác­ti­ca de la con­ser­va­ción ha re­vi­sa­do la vi­sión de “par­ques sin gen­te” y se ha preo­cu­pa­do por la in­te­gra­ción de las po­bla­cio­nes hu­ma­nas den­tro o al­re­de­dor de las áreas pro­te­gi­das. Esa es, por ejem­plo, la doc­tri­na de las “re­ser­vas de la bios­fe­ra”: es­pa­cios don­de las ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas bus­can con­ci­liar­se con el fun­cio­na­mien­to sa­lu­da­ble de los eco­sis­te­mas.

¿Có­mo cam­bia la con­cep­ción de las áreas pro­te­gi­das fren­te a los nue­vos re­tos de la cri­sis am­bien­tal a es­ca­la pla­ne­ta­ria? Por un la­do, su pro­pó­si­to ini­cial –pro­te­ger há­bi­tats im­por­tan­tes por su be­lle­za, uni­ci­dad o las es­pe­cies que con­tie­nen– pa­re­ce­ría re­for­zar­se en un con­tex­to de ma­yor pre­sión por los re­cur­sos y de ace­le­ra­ción de la ta­sa de ex­tin­ción. Sin em­bar­go, el ca­rác­ter glo­bal y la di­ná­mi­ca de las nue­vas ame­na­zas vuel­ven ob­so­le­tas mu­chas de sus es­tra­te­gias: ni la re­ser­va me­jor ma­ne­ja­da pue­de ga­ran­ti­zar que sus eco­sis­te­mas no se­rán drás­ti­ca­men­te trans­for­ma­dos por el cam­bio cli­má­ti­co.

Tam­bién hay el ries­go de que –como se­ña­la el escritor Jo­nat­han Fran­zen– la do­mi­nan­cia de un te­ma tan abru­ma­dor e ines­ca­pa­ble como el cam­bio cli­má­ti­co en la agen­da del ambientalismo qui­te aten­ción y re­cur­sos a los es­fuer­zos pun­tua­les de con­ser­va­ción. Si de to­das for­mas mi­llo­nes de es­pe­cies van a des­apa­re­cer, ¿pa­ra qué des­vi­vir­se en pro­te­ger unas cuán­tas? Ade­más de pa­ra­li­zar­nos, di­ce Fran­zen, es­te en­fo­que mo­no­te­má­ti­co nie­ga que las es­pe­cies ya es­tán des­apa­re­cien­do por mu­chas otras cau­sas, y que es una con­tra­dic­ción tra­ba­jar pa­ra que el ca­len­ta­mien­to glo­bal no afec­te es­pe­cies que –si no se to­man me­di­das con­cre­tas, in­me­dia­tas y lo­ca­les– de to­das ma­ne­ras no es­ta­rán aquí en cien años.

En re­su­men, las áreas pro­te­gi­das son una es­tra­te­gia más ne­ce­sa­ria que nun­ca, pe­ro in­su­fi­cien­te en sí mis­ma. Aun­que ten­ga­mos mu­chas de es­tas mo­der­nas ar­cas de Noé, si no so­lu­cio­na­mos los pro­ble­mas que es­tán por fue­ra de ellas, ha­bre­mos lo­gra­do po­co. El desafío es­tá en ma­ne­jar con sa­bi­du­ría to­dos los es­pa­cios, los na­tu­ra­les y los cons­trui­dos por el ser hu­mano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.