Vi­ve­za crio­lla

La Hora Quito - - Opinión -

“El vi­vo vi­ve del ton­to y el ton­to de su tra­ba­jo”. Al igual que es­ta fra­se de­mo­le­do­ra hay un con­jun­to de ac­cio­nes que na­tu­ra­li­zan la tram­pa, el ata­jo, el as­cen­so fá­cil, la ac­tua­ción sin es­crú­pu­los de cual­quier per­so­na que an­te­po­ne su in­te­rés per­so­nal al bie­nes­tar de la so­cie­dad. En es­te con­tex­to, la vi­ve­za crio­lla es la ac­ti­tud más ar­te­sa­nal, co­ti­dia­na y que an­te­ce­de a los ac­tos de co­rrup­ción, pe­ro so­bre to­do a la im­pu­ni­dad. Cu­rio­sa y re­pu­dia­ble­men­te, es­ta prác­ti­ca es imi­ta­da, re­pro­du­ci­da e, in­clu­so, so­bre­di­men­sio­na­da al pun­to de que el ho­nes­to es in­có­mo­do pa­ra una so­cie­dad que adop­ta el tru­co y re­sis­te an­te la le­ga­li­dad.

La vi­ve­za crio­lla es una fra­se que vie­ne des­de la co­lo­nia. Los crio­llos, quie­nes eran una mix­tu­ra cul­tu­ral y étnica en­tre es­pa­ño­les e in­dios, se con­vir­tie­ron en un pe­li­gro y ame­na­za pa­ra los con­quis­ta­do­res, ya que es­tos úl­ti­mos los mi­ra­ban co­mo una cla­se arri­bis­ta y sin es­crú­pu­los en su bús­que­da por al­can­zar el po­der a cos­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.