“Ten­go que se­guir ha­blan­do”

Ecuador Terra Incognita - - NOTAS - Alba Cres­po Ru­bio es una pe­rio­dis­ta in­de­pen­dien­te ca­ta­la­na es­pe­cia­li­za­da en te­mas de gé­ne­ro y de mo­vi­mien­tos so­cia­les. Pu­bli­ca en pren­sa es­cri­ta y di­gi­tal tan­to de Es­pa­ña co­mo de Ecua­dor, don­de aho­ra re­si­de. al­ba­cres­po­ru­bio@gmail.com

En­cuen­tro con el lí­der shuar, es­con­di­do en la sel­va ama­zó­ni­ca des­de que su nom­bre apa­re­ce en una lis­ta de per­se­gui­dos por el Es­ta­do.

vi­ve su ais­la­mien­to des­de que apa­re­ció su nom­bre en la lis­ta.

Des­pués de esos acon­te­ci­mien­tos se ha ha­bla­do de los shuar co­mo te­rro­ris­tas, gue­rri­lle­ros o sub­ver­si­vos, y se los ha acu­sa­do de te­ner ar­mas de com­ba­te cuan­do, en reali­dad, “so­lo dis­po­nían de ca­ra­bi­nas y lan­zas de ca­za”, co­mo ex­pli­can di­ver­sos miem­bros de las co­mu­ni­da­des afec­ta­das por los des­alo­jos a cau­sa de la mi­ne­ría. Ade­más, An­kuash y otras vo­ces shuar nie­gan ro­tun­da­men­te que la muer­te del po­li­cía Jo­sé Luis Me­jía, por la que se les acu­sa, fue­ra por una ba­la dis­pa­ra­da por los in­dí­ge­nas. La mu­ni­ción que ellos te­nían –que sí hi­rió a al­gu­nos otros uni­for­ma­dos, re­co­no­ce Domingo– no po­dría ha­ber­le atra­ve­sa­do el cas­co y la ca­be­za, co­mo su­ce­dió. Por ese mo­ti­vo sos­tie­ne que lo más pro­ba­ble es que “se ma­ta­ron [por fue­go cru­za­do] en­tre ellos y acu­sa­ron al pue­blo Shuar”.

Se­ten­ta per­so­nas cons­tan en la lis­ta de quie­nes bus­ca la po­li­cía, ori­gi­na­da en una de­nun­cia pues­ta por la em­pre­sa mi­ne­ra EXSA. Sin em­bar­go, di­ce Domingo, de ellas “muy po­cas es­tu­vie­ron ese día en el cam­pa­men­to”. Ase­gu­ra que él tam­po­co par­ti­ci­pó ni tu­vo que ver en ese en­fren­ta­mien­to; sin em­bar­go, re­cla­ma: “a mí me han acu­sa­do de que soy el que mue­ve to­do es­to”. Aun así, apo­ya y “fe­li­ci­ta” a los com­pa­ñe­ros que de­fen­die­ron su te­rri­to­rio an­te el ata­que mi­li­tar, pues di­ce que los shuar son “un pue­blo gue­rre­ro, hi­jos de los gue­rre­ros”, que no pue­den hu­mi­llar­se fren­te a un Es­ta­do “que to­ma de­ci­sio­nes vio­len­tan­do la Cons­ti­tu­ción y los con­ve­nios in­ter­na­cio­na­les”. PER­SE­CU­CIÓN PO­LÍ­TI­CA An­kuash ha­ce tiem­po que es­tá en el pun­to de mira del go­bierno por sus cons­tan­tes com­pa­re­cen­cias pú­bli­cas pa­ra de­nun­ciar las po­lí­ti­cas ex­trac­ti­vis­tas y la re­pre­sión que vie­ne li­ga­da. Es­tu­vo en Sui­za y Es­ta­dos Uni­dos ha­blan­do de las muer­tes de Jo­sé Ten­det­za, Freddy Taish y Bos­co Wi­sum, que per­ma­ne­cen en la im­pu­ni­dad. Sien­te que eso es lo que ha­ce que lo con­si­de­ren pe­li­gro­so: “yo sí he ha­bla­do del de­re­cho a la re­sis­ten­cia y a la de­fen­sa del te­rri­to­rio, eso no sig­ni­fi­ca que yo soy terrorista ni gue­rri­lle­ro ni sub­ver­si­vo”.

Sa­be que, en reali­dad, esa de­nun­cia es un pre­tex­to pa­ra ac­ti­var la per­se­cu­ción con­tra quie­nes, co­mo él, han si­do un obs­tácu­lo pa­ra las as­pi­ra­cio­nes mi­ne­ras del Es­ta­do: “con la ac­ción de Nan­kints co­mien­zan las acu­sa­cio­nes a to­dos los lí­de­res que es­ta­ban lu­chan­do y cues­tio­nan­do la po­lí­ti­ca de ellos”. Un ca­so

re­cien­te que él to­ma de ejem­plo es el de Agus­tín Wa­cha­pá, pre­si­den­te de la FICSH, detenido el 21 de di­ciem­bre en la se­de de es­ta or­ga­ni­za­ción en Su­cúa. Se lo acu­sa por unos mensajes en las re­des so­cia­les en apo­yo a la re­sis­ten­cia en Nan­kints. Aña­de: “es­toy per­se­gui­do por pen­sar di­fe­ren­te y por de­fen­der los de­re­chos de to­do un pue­blo, por no que­dar­me ca­lla­do y de­nun­ciar in­ter­na­cio­nal­men­te las po­lí­ti­cas ex­trac­ti­vis­tas que es­te go­bierno es­tá lle­van­do a ca­bo”.

An­kuash tie­ne cons­tan­cia de que an­tes de ese 22 de no­viem­bre ya le ha­bían es­ta­do bus­can­do, mos­tran­do sus fo­to­gra­fías por si al­guien le ha­bía vis­to. Cuan­do hu­bo la to­ma de Nan­kints el pro­ble­ma se agu­di­zó, “me di­je­ron que iban a alla­nar mi ca­sa”, y eso fue lo que lo lle­vó a huir “has­ta que pa­se la tor­men­ta”. ACU­MU­LA­CIÓN Y DESA­RRO­LLO Domingo ex­pli­ca que, his­tó­ri­ca­men­te, los shuar han ex­traí­do mi­ne­ra­les del río con ba­tea pa­ra com­ple­men­tar su sub­sis­ten­cia. “Aho­ra los chi­nos se creen due­ños de esa mi­na y no­so­tros so­mos ex­pul­sa­dos de nues­tro te­rri­to­rio. (...) Nos di­cen que el oro es de los chi­nos, el cobre es de los chi­nos, es­te te­rri­to­rio es de los chi­nos, y el bos­que y el agua son del Es­ta­do. En­ton­ces, ¿no­so­tros de qué so­mos due­ños?”, se pre­gun­ta. “Sig­ni­fi­ca que los shuar ya no so­mos due­ños de na­da acá”.

A su pa­re­cer, los shuar son víc­ti­mas de lo que lla­ma “po­lí­ti­ca de acu­mu­la­ción del ca­pi­ta­lis­mo”. Se­ría el “fin de nues­tro pue­blo”, va­ti­ci­na, por­que “pa­ra acu­mu­lar hay que ma­tar, ro­bar, vio­lar”, y eso es lo que es­ta­rían ha­cien­do las em­pre­sas trans­na­cio­na­les chi­nas y el go­bierno al im­plan­tar las mi­nas a gran es­ca­la, que ter­mi­nan con el eco­sis­te­ma y con­ta­mi­nan las fuen­tes de agua. “El mun­do que mira al desa­rro­llo nos di­ce que so­mos sub­de­sa­rro­lla­dos, pe­ro nues­tro pen­sa­mien­to co­mo pue­blo in­dí­ge­na es otro. No­so­tros vi­vi­mos de acuer­do a la ne­ce­si­dad de co­mer, te­ner una ca­si­ta dig­na y hu­ma­na. Ese es nues­tro desa­rro­llo: cui­dar la na­tu­ra­le­za y vi­vir con la na­tu­ra­le­za. Por eso es que to­da­vía en la Ama­zo­nía, don­de vi­vi­mos, hay sel­va, hay bos­que”.

Pi­de que se res­pe­te su mo­do de vi­da, que es lo que se es­tá vien­do afec­ta­do por la in­va­sión mi­ne­ra. Re­co­no­ce que en el país hay pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y so­cia­les, e in­sis­te en que es ahí don­de se de­be­ría in­ter­ve­nir: “en la Cos­ta o en la Sie­rra hay fa­mi­lias po­bres, que no tie­nen ni ca­sa; hay gen­te sin te­cho en las ciu­da­des. Ellos son los que te­nían que ha­ber re­ci­bi­do es­tas ca­si­tas de fós­fo­ros que en­tre­ga el go­bierno, y no [no­so­tros] aquí en la sel­va”. Se re­fie­re a las vi­vien­das que se les ofre­cie­ron a las fa­mi­lias shuar pa­ra que des­alo­ja­ran las su­yas don­de se cons­tru­yó el cam­pa­men­to mi­ne­ro. “Na­die le pi­de al go­bierno que nos dé de co­mer ni ca­sas – se que­ja–, por­que aquí vi­vi­mos co­mo vi­vi­mos.

No he­mos vi­vi­do del pe­tró­leo ni del ura­nio, ni del oro o el cobre; he­mos vi­vi­do de ca­za y pes­ca, y has­ta aho­ra nos man­te­ne­mos”.

LA DI­VI­SIÓN INTERNA

La es­tra­te­gia de per­se­cu­ción y cri­mi­na­li­za­ción del pue­blo Shuar ha sur­ti­do efec­to. A par­tir del po­co co­no­ci­mien­to que hay en las ciu­da­des so­bre la reali­dad de los pueblos in­dí­ge­nas, es fá­cil pro­mo­ver es­te­reo­ti­pos ra­cis­tas y ten­den­cio­sos

en­tre la opi­nión pú­bli­ca. Ade­más, a par­tir de los en­fren­ta­mien­tos, se se­ña­ló con nom­bres y apellidos a aque­llos que re­pre­sen­ta­ban la re­sis­ten­cia pa­ra ame­dren­tar­los: “hi­cie­ron ca­llar a los lí­de­res, los in­ti­mi­da­ron, por eso na­die de­nun­cia”, re­fle­xio­na An­kuash. “Por eso yo he di­cho: ten­go que se­guir ha­blan­do, no im­por­ta que me bus­quen, voy a se­guir con­de­nan­do las ac­cio­nes de te­rro­ris­mo que ha­ce el ejér­ci­to, la po­li­cía y el mis­mo go­bierno”.

Ese si­len­cio ha con­tri­bui­do a que las di­fe­ren­tes fe­de­ra­cio­nes y aso­cia­cio­nes shuar en re­sis­ten­cia se di­vi­dan, al­gu­nos de sus di­ri­gen­tes se co­rrom­pan y el pue­blo Shuar se de­bi­li­te co­mo su­je­to. En es­te sen­ti­do, hay un fac­tor que el lí­der shuar des­ta­ca: “el dios di­ne­ro. Hay mu­chos que han trai­cio­na­do a su pue­blo por di­ne­ro”. An­kuash re­cuer­da la res­pues­ta de mu­cha gen­te al ser in­ter­pe­la­da so­bre su si­len­cio an­te el ata­que que es­tán su­frien­do: “si ha­blo me qui­tan el suel­do”. Quie­nes tie­nen la pla­ta son Co­rrea y los que vi­ven en la ciu­dad. “En­ton­ces”, se in­dig­na, “cuan­do nos ven­gan a ma­tar, de­ja­rán que nos ma­ten. No van a ha­blar, no nos avi­sa­rán ni de­nun­cia­rán por mie­do a que les qui­ten el suel­do”.

Se­gún An­kuash, es­tos con­flic­tos y el que los lí­de­res que se opo­nen a la mi­ne­ría ten­gan que es­tar es­con­di­dos po­nen en pe­li­gro la le­gi­ti­mi­dad de la elec­ción de la nue­va di­rec­ti­va de la FICSH, que se reali­zó la pri­me­ra se­ma­na de mar­zo (lue­go de es­ta en­tre­vis­ta). “Ahí hay in­tere­ses que ne­go­ciar, y hay quie­nes es­tán in­te­re­sa­dos en ha­cer con­ve­nios con el go­bierno, co­ger al­gún fon­do y vi­vir de eso”. Di­ce que ya lo ha vis­to en otras ins­tan­cias, y lo atribuye a la edu­ca­ción que se es­tá im­par­tien­do: “los lí­de­res son dé­bi­les por­que les pre­pa­ra­ron pa­ra eso. Mu­chos jó­ve­nes fue­ron en­se­ña­dos so­bre la ba­se de que es­tu­dia­ban pa­ra ga­nar di­ne­ro, te­ner un buen pues­to. (...) A mí no me en­se­ña­ron que de­bo cui­dar el río, el bos­que, que po­de­mos sem­brar plá­tano y ca­cao, pe­ro uno mis­mo se da cuen­ta de que eso es lo que te­ne­mos”, re­fle­xio­na.

Con la po­ca in­for­ma­ción que le lle­ga has­ta su re­ti­ro obli­ga­do, con­si­de­ra que el pe­río­do elec­to­ral ha con­tri­bui­do a per­ju­di­car la unión del pue­blo Shuar: “con las elec­cio­nes, hay un mon­tón de par­ti­dos [aquí me­ti­dos] y los es­tán di­vi­dien­do”. Tam­bién se en­te­ró de los re­sul­ta­dos de la pri­me­ra vuel­ta elec­to­ral, fren­te a los que man­tie­ne una po­si­ción am­bi­gua. Domingo An­kuash tie­ne muy cla­ro su re­cha­zo a Ra­fael Co­rrea, del cual afir­ma sin du­dar que “es el peor de to­dos los go­bier­nos de es­te país”, peor aún que el de León Fe­bres Cor­de­ro. “En su ini­cio los shuar te­nía­mos es­pe­ran­za. Le creí­mos cuan­do di­jo que ten­dría en cuen­ta la au­to­no­mía y las diferencias en­tre los di­fe­ren­tes pueblos del Ecua­dor”. Era un go­bierno, di­ce, “que se de­cía so­cia­lis­ta, pe­ro que es igual o peor que si fue­ra ca­pi­ta­lis­ta” en el da­ño que les ha he­cho.

¿HAY SO­LU­CIO­NES?

Se­gu­ra­men­te Domingo An­kuash es­tá har­to de res­pon­der la pre­gun­ta so­bre la vía pa­ra ter­mi­nar con la si­tua­ción en Mo­ro­na San­tia­go y en el res­to del Ecua­dor. So­bre có­mo ter­mi­nar el en­fren­ta­mien­to en­tre las po­bla­cio­nes lo­ca­les que se opo­nen a las ac­ti­vi­da­des ex­trac­ti­vas a gran es­ca­la y el go­bierno, que no pa­re­ce te­ner me­jo­res pro­pues­tas que pro­fun­di­zar la de­pen­den­cia en el cru­do o el cobre, res­pon­de: “el go­bierno de­be cam­biar de ac­ti­tud. Si hay una ley in­ter­na­cio­nal, res­pe­tar­la. Si nos di­cen que hay un de­re­cho co­lec­ti­vo, que es­tas tie­rras son del pue­blo Shuar, que las res­pe­ten. En­trar in­con­sul­ta­men­te es in­va­dir. (...) Si que­re­mos que es­ta co­sa se ter­mi­ne, lo pri­me­ro es que los chi­nos se re­ti­ren, que el ejér­ci­to se re­ti­re, y que la gen­te de Nan­kints re­gre­se a sus ca­sas, así co­mo la gen­te que vi­vía en San Car­los, y en Tsun­tsuim, que tam­bién fue des­pla­za­da for­zo­sa­men­te y aho­ra vi­ve re­fu­gia­da en Tiink. Si eso no re­tor­na a co­mo era an­tes, es­te pro­ble­ma no va a ter­mi­nar”.

Ade­más, con­si­de­ra que la per­se­cu­ción a los lí­de­res de­be pa­rar. Mien­tras eso no su­ce­da, la lu­cha y la re­sis­ten­cia del pue­blo Shuar con­ti­nua­rán. Los lí­de­res lo­ca­les se­gui­rán te­nien­do que es­con­der­se por ha­ber de­fen­di­do sus de­re­chos. Co­mo Domingo An­kuash que, mien­tras nues­tra ca­noa em­pie­za su re­gre­so ha­cia las co­mu­ni­da­des, se da la vuel­ta y em­pie­za a ca­mi­nar sel­va aden­tro

Una mu­jer con su hi­ja re­gre­san a las rui­nas de su co­mu­ni­dad y huer­tos en lo que fue San Mar­cos de Tun­day­me, des­trui­da en 2015 por Ecua­co­rrien­te pa­ra cons­truir ahí las pis­ci­nas de re­la­ve del pro­yec­to Mi­ra­dor. En la mon ta­ña del fon­do se ob­ser­va la tie­rra ro­ja des­cu­bier­ta por el ini­cio de la cons­truc­ción de la mi­na a cie­lo abier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.