Co­rreo

Ecuador Terra Incognita - - CORREO - * Co­rreo es un es­pa­cio de diá­lo­go. En­vía tus opi­nio­nes o no­ti­cias a ecua­dor­te­rrain­cog­ni­ta@yahoo.com. Por es­pa­cio o cla­ri­dad, las car­tas pue­den ser edi­ta­das.

Cho­co­la­te Ig­no­ra­ba que el ca­cao cul­ti­va­do era ori­gi­na­rio de la Ama­zo­nía. Y pen­sar que has­ta el nom­bre (cho­co­la­te) es me­xi­cano. Ig­no­ra­ba tam­bién que en Ecua­dor se ha­cen tan­tos bue­nos cho­co­la­tes, o que Ecua­dor es una “mar­ca” de lu­jo en el mun­do cho­co­la­te­ro in­ter­na­cio­nal. En lo que me que­da de vi­da no vol­ve­ré a me­ter­me una de esas ba­rras ex­tra dul­ces con arro­ces cro­can­tes, re­lle­nos lí­qui­dos y de­más. Eduar­do Estrada, San­ta Elena Re­vis­ta 104 Des­de ha­ce mu­cho tiem­po que­dé cau­ti­va­da por la re­vis­ta Ecua­dor Te­rra In­cog­ni­ta, que co­lec­ciono con mu­cho ca­ri­ño por­que ca­da edi­ción tie­ne al­go es­pe­cial, al­go que no so­lo me en­se­ña sino que me lle­va a re­co­rrer, vi­vir y sentir ca­da par­te del Ecua­dor. Mu­chas ve­ces he querido es­cri­bir­les, pe­ro hay tan­to que de­cir que no sé por dón­de em­pe­zar. Hoy ten­go el nú­me­ro 104 en

mis ma­nos. La va­rie­dad de te­mas es muy atrac­ti­va. En par­ti­cu­lar, me ha con­mo­vi­do la his­to­ria de la co­mu­ni­dad de Añan­gu. Me hi­zo re­co­rrer el río Na­po y creer que es­tu­ve allí, dis­fru­tan­do del pai­sa­je y de la sa­bi­du­ría de su gen­te. El ar­tícu­lo fo­to­grá­fi­co de la­gar­ti­jas me im­pac­tó por sus co­lo­res, tex­tu­ras, for­mas, ta­ma­ños y tan­tos di­se­ños en la piel; di­fí­cil ima­gi­nar que to­do es­to exis­te en la reali­dad. Y, por úl­ti­mo, me de­lei­té con los olo­res del cho­co­la­te que ima­gi­na­ria­men­te per­ci­bí mien­tras leía so­bre el la­bo­rio­so pro­ce­so que es ne­ce­sa­rio pa­ra que un cho­co­la­te lle­gue a mi pa­la­dar. Qué or­gu­llo que en el país se ha­gan cho­co­la­tes de tan al­ta ca­li­dad co­mo los de Mash­pi que he te­ni­do la suer­te de pro­bar. Gra­cias Ecua­dor Te­rra In­cog­ni­ta por lle­var­me a re­co­rrer mis pro­pios sen­ti­dos. Ro­cío Or­tiz, Qui­to Añan­gu Leer los re­por­ta­jes de Ecua­dor Te­rra In­cog­ni­ta es co­mo des­co­nec­tar­se, aun­que sea mo­men­tá­nea­men­te, de la ru­ti­na y el aje­treo dia­rios, pa­ra aden­trar­se en la cal­ma, el si­len­cio y la paz de la na­tu­ra­le­za. En par­ti­cu­lar, el ar­tícu­lo “En Añan­gu se ha­bla des­pa­cio (y se sue­ña bas­tan­te)” me trans­por­tó a ese lu­gar pa­ra­di­sía­co; pa­re­cía que es­tu­ve allí, en ese mis­mo mo­men­to, pre­sen­cian­do ca­da detalle des­cri­to. El olor de la co­mi­da, el co­lor de las ves­ti­men­tas, la cal­ma de sus aguas, creí sen­tir­lo to­do muy de cer­ca. Oja­lá se pue­da pro­mo­cio­nar más, tan­to den­tro co­mo fue­ra del país, es­te ti­po de tu­ris­mo que ofrece ex­pe­rien­cias di­fe­ren­tes y nos per­mi­te co­no­cer más pro­fun­da­men­te nues­tra tie­rra, las cos­tum­bres de nues­tra gen­te y la ofer­ta ma­ra­vi­llo­sa que exis­te en nues­tro pro­pio en­torno, di­fí­cil de en­con­trar en otros lu­ga­res. Es­pe­ro se­guir dis­fru­tan­do de re­por­ta­jes co­mo es­te. Pao­la Ju­ra­do, San­gol­quí

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.