Mi­me­tis­mo: las maes­tras del en­ga­ño

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - por An­drés Va­lle­jo (con la co­la­bo­ra­ción de Lo­re­na En­da­ra)

El frau­de lle­va­do al extremo de la ma­ra­vi­lla. Flo­res que se ven co­mo mos­cas o abe­jas, que hue­len co­mo hon­gos po­dri­dos o co­mo hor­mo­nas se­xua­les, que se “mue­ven” co­mo en­jam­bres de avis­pas o que se­cues­tran a quie­nes las vi­si­tan. An­drés Va­lle­jo ex­pli­ca al­gu­nas de las ela­bo­ra­das ar­ti­ma­ñas que las or­quí­deas han idea­do para lo­grar que los in­sec­tos les ayu­den a con­se­guir su me­ta su­pre­ma: la re­pro­duc­ción.

Uno de los ar­gu­men­tos de los gru­pos con­ser­va­do­res para es­tig­ma­ti­zar la tran­se­xua­li­dad y to­do lo que di­fie­ra de ni­ños ce­les­tes y ni­ñas ro­sa­das es ape­lar a “lo que es na­tu­ral”. Eri­gen a la na­tu­ra­le­za co­mo una nor­ma in­ape­la­ble en tan­to la con­si­de­ran un re­fle­jo de la vo­lun­tad de Dios, y Dios, co­mo sa­be­mos, “ma­cho y hem­bra los crió”. Tam­bién lo ha­cen por­que no co­no­cen la na­tu­ra­le­za. Si co­mo in­di­ca­ti­vo de lo que es la vi­da se fi­ja­ran en una de sus más ela­bo­ra­das ma­ni­fes­ta­cio­nes –las or­quí­deas– lo que en­con­tra­rían es fu­sión de ór­ga­nos se­xua­les mas­cu­li­nos y fe­me­ni­nos en una so­la es­truc­tu­ra, tra­ves­tis­mo no so­lo se­xual sino en­tre es­pe­cies e in­clu­so con el reino ani­mal, y una ap­ti­tud des­pia­da­da para el en­ga­ño y la per­fi­dia. d

Sus víc­ti­mas sue­len ser abe­jas, ma­ri­po­sas, mos­cas, es­ca­ra­ba­jos y esos pá­ja­ros in­sec­to que son los quin­des. La co­la­bo­ra­ción de es­tos ani­ma­les es in­dis­pen­sa­ble para las or­quí­deas. A di­fe­ren­cia de otras flo­res, su po­len es­tá agru­pa­do en ma­sas com­pac­tas lla­ma­das po­li­nios, por lo que no pue­de ser aca­rrea­do por el vien­to. La po­li­ni­za­ción en­tre plan­tas di­fe­ren­tes bus­ca la fe­cun­da­ción con in­ter­cam­bio de ge­nes, pues ofre­ce ven­ta­jas evo­lu­ti­vas po­de­ro­sas: pre­vie­ne la ma­ni­fes­ta­ción de mu­ta­cio­nes per­ju­di­cia­les y con­tri­bu­ye a la di­ver­si­dad ge­né­ti­ca que ace­le­ra la adap­ta­ción. Por eso es que su me­ca­nis­mo, el se­xo, es qui­zá jun­to con la ali­men­ta­ción el más fuer­te im­pul­so que mue­ve a los se­res vi­vos. Una or­quí­dea ne­ce­si­ta de sus po­li­ni­za­do­res para te­ner se­xo con otra or­quí­dea.

La es­tra­te­gia de atraer po­li­ni­za­do­res es co­mún en­tre las plan­tas. Esa es la ra­zón de ser de las flo­res; son los ór­ga­nos se­xua­les del reino ve­ge­tal. Para ase­gu­rar­se que los po­li­ni­za­do­res

1 A LAS ABE­JAS DE LA TRIBU EUGLOSSINI SE LAS LLA­MA “ABE­JAS DE LAS OR­QUÍ­DEAS” NO POR SUS ESPECTACULARES CO­LO­RES METÁLICOS, sino por­que mu­chas tie­nen una par­ti­cu­lar re­la­ción con es­tas plan­tas. Ca­da una de las trein­ta es­pe­cies de las or­quí­deas Cor­yant­hes, por ejem­plo, es po­li­ni­za­da por una es­pe­cie di­fe­ren­te de es­tas abe­jas. Las or­quí­deas han mo­di­fi­ca­do su la­be­lo para for­mar un pro­fun­do bal­de cu­yo fon­do es una pis­ci­na de per­fu­me. Ca­da es­pe­cie pro­du­ce un aro­ma dis­tin­to des­ti­na­do a atraer a los ma­chos de una abe­ja par­ti­cu­lar. Es­tos ma­chos pa­san el tiem­po en el bor­de del bal­de, ce­pi­llan­do es­te per­fu­me con sus pa­tas de­lan­te­ras, para des­pués acu­mu­lar­lo en unos bol­si­llos de sus pa­tas de atrás. Los ma­chos lue­go uti­li­za­rán es­te per­fu­me para cor­te­jar a sus hem­bras y po­der­se apa­rear. Hay ve­ces que en es­ta ope­ra­ción el ma­cho res­ba­la y cae al fon­do del bal­de. Co­mo es­to no ocu­rre con de­ma­sia­da fre­cuen­cia, la or­quí­dea tie­ne que ase­gu­rar­se de que cuan­do pa­sa, su ob­je­ti­vo se cum­pla. Para sa­lir del bal­de hay un so­lo ca­mino: aquel que obli­ga a la abe­ja a re­fre­gar su es­pal­da con­tra el es­tam­bre, don­de los sa­cos de po­len se le pe­ga­rán. En una pró­xi­ma caí­da, al pa­sar por el ca­nal de otra flor, de­ja­rá su car­ga de po­len ad­he­ri­da al es tig­ma de la mis­ma, fer­ti­li­zán­do­la.

Hay otras or­quí­deas que pre­fie­ren no es­pe­rar a una caí­da ac­ci­den­tal, co­mo al­gu­nas del gé­ne­ro Ca­ta­se­tum, en la fo­to. Cuan­do el ma­cho abe­ja lle­ga por per­fu­me y se in­ten­ta po­sar en el la­be­lo, es­te fun­cio­na co­mo un ga­ti­llo que ha­ce que la or­quí­dea dis­pa­re los po­li­nios al dor­so del clien­te, don­de se fi­ja­rán con la pe­ga de se­ca­do rá­pi­do que lle­van. Otras más, co­mo las del gé­ne­ro Pte­rosty­lis, tie­nen un la­be­lo le­va­di­zo; cuan­do el in­sec­to, en es­te ca­so un mos­co, se po­sa en él, se cie­rra, atra­pán­do­lo den­tro de una cá­ma­ra en la que so­lo tie­ne un ca­mino de sa­li­da: pa­sar de­jan­do su car­ga de po­len en el es­tig­ma y lue­go re­car­gar­lo en el es­tam­bre. El tú­nel es­tá cu­bier­to de cer­das que le per­mi­ten avan­zar so­lo en esa di­rec­ción, im­pi­dien­do así la fer­ti­li­za­ción con el po­len de la mis­ma flor.

2 LA RE­LA­CIÓN EN­TRE AL­GU­NAS ES­PE­CIES ENDÉMICAS DE LAS OR­QUÍ­DEAS DRA­CU­LA, UNAS MOS­CAS DE LA FRUTA Y LOS HON­GOS que cre­cen en las cer­ca­nías ha si­do es­tu­dia­da por bió­lo­gos es­ta­dou­ni­den­ses y ecua­to­ria­nos en la re­ser­va Los Ce­dros, en Im­ba­bu­ra, hoy ame­na­za­da por una con­ce­sión mi­ne­ra. Las mos­cas uti­li­zan es­tos hon­gos para po­ner sus hue­vos, y los en­cuen­tran por el olor que emi­ten, pa­re­ci­do al de fru­tas en des­com­po­si­ción. La or­quí­dea ha trans­for­ma­do su la­be­lo en una ré­pli­ca del hon­go, ade­más de pro­du­cir un olor si­mi­lar. Se cree que unos pun­ti­tos que tie­nen en los sé­pa­los re­fuer­zan el en­ga­ño, apa­re­cien­do a la mi­ra­da de los mos­cos co­mo otros mos­cos que ya es­tán uti­li­zan­do el re­cur­so.

3 HAY OR­QUÍ­DEAS QUE NO ENTREGAN NA­DA A SUS PO­LI­NI­ZA­DO­RES A TRA­VÉS DE DISFRAZARSE DE FLO­RES QUE SÍ LO HA­CEN. Al­gu­nas es­pe­cies de Epi­den­drum, por ejem­plo, atraen a ma­ri­po­sas y co­li­bríes que fre­cuen­tan dos flo­res que pro­du­cen abun­dan­te néc­tar, la su­pi­rro­sa ( Lan­ta­na ca­ma­ra) y el ve­neno de pe­rro ( As­cle­pias cu­ras­sa­vi­ca). La mis­ma es­tra­te­gia uti­li­za Ana­cam­ptis mo­rio, al imi­tar a va­rias flo­res en es­pi­ga mo­ra­das que cre­cen en las pra­de­ras y son ape­te­ci­das por las bun­gas.

siem­pre vuel­van, las flo­res sue­len ofre­cer­les una re­com­pen­sa por sus vi­si­tas. La más co­mún es dar­les ali­men­ta­ción: “yo pro­duz­co néc­tar y cuan­do lo ven­gas a bus­car, te lle­vas mi po­len pe­ga­do a tu cuer­po”.

Gran par­te de las or­quí­deas tam­bién ofrecen pre­mios a quie­nes las vi­si­tan. Mu­chas pro­veen néc­tar y otras for­mas de ali­men­to. Al­gu­nas in­clu­so son más ge­ne­ro­sas de lo nor­mal. Pro­du­cen acei­tes –sus­tan­cias cos­to­sas de ela­bo­rar y den­sas en ener­gía– que al­gu­nas abe­jas uti­li­zan para ali­men­tar a sus crías. Otras entregan per­fu­me; los ma­chos de un gru­po de abe­jas lo co­lec­tan y guar­dan en sus pa­tas has­ta que lo usan para atraer a sus enamo­ra­das 1 . 1

Sin em­bar­go, en al­gún mo­men­to de la evo­lu­ción una or­quí­dea se las in­ge­nió para ha­cer que los ani­ma­les –esos se­res in­te­li­gen­tes que ha­bían desa­rro­lla­do ce­re­bros–

para atraer al ma­cho. Al in­ten­tar apa­rear­se con la flor –un com­por­ta­mien­to lla­ma­do pseu­do­co­pu­la­ción– los ma­chos ad­quie­ren o de­po­si­tan los po­li­nios. Al ser ca­da in­sec­to es­pe­cia­li­za­do en una flor, son po­si­bles pre­ci­sio­nes anató­mi­cas asom­bro­sas; la po­si­ción del coi­to deja al in­sec­to em­pla­za­do con exac­ti­tud para car­gar o des­car­gar el po­len don­de la or­quí­dea ne­ce­si­ta. Unas or­quí­deas con­fían más en se­ña­les olo­ro­sas, mien­tras que otras aña­den se­ñue­los vi­sua­les más o me­nos pre­ci­sos, pe­ro siem­pre efec­ti­vos. El ca­so más co­no­ci­do tal­vez sea el de las or­quí­deas eu­ro­peas y me­di­te­rrá­neas Oph­ris, en que la flor se pa­re­ce a una abe­ja o una bun­ga hem­bra, e in­clu­so imi­ta la pe­lu­sa que las ca­rac­te­ri­za. Las es­pe­cia­lis­tas en avis­pas son las or­quí­deas aus­tra­lia­nas de los gé­ne­ros Chi­lo­glo­tis, mien­tras que en Ecua­dor te­ne­mos la or­quí­dea mos­ca, Tri­cho­ce­ros an­ten­ni­fer y otras del mis­mo gé­ne­ro.

Una va­ria­ción de es­te en­ga­ño es la que prac­ti­can al­gu­nas flo­res On­ci­dium, que imitan a ma­chos te­rri­to­ria­les de abe­jas Cen­tris en vue­lo. Con­fron­ta­dos con el desafío, otros ma­chos pe­lia­rin­gos en­ci­man a la flor. De la lu­cha que si­gue el zán­gano no por­ta­rá ojos mo­ra­dos pe­ro sí sa­cos de po­len.

En la pri­ma­ve­ra, las avis­pas hem­bra com­ple­tan su desa­rro­llo y emer­gen de la tie­rra. Lo pri­me­ro que ha­ce la jo­ven avis­pa, que ca­re­ce de alas, es en­ca­ra­mar­se al pri­mer ta­llo al­to y ex­pues­to que en­cuen­tra. Des­de es­ta im­pro­vi­sa­da ata­la­ya em­pie­za a dis­per­sar en el ai­re sus irre­sis­ti­bles fe­ro­mo­nas y es­pe­ra. Tar­de o tem­prano lle­ga­rá la avis­pa ma­cho que la abra­ce y la ele­ve en un vue­lo nup­cial. La co­pu­la­ción em­pie­za aé­rea y con­ti­núa en una enor­me flor que su­pu­ra azú­car; una or­gía de se­men y néc­tar, el úni­co atra­cón que la hem­bra ten­drá en su vi­da. (Tras el ro­man­ce, la hem­bra vol­ve­rá ba­jo tie­rra para de­po­si­tar sus hue­vos en un cu­zo, la lar­va de los cat­zos, al que in­yec­ta­rá un ve­neno que lo pa­ra­li­za­rá pe­ro lo de­ja­rá con vi­da, mien­tras las crías avis­pa de­vo­ran po­co a po­co sus en­tra­ñas.)

Las avis­pas ma­cho emer­gen al­gu­nos días an­tes que las hem­bras. En ese cor­to lap­so en que pu­lu­lan ma­chos so­li­ta­rios en bus­ca de hem­bras que to­da­vía per­ma­ne­cen ba­jo tie­rra, flo­re­ce la or­quí­dea martillo. Su éxi­to es­tá ase­gu­ra­do. Ade­más de las pseu­do­fe­ro­mo­nas que emi­te, el la­be­lo de la or­quí­dea imi­ta el co­lor y apa­rien­cia del ab­do­men de la hem­bra, por lo que los inex­per­tos ma­chos se aba­lan­zan so­bre él. Cuan­do el ma­cho in­ten­ta le­van­tar el vue­lo con el la­be­lo-avis­pa a cues­tas, la vi­sa­gra con la que es­te es­tá uni­do al res­to de la flor ja­la al ma­cho con tan­ta pre­ci­sión que “mar­ti­lla” su es­pal­da jus­to con el es­tam­bre de la flor. En su frus­tra­ción el ma­cho re­pi­te el in­ten­to una vez y otra, has­ta que los po­li­nios se afir­man en su es­pal­da. Cuan­do en­cuen­tre otra no­via flor, se re­pe­ti­rá el pro­ce­so y el ma­cho de­po­si­ta­rá ese po­len en su es­tig­ma. El éxi­to de las flo­res en atraer los ma­chos de­cae cuan­do las ver­da­de­ras avis­pas hem­bra emer­gen. Va­le la pena ver el do­cu­men­tal so­bre es­te pro­di­gio en: https://you­tu.be/y9dh­cew9-7c

tra­ba­ja­ran para ella sin en­tre­gar­les na­da a cam­bio. La es­tra­te­gia, no es de ex­tra­ñar, pro­li­fe­ró. El re­sul­ta­do po­dría so­nar co­mo una con­tra­dic­ción: una es­tir­pe de flo­res as­tu­tas es­pe­cia­li­za­das en bur­lar­se de los ani­ma­les. A Char­les Dar­win le cau­sa­ron tan­to asom­bro que les de­di­có un li­bro en­te­ro ( La fer­ti­li­za­ción en or­quí­deas, 1862), y en su car­ta a Jo­seph Dal­ton Hoo­ker mien­tras es­cri­bía el li­bro, le con­tó que nun­ca en su vi­da es­tu­vo más in­tere­sa­do en otro te­ma.

Al­re­de­dor de un ter­cio de las or­quí­deas atraen a sus po­li­ni­za­do­res ofre­cién­do­les al­go que ellos co­di­cian –ali­men­to, co­bi­jo o se­xo– pe­ro que sus flo­res nun­ca sa­tis­fa­rán. La bús­que­da de dis­tin­tas ma­ne­ras de ha­cer­lo ex­pli­ca mu­cha de la di­ver­si­dad de las or­quí­deas y sus más fa­bu­lo­sas ar­ti­ma­ñas. Al­gu­nas lo lo­gran a tra­vés de imi­tar los olo­res de los ali­men­tos que bus­can los in­sec­tos: fru­tas po­dri­das, hon­gos 2 , ca­rro­ña, o el olor y/o apa­rien­cia de flo­res que sí pro­du­cen néc­tar 3 . Otras imitan las madrigueras de abe­jas o avis­pas para que es­tas lle­guen en bus­ca de abri­go . 4 Pe­ro sin du­da, y quién nos po­dría cul­par por ello, las que más fas­ci­na­ción nos pro­du­cen son aquellas que ofrecen se­xo y so­lo cau­san frus­tra­ción. Mor­bo apar­te, los ex­tre­mos de so­fis­ti­ca­ción a los que las or­quí­deas lle­gan en es­te cam­po van, co­mo di­jo Dar­win en su li­bro, más allá que la ima­gi­na­ción del hom­bre más ima­gi­na­ti­vo al ca­bo de un tiem­po ili­mi­ta­do de po­ner­lo a ima­gi­nar.

Otra vez, la tác­ti­ca bá­si­ca del en­ga­ño amo­ro­so es la ol­fa­to­ria. Las or­quí­deas se han vuel­to ex­per­tas en re­pro­du­cir las fe­ro­mo­nas que uti­li­zan las hem­bras de al­gu­nos in­sec­tos para atraer a los ma­chos. A es­te per­fu­me irre­sis­ti­ble –tan­to que, co­mo en el ca­so de las or­quí­deas len­gua ( Cry­ptosty­lis), las avis­pas no pue­den im­pe­dir eya­cu­lar en su in­ten­to por co­pu­lar con la flor que así hue­le– al­gu­nas le su­man el dis­fraz com­ple­to. Los en­sa­yos de mos­cas, avis­pas y abe­jas hem­bras en que se trans­for­man los la­be­los de las or­quí­deas desafían los lí­mi­tes de la psi­co­de­lia . 5 La an­sio­sa re­frie­ga de los ma­chos al in­ten­tar co­pu­lar con la flor ha­ce que se les ter­mi­nen pe­gan­do los po­li­nios (o si ya los car­gan de otro ro­man­ce frustrado, que los de­po­si­ten en el es­tig­ma, el re­cep­tácu­lo fe­me­nino).

Ilus­tra­ción de la or­quí­dea gar­gan­ta de mono ( Cor­yant­hes ma­crant­ha), de Su­da­mé­ri­ca, he­cha por Ma­til­da Smith en 1900.

Abe­ja Eu­glos­sa cor­da­ta y la or­quí­dea sud­ame­ri­ca­na ca­be­za de mon­je ( Ca­ta­se­tum ma­cro­car­pum).

Epi­den­drum ra­di­cans, de Cen­tro y Su­da­mé­ri­ca

4 ES­TÁN LAS OR­QUÍ­DEAS QUE IMITAN HUECOS, MADRIGUERAS O PANALES DE AVEJAS O AVIS­PAS. En­tre ellas, las Se­ra­pias eu­ro­peas, o las de va­rios gé­ne­ros con flo­res dis­pues­tas co­mo si fue­ran col­me­nas. Elleant­hus my­ros­ma­tis, An­des

Or­quí­dea de Avey­ron ( Ophrys avey­ro­nen­sis), Eu­ro­pa

Or­quí­dea avis­pa de oto­ño ( Chi­lo­glot­tis re­fle­xa), Aus­tra­lia

Or­quí­dea bun­ga ( Ophrys bomby­li­flo­ra), Es­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.