Vi­ve­za crio­lla

La Hora Los Rios - - OPINIÓN - Cé­SAR ULLOA TA­PIA ce­sa­ru­lloa77@gmail.com

“El vi­vo vi­ve del ton­to y el ton­to de su tra­ba­jo”. Al igual que es­ta fra­se de­mo­le­do­ra hay un con­jun­to de ac­cio­nes que na­tu­ra­li­zan la tram­pa, el ata­jo, el as­cen­so fá­cil, la ac­tua­ción sin es­crú­pu­los de cual­quier per­so­na que an­te­po­ne su in­te­rés per­so­nal al bie­nes­tar de la so­cie­dad. En es­te con­tex­to, la vi­ve­za crio­lla es la ac­ti­tud más ar­te­sa­nal, co­ti­dia­na y que an­te­ce­de a los ac­tos de co­rrup­ción, pe­ro so­bre to­do a la im­pu­ni­dad. Cu­rio­sa y re­pu­dia­ble­men­te, es­ta prác­ti­ca es imi­ta­da, re­pro­du­ci­da e, in­clu­so, so­bre­di­men­sio­na­da al pun­to de que el ho­nes­to es in­có­mo­do pa­ra una so­cie­dad que adop­ta el tru­co y re­sis­te an­te la le­ga­li­dad.

La vi­ve­za crio­lla es una fra­se que vie­ne des­de la co­lo­nia. Los crio­llos, quie­nes eran una mix­tu­ra cul­tu­ral y ét­ni­ca en­tre es­pa­ño­les e in­dios, se con­vir­tie­ron en un pe­li­gro y ame­na­za pa­ra los con­quis­ta­do­res, ya que es­tos úl­ti­mos los mi­ra­ban co­mo una cla­se arri­bis­ta y sin es­crú­pu­los en su bús­que­da por al­can­zar el po­der a cos­ta de cual­quier co­sa. Sin em­bar­go, tal vi­ve­za no era ex­clu­si­va de crio­llos, sino de las au­to­ri­da­des que odia­ban el tra­ba­jo, la or­ga­ni­za­ción so­cial y to­da ac­ción que pu­die­ra in­vo­lu­crar su par­ti­ci­pa­ción, peor aún de al­gu­na ac­ti­vi­dad fí­si­ca que de­man­de gran es­fuer­zo y sa­cri­fi­cio.

La vi­ve­za crio­lla se ca­rac­te­ri­za por su per­mi­si­vi­dad, pues pa­dres, ami­gos y com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo aplau­den e in­cen­ti­van el ata­jo cuan­do se tra­ta de lo­grar cual­quier ob­je­ti­vo co­mo me­ter­se en la co­la sin pe­dir per­mi­so, lan­zar el au­to pa­ra ga­nar unos me­tros de ca­lle, eva­dir la Ley pa­ra pa­gar me­nos im­pues­tos, co­piar un exa­men, ha­cer “cuen­tas ale­gres” o sa­car ta­ja­da de la más mí­ni­ma co­sa. Cuan­do la vi­ve­za crio­lla inicia en ca­sa es un ter­mó­me­tro de que la so­cie­dad des­vío su rum­bo.

La co­rrup­ción tie­ne su ger­men en la vi­ve­za crio­lla con el ries­go de que se na­tu­ra­li­ce y la so­cie­dad pier­da la con­di­ción de ge­ne­rar an­ti­cuer­pos. La vi­ve­za no pue­de que­dar en lo anec­dó­ti­co y ri­si­ble, sino más bien en una po­si­bi­li­dad de mi­rar­nos al espejo co­mo so­cie­dad en tér­mi­nos de quié­nes so­mos, qué ha­ce­mos y ha­cia dón­de que­re­mos lle­gar co­mo país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.