‘El Cpccs no tie­ne sin­to­nía con la gen­te’

Ex­pre­si­den­te su­bro­gan­te del CPCCS-T

El Comercio (Ecuador) - - PORTADA - Jorge R. Im­ba­quin­go Edi­tor (I) po­li­ti­ca@el­co­mer­cio.com

Eduar­do Men­do­za, ex­pre­si­den­te su­bro­gan­te del Con­se­jo de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na Tran­si­to­rio (Cpccs-t), con­si­de­ra que esa ins­ti­tu­ción fue un en­sa­yo fa­lli­do para que las au­to­ri­da­des de con­trol no sean nom­bra­das por la Asam­blea. Cree que las dis­cre­pan­cias en­tre sus fun­cio­na­rios han he­cho que la ciu­da­da­nía pier­da la fe en la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va.

¿Cuál es la prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca del Con­se­jo de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na?

Es un or­ga­nis­mo al cual la gen­te no le ve la tras­cen­den­cia. No le im­por­ta a la ciu­da­da­nía.

¿A pe­sar de que sea un lu­gar don­de se su­po­ne que los ciu­da­da­nos tie­nen un es­pa­cio de ac­ción?

No sin­to­ni­za con la gen­te. Mu­chas per­so­nas no lo co­no­cen ni les in­tere­sa. Bas­ta sa­lir a las ca­lles y pre­gun­tar qué es y para qué sir­ve. La gen­te no lo iden­ti­fi­ca con sus ne­ce­si­da­des ni sa­be qué pa­pel jue­ga en el Es­ta­do ni en el bien co­mún.

En­ton­ces, ¿su im­ple­men­ta­ción ha fa­lla­do?

Mu­chas ve­ces, con­cep­tual­men­te las co­sas sue­nan bien, pe­ro se apli­can mal y los re­sul­ta­dos son ne­ga­ti­vos. Se di­jo: te­ne­mos que ha­cer un or­ga­nis­mo que sea ne­ta­men­te apar­ti­dis­ta para ele­gir a los fun­cio­na­rios de los or­ga­nis­mos de con­trol, para que ha­ya una par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na ver­da­de­ra. So­na­ba muy in­tere­san­te. Pe­ro en la prác­ti­ca no hu­bo los me­jo­res re­sul­ta­dos. Fue peor el re­me­dio que la en­fer­me­dad, por­que to­do de­pen­de de las per­so­nas que nom­bran a esos fun­cio­na­rios de con­trol. De­pen­de de quié­nes son, de sus va­lo­res y si obe­de­cen a su con­cien­cia y al bien co­mún para un me­jor Ecua­dor, con au­to­ri­da­des jus­tas.

Hay tres eta­pas del Cpccs: la pri­me­ra fue para per­fec­cio­nar el po­der co­rreís­ta, lue­go la de tran­si­ción y aho­ra hay otra. Los tres pre­si­den­tes es­co­gi­dos por vo­ta­ción y, sin em­bar­go, si­gue sin con­so­li­dar­se.

No me gus­ta ha­cer le­ña del ár­bol caí­do, por­que en po­lí­ti­ca hay que tra­tar de ver ha­cia ade­lan­te. Lo que sí no­to es que la gen­te quie­re ver que un or­ga­nis­mo tra­ba­je, que dé re­sul­ta­dos, que sea le­gí­ti­mo. Me pa­re­ce que lo que les ha fal­ta­do, so­bre to­do en los úl­ti­mos tiem­pos, ha si­do sen­tar­se a ha­blar. Las dis­cre­pan­cias pue­den exis­tir, pe­ro de­ben ser in­te­rio­res. Ha­go vo­tos para que en es­te or­ga­nis­mo y en to­dos los de­más la gen­te se sien­te a con­ver­sar, que ha­ya dis­cre­pan­cias in­ter­nas so­bre cri­te­rios, in­clu­so so­bre una vo­ta­ción, pe­ro que no sea para re­ve­lar sus sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos, por­que el Cpccs ha lo­gra­do que los ciu­da­da­nos pier­dan su fe en la de­mo­cra­cia y en el sis­te­ma.

La tran­si­ción tu­vo una ven­ta­ja, que fue eso, una tran­si­ción. Y lo an­te­rior ya es­tá juz­ga­do por la his­to­ria, por­que es­te ti­po de or­ga­nis­mos no de­be te­ner due­ños, no de­ben ser de una per­so­na ni de su gru­po po­lí­ti­co. De ahí que la idea de que los con­se­je­ros sean vo­ta­dos era bue­na, qui­zá ha­bría que me­jo­rar los re­qui­si­tos.

¿Es­te or­ga­nis­mo fue crea­do so­lo para di­rec­cio­nar los nom­bra­mien­tos de las au­to­ri­da­des de con­trol?

Hu­bo mu­chas que­jas con los nom­bra­mien­tos y no­so­tros tra­ta­mos de ser lo más ob­je­ti­vos po­si­bles. Creo que es­to obe­de­cía a al­gún in­te­rés. Hay que pre­gun­tar­se si esas au­to­ri­da­des nom­bra­das an­tes de la tran­si­ción eran apar­ti­dis­tas, o si fue­ron le­gí­ti­mas, por­que pue­den ar­gu­men­tar que eran le­ga­les. El asun­to es que el Ecua­dor no de­be ser pa­tri­mo­nio de na­die, ni de in­tere­ses, par­ti­dos o per­so­nas.

El di­le­ma es si se de­be de­jar que es­tas au­to­ri­da­des sean nom­bra­das por el Cpccs o por la Asam­blea, por­que el ac­tual Par­la­men­to tam­po­co tie­ne cre­di­bi­li­dad en la sociedad.

De­be­mos bus­car una for­ma téc­ni­ca in­ter­me­dia. La ver­dad es que el Con­se­jo de Par­ti­ci­pa­ción fue un en­sa­yo para que las au­to­ri­da­des no sean nom­bra­das por la Asam­blea, para des­par­ti­di­zar los nom­bra­mien­tos; pe­ro en la prác­ti­ca, nin­guno de los dos mo­de­los ha te­ni­do éxi­to. Creo que hay que bus­car al­gu­na for­ma de que se pue­dan ciu­da­da­ni­zar esos nom­bra­mien­tos. Cui­da­do se di­ga que de­ben ser ele­gi­dos, se­ría una bar­ba­ri­dad. De­be dar­se una nue­va for­ma. Ese es el ejer­ci­cio más im­por­tan­te de la de­mo­cra­cia, te­ner au­to­ri­da­des de con­trol com­ple­ta­men­te in­de­pen­dien­tes, au­to­ri­da­des le­gí­ti­mas. Esa bús­que­da es tan im­por­tan­te co­mo las elec­cio­nes, esa le­gi­ti­mi­dad de ejer­ci­cio. En el mo­men­to que se arre­gle eso ten­dre­mos un Ecua­dor me­jor, con más po­si­bi­li­da­des de ser un ver­da­de­ro Es­ta­do de de­re­cho.

¿La ines­ta­bi­li­dad del Cpccs es un re­fle­jo de la sociedad ecua­to­ria­na?

Un po­co lo que pa­sa en es­te or­ga­nis­mo es lo que pa­sa en el Ecua­dor co­mo sociedad. To­do lo que se ven­dió para de­cir que el Con­se­jo era lo me­jor, ter­mi­nó des­di­bu­ja­do. Los po­lí­ti­cos siem­pre van a que­rer ma­ne­jar cual­quier es­pa­cio de po­der.

Al fi­nal, con es­te ex­pe­ri­men­to se es­ta­ti­zó la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na.

No pue­den ni el Es­ta­do ni el Go­bierno es­tar me­ti­dos allí. Tie­ne que in­de­pen­di­zar­se y hay que bre­gar por eso. Na­die pue­de to­mar­se es­to, so­lo la ciu­da­da­nía. Si se le pre­gun­ta a los ciu­da­da­nos qué es lo que más les mo­les­ta ac­tual­men­te, pro­ba­ble­men­te di­gan la in­jus­ti­cia y la im­pu­ni­dad. Pre­gun­to, ¿el Es­ta­do y los par­ti­dos han so­lu­cio­na­do al­guno de esos es­tos dos te­mas? La gen­te va a de­cir que no. De ahí que la ciu­da­da­nía tie­ne que ve­lar por su or­ga­ni­za­ción au­tó­no­ma, y eso no pue­de ser con­tro­la­do por el Es­ta­do. Es un po­der y un de­ber ciu­da­dano, y no de­be ser pa­tri­mo­nio del Es­ta­do ni de nin­gún par­ti­do que es­té en el Go­bierno.

El ejer­ci­cio más im­por­tan­te de la de­mo­cra­cia es te­ner au­to­ri­da­des de con­trol com­ple­ta­men­te in­de­pen­dien­tes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.