En Pas­ta­za se re­ge­ne­ra

Ecuador Terra Incognita - - NOTAS -

la ayu­da de má­qui­nas que en po­cos se­gun­dos con­vier­ten a un im­po­nen­te ár­bol en lar­gos tro­zos de ma­de­ra des­nu­da, ta­lar una hec­tá­rea de bos­que pue­de to­mar po­cos mi­nu­tos. Res­tau­rar ese pe­da­zo de tie­rra, sin em­bar­go, es un lar­go pro­ce­so cu­yo re­sul­ta­do no po­dre­mos ob­ser­var en nues­tras cor­tas vi­das. Se­gún da­tos ofi­cia­les, en­tre 2000 y 2012 se de­fo­res­ta­ron en Ecua­dor 143 527 hec­tá­reas; al me­nos 45 mil en Pas­ta­za, la pro­vin­cia más ex­ten­sa del país. De ella, ape­nas un 12,6% es­tá pro­te­gi­do den­tro de los par­ques na­cio­na­les Ya­su­ní y Llan­ga­na­tes. Par­te del te­rri­to­rio res­tan­te con­sis­te en una tu­pi­da y ex­ten­sa sel­va ama­zó­ni­ca, a mer­ced de quien es­té dis­pues­to a con­ser­var­la y de­fen­der­la. O a sa­quear­la.

Hay quie­nes han op­ta­do por lo pri­me­ro, aun­que ca­rez­can de in­cen­ti­vos gu­ber­na­men­ta­les o ayu­das trans­na­cio­na­les. Una de­ci­sión es­toi­ca, en el mar­co de una so­cie­dad de con­su­mo que no pre­mia las ac­ti­vi­da­des que no ge­ne­ran ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca.

Pa­ra Ga­brie­la Agui­lar, ad­mi­nis­tra­do­ra del par­que bo­tá­ni­co Los Ya­pas, su com­pro­mi­so con la ma­dre tie­rra es una fi­lo­so­fía de vi­da cu­ya re­com­pen­sa no se pue­de con­ta­bi­li­zar. Es­tá a car­go de un pro­yec­to fa­mi­liar que ini­ció ha­ce una dé­ca­da, con la com­pra de vein­ti­cin­co hec­tá­reas que cin­cuen­ta años de ga­na­de­ría ha­bían re­du­ci­do a gra­ma­lo­te y pan­tano. En un ini­cio so­lo pre­ten­dían re­cu­pe­rar el sue­lo y re­fo­res­tar con es­pe­cies na­ti­vas, en­dé­mi­cas y en pe­li­gro de ex­tin­ción, pe­ro pron­to se hi­zo ne­ce­sa­rio abrir el es­pa­cio y la ex­pe­rien­cia al pú­bli­co. Des­de ha­ce seis años re­ci­ben vo­lun­ta­rios, pa­san­tes, in­ves­ti­ga­do­res y tu­ris­tas ávi­dos por com­pren­der y apor­tar a un pro­ce­so de res­tau­ra­ción eco­ló­gi­ca y so­cial.

En Los Ya­pas han apren­di­do que re­cu­pe­rar un bos­que ama­zó­ni­co pue­de to­mar dé­ca­das. A pe­sar de la pre­sen­cia be­né­fi­ca del río Pu­yo, allí el bos­que si­gue en re­cu­pe­ra­ción. Por aho­ra so­lo han cre­ci­do ár­bo­les que no ne­ce­si­tan de un bos­que ma­du­ro al­re­de­dor; los lla­ma­dos pio­ne­ros. Los ca­si dos­cien­tos ár­bo­les na­ti­vos y en­dé­mi­cos que han sem­bra­do to­da­vía no en­cuen­tran las con­di­cio­nes óp­ti­mas. A la par, avan­za su pro­yec­to agroe­co­ló­gi­co –en el que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.