NO SER LAMBÓN EN LA TE­LE­VI­SIÓN QUI­ZÁS FUE MI ERROR

Expresiones - - Gente (i) - SAN­TIA­GO SAN MI­GUEL P.

La úl­ti­ma vez que se lo vio en te­le­vi­sión fue en mar­zo de es­te año cuan­do for­mó par­te del equi­po azul del reality Com­ba­te fa­rán­du­la (RTS). Pos­te­rior­men­te, Ch­ris­tian Cas­ti­llo, me­jor co­no­ci­do co­mo Chiky­lin, es­tu­vo a pun­to de ser el re­por­te­ro de Fa­ran­du­le­ros (Ca­nal Uno), pe­ro per­dió an­te Ale­xan­der Ce­de­ño, quien fue es­co­gi­do, aun­que per­ma­ne­ció po­co tiem­po en el es­pa­cio de en­tre­te­ni­mien­to. El co­mu­ni­ca­dor le­jos de de­pri­mir­se vol­có to­das sus ener­gías a su ne­go­cio de co­mi­da que man­tie­ne ha­ce dos años en los al­re­de­do­res de la Fa­cul­tad de Co­mu­ni­ca­ción So­cial, en la ciu­da­de­la Quis­quis. Pa­ra Chiky­lin el mun­do de la co­ci­na no es nue­vo, des­de que te­nía 5 años, acom­pa­ñó a su ma­dre en el fo­gon­ci­to que tu­vie­ron pri­me­ro en el sec­tor de las Cua­tro Man­za­nas don­de vi­vían. “Cre­cí en­tre sal­chi­chas y el arroz con me­nes­tra, acom­pa­ña­do del olor a hu­mo y a gra­sa, pe­ro con la ri­ca sa­zón de mi abue­la, a mí eso no me acom­ple­jó, me gri­ta­ban en el ba­rrio: ‘Ahí va el sal­chi­che­ro’, éra­mos muy po­bres, vi­vía­mos en una tien­da, pe­ro me gus­ta­ba ha­cer di­ne­ro y sa­bía que al­gún día sa­ca­ría a mi ma­dre y a mi abue­la de ahí y al fi­nal lo­gré mi sue­ño”, di­ce el ex­re­por­te­ro de Va­mos con to­do y De­tec­ti­ves de fa­mo­sos. Ade­más de la gas­tro­no­mía, la co­mu­ni­ca­ción es su otra pa­sión, pe­ro es­tá cons­cien­te que su per­ma­nen­cia en los ca­na­les don­de ha es­ta­do no ha si­do pro­lon­ga­da por­que no cuen­ta con un pa­drino co­mo mu­chos de los que hoy es­tán en la pan­ta­lla chi­ca. “Pa­ra se­guir en la te­le­vi­sión de­bes con­tar con el apo­yo de un ‘duro’, de un ge­ren­te al que de­bes la­mer­le los pies o so­me­ter­te al cas­ting de la ca­ma, al­go que to­da­vía exis­te en los chi­cos reality. A los que he­mos ve­ni­do de aba­jo, nos que­ma­mos las pes­ta­ñas, buscamos dar bue­na in­for­ma­ción e in­ves­ti­ga­ción ver­da­de­ra no se nos da la opor­tu­ni­dad, nun­ca me so­me­tí a ha­cer shows, ni ser lambón y qui­zás ese fue mi error”.

Quien di­ce ha­ber si­do agra­via­do por el hu­mo­ris­ta ar­gen­tino Pa­blo Gra­na­dos cuan­do Chiky­lin cues­tio­nó la al­ta can­ti­dad de di­ne­ro que ga­na­ba en TC, con­fie­sa que so­lo se arre­pien­te de ha­ber re­cha­za­do las ofer­tas que le hi­cie­ron en su mo­men­to los pro­duc­to­res de Ja­ra­be de Pi­co y De ca­sa en ca­sa cuan­do la­bo­ra­ba en Ca­ne­la TV. Pese a las di­fi­cul­ta­des con las que se ha en­con­tra­do, no des­car­ta vol­ver a al­gún día a la re­por­te­ría, pe­ro sin per­der sus va­lo­res, prin­ci­pios y con­vic­cio­nes, por lo pron­to con­cen­tra sus ener­gías en El fo­go­na­zo de Chiky­lin, don­de des­de la vie­ja olla de ba­rro de su abue­li­ta, se des­pren­de el en­vol­ven­te olor y sa­bor de la me­nes­tra con cue­ri­to de chan­cho, la es­pe­cia­li­dad de la ca­sa, jun­to al cal­do de sal­chi­cha. “Es lo que me ha da­do di­ne­ro y tam­bién fe­li­ci­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.