EE.UU.: LO QUE VEN­DRá

La Hora Los Rios - - OPINIÓN -

En las elec­cio­nes del mar­tes, al pre­si­den­te Do­nald Trump le fue bien en el Se­na­do, pe­ro la de­rro­ta re­pu­bli­ca­na en la Cá­ma­ra de re­pre­sen­tan­tes lo sa­có de sus ca­si­llas.

Ape­nas 24 ho­ras des­pués de los co­mi­cios, al des­ti­tuir al pro­cu­ra­dor Ses­sions y ame­na­zar la in­ves­ti­ga­ción en su con­tra so­bre la in­fluen­cia ru­sa en las elec­cio­nes, les de­cla­ró la gue­rra a muer­te a los de­mó­cra­tas e in­ten­si­fi­có sus ofen­sas con­tra los pe­rio­dis­tas.

En cuan­to a su po­lí­ti­ca so­bre la migración, los de­mó­cra­tas po­drían trun­car el pro­yec­to de Trump de eri­gir el mu­ro, pe­ro la ac­tual he­ge­mo­nía re­pu­bli­ca­na po­dría dar­le el vis­to bueno de aquí a ene­ro de 2019, cuan­do co­mien­ce el nue­vo pe­río­do le­gis­la­ti­vo. Pe­ro los re­pu­bli­ca­nos que go­bier­nan los es­ta­dos fron­te­ri­zos, sa­ben que sus eco­no­mías de­pen­den mu­cho de la mi­gra- ción la­bo­ral tem­po­ral pro­ve­nien­te del sur.

Trump no ig­no­ra que en­fren­ta­rá una opo­si­ción des­car­na­da. Pe­ro co­mo los re­pu­bli­ca­nos tam­bién au­men­ta­ron su ma­yo­ría en el Se­na­do, el man­da­ta­rio fue mag­ná­ni­mo al su­ge­rir que un Con­gre­so di­vi­di­do brin­da la opor­tu­ni­dad de una coope­ra­ción bi­par­ti­dis­ta, al­go que, real­men­te, no exis­te en Es­ta­dos Uni­dos.

Pa­ra com­ple­tar, en su con­fe­ren­cia de pren­sa el miér­co­les, Trump afir­mó que “hay amor” por to­dos la­dos. Pe­ro el amor se aca­bó ape­nas los re­por­te­ros co­men­za­ron a ha­cer pre­gun­tas que el man­da­ta­rio en­con­tró ofen­si­vas, aun­que él fue quien in­sul­tó al co­rres­pon­sal de CNN, y en una me­di­da ex­tre­ma­da­men­te inusual, le re­vo­có el pa­se de pren­sa.

Lo que vie­ne, en­ton­ces, no se­rá pre­ci­sa­men­te una lu­na miel en Was­hing­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.