FRAN­CO PORT El pe­ruano que cam­bió el fút­bol por la mú­si­ca

Expresiones - - Ritmos (i) - SAN­TIA­GO SAN MI­GUEL P.

Lle­va me­nos de dos me­ses en Gua­ya­quil y lo que lo tra­jo fue la opor­tu­ni­dad de pro­mo­cio­nar sus can­cio­nes. Su te­ma Pé­ga­te, sue­na fuer­te en las ra­dios lo­ca­les y es­to fue to­ma­do en cuen­ta por la pro­duc­ción del reality BLN pa­ra que sea par­te de la pro­duc­ción. Fran­co Port ya ha­bía par­ti­ci­pa­do co­mo mo­de­lo y ac­tor oca­sio­nal en se­ries te­le­vi­si­vas de su país, in­clu­so en una pe­lí­cu­la, pe­ro lo su­yo siem­pre fue la mú­si­ca. “Cuan­do abar­cas mu­chas co­sas no ha­ces bien una, así que me vol­qué a mi ver­da­de­ra pa­sió”. En BLN es­tá muy con­ten­to con ser un com­pe­ti­dor que tie­ne el plus del can­to, lo que es un gan­cho pa­ra su ca­rre­ra. “La gen­te en Gua­ya­quil es muy lin­da, real­men­te me sien­to muy con­ten­to por el ca­ri­ño y la for­ma de ser que tie­nen acá. Y la co­mi­da ni se di­ga, me mata el bo­lón de ver­de, el arroz con me­nes­tra y los can­gre­jos”. Cuen­ta que su pa­pá es un artista frus­tra­do, pues siem­pre qui­so ser can­tan­te; lo que sí lo­gró fue ser un as de la pe­lo­ta. “Eso tam­bién lo he­re­dé de él. Es­tu­ve en las re­ser­vas del Spor­ting Cris­tal, lue­go me pa­sa­ron a Adua­nas y des­pués a Atlé­ti­co Mi­ne­ro, pe­ro no con­ti­nué en la Se­gun­da pro­fe­sio­nal por­que la mú­si­ca me lla­ma­ba, era más fuer­te. No de­mos­tré to­do mi po­ten­cial co­mo de­lan­te­ro por es­te mo­ti­vo”, sos­tie­ne Fran­co. Una vez que prio­ri­zó su ca­rre­ra, en­fo­có sus me­lo­días a la mu­jer, con­tan­do his­to­rias que ha­blen de amor e ilu­sión. “Mi de­seo es que lo que yo ha­ga tras­cien­da y sea can­ta­do por las ge­ne­ra­cio­nes que ven­gan”. So­bre Pé­ga­te, co­men­ta que ha si­do aco­gi­da en va­rios paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca. La can­ción fue gra­ba­da en Me­de­llín por los mis­mos pro­duc­to­res que lan­za­ron éxi­tos co­mo Chan­ta­je y Fe­li­ces los cuatro, con­so­li­dan­do la ca­rre­ra de Ma­lu­ma. “Yo com­pon­go, pe­ro en es­te ca­so de­jé que ellos hi­cie­ran su tra­ba­jo por­que son unos ca­pos”. Fran­co hoy re­co­ge los fru­tos de aquel mu­cha­cho que vi­vía ilu­sio­na­do de que al­guien lo es­cu­cha­ra can­tar. “Es in­creí­ble có- mo se ha da­do to­do. Re­cuer­do cuan­do con un ami­go to­cá­ba­mos puer­tas y así lle­ga­mos a can­tar en las fies­tas del barrio y des­pués lo ha­cía­mos en to­dos la­dos. Así lla­ma­mos la aten­ción de un pro­duc­tor y un buen día me to­có abrir el con­cier­to de Ozu­na”, re­cuer­da Fran­co. Del fút­bol, an­sía que su país cla­si­fi­que al Mun­dial y pue­da ganar los par­ti­dos que le to­ca en­fren­tar con­tra Ar­gen­ti­na y Co­lom­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.