El mal ne­go­cio de la mi­ne­ría

Ecuador Terra Incognita - - CORREO -

Es­cri­bo para fe­li­ci­tar­les por su edi­ción es­pe­cial so­bre mi­ne­ría en la cor­di­lle­ra del Cón­dor ( ETI 105). Ofre­ce una mi­ra­da muy com­ple­ta de la pro­ble­má­ti­ca. Sin em­bar­go, me pa­re­ce que fal­tó un com­po­nen­te eco­nó­mi­co. La jus­ti­fi­ca­ción que nos in­ven­tó el go­bierno es que los in­gre­sos ge­ne­ra­dos por la mi­ne­ría son in­dis­pen­sa­bles para el desa­rro­llo del país. Es de­cir, que de­be­mos sa­cri­fi­car el bie­nes­tar de las co­mu­ni­da­des shuar y los eco­sis­te­mas úni­cos de la cor­di­lle­ra del Cón­dor en fa­vor de un des­fi­gu­ra­do bien co­mún. Es­ta pre­mi­sa es ob­via­men­te en­fer­mi­za, pe­ro ni si­quie­ra es vá­li­da en tér­mi­nos es­tric­ta­men­te eco­nó­mi­cos.

El pre­cio del co­bre a la fe­cha fluc­túa al­re­de­dor de los 5,5 dó­la­res es­ta­dou­ni­den­ses por ki­lo­gra­mo y los cos­tos de ex­trac­ción as­cien­den a más o me­nos tres dó­la­res por ki­lo­gra­mo. Se­gún dia­rio El Co­mer­cio (4 de enero de 2016), las re­ser­vas del pro­yec­to Mi­ra­dor se es­ti­man en cer­ca de 3 mil mi­llo­nes de ki­lo­gra­mos, con una in­ver­sión de 2014 mi­llo­nes de dó­la­res. Un sen­ci­llo cálcu­lo de­mues­tra que las ga­nan­cias ron­da­rían los 5300 mi­llo­nes de dó­la­res. Si ima­gi­na­mos un es­ce­na­rio muy op­ti­mis­ta de diez años de ope­ra­ción (en su re­vis­ta se ci­tan trein­ta), te­ne­mos 530 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les. Si el Es­ta­do re­ci­be el 5% mí­ni­mo es­ta­ble­ci­do en la ley de Mi­ne­ría, más el 25% del im­pues­to a la ren­ta, se­rán 160 mi­llo­nes de dó­la­res por año. Com­pa­ra­da con los 36 mil mi­llo­nes del pre­su­pues­to es­ta­tal de 2017, o con los ca­si 98 mil mi­llo­nes del PIB, es­ta ci­fra re­sul­ta en ver­dad irri­so­ria. ¿Va­le la pena el sa­cri­fi­cio?

Ade­más, el es­ta­do es­tá obli­ga­do a res­pon­der por cos­tos so­cia­les y am­bien­ta­les di­fí­ci­les de me­dir en mo­ne­das. ¿Cuán­to cues­ta el des­pla­za­mien­to de un pue­blo? ¿Cuán­to cues­ta la pro­fa­na­ción de una mon­ta­ña sa­gra­da? ¿Cuán­to cues­ta des­con­ta­mi­nar un río? ¿Cuán­to cues­ta la ex­tin­ción de una es­pe­cie en­dé­mi­ca? ¿Cuán­to cos­tó mo­vi­li­zar 2 mil efec­ti­vos mi­li­ta­res, con equi­pa­mien­to,

com­bus­ti­ble, ali­men­ta­ción, mu­ni­cio­nes? ¿Cuán­to cos­ta­rá la per­pe­tua­ción del con­flic­to? Y me­jor aún, ¿qué tal si con­se­gui­mos de­man­dar a los res­pon­sa­bles de vio­lar la cons­ti­tu­ción, los de­re­chos de la na­tu­ra­le­za y los de­re­chos hu­ma­nos? ¿A cuán­to as­cen­de­rían los da­ños y per­jui­cios?

Es pro­ba­ble que el gran be­ne­fi­cio de un ne­go­cio tan ma­lo –co­mo ya se ha es­ta­ble­ci­do con cer­te­za en otros ca­sos si­mi­la­res– es­té en las co­mi­sio­nes que po­drían ha­ber co­bra­do fun­cio­na­rios co­rrup­tos. Lo peor de to­do es que lo he­mos per­mi­ti­do y va­mos a pa­gar los cos­tos de nues­tra com­pli­ci­dad por va­rias ge­ne­ra­cio­nes. Da­vid Pa­rra, Qui­to Mi­ne­ría y de­re­chos Los pue­blos del Ecua­dor han en­con­tra­do un alia­do im­pres­cin­di­ble en Ecua­dor Te­rra In­cog­ni­ta. La pu­bli­ca­ción 105 re­tra­ta de la me­jor ma­ne­ra el con­flic­to so­cial más agu­do que afec­ta al país en­te­ro: la mi­ne­ría a gran es­ca­la y la gue­rra desata­da con­tra la na­ción Shuar del Ecua­dor. Cien­tos de in­dí­ge­nas des­pla­za­dos, per­se­gui­dos, hu­mi­lla­dos por la pre­po­ten­cia del go­bierno. Una dé­ca­da de abu­sos que de­vino en una pe­sa­di­lla de ojos abier­tos y que aún no tie­ne vi­sos de so­lu­ción.

Me atre­vo a fe­li­ci­tar­los por aten­der de una ma­ne­ra tan fron­tal es­te en­fren­ta­mien­to y re­sal­tar a las víc­ti­mas de es­ta per­tur­ba­do­ra si­tua­ción. Con ca­da le­tra de­di­ca­da y to­das las imá­ge­nes com­pro­me­ti­das ha­cen el me­jor apor­te para cons­truir un Es­ta­do Plu­ri­na­cio­nal don­de se res­pe­te el de­re­cho al con­sen­ti­mien­to pre­vio, li­bre e in­for­ma­do para los pue­blos in­dí­ge­nas. In­vi­to a los lec­to­res a com­par­tir una vi­sión al­ter­na­ti­va so­bre el desa­rro­llo: “cui­dar la na­tu­ra­le­za y vi­vir con la na­tu­ra­le­za”, co­mo men­cio­na un lí­der shuar. Jo­se Proa­ño, Qui­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.