Or­quí­deas: ar­mo­nía y des­va­río

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - por Da­vid Pa­rra

Las or­quí­deas rom­pen los es­que­mas de lo que con­si­de­ra­mos “nor­mal” en el reino de las plan­tas. La ar­qui­tec­tu­ra de sus flo­res, su his­to­ria na­tu­ral, los me­ca­nis­mos por los que evo­lu­cio­nan jun­to con sus alia­dos eco­ló­gi­cos y la enor­me di­ver­si­dad de es­pe­cies em­be­le­san por igual a ex­per­tos y afi­cio­na­dos. Da­vid Pa­rra nos lle­va a una pri­me­ra in­mer­sión en el uni­ver­so com­ple­jo y fas­ci­nan­te de las or­quí­deas.

Quien di­ga que la fan­ta­sía es una cua­li­dad úni­ca­men­te hu­ma­na, ja­más ha con­tem­pla­do una or­quí­dea. Y quien no lo ha he­cho, ape­nas re­la­cio­na­rá es­te nom­bre con un va­go con­cep­to de flor exó­ti­ca. En realidad, las or­quí­deas sí son flo­res o, me­jor di­cho, plan­tas con flor, pe­ro sus atri­bu­tos van más allá de lo que so­le­mos aso­ciar con la pa­la­bra flor. Quie­nes han su­cum­bi­do an­te su be­lle­za es­ta­rán de acuer­do en que las or­quí­deas son una ex­pre­sión ex­tre­ma del equi­li­brio en­tre ar­mo­nía y de­men­cia al que lla­ma­mos vi­da.

Em­pe­ce­mos por ol­vi­dar la clá­si­ca for­ma que aso­cia­mos con una flor: re­don­da, con pé­ta­los igua­les, co­mo las mar­ga­ri­tas, pues co­rres­pon­de con so­lo una frac­ción de to­das las flo­res. La va­rie­dad de di­se­ños en el vas­tí­si­mo mun­do ve­ge­tal al­can­za una de sus cús­pi­des en las or­quí­deas. Hay que con­si­de­rar que es­ta­mos an­te la fa­mi­lia más di­ver­sa de to­das las plan­tas con flor, con más de 25 mil es­pe­cies re­gis­tra­das, ca­da una más dis­pa­ra­ta­da que la otra.

Bas­ta con ha­cer la prue­ba y en­trar a un or­qui­dea­rio para ob­ser­var con de­te­ni­mien­to sus for­mas, ta­ma­ños, es­truc­tu­ras, aro­mas, co­lo­res… Me­dia ho­ra de psi­co­de­lia se­rá su­fi­cien­te para sa­lir ab­sor­tos, sin bus­car ya res­pues­tas an­te las in­ve­ro­sí­mi­les for­mas. Lue­go, una se­gun­da in­mer­sión, más so­bria, o un po­co de ayu­da ex­per­ta, per­mi­ti­rán des­cu­brir que es­tas irre­ve­ren­tes y en apa­rien­cia caó­ti­cas for­mas en realidad si­guen nor­mas cla­ras de di­se­ño: las flo­res de to­das las or­quí­deas tie­nen seis pie­zas ex­ter­nas, lla­ma­das té­pa­los para aho­rrar­se la di­fe­ren­cia­ción en­tre pé­ta­los y sé­pa­los, co­mo en las flo­res “nor­ma­les”. Los té­pa­los es­tán or­de­na­dos en dos gru­pos que for­man es­tre­llas de tres pun­tas co­lo­ca­das una so­bre la otra, de ma­ne­ra que la de atrás tie­ne dos té­pa­los ha- cia aba­jo y uno ha­cia arri­ba, mien­tras que la de ade­lan­te tie­ne dos ha­cia arri­ba y uno ha­cia aba­jo. Es­te úl­ti­mo, que re­ci­be el su­ge­ren­te nom­bre de la­be­lo, sue­le ser dis­tin­to al res­to, con for­mas más exu­be­ran­tes. So­bre él se in­cli­na una es­truc­tu­ra li­ge­ra­men­te cur­va, lla­ma­da co­lu­me­la, don­de se fu­sio­nan los ór­ga­nos re­pro­duc­ti­vos de la flor. En vez de se­guir un pa­trón cir­cu­lar don­de va­rias pie­zas igua­les ro­dean un cen­tro, co­mo en las flo­res co­mu­nes, las or­quí­deas tie­nen si­me­tría bi­la­te­ral, con una mi­tad iz­quier­da y otra de­re­cha, co­mo un ros­tro hu­mano y co­mo ca­si to­dos los ani­ma­les. Es­to les per­mi­te imi­tar con sor­pren­den­te pro­xi­mi­dad las for­mas de in­sec­tos para los fi­nes que ve­re­mos más ade­lan­te.

Para dar­nos una rá­pi­da idea de la in­ve­ro­sí­mil va­rie­dad de las or­quí­deas, po­de­mos de­cir que las flo­res más pe­que­ñas mi­den me­nos de un mi­lí­me­tro y las más gran­des su­pe­ran los trein­ta cen­tí­me­tros de lar­go. Que pue­den ser de un so­lo co­lor te­nue: blan­cas, ama­ri­llas, vio­le­tas, ce­les­tes, o de vi­vos fuc­sia, na­ran­ja, ama­ri­llo y ro­jo, co­mo las Mas­de­va­llia de los bos­ques hú­me­dos ame­ri­ca­nos. Al­gu­nas mues­tran una de­li­ca­da co­que­te­ría, sub­ra­yan­do el la­be­lo con un atrac­ti­vo to­que ama­ri­llo en me­dio de to­nos pas­tel. Tam­bién des­ta­can las on­ci­di­nas con su car­na­val de man­chas, ra­yas y com­bi­na­cio­nes ex­tra­va­gan­tes. Para com­ple­tar el es­pec­tro, es­tá la Dra­cu­la vam­pi­ra, de las hú­me­das grie­tas de mon­ta­ñas an­di­nas, que ha­ce ho­nor al fa­mo­so pa­si­llo “Flo­res ne­gras”.

Al ha­blar de for­mas, el la­be­lo sue­le ser el pro­ta­go­nis­ta con sus es­truc­tu­ras on­du­la­das, cres­tas, dien­tes, ve­llos, ca­na­les, pla­ta­for­mas de ate­rri­za­je pla­nas, arru­ga­das, en tú­nel e, in­clu­so, he­cho pe­lo­ta. Para que su ar­qui­tec­tu­ra en­ca­je con la co­lu­me­la, no fal­tan las gua­ra­guas, la­be­rin­tos, bol­sas o za­pa­ti­tos que la en­vuel­ven. Los té­pa­los se­cun­dan al dúo cen­tral, for­man­do un ha­lo de es­truc­tu­ras alar­ga­das, ova­la­das, re­don­das, cur­vas, on­du­la­das, muy fi­nas o car­no­sas. ¿Y qué de­cir de esas ver­da­de­ras efi­gies de in­sec­tos que res­guar­dan

la entrada de tan­tas or­quí­deas? Una bús­que­da de imá­ge­nes en in­ter­net es una in­vi­ta­ción a la lo­cu­ra: bai­la­ri­nas, dra­go­nes, vo­la­do­ras, ogros, ara­ñas, fan­tas­mas, vam­pi­ros, án­ge­les, ma­ri­po­sas, co­me­tas y has­ta la flor de Dios, del Es­pí­ri­tu San­to y de la muerte…

El lec­tor sus­pi­caz po­drá ima­gi­nar ha­cia dón­de va es­ta pro­fu­sa des­crip­ción, sin du­da cor­ta en su in­ten­to por po­ner en pa­la­bras tan­ta com­ple­ji­dad. La res­pues­ta es la se­duc­ción, te­ma del pró­xi­mo ar­tícu­lo de es­te es­pe­cial. To­da es­ta ex­plo­sión de for­mas, ta­ma­ños y co­lo­res es im­pul­sa­da por el po­de­ro­so mo­tor de la re­pro­duc­ción. Las flo­res, en ge­ne­ral, son el dis­po­si­ti­vo que usan las plan­tas para atraer a al­gún ani­mal que pres­te el ser­vi­cio de trans­por­te de po­len en­tre cuer­pos ver­des que de­ben amar­se a dis­tan­cia. Pe­ro las or­quí­deas, maes­tras in­dis­cu­ti­bles, han lle­va­do es­te ar­te al extremo. En unos ca­sos, re­com­pen­san a sus vi­si­tan­tes con néc­tar, al­mi­dón, ce­ras o per­fu­mes. En otros, re­cu­rren a la es­ta­fa, la ex­tor­sión y el se­cues­tro ex­press, aun­que con la ele­gan­cia o, al me­nos, la inigua­la­ble ge­nia­li­dad que so­lo las or­quí­deas pa­re­cen al­can­zar. Hay tram­pas dis­pa­ra­do­ras de po­len, ca­la­bo­zos con ven­ta­nas, imi­ta­ción de aro­mas de lo que sus po­li­ni­za­do­res co­men, re­me­do de ma­chos para com­ba­tir o de hem­bras para co­pu­lar (que de­ri­va en un cu­rio­so tru­co lla­ma­do pseu­do­co­pu­la­ción, que po­dría­mos tra­du­cir co­mo “diz­quea­pa­rea­mien­to”).

Es­tas fas­ci­nan­tes his­to­rias de en­ga­ño y pa­sión al­can­zan ni­ve­les de so­fis­ti­ca­ción in­sos­pe­cha­dos, que son ma­te­ria de otro cuen­to. Hay re­la­cio­nes me­nos es­can­da­lo­sas, aun­que no me­nos in­tere­san­tes. Pa­sa­da la po­li­ni­za­ción, la flor se con­vier­te en fru­to. Al ca­bo de un tiem­po, la cáp­su­la del fru­to se par­te y li­be­ra mi­les o mi­llo­nes de se­mi­llas di­mi­nu­tas que se dis­per­san co­mo pol­vo en el vien­to. Su trans­por­te es­tá re­suel­to, mas para ser mi­cros­có­pi­ca­men­te li­ge­ras las or­quí­deas han te­ni­do que sa­cri­fi­car las re­ser­vas nu­tri­ti­vas que car- gan las se­mi­llas de otras plan­tas y que per­mi­ten su ger­mi­na­ción y cre­ci­mien­to.

No fal­ta­rá quien aquí in­vo­que pre­jui­cios mo­ra­lis­tas so­bre la de­bi­li­dad tras la be­lle­za efí­me­ra. Li­mi­tán­do­nos a los he­chos, di­ga­mos que des­pués de tra­mar to­do un plan de se­duc­ción a ter­ce­ros para lo­grar re­pro­du­cir­se, las or­quí­deas tam­bién ne­ce­si­tan ayu­da para na­cer. En es­te ca­so pre­fi­rie­ron re­cu­rrir a un vie­jo tru­co usa­do por ca­si to­das las plan­tas del mun­do. Se tra­ta del ne­go­cio de las mi­co­rri­zas; es de­cir, una aso­cia­ción con cier­tos hon­gos que se ins­ta­lan en sus raí­ces. En es­ta transac­ción el hon­go re­ci­be azú­ca­res, pro­du­ci­dos por fo­to­sín­te­sis por la or­quí­dea, a cam­bio de nu­trien­tes, de ma­ne­ra que am­bos se be­ne­fi­cian.

Para las or­quí­deas, la ayu­da de las mi­co­rri­zas es cues­tión de vi­da o muerte. Las le­ves se­mi­llas que no acier­tan a caer en un lu­gar ri­co en mi­co­rri­zas, nun­ca pa­sa­rán de ser pol­vo. Las que sí lo con­si­guen, se de­jan en­vol­ver y nu­trir por los ci­ta­dos hon­gos. So­lo en­ton­ces la cás­ca­ra que ro­dea a la se­mi­lla se rom­pe y el di­mi­nu­to em­brión (de ape­nas 8 a 700 cé­lu­las, se­gún la es­pe­cie) se desa­rro­lla y for­ma una ma­sa ver­de en­ci­ma del hon­go. Es­ta or­quí­dea re­cién na­ci­da se lla­ma pro­to­cor­mo. Así, po­co a po­co, la or­quí­dea cre­ce y to­ma

for­ma. En al­gún mo­men­to desa­rro­lla pe­que­ñas raí­ces, ta­llos y ho­jas que even­tual­men­te le per­mi­ten al­can­zar la in­de­pen­den­cia.

Sin em­bar­go, nun­ca fal­tan las que es­co­gen el ca­mino fá­cil. En la fa­mi­lia exis­ten unas cien es­pe­cies que abu­san de la hos­pi­ta­li­dad de sus pa­dri­nos y se con­vier­ten en ver­da­de­ras pa­rá­si­tas, al pun­to que ni si­quie­ra se mo­les­tan en pro­du­cir ho­jas ni te­ji­dos ver­des que les per­mi­tan ali­men­tar­se por fo­to­sín­te­sis; a ve­ces ni si­quie­ra desa­rro­llan raí­ces. Eso sí, es­tas mo­des­tas plan­tas blan­cas o ca­fés sue­len no es­ca­ti­mar en gas­tos al mo­men­to de flo­re­cer. Se­gún las pre­fe­ren­cias de po­li­ni­za­do­res, unas pro­du­cen flo­res en­ga­ño­sa­men­te sen­ci­llas, fi­li­gra­nas en mi­nia­tu­ra o las clá­si­cas be­lle­zas de fe­ria. Co­mo ejem­plo de es­tas or­quí­deas, en Ecua­dor te­ne­mos la Wulls­chlae­ge­lia cal­ca­ra­ta, tan ra­ra co­mo su nom­bre. Con to­do, nin­gu­na su­pera en ra­re­za a la or­quí­dea sub­te­rrá­nea aus­tra­lia­na ( Rhi­zant­he­lla gard­ne­ri), que cuan­do al fin emer­ge a la su­per­fi­cie pa­re­ce cual­quier

co­sa me­nos or­quí­dea y uti­li­za su sis­te­ma de mi­co­rri­zas co­mo sor­be­tes para ex­traer nu­trien­tes de un ar­bus­to lla­ma­do mir­to es­co­ba; es de­cir, ac­túa co­mo pa­rá­si­ta de otra plan­ta a tra­vés de mi­co­rri­zas in­ter­me­dia­rias.

Va­le aquí una pun­tua­li­za­ción: es­te in­sos­pe­cha­do abu­so de con­fian­za es la ex­cep­ción, no la nor­ma. La for­ma de vi­da más am­plia en­tre las or­quí­deas na­da tie­ne de con­flic­ti­va. Un 70% de to­das las or­quí­deas vi­ven en­ca­ra­ma­das so­bre las ra­mas de los ár­bo­les, sin per­ju­di­car­los. Se las lla­ma epi­fi­tas por­que se afe­rran a la cor­te­za de sus ve­ci­nos so­lo para sor­tear la es­ca­sez de es­pa­cio y luz que im­pe­ra en el sue­lo del bos­que. Cla­ro es­tá, la vi­da de acró­ba­ta tie­ne sus pro­pias exi­gen­cias y ha ge­ne­ra­do una apa­ren­te pa­ra­do­ja. In­clu­so en los bos­ques más hú­me­dos, las or­quí­deas tie­nen adap­ta­cio­nes para so­por­tar la se­quía, co­mo re­ser­vo­rios de agua en ta­llos y ho­jas y una téc­ni­ca es­pe­cial para aho­rrar agua du­ran­te la fo­to­sín­te­sis, co­mún en­tre las plan­tas de ho­jas su­cu­len­tas que abun­dan en eco­sis­te­mas se­cos, que les per­mi­te ce­rrar sus es­to­mas, unos po­ros en su piel que re­gu­lan la trans­pi­ra­ción.

Por ello, las or­quí­deas son en ge­ne­ral re­sis­ten­tes y re­la­ti­va­men­te fá­ci­les de cui­dar. Cla­ro que una co­sa es man­te­ner­las con vi­da y otra muy dis­tin­ta es te­ner­las sa­nas y dis­pues­tas a flo­re­cer. En realidad, ca­da es­pe­cie exi­ge con­di­cio­nes muy pre­ci­sas de hu­me­dad, luz y tem­pe­ra­tu­ra, lo que les per­mi­te re­par­tir­se el es­pa­cio ver­ti­cal a lo lar­go de un mis­mo ár­bol y ho­ri­zon­tal en­tre va­lles, mon­ta­ñas o re­gio­nes. Se cree que la co­lo­ni­za­ción de los ár­bo­les fue un de­to­nan­te de la in­creí­ble ex­plo­sión evo­lu­ti­va de es­ta fa­mi­lia, jun­to con la es­pe­cia­li­za­ción de in­ter­ac­cio­nes con po­li­ni­za­do­res y mi­co­rri­zas ex­clu­si­vos. El há­bi­to epi­fi­to de las or­quí­deas es un fa­bu­lo­so ejem­plo de có­mo las in­ter­ac­cio­nes eco­ló­gi­cas fa­vo­re­cen la evo­lu­ción y es­ta a su vez las re­tro­ali­men­ta, ge­ne­ran­do un es­pi­ral ca­da vez más ace­le­ra­do de diversificación de es­pe­cies.

La in­creí­ble ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción y re­sis­ten­cia de las or­quí­deas les ha per­mi­ti­do ex­ten­der­se por ca­si to­dos los rin­co­nes del pla­ne­ta, a ex­cep­ción de eco­sis­te­mas ex­tre­mos co­mo de­sier­tos ver­da­de­ros y hie­los per­pe­tuos. Pue­den pros­pe­rar so­bre los ár­bo­les, co­mo vi­mos, y tam­bién en las ro­cas o en el sue­lo. Eso sí, la gran ma­yo­ría ha­bi­ta en los tró­pi­cos y en eco­sis­te­mas hú­me­dos. La com­ple­ji­dad de los pai­sa­jes y eco­sis­te­mas tam­bién sig­ni­fi­ca una ma­yor di­ver­si­dad.

Co­mo en nues­tro país hay va­rie­dad de eco­sis­te­mas hú­me­dos, ca­da uno más com­ple­jo que otro, con­ta­mos con las con­di­cio­nes idea­les para una ele­va­da di­ver­si­dad de or­quí­deas. Fra­ses si­mi­la­res sue­len es­cu­char­se so­bre los an­fi­bios, aves, in­sec­tos y mu­chos otros gru­pos de se­res vi­vos. Lo sor­pren­den­te en el ca­so de las or­quí­deas es que Ecua­dor al­ber­ga un nú­me­ro si­mi­lar de es­pe­cies que Colombia, país cua­tro ve­ces más gran­de. En am­bos paí­ses, los in­ven­ta­rios más re­cien­tes de or­quí­deas su­pe­ran las cua­tro mil es­pe­cies, al­gu­nos cien­tos de es­pe­cies por en­ci­ma de la gi­gan­tes­ca Bra­sil y de las exó­ti­cas In­do­ne­sia y Pa­pua Nue­va Gui­nea, que no su­pe­ran los tres mil.

Des­de lue­go, es­tos da­tos se vuelven aún más in­creí­bles si re­cor­da­mos que es­te re­gis­tro de es­pe­cies se ha rea­li­za­do en una au­tén­ti­ca ca­rre­ra con­tra la des­truc­ción de eco­sis­te­mas, es­pe­cial­men­te du­ran­te el úl­ti­mo si­glo. Es­ta in­men­sa di­ver­si­dad de or­quí­deas es real­men­te un re­cuer­do de lo que exis­tió an­tes de que des­tru­ya­mos el 73% de los eco­sis­te­mas de la Cos­ta, el 60% de los de la Sie­rra (la re­gión con ma­yor di­ver­si­dad de or­quí­deas) y 16% de la Ama­zo­nía, se­gún los úl­ti­mos da­tos de co­ber­tu­ra ve­ge­tal del mi­nis­te­rio del Am­bien­te. Ca­da año se des­cu­bren nuevas es­pe­cies, pe­ro la ve­lo­ci­dad de des­truc­ción de há­bi­tats si­gue sien­do bru­tal y es la prin­ci­pal ame­na­za a es­te fas­ci­nan­te pa­tri­mo­nio vi­vo.

Otra gran cau­sa de ex­tin­ción es el re­sul­ta­do de un amor en­fer­mi­zo. Co­mo víc­ti­mas de su pro­pia se­duc­ción, las or­quí­deas in­ci­tan un gran mer­ca­do de fa­ná­ti­cos que quie­ren

te­ner­las en su pro­pia ca­sa. Por su­pues­to, es­to no se­ría un pro­ble­ma si se tra­ta­ra de plan­tas cria­das des­de la se­mi­lla. Un so­lo fru­to pro­vee mi­les de se­mi­llas, de ma­ne­ra que to­mar unas cuan­tas no afec­ta­ría a las po­bla­cio­nes sil­ves­tres. Des­de ha­ce al­re­de­dor de un si­glo co­no­ce­mos un mé­to­do para ha­cer­las ger­mi­nar: se rem­pla­za las mi­co­rri­zas por me­dios de cul­ti­vo nu­tri­ti­vos en am­bien­tes con­tro­la­dos. Es­te pro­ce­so re­quie­re cier­ta in­ver­sión, co­no­ci­mien­to es­pe­cí­fi­co y, so­bre to­do, mu­cha pa­cien­cia. Co­mo la pa­cien­cia no es la ma­yor cua­li­dad que ca­rac­te­ri­za al hu­mano pro­me­dio –y mu­cho me­nos al mer­ca­do– son en realidad muy po­cas las em­pre­sas que lo ha­cen en nues­tro país. Al­gu­nas in­clu­so com­bi­nan la ger­mi­na­ción en la­bo­ra­to­rio con la ex­trac­ción di­rec­ta de plan­tas sil­ves­tres, lo que con­fun­de a los clien­tes cons­cien­tes y a las au­to­ri­da­des de control. Por tan­to, a pe­sar de que en las le­yes na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les es­tá la prohi­bi­ción ex­pre­sa de la ex­trac­ción de or­quí­deas de su há­bi­tat na­tu­ral y de que exis­ten pro­ce­di­mien­tos es­tric­tos para ob­te­ner un per­mi­so de co­mer­cia­li­za­ción, el trá­fi­co de or­quí­deas pa­re­ce cre­cer al son del mer­ca­do, a di­fe­ren­cia de los la­bo­ra­to­rios de ger­mi­na­ción que no aguan­tan la com­pe­ten­cia des­leal. De to­das ma­ne­ras, exis­ten unas po­cas ini­cia­ti­vas de pro­duc­ción y co­mer­cio res­pon­sa­ble de or­quí­deas, al­gu­nas de las cua­les be­ne­fi­cian a co­mu­ni­da­des asen­ta­das a los pies de bos­ques y mon­ta­ñas del país.

Tal vez el le­ga­do de es­ta cor­ta pe­ro pro­fun­da era mer­can­til sea un mun­do con po­cas or­quí­deas pe­que­ñas y te­rres­tres, con flo­res dis­cre­tas. Des­pués de to­do, los bos­ques son ca­da vez más es­ca­sos y su con­ser­va­ción si­gue sien­do utó­pi­ca. La ex­tin­ción es nor­mal en el jue­go de la evo­lu­ción, los tur­nos se re­par­ten en­tre las es­pe­cies mien­tras se escribe el di­ná­mi­co guion de la vi­da. Nues­tro am­bi­guo pa­pel, en­tre an­ta­go­nis­tas y enamo­ra­dos de la na­tu­ra­le­za, se ha vuel­to de­ter­mi­nan­te en el des­tino de las fas­ci­nan­tes pro­ta­go­nis­tas de es­te ar­tícu­lo

Da­vid Pa­rra Puen­te es bió­lo­go es­pe­cia­li­za­do en edu­ca­ción am­bien­tal. Se de­di­ca a la pro­duc­ción de ma­te­rial edu­ca­ti­vo con én­fa­sis en ni­ños y jó­ve­nes.

8

8

1. Le­pant­hes rhyn­chion; 2. Le­pant­hes sp. 1; 3. Le­pant­hes sp. 2; 4. Le­pant­hes sp. 3; 5. Le­pant­hes mi­ra­dor (en­dé­mi­ca); 6. Le­pant­hes pas­toen­sis; 7. Le­pant­hes del­hie­rroi (en­dé­mi­ca); 8. Le­pant­hes ef­fu­sa (en­dé­mi­ca); 9. Le­pant­hes mo­nop­te­ra; 10. Le­pant­hes pte­ro­po­gon; 11. Le­pant­hes hir­tzii; 12. Le­pant­hes mas­tix (en­dé­mi­ca); 13. Le­pant­hes ag­glu­ti­na­ta. Fo­to­gra­fías: Juan del Hie­rro.

1. Scap­ho­se­pa­lum fim­bria­tum (en­dé­mi­ca); 2. Acro­nia te­tra­chae­ta (en­dé­mi­ca); 3. Mus­ca­re­lla me­ga­lops (en­dé­mi­ca); 4. Platys­te­le mi­se­ra; 5. Epi­ba­tor xi­me­nae (en­dé­mi­ca); 6. Dra­cu­la gi­gas; 7. Acro­nia di­bo­lia (en­dé­mi­ca); 8. Dra­cu­la iri­co­lor; 9. Pleu­rot­ha­llis phi­llo­car­dia; 10. An­di­nia schi­zo­po­gon (en­dé­mi­ca); 11. Cyr­to­chi­lum gra­ci­le. Fo­to­gra­fías: Juan del Hie­rro.

Arri­ba. Las es­tri­ba­cio­nes an­di­nas al­ber­gan la ma­yor di­ver­si­dad de or­quí­deas, la ma­yo­ría de ellas epi­fi­tas, co­mo es­ta Odon­to­glos­sum cirrho­sum del va­lle de Ín­tag. Aba­jo. Cul­ti­vo in vi­tro de or­quí­deas para ex­por­ta­ción sus­ten­ta­ble; las se­mi­llas se ob­tie­nen de una cáp­su­la sil­ves­tre y ger­mi­nan en un gel.

1. Tri­cho­ce­ros mu­ra­lis (en­dé­mi­ca); 2. Mi­ran­dop­sis sp.; 3. Mas­de­va­llia pu­mi­la; 4. Spi­lo­tant­ha polys­tic­ta; 5. Mas­de­va­llia bon­plan­dii; 6. Ste­lis mi­cro­chi­la; 7. Ste­lis fle­xuo­sis­si­ma (en­dé­mi­ca); 8. Ste­lis hir­tzii (en­dé­mi­ca); 9. Res­tre­pia brachy­pus; 10. Ste­lis guia­nen­sis; 11. Mas­de­va­llia de­for­mis (en­dé­mi­ca); 12. Ste­lis eu­blep­ha­ris; 13. Ste­lis pur­pu­rea; 14. Platys­te­le oxy­glos­sa. Fo­to­gra­fías: Juan del Hie­rro.

Ma­xi­lla­ria sp. (An­drés Va­lle­jo)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.