Or­quí­deas

Ecuador Terra Incognita - - CORREO -

¡Por fin el tan es­pe­ra­do vo­lu­men especial de las or­quí­deas, mis flo­res fa­vo­ri­tas! Des­de que co­no­cí su re­vis­ta es­tu­ve an­he­lan­do que es­cri­ban so­lo so­bre or­quí­deas. Pa­re­ce que me es­cu­cha­ron, por­que en cuan­to su­pe que ha­bría una fe­ria enor­me de or­quí­deas en mi ciu­dad, pen­sé en que oja­lá mi re­vis­ta fa­vo­ri­ta ha­ble de mis flo­res pre­fe­ri­das. Que­dé fas­ci­na­da con las es­tra­te­gias re­pro­duc­ti­vas de las or­quí­deas. ¡Qué per­ver­sas y qué irre­sis­ti­bles pue­den ser! ¡Co­mo una fem­me fa­ta­le! ¡Me en­can­tan! Có­mo su­pe­ran en in­te­li­gen­cia no so­lo a los in­sec­tos que caen en sus tram­pas, sino tam­bién a las per­so­nas que nos enamo­ra­mos de ellas y las ayu­da­mos a re­pro­du­cir­se sin dar­nos cuen­ta si­quie­ra. Qué lás­ti­ma que la re­vis­ta sea pe­que­ña por­que me que­dé con ga­nas de ver más y más or­quí­deas. Por suer­te en la con­fe­ren­cia mun­dial de or­quí­deas pu­de ver mu­chas que an­he­la­ba co­no­cer, co­mo las pe­que­ñas Ste­llis o las in­creí­bles Le­pant­hes. So­lo me de­silu­sio­nó no ver nues­tra famosa or­quí­dea de Gua­ya­quil, Ency­clia an­gus­ti­lo­ba. ¿Es­ta­ba? No la vi. Lin­da in­fo­gra­fía, muy in­for­ma­ti­va. ¡No sé qué más de­cir! Gra­cias por la ar­mo­nía y el des­va­río, gra­cias por los en­ga­ños y las vai­ni­llas. Ra­quel Ren­dón, Gua­ya­quil

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.