el gri­to del au­lla­dor

Ecuador Terra Incognita - - NOTAS - por Ju­lia­na Sal­ce­do e Ire­ne Duch

La ne­bli­na es tan den­sa que ape­nas se ven las co­pas de los ár­bo­les. Las cha­cha­la­cas ca­carean de for­ma exas­pe­ran­te, lo que ha­ce la bús­que­da del mono au­lla­dor más di­fí­cil. La me­jor for­ma de en­con­trar­lo es, sin du­da, oír­lo can­tar. Su can­to es gra­ve y pe­sa­do, con un des­afor­tu­na­do pa­re­ci­do al mu­gi­do de una va­ca. Pe­ro mien­tras las va­cas mu­gen sin ce­sar aquí, en La Li­ber­tad, pro­vin­cia de El Oro, hoy los au­lla­do­res per­ma­ne­cen mu­dos. No te­ne­mos otra op­ción que sa­car los bi­no­cu­la­res y otear el ho­ri­zon­te en bus­ca de manchas pe­lu­das acu­rru­ca­das en las ra­mas de los ár­bo­les. Manchas que, con es­ta ne­bli­na, po­drían con­fun­dir­se con mus­gos o bro­me­lias, cual­quier co­sa ex­cep­to mo­nos.

Des­pués de más de una ho­ra sin te­ner éxi­to, al fin nos sor­pren­de un can­to. El ru­gi­do aho­ga­do ras­ga el ho­ri­zon­te co­mo dan­do la bien­ve­ni­da al sol. Quien can­ta es el ma­cho, mien­tras las hem­bras de su tro­pa lo acom­pa­ñan con rui­dos más tí­mi­dos, ca­si la­dri­dos. El au­lli­do es tan in­ten­so que pa­re­ce que el ma­cho es­tá fren­te a nues­tras na­ri­ces, pe­ro si te­ne­mos en cuen­ta que es uno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.