Car­ta del edi­tor

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO -

Las or­quí­deas nos fas­ci­nan. En un ini­cio no es­tá cla­ro por qué. Po­de­mos pen­sar, co­mo pri­me­ra im­pre­sión, que es por su exu­be­ran­cia de for­mas y co­lo­res, por el aca­ta­mien­to de nues­tros gus­tos al vie­jo cli­ché del exo­tis­mo tro­pi­cal. Quien pro­fun­di­za en su afi­ción, sin em­bar­go, pron­to apren­de que los hí­bri­dos hi­per­tro­fia­dos des­ti­na­dos a su­per­mer­ca­dos y ex­hi­bi­cio­nes son so­lo una por­ción muy pe­que­ña de el mun­do de las or­quí­deas, y se­gu­ro la me­nos in­tere­san­te. Va to­man­do cons­cien­cia de las flo­res más re­ca­ta­das, de las di­mi­nu­tas, de las que se di­si­mu­lan en­tre el mus­go o ba­jo las ho­jas pro­pias o aje­nas. Des­cu­bre que las dis­tin­tas or­quí­deas si­guen di­ver­sos pe­ro li­mi­ta­dos pa­tro­nes, y que son las su­ti­les va­ria­cio­nes den­tro de es­tos es­que­mas ge­ne­ra­les los que pro­du­cen asom­bro y que ex­pli­can su vas­ta di­ver­si­dad. Hay más de 25 mil es­pe­cies en el mun­do. So­lo en Ecua­dor hay más de 4 mil, lo que quie­re de­cir que una de ca­da cin­co es­pe­cies de plan­tas del país per­te­ne­cen a es­ta so­la fa­mi­lia. El 40% de ellas, es de­cir, unas 10 mil es­pe­cies, so­lo exis­ten aquí, en un te­rri­to­rio que hoy es­tá par­ce­la­do en­te­ro por blo­ques pe­tro­le­ros y con­ce­sio­nes mi­ne­ras. Mu­chas des­apa­re­ce­rán para siem­pre.

Su apa­rien­cia in­ve­ro­sí­mil y des­me­di­da di­ver­si­dad co­bran nue­vos sen­ti­dos –y en es­te pun­to el afi­cio­na­do ya no pue­de vol­ver atrás– cuan­do el en­ten­di­mien­to va re­la­cio­nan­do las ex­cen­tri­ci­da­des de for­ma a las ne­ce­si­da­des de fun­ción. Las or­quí­deas son tan sin­gu­la­res en­tre las plan­tas por­que son pro­di­gios de la de­ri­va evo­lu­ti­va; sus ca­pri­chos son a la vez in­ge­nios. “Me­ta­flo­res”, las han lla­ma­do los bió­lo­gos, por­que van más allá de lo que el res­to del mun­do ve­ge­tal nos ha pre­pa­ra­do para es­pe­rar de él. Flo­res “as­tu­tas” las con­si­de­ran otros, cuan­do en­tien­den la ma­ni­pu­la­ción a la que so­me­ten a sus po­li­ni­za­do­res. Ade­lan­ta­das del ta­ller de la evo­lu­ción, si con­si­de­ran las sor­pre­sas que si­guen pre­sen­tan­do a quie­nes es­tu­dian la vi­da.

Es­ta edi­ción pre­ten­de per­mi­tir­le un aso­mo, que­ri­do lec­tor, a ese in­trin­ca­do y to­da­vía mis­te­rio­so mun­do de las or­quí­deas. Lo po­ne­mos en sus ma­nos con la ad­ver­ten­cia de que no es fá­cil sa­lir de su em­bru­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.