IM­PAC­TOS

La mi­ne­ría a gran es­ca­la es una ca­tás­tro­fe am­bien­tal. En­tre sus prin­ci­pa­les im­pac­tos am­bien­ta­les es­tán:

Ecuador Terra Incognita - - NOTAS -

In­fra­es­truc­tu­ra y ca­rre­te­ras

Pa­ra cons­truir cam­pa­men­tos, puer­tos, vías, es­com­bre­ras o pis­ci­nas, se re­quie­re de­fo­res­tar cien­tos de hec­tá­reas, cu­yo im­pac­to pue­de ser muy gran­de en zo­nas frá­gi­les co­mo pá­ra­mos o bos­ques tro­pi­ca­les. Las vías abren territorios nue­vos a otras ac­ti­vi­da­des y for­mas de co­lo­ni­za­ción. Exis­te una co­rre­la­ción di­rec­ta en­tre la de­fo­res­ta­ción tro­pi­cal y la cons­truc­ción de ca­rre­te­ras.

Re­mo­ción de ca­pa ve­ge­tal y de sue­lo

Una mi­na a cie­lo abier­to co­mo Cón­dor Mi­ra­dor ocu­pa al­re­de­dor de 650 hec­tá­reas y se ne­ce­si­ta­rá de­fo­res­tar unas 2 mil hec­tá­reas. Es una mi­na de mu­chas que pla­nean cons­truir­se en las 400 mil hec­tá­reas con­ce­sio­na­das so­lo en Za­mo­ra Chin­chi­pe. Da­dos la al­tí­si­ma bio­di­ver­si­dad y en­de­mis­mo (es­pe­cies que so­lo ocu­rren allí), una in­ter­ven­ción de es­ta mag­ni­tud aca­rrea la cer­te­za de que va­rias es­pe­cies de ani­ma­les y plan­tas se ex­tin­gui­rán.

Rui­do y pol­vo tó­xi­co

Una mi­na a cie­lo abier­to pue­de uti­li­zar nue­ve to­ne­la­das de ex­plo­si­vos al día y de­ce­nas de trac­to­res del ta­ma­ño de un edi­fi­cio en ope­ra­ción con­ti­nua.

Es­com­bros y desechos

Pro­vie­nen de la ca­pa su­per­fi­cial re­mo­vi­da y del ma­te­rial que que­da al se­pa­rar el me­tal. Con con­cen­tra­cio­nes me­tá­li­cas tan ba­jas, la can­ti­dad de desechos es enorme: más del 99% del ma­te­rial pro­ce­sa­do. Al re­mo­ver­lo, se li­be­ran al am­bien­te sus­tan­cias tó­xi­cas co­mo ar­sé­ni­co, as­bes­tos, ma­te­ria­les ra­diac­ti­vos, áci­do sul­fú­ri­co y me­ta­les pe­sa­dos co­mo plo­mo, cad­mio, an­ti­mo­nio y ba­rio. Mi­ra­dor pro­du­ci­rá 326 mi­llo­nes de to­ne­la­das de desechos, el equi­va­len­te a cin­co Pa­ne­ci­llos. Pa­nan­tza-san Car­los pro­du­ci­rá ca­da día 12 ve­ces más desechos que Qui­to. Un ani­llo de oro re­quie­re di­na­mi­tar 50 to­ne­la­das de ro­cas. Se au­men­ta la ero­sión y la se­di­men­ta­ción en los ríos, se al­te­ra el dre­na­je y el ci­clo hí­dri­co y se pier­den sue­los pro­duc­ti­vos y re­cur­sos pai­sa­jís­ti­cos. To­dos es­tos pro­ble­mas se agra­van en si­tios de al­ta pre­ci­pi­ta­ción, co­mo las es­tri­ba­cio­nes de los An­des y los pá­ra­mos don­de es­tán los pro­yec­tos.

Con­ta­mi­na­ción quí­mi­ca de agua, sue­lo y ai­re

Ade­más de los tó­xi­cos li­be­ra­dos en la re­mo­ción de tie­rra, pa­ra se­pa­rar el oro o el cobre se uti­li­zan po­ten­tes ve­ne­nos co­mo mer­cu­rio, áci­do sul­fú­ri­co y cia­nu­ro en gran­des can­ti­da­des. Es­tos desechos se cap­tan en pis­ci­nas de re­la­ve, co­mo la que se cons­tru­ye en Nan­kints (Pa­nan­tza-san Car­los) de 5 ve­ces el ta­ma­ño del la­go San Pa­blo.

Dre­na­je áci­do de mi­na

Es uno de los efec­tos más gra­ves y di­fí­ci­les de con­tro­lar en una mi­na. Cuan­do la pi­ri­ta o sul­fa­tos que­dan ex­pues­tos, reac­cio­nan con el agua y el ai­re y for­man aguas áci­das. Es­tas di­suel­ven y se lle­van con­si­go los me­ta­les pe­sa­dos que exis­ten en las ro­cas, con­ta­mi­nan­do sue­los, ríos y aguas sub­te­rrá­neas por cien­tos de años.

Con­su­mo de agua

Es des­co­mu­nal. Pa­ra pro­du­cir una on­za de oro se ne­ce­si­tan 100 mil li­tros, lo mis­mo que uti­li­za un gua­ya­qui­le­ño en ca­si dos años. Mi­ra­dor re­que­ri­rá 60 li­tros de agua por se­gun­do, lo mis­mo que una ciu­dad de 40 mil per­so­nas co­mo Ota­va­lo o San­ta Elena. La can­ti­dad de agua con­ta­mi­na­da es in­cal­cu­la­ble pe­ro pue­de im­pli­car sis­te­mas hi­dro­grá­fi­cos en­te­ros.

Con­su­mo de elec­tri­ci­dad

La cons­truc­ción de la mi­na; ex­trac­ción, trans­por­te y tri­tu­ra­ción de la ro­ca; y se­pa­ra­ción del me­tal, son to­dos pro­ce­sos in­ten­si­vos en ener­gía. Mi­ra­dor re­que­ri­rá una pro­vi­sión con­ti­nua de 28 me­ga­va­tios, lo que pro­du­cen dos re­pre­sas co­mo Hi­droa­ba­ni­co. Tam­bién re­quie­re el ten­di­do de 100 ki­ló­me­tros de ca­bles. Las ne­ce­si­da­des de la mi­ne­ra son en gran me­di­da res­pon­sa­ble de la so­bre­ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da de hi­dro­eléc­tri­cas en el país, con los cos­tos eco­nó­mi­cos y am­bien­ta­les que con­lle­va.

La mi­na de Bing­ham, en Utah, Es­ta­dos Uni­dos, es la se­gun­da mi­na de cobre más gran­de del mun­do. Tie­ne cua­tro ki­ló­me­tros de an­cho y uno de pro­fun­di­dad, y si­gue cre­cien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.