Bri­ga­dis­tas co­mu­ni­ta­rios se su­man para com­ba­tir el fue­go

En es­te ve­rano se re­gis­tran me­nos even­tos, pe­ro exis­ten más hec­tá­reas que­ma­das

El Comercio (Ecuador) - - PORTADA - Da­niel Romero. Re­dac­tor (I)

38 per­so­nas de las co­mu­ni­da­des que es­tán en las zo­nas vul­ne­ra­bles a in­cen­dios fo­res­ta­les son par­te del Cuer­po de Bom­be­ros. Otros 66 mo­ra­do­res son vi­gías, que aler­tan cuan­do el hu­mo em­pie­za a ver­se en las mon­ta­ñas.

La jor­na­da de Fran­klin Sim­ba­ña y Henry Ló­pez em­pie­za a las 08:30. En la Es­ta­ción de Bom­be­ros de Pi­fo (orien­te de Qui­to), am­bos se alis­tan para sa­lir al pa­tru­lla­je en Pín­tag, una zo­na don­de los in­cen­dios fo­res­ta­les son más fre­cuen­tes.

Sim­ba­ña y Ló­pez son dos bri­ga­dis­tas co­mu­ni­ta­rios. Ca­da año, el Cuer­po de Bom­be­ros re­cu­rre a per­so­nal ex­tra para en­fren­tar la épo­ca se­ca que se pro­du­ce en­tre ju­lio y oc­tu­bre. Es­te 2020 con­tra­tó a 38.

El Plan Fue­go 2020 in­clu­yó 38 pun­tos en don­de, de acuer­do con even­tos re­gis­tra­dos en años an­te­rio­res, hay ma­yor re­cu­rren­cia de que­mas fo­res­ta­les. El año pa­sa­do hu­bo 37. Es­ta vez se su­mó el Ca­si­ta­gua.

Por administra­ción zo­nal, los pun­tos se di­vi­den así: Cal­de­rón 2, La De­li­cia 4, Eu­ge­nio Es­pe­jo 8, Ma­nue­la Sáenz 5, Eloy Alfaro 3, Tum­ba­co 11 y Los Chi­llos 5.

La ven­ta­ja de los bri­ga­dis­tas, se­ña­la Jorge Al­mei­da, di­rec­tor de Ope­ra­cio­nes de Bom­be­ros Qui­to, es que per­te­ne­cen a las co­mu­ni­da­des de zo­nas vul­ne­ra­bles. Es­to les otor­ga ma­yor co­no­ci­mien­to, por ejem­plo, de las ru­tas de ac­ce­so.

Para am­bos bri­ga­dis­tas, el in­cen­dio del An­ti­sa­na, ocu­rri­do el vier­nes 9 de oc­tu­bre, ha si­do el even­to más fuer­te en el que han ac­tua­do es­te año.

Sim­ba­ña cuen­ta que ese día tra­ba­ja­ba con su equi­po para so­fo­car un si­nies­tro en el Sin­cho­la­gua. “Re­ci­bi­mos la aler­ta cuan­do ya nos re­ti­rá­ba­mos. Aún ex­haus­tos em­pren­di­mos el via­je pen­san­do que no era muy fuer­te”.

Al lle­gar al pun­to di­vi­só las co­lum­nas de hu­mo y eso cam­bió el pa­no­ra­ma. El in­cen­dio era de gran mag­ni­tud, uno de los de ni­vel 3 (que­ma de más de 10 hec­tá­reas) que han ocu­rri­do des­de ju­lio. “Eran las 17:00 y tra­ba­ja­mos has­ta las 19:30. Se que­ma­ba pa­jo­nal, que es el ma­te­rial más di­fí­cil de apa­gar. Cuan­do de­ci­di­mos pa­rar por­que ca­yó la no­che, aún fal­ta­ban unos 1 000 me­tros li­nea­les de fue­go”, cuen­ta.

En­tre el 24 de ju­lio y el 12 de oc­tu­bre, el Dis­tri­to Me­tro­po­li­tano re­gis­tró 1 141 in­cen­dios fo­res­ta­les, des­de co­na­tos has­ta que­mas ni­vel 3. Eso, en re­la­ción con el mis­mo pe­río­do del 2019, sig­ni­fi­có 1 198 even­tos me­nos (ver in­fo­gra­fía).

Sin em­bar­go, esa re­duc­ción de even­tos no se tra­du­jo en me­nos te­rreno afec­ta­do. Con el in­cen­dio en el An­ti­sa­na, es­te año se han que­ma­do ya 1 363 hec­tá­reas. En el 2019 se con­su­mie­ron 1 018.

Ló­pez re­cuer­da que tam­bién tu­vo que asis­tir a ese in­cen­dio. “Pu­de ver có­mo se que­ma­ba la na­tu­ra­le­za y mu­rie­ron ani­ma­les”. Eso le im­pac­tó, por­que su prin­ci­pal mo­ti­va­ción para unir­se al Cuer­po de Bom­be­ros fue cui­dar de la na­tu­ra­le­za. Al fi­nal, 450 hec­tá­reas del An­ti­sa­na se que­ma­ron.

En cuan­to a Sim­ba­ña, su mo­ti­va­ción na­ció cin­co años atrás. Un in­cen­dio afec­tó a su co­mu­na, ubi­ca­da en el Ila­ló, en Tum­ba­co. Cuen­ta que en esa opor­tu­ni­dad los co­mu­ne­ros se con­vir­tie­ron en la ayu­da de los bom­be­ros y des­de en­ton­ces qui­so ser par­te.

Para am­bos bom­be­ros la preparació­n fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca es fun­da­men­tal. Por ejem­plo, Sim­ba­ña re­cuer­da que en su pri­mer in­cen­dio, tres años atrás, sen­tía de­ses­pe­ra­ción por­que las lla­mas en una que­bra­da del sec­tor de Oyam­ba­ri­llo no se ex­tin­guían.

Las cla­ses so­bre có­mo en­fren­tar la pre­sión y la preparació­n fí­si­ca y men­tal para so­por­tar lar­gas jor­na­das fue­ron su apo­yo para con­tro­lar­se. Hoy, esas ex­pe­rien­cias le ayu­dan a

to­mar con cal­ma ca­da even­to.

Con­tar con co­mu­ne­ros es una de las es­tra­te­gias de Bom­be­ros para en­fren­tar la épo­ca se­ca. Al­mei­da se­ña­la que es­te año, por ejem­plo, em­pe­za­ron a tra­ba­jar los de­no­mi­na­dos ‘Guar­da­qui­tos’. Son per­so­nas que ha­cen de vi­gías en pun­tos vul­ne­ra­bles. Son mo­ra­do­res de esos sec­to­res y la pa­no­rá­mi­ca que tie­nen des­de sus ca­sas les per­mi­te aler­tar a tiem­po so­bre co­lum­nas de hu­mo. Es­te año se con­tra­ta­ron 66.

Otra es­tra­te­gia fue que per­so­nal en mo­to­ci­cle­tas pa­tru­lla­ra los 38 pun­tos crí­ti­cos de for­ma per­ma­nen­te. En esos lu­ga­res, so­bre to­do en las par­tes más al­tas, se par­quea­ron vehícu­los para di­sua­dir po­si­bles in­ten­tos de que­mas.

Para el Plan Fue­go de es­te año, Bom­be­ros con­tó con sus 23 es­ta­cio­nes de res­pues­ta y 781 efec­ti­vos. Tam­bién con 150 vehícu­los es­pe­cia­li­za­dos en­tre los que es­tán au­to­bom­bas fo­res­ta­les, au­to­bom­bas po­li­va­len­tes, tan­que­ros y vehícu­los to­do­te­rreno. Nor­mal­men­te, a me­dia­dos de oc­tu­bre ter­mi­na el Plan Fue­go. Sin em­bar­go, el cli­ma y los pro­nós­ti­cos del Inam­hi in­ci­die­ron en que los bom­be­ros de­ci­dan ex­ten­der el plan du­ran­te to­do el año.

Sim­ba­ña y Ló­pez con­cuer­dan en al­go: su ac­ti­vi­dad lle­na de or­gu­llo y preo­cu­pa­ción a sus fa­mi­lias. Am­bos di­cen que con­ti­nua­rán co­mo bri­ga­dis­tas para apor­tar con al­go al cui­da­do de la na­tu­ra­le­za.

PA­TRI­CIO TE­RÁN / EL CO­MER­CIO

• Fran­klin Sim­ba­ña y Henry Ló­pez pa­tru­llan la zo­na de Pín­tag. Su ba­se es­tá en la pa­rro­quia de Pi­fo.

Pa­tri­cio te­rán / el co­mer­cio

• Henry Ló­pez (i) y Fran­klin Sim­ba­ña, bom­be­ros co­mu­ni­ta­rios, se alis­tan en la es­ta­ción de Pi­fo para ir a pa­tru­llar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.