Car­ta del edi­tor

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO -

En 2009, las pro­tes­tas an­ti­mi­ne­ras de la Ama­zo­nía se re­ga­ron a Qui­to. Fue la úl­ti­ma vez en que Ca­ron­de­let aco­gió un diá­lo­go con in­dí­ge­nas an­ta­go­nis­tas. La ex­pli­ca­ción se in­fie­re de su re­gis­tro en ¿Por qué mu­rió Bos­co Wi­su­ma?, do­cu­men­tal de Ju­lián Larrea. El pre­si­den­te, fren­te a un re­ta­blo co­lo­nial do­ra­do, ape­chu­ga, ten­so, la irre­ve­ren­cia shuar de Pepe Aca­cho (lue­go pre­so). Cuan­do Co­rrea ha­bla, iro­ni­za una pro­pues­ta que, des­de su pers­pec­ti­va, los in­dí­ge­nas no po­drían re­cha­zar: “[No pue­den de­cla­rar su te­rri­to­rio li­bre de con­ta­mi­na­ción], yo sí lo pue­do ha­cer; es­toy dis­pues­to […], pe­ro igual, que no nos exi­jan elec­tri­fi­ca­ción, agua po­ta­ble, sa­lud, vi­vien­da, es­cue­las, ca­rre­te­ros por­que ¿de dón­de va­mos a sa­car la pla­ta, pues? Ahí es­tá la con­tra­pro­pues­ta, com­pa­ñe­ros”. No ter­mi­na aún de ma­te­ria­li­zar­se la son­ri­sa sar­cás­ti­ca con que sue­le re­ma­tar ta­les des­plan­tes, cuan­do se oye a otro dirigente: “¡Es­ta­mos de acuer­do! Es­to que cons­te, que no­so­tros es­ta­re­mos de acuer­do. Sú­per de acuer­do, se­ñor pre­si­den­te. […] ¡Gra­cias, se­ñor pre­si­den­te! Yo quiero de­cre­to, por fa­vor”.

La reac­ción pre­si­den­cial que si­guió re­ve­la que no son los in­dí­ge­nas los ne­ce­si­ta­dos, sino el vo­raz es­ta­do ren­tis­ta que re­quie­re los re­cur­sos de su te­rri­to­rio. Se es­cu­cha en off la im­pe­rio­sa sú­pli­ca con que Co­rrea dio tér­mino in­tem­pes­ti­vo a la reunión: “Sa­be­mos que, de re­pen­te (sic), des­de fue­ra del pue­blo in­dí­ge­na pue­den ha­ber so­lu­cio­nes pa­ra apo­yar a los in­dí­ge­nas. ¡No nos crea­mos au­to­su­fi­cien­tes!”

Es el di­le­ma de los co­lo­nia­lis­mos: aun­que los mue­ve el ham­bre de re­cur­sos, su jus­ti­fi­ca­ción es la li­be­ra­ción, ci­vi­li­za­ción o pro­gre­so de los na­ti­vos. Su au­to­no­mía los des­con­cier­ta y los lan­za a la violencia. A me­diano pla­zo, su es­tra­te­gia es crear de­pen­den­cias: la de­pau­pe­ri­za­ción cul­tu­ral; el des­po­jo; la di­vi­sión de co­mu­ni­da­des; la im­po­si­ción de mer­ca­dos o tri­bu­tos; la coop­ta­ción de lí­de­res; la crea­ción de in­fra­es­truc­tu­ra, ins­ti­tu­cio­nes y dis­po­si­cio­nes te­rri­to­ria­les que enaje­nan a la po­bla­ción lo­cal, y de las que las co­mu­ni­da­des del mi­le­nio son el ejem­plo más re­don­do des­de las reformas del vi­rrey Toledo.

Ese es el con­tex­to de la muer­te del po­li­cía Jo­sé Luis Me­jía en Nan­kints, pe­ro tam­bién de Bos­co Wi­su­ma, Jo­sé Ten­det­za, Fredy Taish y otras muer­tes co­mo la de Da­lla­na, cu­yas cir­cuns­tan­cias na­rra Cris­ti­na Bur­neo en es­te nú­me­ro es­pe­cial. Con él pre­ten­de­mos pro­por­cio­nar a nues­tros lec­to­res al­gu­nos ele­men­tos pa­ra la com­pren­sión más in­te­gral de ese con­tex­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.