CON SUER­TE EN EL AMOR

Expresiones - - Jet Set (i) -

Si al­go sa­be Gus­tav Mag­nar Wit­zøe (24) es sa­car­le el ju­go a la vi­da. Fies­tas de la más al­ta so­cie­dad, va­ca­cio­nes en Du­bai, In­do­ne­sia, Ber­lín Pa­rís y Lon­dres, ya­tes de lu­jo, mo­to acuá­ti­ca y es­quí en in­vierno son al­gu­nas de sus afi­cio­nes. Tam­bién lo son los re­lo­jes, la música de Cold­play y su im­po­nen­te Porsh ne­gro.

Su bien for­ma­do cuer­po es­tá de­co­ra­do con ta­tua­jes con di­se­ños tri­ba­les y flo­res en los bra­zos. Co­mo aman­te de la mo­da, es co­mún ver­lo en los des­fi­les de la Fas­hion Week, en pri­me­ra fi­la, por su­pues­to.

Se­gu­ra­men­te es de esos even­tos de don­de sa­ca ideas pa­ra su out­fit siem­pre im­pe­ca­ble: tra­jes en­ta­lla­dos con za­pa­tos he­chos a me­di­da (y sin me­dias) pa­ra even­tos im­por­tan­tes, y va­que­ros pi­ti­llo con za­pa­tos de­por­ti­vos, ca­mi­se­ta blan­ca y cha­que­ta de cue­ro pa­ra las sa­li­das más in­for­ma­les. No se se­pa­ra de un ani­llo de pla­ta en for­ma de se­llo que lle­va co­lo­ca­do en su de­do me­ñi­que.

Sus pa­dres tam­bién son par­te im­por­tan­te de su vi­da. Pue­den ver­se al­gu­nas fotos jun­to a ellos en Ins­ta­gram, al­gu­nas de las cua­les van acom­pa­ña­das de lin­dos men­sa­jes pa­ra su ma­má de quien di­ce se sien­te “muy or­gu­llo­so”.

Su pa­tri­mo­nio per­so­nal es­tá va­lo­ra­do en $ 1.690 mi­llo­nes, en el que se in­clu­ye el ca­pi­tal que pro­vie­ne de ac­cio­nes de Sa­lMar, la em­pre­sa fa­mi­liar que su pa­dre le ter­mi­nó de en­tre­gar en 2013. La com­pa­ñía es una de las ma­yo­res pro­duc­to­ras de sal­món del mun­do y co­ti­za en la Bol­sa de Os­lo des­de 2007.

Una vi­da co­mo la su­ya no pue­de ser so­lo di­ver­sión. Gus­tav Mag­nar Wit­zøe se preo­cu­pa tam­bién por su fu­tu­ro y el de su país. Por eso no du­da en in­ver­tir en em­pren­di­mien­tos de ami­gos y con­ciu­da­da­nos siem­pre que ten­gan un in­te­re­san­te po­ten­cial. Sin du­da, un chi­co bri­llan­te. Es con­si­de­ra­do uno de los sol­te­ros más co­ti­za­dos del mun­do. Se­gu­ra­men­te, pre­ten­dien­tes no le fal­ta­rán. Es­te chi­co tie­ne to­do lo que una jo­ven - y su ma­dre- po­drían desear. Pe­ro con­quis­tar­lo no se­rá fá­cil. Es co­mún ver­lo acom­pa­ña­do de Ve­ra Bek­ken ( 22), una de­por­tis­ta que jue­ga en la pri­me­ra di­vi­sión no­rue­ga de balonmano. Ella mis­ma ex­pli­ca­ba en el 2014 a un dia­rio lo­cal que se co­no­cen des­de siem­pre, iban a la mis­ma es­cue­la y eran bue­nos ami­gos, has­ta que la re­la­ción se hizo más ín­ti­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.