Nan­kints, el ca­mino del des­en­cuen­tro

el ca­mino del des­en­cuen­tro

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO -

Nan­kints es una his­to­ria que va más allá de los úl­ti­mos epi­so­dios de violencia. Pa­ra en­ten­der­la es ne­ce­sa­rio com­pren­der el pen­sa­mien­to shuar so­bre el te­rri­to­rio y la vi­da. Ma­ga­lí Kan­te­re­wicz y Ni­co­lás King­man nos brin­dan una pa­no­rá­mi­ca his­tó­ri­ca so­bre la cir­cuns­crip­ción te­rri­to­rial del pue­blo Shuar Aru­tam y po­nen en con­tex­to los re­cien­tes ca­pí­tu­los del des­po­jo mi­ne­ro.

Des­de agos­to de 2016, los ha­bi­tan­tes del Pue­blo Shuar Aru­tam ( PSHA) em­pe­za­ron a vi­vir lo que ya ha­bían vis­lum­bra­do en sus lar­gas asam­bleas, en sus reunio­nes fa­mi­lia­res y en las vi­sio­nes in­du­ci­das por sus plan­tas sa­gra­das. Una arre­me­ti­da po­li­cial y mi­li­tar des­pro­por­cio­na­da ins­ta­ló en la co­mu­ni­dad Nan­kints un cam­pa­men­to mi­li­tar pa­ra per­mi­tir el desa­rro­llo del pro­yec­to mi­ne­ro San Car­los-pa­nan­tza, en el co­ra­zón de su es­pa­cio de vi­da, la cor­di­lle­ra del Cón­dor. Co­mo con­se­cuen­cia de es­ta ocu­pa­ción, se abre un fo­co de violencia per­ma­nen­te por la dispu­ta del te­rri­to­rio y sus re­cur­sos y se ins­ta­la una dis­cu­sión na­cio­nal con res­pec­to al ex­trac­ti­vis­mo, el in­te­rés ge­ne­ral y las dis­tin­tas ver­sio­nes de an­ces­tra­li­dad y po­se­sión de la tie­rra.

Por un lado, la em­pre­sa mi­ne­ra adu­ce que Nan­kints so­lo exis­te des­de 2006, y que fue es­ta­ble­ci­da so­bre tie­rras que la mi­ne­ra com­pró a co­lo­nos, po­se­sio­na­rios re­co­no­ci­dos por el Es­ta­do des­de ha­ce trein­ta años. Por otro lado, las fa­mi­lias del PSHA adu­cen que es­tas tie­rras for­man par­te de su te­rri­to­rio an­ces­tral, que fue­ron ad­ju­di­ca­das sin su con­sen­ti­mien­to por le­yes que no los to­ma­ron en cuen­ta y que la pre­sen­cia mi­ne­ra amenaza su exis­ten­cia co­mo pue­blo. Pa­ra en­ten­der es­te con­flic­to, más allá de la violencia pun­tual que apa­re­ce en los dia­rios, es im­pres­cin­di­ble en­ten­der su con­tex­to his­tó­ri­co y el pro­ce­so en que el PSHA ha es­ta­do em­bar­ca­do en las úl­ti­mas dé­ca­das pa­ra de­fi­nir su pro­yec­to de vi­da.

El Orien­te ecua­to­riano ha vis­to lle­gar di­fe­ren­tes olas mi­gra­to­rias e in­ten­tos de ocu­pa­ción des­de el si­glo XVI, tan­to por par­te del Es­ta­do co­lo­nial y re­pu­bli­cano co­mo de mi­li­ta­res, cam­pe­si­nos, mi­sio­nes re­li­gio­sas, co­mer­cian­tes y em­pre­sas en bus­ca de la ex­plo­ta­ción de re­cur­sos.

En la Ama­zo­nía sur es­tos pro­ce­sos de ocu­pa­ción y ex­pan­sión se in­ten­si­fi­ca­ron du­ran­te el si­glo XX, en es­pe­cial a par­tir de la pro­mul­ga­ción de la Ley de Re­for­ma Agra­ria y Co­lo­ni­za­ción, en 1964. Es­ta ley con­si­de­ra­ba a las tie­rras de la Ama­zo­nía co­mo “bal­días”, y pro­mo­vió una gran ola mi­gra­to­ria de cam­pe­si­nos de to­do el país.

El re­gis­tro y es­cri­tu­ra­ción de tie­rras shuar a nom­bre de co­lo­nos en que de­ri­vó es­ta po­lí­ti­ca, des­en­ca­de­nó mu­chos con­flic­tos te­rri­to­ria­les en la cor­di­lle­ra del Cón­dor, has­ta ese mo­men­to ca­si inexis­ten­tes. Co­mo res­pues­ta, en 1964 se creó la Fe­de­ra­ción In­ter­pro­vin­cial de Cen­tros Shuar (FICSH), lo que per­mi­tió a los shuar de Mo­ro­na San­tia­go de­fen­der su te­rri­to­rio y mediar con los co­lo­nos y el Es­ta­do.

La FICSH, en alian­za con la igle­sia sa­le­sia­na, cre­ció y se con­so­li­dó por más de trein­ta años. Ade­más de la de­fen­sa te­rri­to­rial, su lu­cha abor­dó el re­co­no­ci­mien­to de los de­re­chos co­lec­ti­vos, la sa­lud y edu­ca­ción shuar, y, des­de los ochen­ta, el desa­rro­llo de for­mas pro­pias de or­ga­ni­za­ción y de vi­da. Sin em­bar­go, con el nue­vo si­glo, la ca­pa­ci­dad de la FICSH pa­ra re­pre­sen­tar y res­pon­der a las cam­bian­tes y com­ple­jas ne­ce­si­da­des de las fa­mi­lias se de­bi­li­tó. Su ac­ti­va par­ti­ci­pa­ción en la po­lí­ti­ca, a tra­vés del mo­vi­mien­to Pa­cha­ku­tik, crea­do en 1996, orien­tó su ac­cio­nar al con­trol de go­bier­nos lo­ca­les y es­ta­ta­les, y des­cui­dó su preo­cu­pa­ción por una agen­da más cer­ca­na a las po­bla­cio­nes lo­ca­les y a la or­ga­ni­za­ción de ba­se. EL PUE­BLO SHUAR ARU­TAM Al mis­mo tiem­po, y en con­tras­te con la di­rec­ción que to­ma­ba la FICSH a raíz de los pro­ce­sos de trans­for­ma­ción cul­tu­ral, eco­nó­mi­ca y so­cial que se vi­vían en la cor­di­lle­ra del Cón­dor, va­rias fa­mi­lias shuar to­ma­ron con­cien­cia de la ne­ce­si­dad de una nue­va or­ga­ni­za­ción y un go­bierno te­rri­to­rial.

Las de­li­be­ra­cio­nes se cen­tra­ron en la con­so­li­da­ción del te­rri­to­rio, la ne­ce­si­dad de con­ser­var los re­cur­sos na­tu­ra­les, la ges­tión de los cam­bios cul­tu­ra­les, las com­ple­jas re­la­cio­nes en­tre los sis­te­mas for­ma­les de sa­lud y edu­ca­ción y los sis­te­mas pro­pios, y las im­pli­ca­cio­nes pa­ra la au­to­no­mía shuar que po­día te­ner la en ese en­ton­ces re­cien­te fi­gu­ra cons­ti­tu­cio­nal de Cir­cuns­crip­cio­nes Te­rri­to­ria­les In­dí­ge­nas co­mo uni­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas re­co­no­ci­das por el Es­ta­do.

Lue­go de un lar­go pro­ce­so de re­fle­xio­nes y de­ba­tes, en 2003 se creó la Cir­cuns­crip­ción Te­rri­to­rial Shuar Aru­tam (CTSHA), a la que con­se­cu­ti­vas asam­bleas do­ta­ron de es­ta­tu­tos, una es­truc­tu­ra or­ga­ni­za­ti­va que in­clu­ye un Con­se­jo de Go­bierno, y el Plan de Vi­da, que es un con­jun­to de ob­je­ti­vos, ac­cio­nes y prin­ci­pios que guían el de­ve­nir del PSHA con un ho­ri­zon­te de diez años.

Es­te siem­pre ha per­ma­ne­ci­do co­mo el ob­je­ti­vo del PSHA: la con­ser­va­ción del te­rri­to­rio y sus re­cur­sos y el for­ta­le­ci­mien­to de mo­de­los pro­pios de vi­da que les per­mi­tan con­ser­var su au­to­no­mía. En nin­gún mo­men­to se con­for­mó co­mo una or­ga­ni­za­ción se­pa­ra­tis­ta del país, co­mo se ha in­si­nua­do, sino que tra­tó de asen­tar su iden­ti­dad y di­fe­ren­cia co­mo par­te de la di­ver­si­dad cul­tu­ral del Ecua­dor.

Pa­ra afir­mar su de­re­cho a vi­vir co­mo un pue­blo ori­gi­na­rio se­gún sus usos y cos­tum­bres, se res­pal­dan tan­to en la Cons­ti­tu­ción de la re­pú­bli­ca co­mo en con­ve­nios in­ter­na­cio­na­les sus­cri­tos por el país. A pe­sar de es­to, sus di­ri­gen­tes y fa­mi­lias siem­pre han te­mi­do que las con­ce­sio­nes mi­ne­ras y pe­tro­le­ras po­drían afec­tar de­ci­si­va­men­te es­ta de­ci­sión. Se cal­cu­la que más del 25% de su te­rri­to­rio ha si­do con­ce­sio­na­do a mi­ne­ras o es­tá in­clui­do en los blo­ques pro­pues­tos por la XI ron­da pe­tro­le­ra pa­ra la Ama­zo­nía sur. Con ame­na­zas de es­te ti­po, no se pue­de te­ner la paz ni la go­ber­na­bi­li­dad ne­ce­sa­rias pa­ra im­ple­men­tar su Plan de Vi­da y sal­va­guar­dar los prin­ci­pios y me­tas por los cua­les han lu­cha­do por dé­ca­das. CEN­TRO NAN­KINTS, ELESCUDO SHUAR En 2006, los ha­bi­tan­tes de los cen­tros shuar de la cor­di­lle­ra del Cón­dor, per­te­ne­cien­tes al PSHA, ocu­pa­ron tres cam­pa­men­tos cons­trui­dos por las em­pre­sas mi­ne­ras Ecua­co­rrien­te y Da­vid Lo­well en su te­rri­to­rio, y des­alo­ja­ron a guar­dias y em­plea­dos.

Pá­gi­na an­te­rior. Ni­ños shuar ob­ser­van un ma­pa del es­tu­dio am­bien­tal del pro­yec­to cu­prí­fe­ro Mi­ra­dor. Ku­pia­mais, Mo­ro­na San­tia­go. Iz­quier­da. Tras el des­alo­jo de Nan­kints, las co­mu­ni­da­des Shuar es­ta­ble­cie­ron pues­tos de vi­gi­lan­cia en la vía Ma­cas-tais­ha pa­ra im­pe­dir la en­tra­da de los mi­li­ta­res a su te­rri­to­rio. Tu­nants, Mo­ro­na San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.